La importancia de la formación en la actividad cinegética

Para realizar cualquier tipo de actividad, es necesario conocer las reglas, sobre todo cuando de nuestro desconocimiento se pueden ver afectados el medio natural y las poblaciones cinegéticas y no cinegéticas que lo habitan.

Iván Poblador Cabañero | 08/10/2014

2269 lecturas

La actividad cinegética ha cambiado en los últimos años de una forma considerable. Siempre ha estado muy relacionada con el mundo rural, ya fuera vista desde la perspectiva del que la utilizaba como un recurso nutritivo, como el que la consideraba como actividad lúdica de disfrute o consecución de trofeos.

Actualmente, se ha introducido un nuevo componente, que no es otro que el económico. En muchas zonas, la caza es un recurso que aporta cuantiosos jornales de forma directa e indirecta, por lo que se tiene en cuenta en muchos de los presupuestos locales.

Existen innumerables empresas relacionadas con la caza, ya sean trabajando directamente con la fauna cinegética y sus espacios, como aquellas que de forma indirecta obtienen sus recursos de tal actividad.

Hasta aquí no se ha dicho nada nuevo. Pero la realidad es que todas estas empresas y jornales dependen directamente de las poblaciones cinegéticas, ya que sin éstas la caza y todo lo que supone, se reduce o desaparece.

La caza debe ser considerada como un aprovechamiento lógico de un recurso natural renovable. Es decir, es necesario entender la caza como una actividad natural sostenible. Este concepto nos da idea de que la utilización del recurso es posible, pero siempre dentro de unos límites de actuación claros, lógicos y coherentes con el medio. Se nos “llena la boca” diciendo que la caza es un medio de conservar la naturaleza (teoría que considero cierta), pero salimos al campo y vemos las innumerables aberraciones que cometen algunos mal llamados cazadores.

Como en botica, en el mundo de la caza, también hay de todo. Mal cazador es aquel que supera el cupo de extracción establecido, aquel que caza mediante artes o modalidades no legales, aquél que caza en veda o especies que no aparecen en el listado oficial, aquel que no conserva o mejora los hábitats cinegéticos, etc. Pero peor cazador es aquel que no conoce qué es un cupo de extracción, que no le han explicado cuáles son las artes o medios permitidos, que no conoce cuáles son las especies cinegéticas en cada autonomía o que desconoce los preceptos biológicos de cada una de las especies cinegéticas.

Al decir esto último en clase, siempre sale algún alumno que comenta lo mismo: “hasta para cazar hay que estudiar…”, y siempre respondo lo mismo “pues sí, hijo, sí…”.

Para valorar y conservar es necesario conocer, y esto sólo se consigue mediante la formación.

Tradicionalmente, la formación era vía familiar, es decir, el encargado era el abuelo o el padre. Esta formación teórico-práctica en el propio campo, era la mejor. Se aunaban sensaciones, nervios, cariño, disciplina, conocimientos, pero sobre todo, respeto a la naturaleza, por lo que su conocimiento conllevaba su conservación. Creo que actualmente es necesario algo más.

Antes era suficiente aprender a cazar, pero ahora además, es necesario saber de caza, es decir, la caza se ha convertido, como ya hemos dicho, en un recurso económico muy importante, por lo que se ha profesionalizado o por lo menos ésta es la tendencia. Creo que sólo mediante la profesionalización es posible la conservación de las especies cinegéticas puras y su aprovechamiento lógico. Para ello es necesaria la formación cinegética, impartida desde cualquier estamento, pero siempre con una idea común y primordial, la de conservación y aprovechamiento sostenible de las especies cinegéticas. Errores como la introducción de información genética alóctona, traslocaciones y supuestas repoblaciones mal planteadas, cambios etológicos en las especies cinegéticas, reducción de hábitats apropiados para éstas, etc., deben ser eliminados o por lo menos reducidos. La única herramienta posible es “estudiar hasta para cazar”…

Por supuesto que el declive de algunas especies cinegéticas no sólo dependen de los cazadores, ya que existen factores mucho más dañinos que la acción cinegética: políticas agrarias no sostenibles, cultivos y labores agrícolas no compatibles con el medio, destrucción de hábitats apropiados para la reproducción, utilización de fertilizantes y pesticidas con el daño que producen sobre las poblaciones cazables y no cazables, etc. Aunque también hay que decir que, mediante la formación, también podemos combatir contra estos enemigos…

Por todo ello se establecen mecanismos formativos desde diversas entidades, ya sean RFEC, APROCA, Universidades, etc. Desde el CPR EFA Oretana creemos que la formación cinegética es básica para el desarrollo de esta actividad, por lo que impartimos diversos cursos cinegéticos a lo largo del año: Guarda particular de campo, iniciación a la cetrería, control de predadores, etc.

En octubre se imparte un curso de 80 horas de Gestión Cinegética, destinado a aquellos cazadores o estudiantes interesados en la gestión de los acotados de caza mayor y menor, en el que se desarrollarán temas de mejora de las poblaciones, hábitats, conteos cinegéticos, estimación de los cupos de caza, etc. La titulación que se obtiene es reglada, ya que la expide la Consejería de educación y ciencia de la JCCM.

Buena gestión.

Iván Poblador Cabañero
CPR EFA ORETANA. Ctra. Madrid-Ciudad Real, km 78.
45112 BURGUILLOS. 925 228 215-606 567 412.

1 comentarios
17 oct. 2014 00:55
Igor24
Igor24  
Felicidades aunque queda mucho por hacer en formación: definir atribuciones de las diversas formaciones, mejorar los contenidos (que están muy por detrás de las experiencias actuales), invertir en investigación sobre la gestión de los recursos naturales (en pañales), que tenga aplicación práctica y retorno a los contenidos formativos, e incluso concentrar y normalizar la formación, a nivel estatal, en los diversos cursos según sus objetivos y atribuciones; incluso creando o concretando las figuras de los profesionales del ramo... Buena caza.

 

Leer más
Otros artículos de Iván Poblador Cabañero

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193897 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148267 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145895 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109420 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103413 lecturas)