Violencia en las calles

Y el título no es referencia a los recientes acontecimientos terroristas ocurridos en Francia, sino a la escalada de tensión y violencia que estamos viviendo en el medio ambiente español. Sí, sí: ¡violencia! Porque según declaró el Ministro de Interior tras el asesinato del hincha del Deportivo de la Coruña en Madrid: «De la violencia verbal a la física sólo hay un paso».

Roberto Rodríguez | 16/01/2015

2567 lecturas

Así pues, ¿qué es la violencia según el marco jurídico en España? «Es todo acto que causa o es susceptible de causar daño o sufrimiento (físico, sexual o psíquico), e incluye amenazas a la integridad física y moral… tratos inhumanos o degradantes».

Pero para llegar del insulto al puñetazo se pasa antes por varias fases de tensión, de una manera sutil y permanente existe una hostilidad constante e insidiosa:

  • 1. FASE de ACUMULACIÓN: se suceden actos de violencia menor y abusos verbales (por ejemplo acusaciones en las redes sociales, noticias falsas, etc). La tensión nace en torno a conflictos cotidianos (por ejemplo el Lobo Ibérico). El maltratador expresa su hostilidad pero no de forma extrema, sino a través de menosprecios, insultos, etc. y anula las posturas y reclamaciones de su víctima mientras ésta trata pasivamente de evitar un incremento de la violencia.
  • 2. FASE de AMENAZA: se pasa de la ofensa verbal a su descalificación y criminalización a través del ridículo público (p.ej. con insidias en medios de comunicación generalistas: como las vertidas por Julia Otero y el programa “El Hormiguero”).
  • 3. FASE de AGRESIÓN: La descarga de la agresividad alivia la tensión del maltratador a través del uso y coacción de violencia física (p.ej. con actos vandálicos contra la sede de la Federación de Caza de Castilla y León, o la destrucción de casetas en terrenos privados).

Sin embargo existe una última fase en esta violencia cíclica y es la de Conciliación-Luna de miel en la que se vive un momento de calma, arrepentimiento, disculpas, incluso existe la promesa de reconciliación y de que no volverá a suceder. Se crean propósitos de enmienda y se intenta que la relación funcione, o si no de nuevo retornaremos a la Fase 1…

No hay posibles soluciones para erradicar la violencia, si no hace tiempo que no existiría en la sociedad humana. Sin embargo los cazadores debemos actuar con perspectiva frente a los ataques que desde diferentes avanzadillas padecemos; si respondemos con violencia (como ya hay algún ejemplo que prefiero no mentar) la contingencia que puede surgir en el futuro es real y preocupante porque será un perfecto caldo de cultivo y presentará un modelo de conflicto (acción-reacción) que convertirá en cíclica esas fases de violencia.

Con todo, Leyes y Educación son las respuestas que siempre hemos defendido, pero recordad también que frente a la violencia y los ataques arbitrarios los cazadores protegeremos a ultranza nuestros derechos y tradiciones, incondicionalmente.

Roberto Rodríguez

 

Leer más
Otros artículos de Roberto Rodríguez

Los propios dioses
(12/06/2015)

Morir matando
(07/05/2015)

Lo que el viento se llevó
(25/02/2015)

Internet para tontos
(10/02/2015)

Crónica de una muerte anunciada
(25/12/2014)

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194045 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148512 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145997 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109495 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103453 lecturas)