La caza del conejo de monte en Galicia y su futuro (Parte 1)

La irrupción en la Península Ibérica de la nueva cepa de neumonía hemorrágico vírica marcará un antes y un después de las poblaciones de conejos en Galicia, ya que ha abierto una serie de incógnitas que nadie sabe resolver en estos momentos.

Jaime Veiga Fontán | 04/03/2015

2142 lecturas

A la ya delicada situación de las poblaciones gallegas afectadas por los cambios en la agricultura tradicional, y a los brotes de mixomatosis primero y después por las cepas clásicas de la neumonía hemorrágico vírica, se ha venido a sumar la mortalidad de la nueva variante, ya que cuenta con una mayor efectividad en su transmisión, llegando incluso a afectar a gazapos menores de 8 semanas (algo que con las clásicas no sucedía), y lo que es peor, hay datos que parecen indicar que lejos de venir a sustituir a las cepas víricas tradicionales, puede inclusive actuar y “evolucionar” conjuntamente con las otras, por lo que los resultados en el campo pueden ser, por no decir que son, devastadores, llevando incluso a la extinción total de poblaciones enteras en muchas zonas.

No podemos olvidar que hay estudios que parecen indicar que en densidades intermedias o bajas el efecto de las enfermedades combinadas con la depredación y la propia caza son devastadores. El problema es que ese tipo de poblaciones son las que suele predominar en los terrenos que gestionan nuestras Sociedades de Cazadores.

Esta situación, a día de hoy, hace necesario la toma de medidas urgentes cara la preservación de las poblaciones autóctonas, mientras se ponen en marcha estudios que permitan averiguar como solventa la naturaleza esta situación tan crítica. Es decir, determinar cual es el estado real de conservación del conejo en Galicia. De lo contrario podemos estar enfrentándonos a una catástrofe medioambiental sin precedentes por la perdida de una especie clave para nuestros ecosistemas.

Es importar recordar que en España encontramos dos subespecies de conejos, la cuniculus cuniculus y la cuniculus algirus, siendo esta última la que está más presente en Galicia, con la particularidad de que son genéticamente hablando más próximos a los conejos del norte de Portugal que a los del resto de la Península Iberica.

«Los conejos de monte gallegos pertenecen mayoritariamente a los haplotipos A2Rba y ARb4, al igual que los conejos del norte de Portugal (Branco et al 2000,Piorno 2008). Únicamente una proporción testimonial (2.9%) de los conejos de origen salvaje muestreados pertenecen a la línea mitocondrial B. Esta línea habría ocupado un refugio glacial en el sureste peninsular, expandiéndose hacia el norte por la costa mediterránea y hacia el interior por el valle del Ebro (Branco et al 2002). La explicación más probable a la baja prevalencia detectada en Galicia de esta línea es que los macizos montañosos del oriente gallego habrían bloqueado su entrada, pues el conejo es una especie que tiende a evitar alturas mayores a los 1000 metros (Blanco y Villafuerte1993). El valle del Sil podría haber servido de vía de entrada a algunos ejemplares (en cualquier caso en número muy reducido), teniendo en cuenta que la prevalencia de conejos de la línea B es algo más alta en la provincia de Ourense. (Mapa genético del conejo de monte en Galicia)».

Una de las principales medidas de gestión que se han aplicado para recuperar las poblaciones de conejos durante los últimos cuarenta años ha sido y sigue siendo, la realización de repoblaciones de conejos; llegando incluso a ser la única que se aplica por muchas Sociedades de Cazadores de Galicia. Además, las propias Administraciones (Xunta de Galicia, Diputaciones, etc..), durante largos periodos de tiempo las han fomentado, ya que cuentan incluso con granjas propias con las que facilita o facilitaba conejos a las sociedades de caza. Señalar que en estas granjas no se ha podido garantizar el origen de los conejos de poblaciones autóctonas gallegas hasta hace pocos años.

Lo que si parece de sentido común es que cualquier conejo que traigamos a nuestros terrenos y no proceda de los que hay en los montes gallegos o del norte de Portugal, se adaptará peor y tendrá menos posibilidades de sobrevivir. Hablar de un animal autóctono es hablar de millones de años de evolución y adaptación al medio. Creo que todos somos más que conscientes de este punto, ya que es de sentido común.

Como dato curioso señalaremos que en citado mapa genético, la presencia de animales procedentes de otros lugares de la Península Ibérica es muy bajo, pese a ser conocido por todos que se han hecho bastantes repoblaciones con conejos procedentes de Toledo, Navarra, Sevilla, Zamora o Murcia. Entonces, ¿por qué motivo no se han asentado esas nuevas poblaciones en Galicia? La respuesta es sencilla, ya que proceden de otros lugares con unas condiciones totalmente distintas a las nuestras y no han sido capaces de adaptarse.

Tampoco podemos olvidar que en estudios realizados en granjas cinegéticas gallegas basadas en jaulas, los individuos mostraban haplotipos propios del conejo doméstico (Piorno 2008).

Un estudio firmado por el Grupo de Producción y Gestión Cinegética de la Universidad de León, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ofrece datos sobre el número y distribución de granjas de conejo de monte y liebres en España, así como el posible número de animales que se estarían produciendo y evolución del sector durante el período 2005-2010.

Las granjas de conejo de monte están distribuidas por toda España, si bien la mayoría se encuentran en Cataluña, Galicia, Andalucía y Castilla-La Mancha. En el año 2010 existían 114 granjas registradas, con una posible producción de 225.000-265.000 conejos de monte al año. (SÁNCHEZ-GARCÍA, C., ALONSO, M.E., DÍEZ, C., PABLOS, M., GAUDIOSO, V.R. An approach to the statistics of wild lagomorph cautive rearing for releasing purposes in Spain. World Rabbit Science. 2012, doi:10.4995/wrs.2012.1030).

La propia experiencia de las Sociedades de Cazadores que marcan estos conejos usados en las repoblaciones, demuestra que su supervivencia es normalmente mas baja que la de los nacidos en el campo y además, que son más fáciles de cazar. Por lo que resulta curioso ver como en zonas donde se viene realizando una intensa actividad repobladora durante años y años, nos podemos encontrar aún ejemplares autóctonos (aunque pensamos que son los procedentes de las repoblaciones), lo que demuestra que su capacidad de adaptación y supervivencia les da un valor ecológico incalculable.

Y no podemos olvidar tampoco que los conejos que usamos en las repoblaciones vienen acompañados por un completo equipaje de virus, bacterias y parásitos propios de sus zonas de procedencia y que nada tendrán que ver con los que sufren y padecen nuestros conejos autóctonos, con lo que el desastre está garantizado. En consecuencia, cuanto más alejado sea el origen de los conejos con los que repoblamos, mayor es el riesgo sanitario que estamos provocando, por lo que el sentido común nos dice que debemos buscar conejos que procedan de criaderos lo más cercanos posibles al territorio donde vamos a realizar la repoblación.

Lo ideal sería tener una zona dentro del propio acotado y que esté destinada a la extracción de ejemplares para las repoblaciones; para que los conejos estuvieran conviviendo con las enfermedades del lugar, porque las teorías mas modernas y recientes sobre la gestión del conejo hablan de «gestión sanitaria basada en el manejo de poblaciones naturales inmunizadas» (Mechan, Portas 2010).

Jaime Veiga Fontán
Presidente de SOS COELLO DE MONTE DE GALICIA
soscoello.blogspot.com.es

3 comentarios
10 mar. 09:40
josemiguelmontoyaoli
Estimado Jaime Vega:

Permíteme este breve comentario, sin otro objeto que animar un poco el debate, y compartir nuestro cariño por el conejo de monte, por la caza y, si me lo permites desde mi condición de riojano-navarro, por Galicia (si lo prefieres puedes contestarme en gallego).

¿Las manipulaciones diversas de la especie (repoblaciones en especial) y de su hábitat natural no estarán en la raíz de lo que está pasando? El monte no es una granja sin tapias, ni un corral a cielo abierto. Un manejo, infinitamente más natural y respetuoso con los agrobiosistemas locales (galaicos en vuestro caso) que los que hoy se proponen con tanta facilidad, y modelos de investigación más lentos y reposados, basados en modelos heurísticos (ensayo y error, bajo rigurosos y constantes protocolos de manejo local) son el verdadero camino. Los modelos baconianos ("papers"), por su misma universalidad, están poco adaptados al avance de los conocimientos en materia de manejo local de los recursos naturales renovables (y la caza lo es).Tal vez sería mejor comenzar a abandonar lo que ya se ha demostrado hasta la saciedad que no funciona. Si en lugares como Doñana, pese a haberse producido cientos de "papers", cada vez hay menos conejos; si además llevamos con similares estrategias muchos años ya ¿No habrá llegado el momento de cambiar el camino?

Un afectuoso saludo desde la más absoluta cordialidad. Miguel
24 mar. 08:32
Roberto37
Estimado Jaime,
Como siempre es un placer leerte. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de las repoblaciones, totalmente convencido que la suelta de conejos procedentes de zonas distantes al propio coto en una zona donde queda algún conejo, con toda seguridad produce que al cabo de uno o dos años haya menos conejos de los que había antes de soltar. Y en todas las ocasiones he comprobado que aunque sólo queden 7 u 8 conejos, es mucho más fácil y económico levantar esa población que soltando cientos de conejos. Por suerte el conejo es una especie muy agradecida que se recupera muy rápido con las mejoras de hábitat.
Soy de lejos y no conozco bien Galicia, pero el conejo funciona de forma muy parecida en todo nuestro país y muchos de los ejemplares que se sueltan proceden de zonas donde están hibridados con conejo doméstico y sobre todo poseen muchos parásitos y enfermedades distintos a los de nuestro coto y que pueden provocar la muerte o debilidad de los conejos autóctonos.
Lo único que no estoy de acuerdo es con que los predadores o la caza perjudican tanto a las poblaciones, como he comprobado en zonas llenas de jabalí, zorros, garduñas, etc. Donde las poblaciones de conejo no tienen ningún problema para mantenerse. De hecho ya sabes que considero un error grave dejar de cazar el conejo para conservarlo, porque suele producir el efecto contrario al esperado y disminuir la población: No hay más que ver el efecto de las reservas de caza en los cotos sobre las poblaciones...
La nueva variante de la enfermedad hermorrágico vírica ha sido muy importante en todo el país, sobre todo en las poblaciones pequeñas y aisladas que en ocasiones han llegado a la extinción local, sin embargo en mi provincia después de unos tres años de su aparición, las poblaciones que han logrado sobrevivir ya están recuperando su antiguo esplendor y parece que han desarrollado una cierta adaptación.
La traslocación dentro del propio coto me parece una idea muy buena y efectiva si se hace en los momentos adecuados, simulando la dispersión natural del conejo de monte. Esos conejos no producen riesgos sanitarios y de forma indirecta, su extracción de las zonas con densidades media y alta, puede incluso favorecer a la población de la que se extraen.
Muchos ánimos y enhorabuena por tus esfuerzos, hace falta gente desinteresada como tú para cambiar muchas falsas creencias sobre la gestión del conejo, que lejos de favorecerlo lo perjudican considerablemente. Un abrazo.
24 mar. 13:10
josemiguelmontoyaoli
Amigo Roberto 37:

Aunque estoy de acuerdo con prácticamente todo lo que dices, y se nota que lo dices desde el conocimiento real y desde el más sano sentido común; si me lo permites, diré que no comparto las traslocaciones (pese a que es cierto que son un paliativo para las tan mal llamadas "repoblaciones"). Los conejos traslocados, buscan regresar o regresan a su lugar de origen en la misma noche, y traslocar es ilusión, tiempo, dinero y trabajo perdidos. Parte de ellos mueren en el proceso de captura y suelta por las lesiones y la tensión acumulada, y otros son presa fácil de los depredadores, porque no conocen bien los careos naturales de huida durante el regreso a "su casa" (los animales territoriales son como el simpático extraterrestre ET). Lo dices bien claro: la solución es seguir cazando ¡Siempre! pero dejando un mayor número de supervivientes al finalizar la temporada de caza: la repoblación natural, sin manipulación alguna y en base a conejos verdaderamente autóctonos y residentes en sus propios lugares de origen. Ellos mismos se extenderán poco a poco como una mancha de aceite. Diseñar y aplicar correctamente los planes de caza creo que es por tanto el verdadero camino. Una gestión lo más natural posible, es la vía que todavía no hemos ensayado lo bastante; pero todas las demás no están dando solución a la cuestión "conejo", sino que más bien vienen siendo el origen del problema. ¿No será el tiempo de cambiar de estrategia? Por lo menos probemos.

Un afectuoso saludo. Miguel

 

Leer más
Otros artículos de Jaime Veiga Fontán

Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural
(30/05/2011)

Artículos relacionados con 'Opinión'

Los invasores
Julen Rekondo

La caza no es un deporte en España
Víctor Mascarell

El deporte de la caza
José Luis Garrido

El lobo necesita soluciones, no persecuciones
Julen Rekondo

Argumentos contra la matanza del arruí español
Raimundo Montero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197227 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154089 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149137 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (111970 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104249 lecturas)