Pero, ¿veremos patirrojas puras en 2016?

Los que ya peinamos muchas… muchas canas, recordaremos que por la mitad del pasado siglo se inició en España la agricultura intensiva, con la proliferación de pesticidas, insecticidas, riegos por ordenador, etc.

Diego Ruzafa | 28/01/2016

2724 lecturas

Estos nuevos sistemas necesitaban las simientes transgénicas, que se sembraban por doquier, al ser más rentables que las tradicionales y que Monsanto, la multinacional americana, extendió por todo el mundo, al parecer con el fin de acabar con el hambre de la humanidad, aunque la realidad fue otra, ya que uno de sus famosos productos, el DDT, fue la ecatombe para la naturaleza.

Recuerdo haber tenido un coto por La Mancha en cuya finca había una plantación de maíz. Se regaba por aspersión y, cuando acababan, venía una avioneta que rociaba toda la plantación. Cuando se iba solo quedaba entre los surcos un agua amarilla. Ni matas. Ni gusanos.

Los cotos solicitaban perdices para repoblar y, con este motivo, personas con visión de futuro instalaron granjas

Por aquella época hubo una pandemia en la perdiz, la cual diezmó la población de patirrojas y se achacó la enfermedad, entre otras causas, a esta nueva modalidad de agricultura y a sus productos.

Nosotros mismos, a pequeña escala, en la finca que arrendamos para cazar tuvimos que hacer sueltas de perdices si queríamos cazar algo, no llegando a saber nunca la pureza de las mismas. No las matábamos todas, por lo que desconozco cuántas se hibridaron con las del campo. ¡Qué no sería en esas grandes fincas de caza intensiva que daban ojeos todos los días de la semana!

Los cotos solicitaban perdices para repoblar y, con este motivo, personas con visión de futuro instalaron granjas, siendo Altube una de las primeras; luego, al ver que era buen negocio, se montaron infinidad de ellas que, unas con mejor y otras con peor suerte, colaboraron en la repoblación no solo de perdiz, también de faisán y codorniz.

Los primeros ejemplares que se soltaron se anillaron en Burgos y, según se comprobó posteriormente, algunas perdices se cazaron en Andalucía.

Considero que cualquier cazador conoce, sobre todo los cuquilleros, la territorialidad de los pájaros, ya que cuando se introduce un nuevo ejemplar en su territorio, lo expulsan. Así pueden pasar de territorio en territorio durante años, pollada tras pollada, hasta llegar no se sabe hasta dónde.

Muchos ‘entendidos’ en el tema aseveran que ellos son capaces de distinguir una perdiz pura de una que no lo es

Muchos entendidos en el tema aseveran que ellos son capaces de distinguir una perdiz pura de una que no lo es. He intentado muchas veces conocer el sistema para llegar a esa conclusión, sin llegar nunca a ciencia cierta a saber el método. Unos me decían que por los espolones, otros que por el color del pico, y los más especialistas que si por la cresta o por el arrancar de vuelo, pero la realidad nunca la supe.

Por esta regla de tres nunca podremos decir que un descendiente del pájaro que soltamos en Bilbao, no pueda llegar a Cádiz. Más de 60 años apeonando las perdices hacen muchos kilómetros, invadiendo terrenos en los que sus propietarios nunca pensaron que su perdiz no era pura, ya que jamás pensaron en repoblar.

Así es que decir: ”la perdiz de mi coto es pura porque nunca hemos repoblado” no nos vale, cuando en la finca de al lado hay un coto de caza intensiva o bien se ha repoblado en alguna ocasión. ¿O me puede asegurar que la perdiz de su zona no tiene mezcla de genes?

Hace unos días, charlando sobre este tema en un pequeño pueblo de la sierra andaluza con un cuquillero de los antiguos, de los que todavía se hacen las jaulas con juncos y varetas de olivo, de los que son sabios por la experiencia y la edad —el hombre tiene ya más de 90 años—, sentenciaba: tos aquellos pájaros que soltaron sesturriaron por toas partes y ya no queda uno puro.

No creo que haya nadie que sepa a ciencia cierta que las perdices de su coto no tienen el mismo ADN que las que se soltaron en el siglo pasado.

Diego Ruzafa

5 comentarios
28 ene. 17:44
valhalla
valhalla  
Y ciervos, y corzos, y marranos, y muflones, y sarrios, y de todo se ha repoblado a lo largo de los años, principalmente en los 60 y 70, cosa que hay que agradecer a los cazadores, no a Monsanto, porque traer corzos del este a Asturias, y con ellos el gusano, tendrá mucho que ver con la agricultura.

De todos modos tras varias generaciones de perdices criadas en libertad, ¿Qué importa la pureza genética?, si lo miramos desde el punto de vista de la perdiz, yo me la imagino diciendo:

- Es que solo quedan cazadores cruzados, entre 1.000 años de musulmanes y varias invasiones francesas, estos escopeteros son genéticamente un puzle.

A lo que responde la perdiz de la esquina:

- Alguno puro hay!!!!, si cuando saca el pañuelo tiene un nudo en cada esquina, ese es puro.

Saludos
28 ene. 19:28
josemiguelmontoyaoli
Nuestro medio natural es diverso. Sus ecosistemas múltiples y variados. En cada uno de ellos, las especies sedentarias presentes en él tuvieron que adaptar su genética a las concretas condiciones de su medio. Cuando cambiamos las condiciones naturales del medio, como cuando a las especies sedentarias como la perdiz las mezclamos con otras de otras procedencias menos adaptadas al lugar, diluimos su pureza y capacidad adaptativa, y reducimos su capacidad de cría y por tanto su posibilidad cinegética. Sí importan sí, tanto la pureza genética como la conservación de los ecosistemas rurales. Ver lo que hay nos dice lo que está pasando. De sabios rectificar, si es que aún se está a tiempo.
31 ene. 14:26
Joldujo
Joldujo   «Don`t mess with the queen`s guard»
Ni las veremos en 2016, ni las hemos visto en el 2002, hace muchos años que se sueltan perdices y quien quiera creer que durante más de cuarenta generaciones perdiceras no se han cruzado con las autóctonas... se engaña a si mismo, no las hay ni en mitad del páramo manchego, ni en las montañas más altas de la cordillera cantábrica.

Pero vamos, que no creo que las perdices puras de hace 200 años fueran más bravas que las perdices mestizas de ahora y lo que es de traca es quien dice que las distingue, mientras que las que está cazando, seguro tiene un porcentaje bastante alto de hibridación.

Saludos
02 feb. 10:15
puya
Los transgénicos llegaron a España en los "90", no a mediados del siglo pasado. Fueron la maquinaria, los pesticidas y, tal vez, las enfermedades. Las de granja se trataban con antibióticos, como ganado, y provocaron la aparición de cepas más resistentes que las de campo no pudieron soportar. Es solo una opinión. En todo eran mejores las de campo excepto en eso. No creo que se hibridaran tantas porque su instinto y capacidad de defensa era muy inferior y, por tanto, pasto de depredadores. Un saludo.
02 feb. 17:49
josemiguelmontoyaoli
Llueve sobre mojado. Ya desde 1.991 (25 años ya) señalé estas cuestiones en diferentes artículos que no sé si serán fáciles de encontrar ahora. Sí sé que hubo quien afirmó públicamente que "habría que mandarme a matar algún día" (testigos bastantes: la sociedad de cazadores del bajo Andarax en Almería), y que algunos otros granjeros de cuyo nombre no quiero acordarme presionaron a Federcaza y a otras revistas con retirarles la publicidad de sus granjas si se seguía por este camino. Bueno, nada nuevo bajo el sol, aunque algunos se dediquen ahora a descubrir el Mediterráneo, ahora seguramente ya es tarde. Os dejo las referencias:

1.991. Repoblaciones cinegéticas: la realidad de un mito. Revista Federcaza, número 68. Agosto 1.991. Edita Grupo Editorial. Madrid.

1.995. Ecología cinegética: Los ecotipos del conejo y de la perdiz roja autóctona. Revista Caza y Pesca, número 628, abril 1.995. Madrid.

Un saludo. Miguel

 

Leer más
Otros artículos de Diego Ruzafa

¿Cacerías por interés?
(09/03/2006)

Artículos relacionados con 'Opinión'

Los invasores
Julen Rekondo

La caza no es un deporte en España
Víctor Mascarell

El deporte de la caza
José Luis Garrido

El lobo necesita soluciones, no persecuciones
Julen Rekondo

Argumentos contra la matanza del arruí español
Raimundo Montero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197556 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154692 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149524 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112226 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104309 lecturas)