Licencia Interautonómica - Examen del Cazador

A finales de junio publiqué en FEDERCAZA el artículo que intitulo de nuevo en el que decía ‘Ni el Consejo de Ministros, ni las CCAA han firmado el protocolo de la licencia única. Difícilmente van a llegar ahora acuerdos sobre caza en algunas comunidades’.

José Luis Garrido

José Luis Garrido

10/08/2015

5000 lecturas

Por fin, el pasado 8 de julio fue aprobada la nueva Ley de Montes y el 10 de julio el MAGRAMA nos informó que el Consejo de Ministros había aprobado también la suscripción del convenio de colaboración entre MAGRAMA y varias Comunidades Autónomas para el establecimiento de las licencias interautonómicas de caza y pesca en aguas continentales. Esto me ha obligado a poner una nueva nota al final a este artículo, con el título Licencia interautonómica - El gobierno ha cumplido, que analiza la nueva situación a partir del 10 de julio, pero con escasas esperanzas.

Antecedentes

En agosto de 2013, ya había escrito en FEDERCAZA que se había logrado con el MAGRAMA una aspiración histórica de los cazadores: la licencia única para cazar en toda España. Los cazadores razonábamos que debería de ser así, de la misma manera que lo son otros documentos de carácter universal como el DNI, el carnet de conducir, o las tarjetas de crédito. El documento que disminuiría burocracia, costes y tiempo, se definió en el borrador de la futura Ley de Montes, que aún no está aprobada (a mediados de junio cuando escribo esto) por el Consejo de Ministros y no sé si al final la aprobarán. Terminaba ese artículo de hace dos años con esta frase: «La multilicencia ha nacido muerta».

Argumentaba para esa conclusión en la falta de acuerdos económicos entre comunidades, aunque fueran del mismo partido, por lo que había ocurrido hasta aquella fecha y porque sabía que ninguna comunidad renunciaría a sus ingresos para que otra se llevara unos ingresos indebidos, pues actualmente una licencia de alguna comunidad vale tres veces lo que en otra. Y en estos casos, «¿amigos? sí, amigos… pero la burra en la linde». Este asunto lo resolvió unos meses más tarde (abril 2014) el gobierno central, me figuro que ofreciendo compensación a las comunidades que más perdían en la unión, que eran las dos Castillas, creadoras de caza y receptoras de cazadores de otras autonomías.

El ministerio apoya la licencia

Ese «café para todos, ministerial» hizo posible que ya se pusieran de acuerdo cuatro presidentes de CCAA. En abril de 2014, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Arias Cañete, y los Presidentes de las Comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid y Castilla y León firmaron un Protocolo de Colaboración para el establecimiento de las licencias interautonómicas de caza y de pesca, con el compromiso de que en el plazo máximo de un año quedaría firmado el correspondiente convenio y habilitado un sistema de expedición de licencia interautonómica en sus respectivos ámbitos territoriales. A ese protocolo se adhirió un mes después el quinto socio, el Gobierno de Aragón. El ministro confirmó que varias comunidades: Baleares, Cantabria, Galicia, Murcia, Navarra, y Comunidad Valenciana, ya habían manifestado su conformidad para adherirse a ese acuerdo. Parecía que once CCAA iban a firmar el protocolo. También dijo el ministro que todas las Comunidades participantes en la iniciativa implantarían El examen del cazador.

Un proyecto que no cuaja

El protocolo de colaboración citado, que debería haberse formalizado con un convenio en el plazo de un año, para dar efectividad a las licencias interautonómicas, fue cerrado y aprobado por el Comité de Caza y Pesca, (compuesto por los servicios técnicos de la cosa de las CCAA) en noviembre del año pasado. Me figuro que una vez bendecido el protocolo por la abogacía del estado, lo debería aprobar el Consejo de Ministros y a partir de ahí firmarlos todos los consejeros de las CCAA concordantes en la Conferencia Sectorial. Habían llegado al acuerdo de establecer la licencia única siete CCAA: Aragón, Asturias, Castilla y León, Castilla la Mancha, Extremadura, Galicia y Madrid. Pero cuando escribo esto, (mediados de junio), ni en el Consejo de Ministros, ni por las CCAA se ha firmado el protocolo para establecer la licencia única. Y ya no están los mismos consejeros ni los partidos en las CCAA que lo acordaron. De nuevo, volvemos a empezar. Y con menos posibilidades de licencia única, mejor dicho, con ninguna.

El examen del cazador

Ya en el articulado de la Ley de caza 1/1970 y en el de su reglamento se hacía constar que el Ministerio de Agricultura podría establecer unas pruebas de aptitud para quienes quisieran obtener la licencia de caza por primera vez. Esa Ley histórica está aún en vigor para las CCAA de Cataluña y Madrid, que no tienen ley autonómica de caza. Las otras 15 comunidades tienen su propia ley autonómica. En todas estas leyes de las CCAA se hace referencia a la obligación de superar unas pruebas de aptitud entre los requisitos exigidos para la obtención de la primera licencia de caza. Se establece en esas leyes que los exámenes deberán ser equivalentes en las distintas comunidades que lo suscriban o se adhieran. El examen del cazador, válido para la obtención de la primera licencia de caza por quién lo haya superado en cualquier comunidad, se reconocerá por otras, (que serán todas, creo yo), bajo el principio de reciprocidad, que todas tenían aceptado, desde tiempo atrás cuando aún no habían iniciado los exámenes del cazador, ahora ya generalizados. Toma tú y trae para acá; para entendernos. Y lo mismo se establece en todas las CCAA para los cazadores extranjeros, que tampoco tendrían que hacer examen, en el caso de tener carnet de cazador de su país.

El examen del cazador está establecido en catorce CCAA. No lo han regulado aún las de Baleares, Cantabria y Cataluña. No obstante, Baleares, en su Ley de Caza tiene establecida la exigencia (Art. 30) de superar las pruebas que acrediten los conocimientos necesarios para ejercer la caza en las islas, a quienes deseen obtener la licencia por primera vez.

Todos los exámenes tienen un temario similar que versa sobre lo siguiente: Principios generales de la acción de cazar y del cazador, las especies cinegéticas y cazables, las especies protegidas, las distintas modalidades y métodos de caza, los terrenos cinegéticos y no cinegéticos, los animales y medios auxiliares en la caza, la gestión y la administración de la caza, el comportamiento ético y la seguridad del cazador, las prohibiciones, infracciones y sanciones y las leyes y normas reguladoras de la caza. Diez o doce temas generales, que se desarrollan en los exámenes más completos.

La prueba de aptitud tiene en casi todos los exámenes una fase teórica y otra práctica. La teórica consiste en un cuestionario tipo test de veinte a sesenta preguntas, con tres o cuatro respuestas, de la que solamente una es válida. Para aprobar debe superarse un número de aciertos y cada comunidad tiene un grado de dificultad, aunque en todas es relativamente sencillo. Generalmente una vez superado el teórico se hace el examen práctico, aunque en algunas se establece a la vez. El práctico consiste en reconocer especies cinegéticas, protegidas, invasoras etc., bien en foto, silueta, dibujo o en soporte audiovisual. También se incluye en algún examen práctico el reconocimiento de armas, aunque este último tema ya es exigible para superar el examen que hace la Guardia Civil a cualquiera que vaya a solicitar el permiso de armas por primera vez.

Creo que el examen del cazador es hoy una necesidad ineludible y una buena medida social y para el gremio, aunque todos los veteranos hemos conocido el oficio desde aprendiz, que empezaba el día que ya te permitían acompañar a la mano y llevar un morral. Los cazadores responsables consideramos que la caza es una actividad donde manejamos animales que son un patrimonio natural que es propiedad de toda la sociedad y un bien escaso; por tanto, la caza debe ejercitarse con conocimientos para garantizar el aprovechamiento sostenible de estos bienes naturales renovables que cada año nos da la naturaleza y para que puedan disfrutar de los mismos las generaciones venideras. En esas estamos.

FEDERCAZA- (Julio 2015)

 

 

Licencia Interautonómica: El Ministerio ya ha cumplido

 

El mes de julio pasado comentaba que difícilmente iban a llegar las CCAA a acuerdos sobre caza, después de los resultados de las elecciones de mayo y los últimos cambios políticos que ha habido en algunas ellas. Nos quedaba la esperanza de que las que se mantienen afines, o las muy comprometidas con el mundo de la caza, pudieran mantener aquel compromiso como “Protocolo de Colaboración”, que firmaron en abril de 2014, con el ministro Arias Cañete los presidentes de Castilla‐La Mancha, Extremadura, Madrid y Castilla y León al que se adhirió un mes después el Gobierno de Aragón y seguidamente varias comunidades: Baleares, Cantabria, Galicia, Murcia, Navarra, y Comunidad Valenciana, todas con influencia política del PP. Parecía que estas once CCAA iban a firmar el protocolo. Según parece, tres CCAA al final no se adhirieron al protocolo. Técnicamente se había llegado a un acuerdo en noviembre de 2014, por los servicios técnicos de estas comunidades, que fue cerrado y aprobado por el Comité de Caza y Pesca del MAGRAMA. Pensaba que una vez bendecido el protocolo, lo debería aprobar el Consejo de Ministros y a partir de ahí firmarlos todos los consejeros de las CCAA concordantes en la Conferencia Sectorial. Dos pasos imprescindibles que no se habían dado a mediados de junio, cuando cerré el artículo.

Pero el Ministerio ya ha cumplido

El pasado 10 de julio nos informaba el MAGRAMA que «El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la suscripción del convenio de colaboración entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y las Comunidades Autónomas de Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Aragón, Galicia, el Principado de Asturias y la Comunidad Valenciana para el establecimiento de las licencias interautonómicas de caza y pesca en aguas continentales para todos sus territorios. El convenio, que prevé la adhesión de otras Comunidades Autónomas, tendrá una vigencia de diez años y podrá ser prorrogado por periodos iguales de tiempo». La licencia interautonómica de caza costará 70 euros y el Gobierno autoriza el convenio de colaboración destinado al establecimiento de esas licencias de caza y pesca en aguas continentales para ocho CCAA.

El paso primero del Ministerio ya está dado, ahora queda lo que interpreto que es más complicado, que acuerden y firmen el convenio los ochos presidentes de esas CCAA, de las que tres son del PP y las otras cinco, de momento no. Algo tan sensato, anhelado por los cazadores y necesario para la racionalidad administrativa, será una de tantas cosas a no conseguir por el gremio.

Hay muchos políticos que actúan descaradamente en contra de la caza, pues es actividad a repudiar y ocultar ante la plebe animalista que quiere la inviolabilidad animal, aunque las plagas produzcan daños inconmensurables y muertes exageradas por accidentes. Pero apoyar algo positivo para la caza, no es políticamente correcto en este momento, sobre todo para los mediocres. Algún político cazador ha cerrado el rifle en el armero con siete llaves y ya ni saluda a los compañeros. Los políticos, antes que buscar respuestas racionales, han puesto de moda «el control de poblaciones, solo a manos del funcionariado», porque el segmento menos tolerante de la sociedad ve más progresista que los ciudadanos paguemos para que la guardería medioambiental controle las poblaciones, antes que sean los cazadores los que paguemos a esas administraciones por hacer ese mismo control, como era norma hasta ahora. Estas estupideces hacen creer a esta nueva hornada intelectual que un lobo, pongamos por ejemplo, es más feliz muriendo a manos de funcionario dolido, y que cueste doce mil euros al erario público, que si es a manos de un cazador deportivo que paga contento esa misma cantidad por el mismo control. Como andan todos estos personajes en el mismo corro, espero que no se nos olvide cuando nos necesiten ellos; cuando votemos.

José Luis Garrido

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Legislación'

Una licencia interautonómica para unos pocos
UNAC

Entidades colaboradoras de la Ley de Caza de Canarias
Juan Miguel Sánchez Roig

La Licencia de Caza: negando la mayor
Federación de Caza de Castilla y León

Accidentes provocados por especies cinegéticas
M.A.R.

Jaque mate a la caza en el Alto Tajo
José Rubén de Vicente

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197490 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154565 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149440 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112156 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104301 lecturas)