Una licencia interautonómica para unos pocos

El Estado transfirió las competencias en materia de caza a las CC. AA., lo que también propició el que éstas crearan sus propias licencias de caza y que cobraran importes totalmente dispares. Con el paso de los años, cada CC. AA. estableció procedimientos diferentes para obtener dichas licencias, llegando algunas incluso a crear exámenes para poder sacarlas.

UNAC

UNAC
Unión Nacional de Asociaciones de Caza

30/10/2015

2843 lecturas

Con este panorama, lo que en principio debería haber sido un proceso que facilitase y acercase a los ciudadanos la Administación, se convirtió realmente en un gran impedimento para que los cazadores pudieran ejercer su actividad fuera de sus CC. AA. de residencia. Por lo que, hace unos años, el colectivo de la caza empezó a reivindicar una fórmula nueva que facilitara la movilidad de los cazadores entre autonomías, lo que dio paso a que se formularan diversas propuestas, entre las cuales se encontraba la de Licencia Única de Caza (LUC) de la UNAC (Unión Nacional de Asociaciones de Caza).

El sistema que proponía la LUC consistía en un carnet o tarjeta, con una validez por varios años (no anual), y que nos identificaría como lo que somos, es decir, cazadores. Ese carnet se debería acompañar por el recibo de pago anual de la tasa de la CC. AA. donde se quisiera cazar. De forma que el cazador solo tendría que acudir a una entidad bancaria, presentar su carnet de cazador y abonar la tasa de su CC. AA.; y en el caso de que quisiera ir a cazar a otras CC. AA., pagar también las correspondientes tasas en el mismo banco.

Este procedimiento evitaba tener que dirigirse a ninguna administración, salvo para que le expidieran por primera vez el carnet o para renovarlo una vez caducado (cinco años, por ejemplo). Y además era tan flexible que el cazador podía abonar la tasa para cazar en otra CC. AA. en cualquier momento, incluso con medios telemáticos.

La LUC era un sistema sencillo y fácil de implantar en todas las CC. AA., que solo tendrían que reconocerse entre ellas, para poder empezar a operar de forma inmediata. Pero es que, además, aportaría otra gran ventaja a medio plazo, que sería la enorme reducción de costes de expedición que conllevaría para las propias CC. AA., y por tanto, abrir la puerta a que las entidades que representan a los cazadores pudieran reclamar, en primer lugar, la reducción del precio de las tasas de las licencias en cada CC. AA., y a largo plazo, que todas las licencias de caza en España tuvieran un coste de expedición idéntico; salvando con ello las grandes diferencias que existen en la actualidad entre ellas y que son, cuando menos, inexplicables. Porque si una tasa cubre el gasto de expedición de un documento por parte de la Administración, no es comprensible que ese gasto sea tan diferente a lo largo de la geografía española. En la Comunidad Valenciana es de 12,75 euros y en Castilla y León llega a 42,65 euros; es decir, un 335% más cara.

Resulta extraño que en plena crisis económica, y con un debate abierto sobre la necesidad de simplificar la Administración para hacerla más eficiente y que nos cueste menos a los contribuyentes, el modelo LUC se haya dejado a un lado para proceder a implantar otro que, lejos de reducir costes, supondrá más bien todo lo contrario. La licencia interautonómica es un nuevo procedimiento que se sumará a los ya habilitados para obtener las licencias de caza en las CC. AA.

La nueva licencia interautonómica tendrá un coste inicial de 70 euros, independientemente de la CC. AA. desde donde se expida, e implicará la creación de un nuevo sistema informático para gestionarla. Todo ello en paralelo con los sistemas actuales de expedición de licencias, de forma que un cazador podrá seguir sacando su licencia de caza autonómica o elegir sacar la licencia interautonómica.

Pero lo más grave de todo, y lo que demuestra que el sistema creado solo beneficia a unos pocos, es que para muchos cazadores será más barato seguir sacándose la licencia de su CC. AA. y la de otra Comunidad a la que salga a cazar, que pagar de una sola vez los 70 euros iniciales que va a costar la licencia interautonómica.

Hagamos una reflexión sobre las demandas de licencias que tienen los cazadores en España:

• ¿Cuántos cazadores cazan solo en su CC. AA? Es probable que lleguen a ser el 60%. Estos seguirán sacando sus respectivas licencias autonómicas, y el coste que pagarán por las mismas seguirá siendo inferior a los 70 euros de la licencia interautonómica, pero no podrán reivindicar una rebaja de lo que pagan actualmente.

• ¿Cuántos cazadores cazan en dos CC. AA? Un 30% de los cazadores suelen cazar en su CC. AA. y en otra más. Pero de ese porcentaje, para la mitad seguiría siendo más fácil seguir pagando dos licencias autonómicas por separado que abonar los 70 euros de la licencia interautonómica (Comunidad Valenciana + Castilla-La Mancha = 54,35 euros). Para la otra mitad, el ahorro económico obtenido será apenas uno o dos euros sobre el coste acumulado de las dos licencias (Galicia + Castilla y León = 71,37 euros).

• ¿Cuántos cazadores cazan en tres CC. AA. o más? Aproximadamente un 10%. A esta orquilla de cazadores sí que les interesa realmente sacar la nueva licencia interautonómica, porque les saldría económicamente más barato que de la forma que lo estaban haciendo hasta ahora.

En conclusión, que al menos el 75% de los cazadores españoles no verán atractivo alguno en sacar la licencia interautonómica, y un 15% apenas notarán en su bolsillo la diferencia. Entonces, ¿cuántos cazadores verán una mejora real con la nueva licencia interautonómica? Pues la respuesta es bien sencilla: un 10%. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones.

Desde la UNAC se valora positivamente el hecho de que se cree una licencia interautonómica, pues es una respuesta a una reivindicación de los cazadores. Pero al mismo tiempo se valorara muy negativamente el modelo elegido, pues deja mucho que desear en lo que se refiere a las expectativas que se generaron desde un principio. Así que el nuevo reto marcado será conseguir que el precio de esa nueva licencia sea, al menos, el mismo que el de la licencia autonómica más cara que se expide actualmente en España (42,65 euros en Castilla y León).

Las últimas noticias que llegan desde las CC. AA. que suscribieron el acuerdo para emitir la nueva licencia interautonómica no son precisamente alentadoras, ya que tienen que poner en marcha una nueva aplicación informática para expedirla, y eso parece que va a impedir que salga en los próximos meses, con lo que su implantación efectiva no la veremos realmente hasta la temporada 2016/17.

Probablemente todos estos problemas se hubiesen resuelto si se hubiese consultado a los cazadores y no se hubiese dejado la elección del sistema en manos de burócratas y políticos a los que el cazador de a pie les importa un carajo.

Unión Nacional de Asociaciones de Caza
Publicado en la revista TROFEO CAZA Y CONSERVACION de octubre de 2015

3 comentarios
30 oct. 12:51
MARTINAL
MARTINAL  
Es que esta licencia está para los que cazamos en más de una o dos autonomías, el que sólo caze en la suya esto se la trae al pairo, pero los que cazamos en 5 o 6 autonomías esto nos viene muy bien, o como ustedes dicen el carnet de cazador español más las tasas de cualquier autonomía, que se pueden fijar en la madrileña y poner a la disposición del ciudadado una licencia por un día o una semana, bastante más barata que pagar la totalidad del año cuando sólo vas a ir a cazar una montería o un rececho al año.
30 oct. 22:16
Igor24
Igor24  
Estimados compañeros: Lo que está claro que este tema de las licencias no ha hecho más que poner de manifiesto el fracaso del Estado de las autonomías. En el artículo, de refilón, tocan el tema de los exámenes, que este sí que tiene guasa también. Alguien me puede responder por qué en las autonomías que llevan años con el examen del cazador, como País Vasco (1.991) o La Rioja (2.004), no te permiten sacar su licencia como no sea con una licencia de otra autonomía anterior a la entrada en vigor de su examen, antes de 1.991 o 2.004 respectivamente, o con un certificado de haber superado alguno de los exámenes en alguna de las CC.A. nacionales y SIN EMBARGO VIENE UN FRANCÉS Y LE DAN LA LICENCIA DE PAÍS VASCO O LA RIOJA SIN MÁS QUE PRESENTAR CUALQUIER LICENCIA DE SU PAÍS. Esto creo que va incluso contra los tratados europeos y por supuesto contra la igualdad entre ciudadanos europeos. Un amigo aragonés no puede cazar en estas autonomías, sin pasar por el examen y su caja, mientras un francés lo puede hacer vía fax...

Volviendo a las licencias y dejando el tema colateral de los exámenes y sus convalidaciones, sí realmente se quiere hacer algo coherente y bien hecho se debe implantar una licencia nacional como hubo hasta la creación de las autonomías. Si la licencia de caza es una mera autorización administrativa para realizar una actividad ¿por qué no hay un carnet de conducir para cada autonomía?¿sólo porque la competencia en Trafico es del gobierno central?¿Qué quiere decir esto, que el Ministerio de medio ambiente no tiene nada que decir en la Caza? Perdonen pero esto no es así, si bien las competencias transferidas a las autonomías hacen que las medidas oportunas para la ejecución de las actividades relacionadas con la Caza deban ser articuladas por las CC.AA., LAS DIRECTRICES EN MATERIA DE MEDIO AMBIENTE, Y POR TANTO EN MATERIA DE CAZA TAMBIÉN, DEBEN SER MARCADAS POR EL GOBIERNO CENTRAL. ¿O es que en salud pública no están transferidas las competencias pero las directrices las marca el Ministerio correspondiente? En este orden de cosas, la LUC es una buena propuesta pero no resuelve el problema a quien siendo español como los demás desee cazar en todas o casi todas las CC.AA., pues deberá pagar 17 recibos, con un gasto de tiempo y dinero... Tampoco la interautonómica resuelve el problema, por lo menos no mientras sean tan pocas las comunidades adheridas; aunque ciertamente supone un paso muy interesante. Por ahondar más en estos aspectos, si resulta que con un trámite se puede conducir en casi todos los países del mundo, yo he tenido el carnet para poder conducir en Asia, cómo se pretende que la caza esté así. Esta claro que si todos los ciudadanos fuesen cazadores, como casi todos son conductores esto no estaría así; LA CUESTIÓN ESTÁ CLARA, PONER TRABAS Y SACAR LOS CUARTOS A LOS CAZADORES, UNA ACTIVIDAD QUE SIEMPRE SE HA RELACIONADO CON EL LUJO, cuando en verdad es una realidad cultural. Ahora que estamos con temas de Unión europea, ¿por qué no una licencia incluso para cazar en toda la Unión?

Volviendo a lares más cercanos, la opinión del artículo es respetable e incluso fácilmente compartible, más cuando indica que valora positivamente la interautonómica, pero cuando menos hay puntos que se pueden poner en tela de juicio. Para empezar no se aclara en el artículo de dónde han sacado los datos para obtener los porcentajes indicados, pero claro, estos porcentajes son discutibles. Quizás estos porcentajes sean aproximados para ciudadanos que vivan en las CC.AA. del Sur o insulares, pero para quienes viven en las comunidades del Norte y especialmente de la zona cantábrica ESOS PORCENTAJES NO SE AJUSTAN A LA REALIDAD. Si uno reside en el País Vasco, Cantabria, Asturias, Navarra o La Rioja, casi el 90% de los cazadores tienen 2 licencias de caza, puesto que en poco más de una hora desde sus casas están en comunidad ajena. El número de personas con 3, 4 o incluso más, es muy probablemente superior al 25%, y hablo desde un gran número de cazadores que conozco. Una vez más cuando se habla de solidaridad interautonómica se piensa en que los del Sur tiene peores condiciones pero en bastantes casos, como en este, los ciudadanos del Norte pagan más, a nivel estatal.

Por último respecto al tema de los precios, no hay por más que estar de acuerdo que UNA LICENCIA NACIONAL O INTERAUTONÓMICA, PARA CAZAR EN TODA ESPAÑA, CON UN PRECIO IGUAL AL DE LA COMUNIDAD CON SU LICENCIA MÁS CARA ES LA SOLUCIÓN IDEAL. Esto es lo deseable en el sentido de igualar a conductores y cazadores en el paso de una única y reducida tasa para toda España. Por otro lado, si nos metiésemos a ahondar en el tema que cita el artículo de que la disparidad de precios en las licencias de caza es una locura, no hay por más que estar de acuerdo. Pero también hay que decir que si estos grandes dispendios que tenemos que hacer sólo para tener una licencia administrativa REVIRTIESEN EN LA ACTIVIDAD creo que muchos lo pagaríamos a gusto (no como ahora). Y, por ejemplo, podemos pensar que en un campo tan abandonado como es el Castellano Leones, donde la vigilancia cinegética brilla muchísimo por su ausencia (máxime cuando es obligatoria, por Ley), si calculamos los más de 42€ por licencia por el número actual de ellas y dividimos entre el COSTE BRUTO DE UN GUARDA, y sabemos lo que decimos, nos salen que SI SE REVIRTIESE EL DINERO DE LAS LICENCIAS DE CAZA DE CASTILLA Y LEÓN EN ESTO, SE TENDRÍAN MÁS DE 13 GUARDAS DE CAZA POR PROVINCIA (http://www.medioambiente.jcyl.es/web/jcyl/MedioAmbiente/es/Plantilla100/1171897743583/_/_/_), guardas estos equipados cada uno con un todoterreno, su seguridad social, IRPF, IVA, etc. profesionalizados y efectivos. No digamos si en su lugar trabajasen EN PATRULLAS DE A 2 COMO EL SEPRONA, TENDRÍAMOS MÁS DE 8 PATRULLAS POR PROVINCIA... Vamos a dejar el tema económico, pero sin dejar de citar que la máxima autoridad en caza en Francia, la Oficina nacional de la Caza de Francia, que es parte del correspondiente ministerio y sus miembros funcionarios, que realizan estudios, vigilan poblaciones, etc. I+D en Caza (¡quién lo tuviera!) TIENE 120 MILLONES DE EUROS DE PRESUPUESTO... Lo que se puede hacer con esto... NUESTROS VECINOS SI QUE INVIERTEN EN LA CAZA y tiene personas responsables de la Caza bien formadas y con recursos.

Ahora toca que cada uno reflexionemos y busquemos las herramientas para que realmente se haga algo bueno por la caza, por ejemplo, a través de asociaciones que realmente obliguen a la administración a acometer los cambios a los que evidentemente está obligada, y nos dejemos de lloriqueos, quejas en petit comité y cascarrillos de bar, QUÉ ASÍ NOS LUCE EL PELO...

Les deseo buena caza,
Igor Polo Pérez
01 nov. 06:45
chemamuri
chemamuri
Todo lo que no sea eliminar las licencias de caza, y con ello la barrera tan absurda que suponen, me parece marear la perdiz. Y si cada sociedad de cazadores, coto de caza etc, cobrase una tasa a cada uno de sus socios y estas las abonarían a sus respectivas administraciones en sus pagos anuales, no se perderían los ingresos que suponen las licencias de caza en cada administración. ¿O he dicho una cosa inviable? Bueno, aquí lo dejo.

Saludos

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Legislación'

Licencia Interautonómica - Examen del Cazador
José Luis Garrido

Entidades colaboradoras de la Ley de Caza de Canarias
Juan Miguel Sánchez Roig

La Licencia de Caza: negando la mayor
Federación de Caza de Castilla y León

Accidentes provocados por especies cinegéticas
M.A.R.

Jaque mate a la caza en el Alto Tajo
José Rubén de Vicente

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197241 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154120 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149160 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (111978 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104252 lecturas)