Browning A-5 Ultimate Partridges

Se están poniendo otra vez de moda los relojes de cuerda, los coches clásicos, así como todo lo que tenga un cierto aire retro. Creo que esta A-5, con su característica presentación y su sistema inercial, hay que mirarla bajo ese prisma, teniendo en cuenta que es estéticamente prácticamente igual a la famosa Auto Five (A-5) que diseñó J. M. Browning en los albores del siglo XX, pero tuneada, conservando cierto parecido, pero incorporando lo mejor del momento en cuanto a materiales y tecnología.

J. P. Bourguignon | 20/03/2014

10676 lecturas

La primera A-5 (moderna) que probé fue la A-5 Compo, es decir, la de culata sintética, que a decir verdad me fascinó por su efectividad, pero que estéticamente, al ser tan ‘negra’, no despertaba pasiones, aunque posiblemente es la que yo elegiría por su innegable robustez y practicidad, aspectos a los que les estoy dando cada vez más importancia. Hoy me llega para probar este exquisito modelo Ultimate Partridges, que viene como ‘lo último para la perdiz’ (hay otro modelo similar para los patos), que viene pisando muy fuerte y tiene como pretensiones desbancar a las clásicas paralelas en cacerías de alto standing, donde la paralela, incluso por pareja o tríos, viene reinando desde los principios de la tradicional modalidad del ojeo de perdiz.


La culata es de madera de nogal de color claro, salpicada con vetas más oscuras, contando con un acabado al aceite.

El pistolet es largo y muy angulado, contando con una gran superficie de picado.

Por muy tradicionalistas y puristas que sean los cazadores franceses o los lords ingleses, sinceramente no creo que en una de sus cacerías desentone para nada esta Ultimate Partridges, que es tan bella y noble como las que más. Pero entremos en detalles.

Estéticamente, si la primitiva Auto Five al lado de la nueva A-5 son muy parecidas, con su armazón angulado en forma de joroba (que le dio el apodo de ‘la jorobada’ y desde luego es un tanto extraño que ahora que todos los fabricantes han optado por las líneas cuanto más fluidas mejor, se vuelva a adoptar ese diseño característico. Desconozco si se trata de una cuestión puramente de marketing, de un homenaje a su antecesora o de un voluntario acercamiento al tan de moda estilo ‘vintage’, el caso es que resulta de máxima eficacia, tal como veremos a continuación.


El guardamanos es bastante largo y estilizado, dado que en su interior se encuentra el tubo de almacenamiento con capacidad para cuatro cartuchos, aunque en España, como marca la legislación, viene con un limitador que evita el poder introducir más de dos cartuchos.

Culata y guardamano

Esta culata así como el guardamano son de buen nogal de color bastante claro, salpicado de vetas más oscuras. El acabado es al aceite, facilitando la conservación del arma, ya que pasando un trapo ligeramente aceitado de vez en cuando recupera su brillo original y además se oscurece, adquiriendo con el tiempo una magnífica pátina. El picado es fino, pero nada agresivo y mantiene el arma bien sujeta en la mano. El pistolet es largo y muy angulado y aunque proporcione un buen agarre no resulta tan rápido como el redondeado tipo Príncipe de Gales de su antecesora que hacia girar el arma al hombro con un solo movimiento de la mano.


La carcasa es de ergal con acabado tipo niquelado semi mate para disminuir los brillos, contando en ambos lados con unos elegantes grabados de aves en pleno vuelo.

En cuanto al diseño de la culata, obviamente es recto. Termina con una cantonera de goma tipo “Inflex” que absorbe a la vez retroceso y acelera el movimiento de recuperación y cierre (al dirigirlo otra vez hacia delante). La culata es algo más corta que las normales y al encararse el arma se queda el escalón de la carcasa totalmente en ángulo recto (se llama ahora perfil Humpback y es lo que le dio el apodo de la ‘jorobada’ a su antecesora) muy cerca del ojo y alineada con el cañón, lo que facilita la puntería y la hace tremendamente precisa. En la A- 5 no hay que buscar, como en otros diseños actuales, el punto de mira entre líneas curvas y fluidas, viendo según se encara más o menos banda, que es lo que provoca los fallos, sino que todo queda directamente alineado.


Dentro del guardamontes nos encontramos con el gatillo, bañado en oro con el fin de protegerlo contra la oxidación, que cuenta con un recorrido corto y sin escalonamientos manteniendo en los tres tiros la misma presión.

Carcasa y mecanismos

No voy a volver sobre el peculiar diseño de la carcasa ni sobre sus virtudes. La de la A-5 ya no es de acero, sino de ergal con acabado tipo niquelado semi mate para limitar los brillos. Esta carcasa está profusamente grabada en ambos lados con bandos de perdices y volutas (hay otro modelos con bandos de patos). Los mandos ubicados son simples, contando con la palanca de armado, el botón de liberación de la masa de cierre, el seguro pasante y una pequeña palanca situada delante del guardamonte, que permite que funcione el extraordinario sistema “Speedy Loading Plus”, exclusivo de Browning (que, por cierto ya existía en la primera Auto Five).

Este sistema permite que, una vez disparado el último cartucho y con la recámara abierta, introduciendo un cartucho por la trampilla de carga, éste suba directamente a alimentar y cargar el arma. En un ojeo, cuando el tiempo apremia, esto evita la pérdida de tiempo y la dificultad de introducir un nuevo cartucho en la recámara por la ventana de expulsión.


La A-5 lleva el sistema de recarga ‘Speedy Loading Plus’, sistema que permite una gran rapidez de carga.

El cañón

El cañón tampoco tiene nada que ver con el de su antecesora, con chokes fijos salvo el indestructible cromado interior. Es como todos los últimos que monta Browning, es decir, de tipo “Back Bored" o sea con recámara sobredimensionada.


El cabezal de cierre giratorio traba directamente en los alvéolos del cañón.

Esta escopeta funciona con un nuevo sistema inercial que el fabricante ha denominado ‘Kinematic Drive’, muy fiable, longevo y que funciona con todo tipo de cartuchos.

Tiene a continuación un tramo “Vector pro” para proporcionar más velocidad al taco de perdigones y luego un tramo liso de 18,8 mm, seguido de un choke interior intercambiable extralargo de 80 mm tipo “Invector DS” el cual se encarga de una correcta reagrupación de los perdigones. En la parte trasera se encuentran los alvéolos, donde traban los tetones de la cabeza giratoria del cerrojo. El cañón normal es de 71 cm de largo aunque hay disponibilidad de cañones más.

Jean Pierre Bourguignon

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

Leer más
Otros artículos de J. P. Bourguignon

De caza con Swarovski y sus nuevos visores
(13/04/2007)

Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Vocación de campeona
Alberto Aníbal-Álvarez

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197596 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154743 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149553 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112251 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104316 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas

 

 

Dos opciones para elegir

Con esta A-5, Browning acaba de completar el círculo, ofreciendo al público dos escopetas superlativas, una de automatismo por toma de gases, la maxus, y otra de automatismo inercial, la nueva A-5, es decir, para colmar los gustos y ambiciones de cualquier cazador, por exigente que sea. Por mi parte, al haberlas usado desde joven, he tenido cierta predilección por las inerciales, y esta A-5, con su aspecto ‘vintage’ y su magnífico acabado es un auténtico lobo con piel de cordero, que dará mucho que hablar, incluso en cacerías de muy alto nivel, donde, hasta ahora, reinaban refinadas parejas de paralelas.

Nuevo sistema inercial ‘Kinematic Drive’

Aquí es donde, aparte del diseño, volvemos en parte a los orígenes, abandonando el tan prodigado sistema de recuperación de gases por este inercial, que sin lugar a dudas es infinitamente más limpio, menos complicado y más longevo. Sigue siendo inercial, pero difiere totalmente del anterior, usado en la Auto-Five, en el cual retrocedía el cañón, lo que era bastante espectacular y ruidoso por la cantidad de masas que movía. Aquí, en la nueva A-5, el sistema se denomina ‘Kinematic Drive’ o de transmisión cinemática, que es un sistema de inercia retardada, es decir, con una cabeza de cierre giratoria que traba directamente en unos alvéolos del cañón. Este sistema es de lo más fiable, longevo y funciona perfectamente con todo tipo de cartuchos y cargas (12/70, 12/3" y 12/3½"). El sistema de disparo también ha cambiado, reemplazando el tradicional tecla/gancho, ideado en su día por Browning, por el ‘Lightning Trigger’ (disparador relámpago en castellano), que mejora el tacto, limita las tensiones y reduce el tiempo de repetición.

Ficha técnica

  • Fabricante: Browning
  • Tipo: Semiautomática
  • Sistema: Inercial ‘Kinematic Drive’
  • Longitud cañón: 66/71/76
  • Calibre: 12 Magnum (76 mm)
  • Peso con cañón de 66 cm: 3,1 kg.
  • Precio: 2.070
  • Distribuidor: Aguirre y Cia. www.aguirreycia.es