Octubre maravilloso

Estos días ando con la mirada fija en el cielo. Ese cielo azul único del mes de octubre. Ando buscando con la mirada la silueta de las aves que estos días cruzan la Península.

Joaquim Vidal

Joaquim Vidal

26/10/2015

1791 lecturas

Octubre es otoño, olores, colores, setas, vendimia, siembra y migración. La aves procedentes del norte y centro de Europa empiezan su vuelo en migración postnupcial hacia el sur y centro del continente africano en busca de alimento y un clima templado.

En días claros busco adivinar el vuelo de pinzones, alondras, lavanderas, lúganos, jilgueros, piquituertos, zorzales, estorninos y esos pelotones de torcaces que en días de viento del norte pasan rozando los pinos. Me quedo embelesado con el vuelo de las rapaces y qué decir cuando aprieta el frío en Europa y se deja oír la algarabía de las grullas con su elegante formación en uve.

Luego, ya en mi casa, llega el primer petirrojo que se pasea por el huerto. Le sigue la curruca capirotada, que se come las primeras aceitunas maduras. Y por fin el colirrojo tizón, que viene a dormir al porche de la barbacoa. En la luna llena de octubre y a primeros de noviembre salgo por la noche a escuchar a los zorzales comunes y alirrojos, al tiempo que puedo oler el aroma de la leña ardiendo de las chimeneas de los hogares vecinos. Es tiempo de asar castañas y boniatos. Dada la proximidad de mi casa con el mar y una zona húmeda, puedo escuchar a ánades reales, cucharas, cercetas y flamencos.

Puede parecer insignificante o ridículo lo que sentimos los aficionados a la caza de migratorias cuando oímos o vemos el primer tordo o la primera becada que se nos cruza al atardecer por delante del coche. Lo primero que pensamos es… «ya están aquí…» Hay que entender a los cazadores vascos, navarros y franceses cuando empieza la pasa de la fiebre azul, la caza de las palomas. He estado en Etxalar y Valcarlos, he subido a una trepa, es impresionante. Yo cazo en el litoral catalán, el paso tradicional de palomas y el escenario con el mar de fondo fantástico. Nosotros necesitamos fuerte viento del norte como aliado para poder llegar a las palomas. Ayer y hoy, día 21, han pasado miles de palomas.

Siento enormemente la situación en la que ha quedado la caza en parany. Yo soy cazador de barraca o parany desde los siete años, en los que mi abuelo, allá en el Maestrazgo (Castellón), me enseñó el arte del reclamo bucal. A él se lo enseñó el suyo, y así hacia atrás con 700 años de historia. El placer que me da bajar un zorzal de las nubes y que se pose a escasos metros de mí nadie me lo va a prohibir. Hoy día ya no necesito ni el reclamo de latón, sencillamente lo reproduzco con la boca. La batalla está abierta contra el silvestrismo, otra forma de caza que en definitiva es una forma de vida que también quieren cargarse. La contrapasa, otro atropello a una actividad que por la cantidad de palomas que se abaten es insignificante, más cuando la torcaz se ha vuelto eminentemente sedentaria, con verdaderas matanzas en verano por superpoblación y los daños que causan.

Octubre un buen mes para la fotografía, me encanta su luz y la temperatura y también, circunstancialmente, por ser mi aniversario.

Joaquim Vidal

3 comentarios
27 oct. 12:34
chemamuri
chemamuri
Este artículo está escrito con el corazón de la conciencia en la mano Sr. Joaquim, y se nota. Lo he leído varias veces. La combinación entre sus palabras y unas imágenes tan reales me parece sencillamente magnífica. Por todo ello, y por su aniversario, mi más sinceras felicitaciones.
Se le ve en un buen momento, gracias por compartirlo.
Un saludo.

28 oct. 22:02
Grivettes

Muchas gracias Chemamuri por sus comentarios. Mi trabajo me obliga a estar 8 ó 10 horas en un despacho, por suerte vivo en una casa aislada con bosque y monte cercano. El azul del cielo y el verde de los pinos me compensa el encierro laboral. 32 especies de aves diferentes pasan por mi domicilio a lo largo del año , una delicia. Observar ,estudiar y fotografiar aves es algo que me entusiasma. Cuando salgo de caza, si esta es al salto, me basta con conseguir dos o tres piezas las suficientes para que las disfrute el perro y luego mi familia en la mesa. No necesito mas . Así me educo mi abuelo en la caza y hoy a mis 60 años sigo con la misma conducta. Buena caza Chemamuri.
Joaquim
29 oct. 18:35
EDU.
Querido amigo Joaquín, este artículo es impecable que a cualquier cazador y amante de la naturaleza se siente honrado al leer estos sentimientos y esta pasión por la emigración de las aves .yo también empecé a la edad de 7 años en el mundo este y comprendo todo lo que tu reflejas en este artículo. Y como yo me gustaría creer que debe de haber muchos más con esta pasión. Querido amigo también tengo que decir que todo esto lo cual nos sentimos apasionados, se va terminando y esto sí que es lamentable, espero que nuestros pequeños nietos pudieran gozar de esta pasión, gracias amigo Joaquín por estos artículos que los que tienen sentimientos los agradecen. Un abrazo

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194061 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148529 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (146008 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109501 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103459 lecturas)