Animales no humanos

Nos están zarandeando los sedicentes amigos únicos de los “animales no humanos” ─como puntualizan los animalistas más cultos e introducidos, para diferenciar lo que conocíamos siempre como animales irracionales─ y ahora ya piden que sean abolidas prácticas y modalidades de caza, además de plantear una serie de propuestas legislativas animalistas (proposiciones no de ley) que han sido solicitadas por APDDA, Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales, durante las últimas semanas antes de disolverse las cortes de la legislatura más efímera de la democracia.

José Luis Garrido

José Luis Garrido

01/06/2016

8306 lecturas

APDDA, entidad del parlamento español

Se definen así: «La APDDA es una asociación con ocho años de historia, formada por más de cuarenta diputados, senadores, exdiputados y exsenadores de casi todos los grupos parlamentarios de las Cortes Generales españolas, comprometidos a realizar un trabajo de lobby político-institucional en favor de los derechos de los animales».

APDDA es un lobby político de élite ‘con dos leones y violín’, nada de flauta dulce y can

La mayoría de los registros en el parlamento de índole animalista y anticaza se han realizado por impulso de APDDA, que es un lobby político de élite ‘con dos leones y violín’, nada de flauta dulce y can. Se creó en el Congreso de los Diputados en 2007 por siete diputados y senadores antitaurinos para la defensa de los derechos de los animales. En 2012 APDDA se amplió, y de veintisiete militantes ha llegado en las elecciones de 2015 a más de cincuenta de casi todo el parlamento, pues en su comisión permanente hay políticos del PP, PSOE, Podemos, ERC, CDU, IU, Equo, ICV-En comú Podem, En Marea y Compromís. Estas tres últimas agrupaciones citadas de Cataluña, Galicia y Valencia han ido con Podemos a las elecciones de 2015 y le han aportado 27 escaños, el 40% de los 69 obtenidos. No hay ningún ente ecologista con diputados específicos en el Congreso, aunque los de EQUO concurrieron como independientes en las listas de Podemos y obtuvieron tres diputados en el Congreso: Rosa Martínez, Juantxo López de Uralde y Jorge L. Bail.

Estos padres de la patria que conforman la plataforma, viven y cobran como lo que son o han sido, diputados o senadores, porque los hemos elegido nosotros para que defiendan a las personas o animales humanos y también a los no humanos, dedican su tiempo y actividad parlamentaria en defender a los animales irracionales, con perdón, que en algunos casos también lo necesitan porque hay personas investigadas por maltrato animal, que es algo que nos repudia a cualquier persona normal. Me alegra mucho y creo que a la mayoría de los cazadores lo mismo, que defiendan al lobo, el galgo y las mascotas ─si lo que buscan estos políticos ociosos es el bienestar de todos ellos─, pero nos gustaría que estos políticos trabajaran más y empezaran arreglando el malestar de esas familias de animales humanos que huyen de las bombas o rebuscan en contenedores a diario y a tantos otros que dedican su vida a la ganadería extensiva en un mundo rural cada vez más hostil, por el acoso animalista. Ya sé que esto podría parecer demagogia, porque todos decís que queréis arreglar lo de los humanos, pero por vuestras obras os conocemos y no lo parece tanto. Esta desconsideración por mi parte con respecto a las prioridades que propongo de intervención entre animales, en vuestro lenguaje lo llamáis especismo: «Discriminación moral (racismo) que sufren ‘las especies animales no humanas’, respecto de los animales humanos». Esto antes se llamaba antropocentrismo y tenía su filosofía, también.

Si no se debe humanizar a las bestias, tampoco deben bestializarse los humanos y maltratar a los animales

Muchos animalistas adoctrinan tanto a sus mascotas que las docilitan hasta extremos y límites en que pierden los instintos naturales y la identidad para acomodarlos a sus pretensiones. Esto, no sé cómo lo definís; pero ¿no es el peor maltrato posible y peor aún que su muerte? Si no se debe humanizar a las bestias, tampoco deben bestializarse los humanos y maltratar a los animales. En eso estamos todos de acuerdo.

En el último mes de esa legislatura decepcionante y sin granar, la asociación parlamentaria APDDA ha registrado varias propuestas animalistas, una de ellas muy llamativa, a través del diputado de EQUO-Podemos Juantxo López de Uralde (Álava), en la que insta al Gobierno a declarar al lobo ibérico como «especie de interés especial» al norte del río Duero e incluir con la categoría de «en peligro de extinción» a sus poblaciones al sur de este río, en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Pues mire usted, señor López de Uralde, infórmese de que el lobo en esta tierra castellana y al sur del Duero no está en peligro de extinción. Las ganaderías de las dehesas y montaneras zamoranas, salmantinas, abulenses y segovianas del sur del Duero castellano viven ya hermanadas con poblaciones muy generosas de lobos, según datos de la Junta de Castilla y León, con una media de más de 23 manadas en los cinco últimos censos oficiales (1) ─unos 210 lobos según los técnicos─, que progresarán y podrán controlarse de manera sostenible lo mismo que se les caza al norte del Duero (aproximadamente un 4%) ya que las posibilidades de este cánido, según los científicos expertos, admite extracciones sostenibles de hasta el 15%.

De salir adelante la propuesta de López de Uralde no quedarán ovejas, ni pastores, ni un queso alavés excelente donde poner el sello

Infórmese también, Sr López, por qué el lobo ibérico no requiere ser «especie de interés especial» al norte del Duero, donde abunda y tiene saturadas varias provincias. Entendemos que usted conoce que el lobo no progresa en su provincia alavesa con el ímpetu de otras provincias limítrofes, pero estará de acuerdo que en su provincia electora, Álava, merece tanto ‘interés especial’ como el lobo otra especie: la oveja Latxa y su excelente representación en el medio alavés, para satisfacción de propios y extraños. El lobo, actualmente en expansión, y cualquier otra especie silvestre no tienen por qué prevalecer, ni invadir y saturar ningún territorio donde predominen intereses legítimos de otros «animales no humanos», y menos aun cuando coinciden con intereses de humanos, como es el caso de Álava. Sabe usted bien que eso que pretende con el lobo es especismo, que está muy mal visto por los animalistas a los que usted representa. Ya que le han votado a usted los ciudadanos de Álava, sería más coherente hacer algo positivo por esos otros animales humanos: los ganaderos de oveja Latxa de su tierra alavesa. Y si no lo va a hacer usted, sea valiente y dígales a los hombres del campo alavés, en estos días de la campaña de junio, lo de la inviolabilidad del lobo y su propuesta de crear un ‘Sello/Marca Lobo’ que proporcionaría, según usted, «valor añadido a los productos de las tierras loberas». Al exquisito queso de Idiazábal, por ejemplo. De salir adelante la propuesta de López de Uralde no quedarán ovejas, ni pastores, ni un queso alavés excelente donde poner el sello.

Podemos, caza y conservación

Al llegar el 20-D nos dirigimos a todos los partidos políticos para preguntarles sobre la caza. La respuesta de este partido fue positiva a nuestras preguntas. Nos mandó además unos principios sobre algunas especies, como el Lobo Ibérico, Podemos no planteó en ningún momento abolir su caza, aunque sí condicionarla. Dijeron:

«El lobo ibérico, crea un conflicto con la ganadería que no debería de ser resuelto por el colectivo de cazadores. Es un competidor por el alimento, y por tanto enemigo natural del hombre, pero su control poblacional se debería de hacer después de un estudio a fondo de la especie. Esta no ocupa su territorio natural y en gran parte de su área de distribución actual no tiene una densidad como para cazarlo de la forma que se hace. La solución al conflicto con la ganadería, debe de garantizar la convivencia con esta especie, y no abogar por un control poblacional riguroso que lo mantenga bajo mínimos. En este sentido las ayudas y subvenciones deberían ser destinadas a la protección del ganado mediante cerramientos seguros y perros de guardia, como se hacía tradicionalmente cuando esta especie ocupaba completamente su hábitat y presentaba una densidad adecuada».

Señores de Podemos, no ignoran ustedes que el ‘estudio a fondo’ de la especie ya se ha hecho en las comunidades del NO peninsular por técnicos muy competentes. No se encuentra bajo mínimos, pues aumenta en cada censo. Pedir la inviolabilidad del lobo en el Parlamento agudiza el problema. Hay situaciones enquistadas de daños y de convivencia y si no los resolvemos controlando la población, lo van a resolver los afectados de la manera más radical que a todos nos repugna: veneno e incendios. No descubro nada. Pues no induzcan ustedes a ello, que el lobo no se lo merece.

Otras propuestas de la asociación APDDA

APDDA ya ha realizado el I Congreso de protección animal, organizado por SEcrim La protección animal desde la política, que se celebró en abril en Villena (Alicante) y en él intervino Antonio Vercher Noguera, fiscal de sala del Tribunal Supremo y coordinador de la fiscalía de M.A. y U. En este congreso se propuso la inclusión de los derechos de los animales no humanos en los medios y una visión criminológica en la protección animal, por la presidenta del grupo animalista Cinco Hocicos, que es directora del programa radiofónico Muchos Morros.

También ha organizado ya la asociación parlamentaria tres Jornadas en estos años anteriores. En las III Jornadas en defensa de los animales, celebradas hace ya un año (junio 2015) en el Congreso de los diputados, estuvo presente también Antonio Vercher Noguera y participaron una pléyade de asociaciones defendiendo asuntos de animales, que es muy loable, aunque no estemos de acuerdo con algunas de ellas. Contra la caza actuó Theo Oberhuber. Pidieron:

«Cambiar la Constitución y el código civil y aclarar que los animales no son seres insensibles. Pasarlos de cosas (movientes) a seres sintientes».
«Organizar un foro ‘Gran Simio’».
«Cambiar la legislación de tenencia de primates en el código civil».
«Reformar el código penal. Considerar abuso sexual la zoofilia o bestialismo».
«En las colonias de felinos cimarrones la actuación debe ser: captura, esterilización y suelta». «Hacer un proyecto sobre gatos en ciudades».
«Conseguir la no identificación de animales de compañía». Esta propuesta debe enlazarse con la anterior y hacer saber a estos señores la capacidad predadora del gato y la situación por su culpa de la Pardela balear ‘en peligro crítico’, p.e.
• Conseguir un convenio europeo de animales de compañía.
«Convertir los zoos en lugares de acogida y recuperación de fauna autóctona».
«No autorizar animales en circo u otros espectáculos». Esto ha provocado la ausencia de camellos y caballos en las ‘cabalgatas’. En este caso habría que cambiarlas de nombre, digo yo, señor alcalde.
«Hay que lograr políticas de protección animal en todos los partidos políticos».

En esas III Jornadas de APDDA, el grupo de Ecologistas en Acción, de la mano de Theo Oberhuber, propuso todo lo que se le ocurrió contra la caza. Aquel día Theo Oberhuber ‘sacó la cachicuerna’ y aleccionó a los presentes para combatir a la caza, «que está pasando desapercibida para los animalistas» dijo el ex coordinador de Ecologistas en Acción, que lleva treinta años viviendo del activismo más rancio y diciendo aquí mentiras manifiestas. De su alocución voy a poner en cursiva solamente lo que, siendo mentira, es una difamación que debería juzgarse.

Dijo entre otras lindezas: «Sobre maltrato animal nos centramos por diversas razones más en los toros, cuando lo que provoca más muertes es la caza. Es necesario valorar que la caza tortura a los animales hasta la muerte por diversión, como a los toros. Además la caza se impone y no se puede ir al campo a pasear, o en bicicleta, incluso se cierran caminos que son públicos. La caza es un lobby muy potente al que tienen miedo los políticos de esta casa, pero podemos darles pistas por si no se quieren enfrentar a los cazadores. La caza es cosa de las comunidades autónomas y como tienen muchas normas podemos meter mano en ellas para limitar la caza y eliminar las formas más impactantes».

Theo concreta: «Habría que prohibir los galgos, de los que se habla más, pero mucho peor son las rehalas, que son grupos de perros sin control, ni regulación, no les exigen chips, ni nada de lo que exigen a las mascotas. Los perros de rehala no tienen más de siete años, lo que quiere decir que el resto desaparece misteriosamente. Viajan en recipientes muy pequeños donde duermen. Habría que meter en una ley de protección animal la obligación de un control exhaustivo de las rehalas. También habría que prohibir que los cazadores vayan a los colegios a hacer proselitismo y apología del maltrato animal, como en Castilla y León que ha permitido esas charlas. Como la caza es un lobby muy potente, al que tienen miedo muchos partidos políticos, los cazadores han cambiado la ley de tráfico y ya no tienen que pagar los accidentes en las carreteras del coto o la finca. También han metido en la Ley de Montes una normativa nacional para regular la caza en España. Se permiten lazos, cepos y cajas trampas donde cae el animal que pasa y se queda enganchado hasta que muere o se come la pata. Inadmisible la caza con red de pajaritos, que no es selectiva y lo mismo cae un pájaro que un lince o un gato montés».

PACMA, Partido Animalista Contra el Maltrato Animal

Y para remate está el grupo PACMA, que se presenta a las elecciones pero sin Podemos, con quien están enemistados porque estos no arremeten contra la tauromaquia. Lograron en las elecciones de diciembre 219.000 votos, algunos fugados desde Equo por pactar con Podemos. Dicen ser la voz de los animales ante las instituciones. Son muy activos antitaurinos y se manifiestan en todas las ferias, insultando a los asistentes.

De la caza tienen reflejado en su portal, entre otras cosas, «más de 30 millones de animales son asesinados durante la temporada de caza en todo el país y se dispersan 6.000 toneladas de plomo que contaminan el medio ambiente y provocan intoxicaciones. En algunas modalidades se usan perros, cepos o trampas ilegales e, incluso, pegamento. Por todo esto, PACMA condena la caza y no la considera un deporte, sino un atentado contra la vida y los intereses de estos seres».

* * *

Todo lo escrito es una parte de lo que tenemos en contra los cazadores. Todos los insultantes están muy bien organizados y asisten a los actos a toque de corneta. Por algunas cosas que escriben habría que llevar a algunos de estos personajes ante los tribunales, si no fuera porque los cazadores andamos sin liderazgo, cada uno por su lado y a garrotazos. Vaya tropa.

José Luis Garrido
Publicado en FEDERCAZA. Junio 2016

(1) (Romero M.A. FEDERCAZA Nº 365 Pp. 76 a 81)

Listado de miembros de APDDA »

 

Comentarios cerrados

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Opinión'

Los invasores
Julen Rekondo

La caza no es un deporte en España
Víctor Mascarell

El deporte de la caza
José Luis Garrido

El lobo necesita soluciones, no persecuciones
Julen Rekondo

Argumentos contra la matanza del arruí español
Raimundo Montero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197489 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154557 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149436 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112150 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104300 lecturas)