La nueva ganadería

Apoyado sobre el escritorio comienzo a leer unos artículos sobre el devenir de la caza y la manifestación del próximo junio, así como algunas noticias que ofrecen los diarios digitales sobre el excesivo maltrato animal que se da en la sociedad actual. Y recapacito sobre este tema, ‘el maltrato animal’, tan de boga en lo mediático y tan repetido en hechos a lo largo de la historia de la humanidad.

Víctor Ferri | 19/05/2016

6376 lecturas

Todas las sociedades del pasado, así como las actuales, siempre han hecho uso de los animales, tanto para ayudar al desarrollo de sus economías como para aportar proteínas y grasas para el sustento diario. En los inicios de la civilización, a comienzos del neolítico, primero se cazaba y se recolectaba, y decenios posteriores se cultivaba y se explotaba la ganadería, continuando estas actividades hasta el día de hoy.

Jamás me traumaticé por ver matar una gallina, un pavo, un cerdo y nunca observé maltratar a ningún animal

Yo, incluso de muy pequeño, me crié con mi abuelo en el campo. Tenía vacas de leche, mulas para ayudar a la labranza y transportar mercancías, y como aporte barato de proteínas, había gallinas. Jamás me traumaticé por ver matar una gallina, un pavo, un cerdo (a pesar de los chillidos que emitían) y nunca observé maltratar a ningún animal. Es más, había animales a los que se les tenía especial afecto, como las mulas y los perros, a algunos de los cuales mi abuelo los recordó mientras vivió; nunca tuvimos conciencia de asesinos.

El trato a los animales es un concepto muy subjetivo y evidentemente poco normalizado, lo que para algunos es un trato normal dentro de la relación animal-hombre, para otros es una aberración y motivo de denuncia.

Y ahora, parte de la sociedad actual está todos los días poniendo en tela de juicio el concepto trato animal, en particular a toros, perros y gatos. Algunos vociferan a la salida de la plaza de toros como si los estuviesen lidiando a ellos, no respetan tradiciones, ni se plantean que la tauromaquia sea un arte. Ni saben, ni quieren saber, que el toro se cría en grandes espacios abiertos plenos de riqueza natural y que hoy se mantienen gracias a él. Solamente se rasgan la vestiduras por el sacrificio del toro en la arena, o por cualquier trato jerárquico o de explotación hacia un animal. De sus praxis, deduzco, que la relación con cualquier animal debe ser contemplarlo o, en el peor de los casos, ignorarlo.

Debemos claramente considerar que la caza no es maltrato animal, sino todo lo contrario

Los animales de caza viven en un medio libre, bajo los parámetros de la meteorología y del ecosistema donde se desarrollan, y su muerte es aleatoria. Por tanto, debemos claramente considerar que la caza no es maltrato animal, sino todo lo contrario. Entiendo el maltrato animal cuando al sujeto animal se le condiciona o se le excluye de su medio natural, de lo que se puede deducir que el maltrato animal comenzó con el inicio de la ganadería. También reconocer que hoy muchas fincas de caza se han convertido en una mera explotación ganadera. Por tanto: cambia el modo de sacrificio, y esto se debe saber diferenciar.

El tiro al jabalí, ciervo, muflón o gamo, así como el tiro a las gallináceas como la perdiz de granja y la codorniz japonesa dentro de un marco cercado en el primer caso, o abierto en el de las aves, se deberían tipificar como modelos de sacrificio en explotaciones ganaderas de orden cinegético y no confundirlas con la caza libre y verdadera. Hay que reconocer que la ganadería en su conjunto ha traído más beneficios a las civilizaciones que perjuicios. Es una realidad innegable, aunque no pretendamos que los movimientos animalistas entiendan sucedáneos derivados de la caza real, porque el radicalismo lo que menos usa es la razón.

Los enemigos de la caza usan las explotaciones cinegéticas cerradas o industriales como modelo de maltrato animal, mostrando a la sociedad la otra cara de la mal llamada «caza», la que más les conviene y que perjudica en extremo a los cazadores. Las fotos de decenas de jabalíes o ciervos abatidos en un cercado es lo más impactante y lo más irreal de la caza auténtica.

Los animalistas, ¿se han planteado si a su perro o gato realmente le gusta vivir en un piso de 80 m2, con la calefacción puesta en invierno, durmiendo sobre una alfombra de algodón, acostado en la cama o sofá, sin uñas para no arañar ningún objeto de la vivienda, corriendo 15 minutos al día entre montañas de hormigón, saliendo a pasear con una correa al cuello, aguantándose para que lo saquen a mear o defecar, estando varias horas sin ver a nadie y que el espacio exterior más grande del que disfruten sea una terraza de 8 m2? ¿No es esto maltrato animal?

La relación con los animales se rompe cuando los hombres empezamos a humanizar los animales y reflejar en ellos pensamientos, deseos y frustraciones

En la actualidad, la relación con los animales se rompe cuando los hombres empezamos a humanizar los animales y reflejar en ellos pensamientos, deseos y frustraciones. Pasamos a la idealización del animal, a convertirlo en lo que él no desea ser o simplemente no es: un mero instrumento de nuestros afectos. A cambio, le damos comodidad, cuidamos de su salud, alimentación, le obligamos a vivir en un medio que simplemente no es el suyo. Es la nueva ganadería, la de de los animales de compañía, la que produce y establece sentimientos, que cuando se convierte en intensiva da lugar al ‘animalismo’ o idealismo animalista.

Pero me sigo preguntando, ¿realmente mi perro de caza desea pertenecer a la nueva ganadería? Sinceramente, tengo mis dudas.

Víctor Ferri

 

2 comentarios
19 may. 22:10
Diego Ruzafa
Hola Victor: Que razón llevas. Como se nota que te vas haciendo mayor.

Saludos

Didac
19 may. 23:21
chemamuri
chemamuri
Fíjese:
Siempre he pensado que estamos los hombres con nuestros pensamientos, deseos y frustraciones. Y por otro lado el resto de seres vivos con sus pensamientos, deseos y frustraciones muy distintas a las nuestras, y parece que cada día más.
No sé qué pasa, pero hay personas que se pierden en una baldosa y ya no encuentran el camino.
Saludos

 

Leer más
Otros artículos de Víctor Ferri

El lobo desde la distancia
(17/02/2015)

La caza también es escuela
(31/01/2009)

Miedo escénico
(09/02/2008)

Caza y consumo
(17/01/2008)

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193965 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148373 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145948 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109454 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103433 lecturas)