Internet para tontos

Desde esta perspectiva hace tiempo que afronté el reto de aporrear las teclas del ordenador. En vista de que según todos los periódicos (los de papel claro, no los digitales) hablaban de continuo sobre una época de cambio basada en la «globalización, tecnología digital, TIC, cosas 2.0» y demás parafernalia cosmopolita.

Roberto Rodríguez | 10/02/2015

2878 lecturas

Yo, hombre de campo apenas ilustrado en mi trabajo, sí conseguí darme cuenta de la revolución que esto suponía para el mundo: después del periódico vino la radio, luego la televisión y hoy son los ordenadores e internet…

Cada uno, en nuestro pequeño entorno, sumamos o restamos adeptos a la imagen que de la caza se tiene

Y no hablo de mí y los de mi generación, sino de mis hijos y nietos, que ya no usan ordenadores, ¡sino teléfonos! Leo: «Un 74% de los jóvenes se conecta a diario desde el móvil, un 90% una vez por semana». Las aplicaciones de uso son infinitas, pasando por reproductores de música, despertador, juegos, agenda, cámara de fotos, reloj, etc. ¡Lo utilizan para todo!, menos para hablar por él…

Esta conectividad total (internet, móvil y social) hace que la forma de encarar cualquier ámbito en el futuro pase ineludiblemente por internet, es el paradigma que ha cambiado todo. Precisamente por eso creo que es tan importante conocerlo y usarlo a la perfección, porque si internet dispone de toda la información que sobre algo se busque, debemos gestionar en el mundo cinegético los contenidos digitales que colgamos, lo que decimos y lo que vemos.

Decir que la caza se encuentra en peligro de extinción no es alarmismo, es una realidad contrastada

Cada uno, en nuestro pequeño entorno, sumamos o restamos adeptos a la imagen que de la caza se tiene; en una sociedad cada vez más sensibilizada con el respeto al medio ambiente y su fauna, los cazadores debemos transmitir valores éticos y sostenibles para cambiar la tendencia que sobre nuestra afición comienza a extenderse.

Porque decir que la caza se encuentra en peligro de extinción no es alarmismo, es una realidad contrastada. Ello lo prueba principalmente la falta de relevo generacional de los cazadores; su origen puede deberse a muchas cosas, o quizá se resuman en dos: el desconocimiento generalizado del mundo rural y que los gustos son otros. Ello no quiere decir que sea el fin de la caza, este hecho sólo expone que nos encontramos en un cambio de época en el cual internet puede ser la gran oportunidad que todos estábamos esperando.

De nosotros depende escribir la continuación de nuestra historia. Juntos.

Roberto Rodríguez

 

Leer más
Otros artículos de Roberto Rodríguez

Los propios dioses
(12/06/2015)

Morir matando
(07/05/2015)

Lo que el viento se llevó
(25/02/2015)

Violencia en las calles
(16/01/2015)

Crónica de una muerte anunciada
(25/12/2014)

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193891 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148263 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145891 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109418 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103412 lecturas)