Rifle Bergara BX 11

Conocí al BX 11 de Bergara el pasado febrero en la feria de Madrid, y la primera sensación fue francamente agradable. Me pareció bien hecho en todo su conjunto, muy compacto y manejable, atractivo por su diseño, sin olvidar un muy robusto cerrojo con seis tetones. Además, se inscribía en la moderna familia de los ‘multicalibres’. Sin duda que desde aquel momento quería probar aquel novedoso rifle, español para mayor interés, algo que se ha retrasado nada menos que siete meses.

Luis Pérez de León

Luis Pérez de León
Director de la revista Armas Internacional

17/02/2014

5666 lecturas


Uno de los blancos utilizados en la prueba, con tres grupos de tres disparos y buenas agrupaciones, aunque un tanto ‘estiradas’, sin duda por mi culpa. Para mí tiraba ‘bajo’, pero no lo toqué en altura, aunque sí corregí un mínimo para centrar en lateralidad los impactos.

Cuando conocí personalmente al BX 11 estaba en la curiosa situación de pertenecer a una empresa a la que llevaba ya varias semanas asistiendo para trabajar en… nada. La editorial propietaria de la revista que ocupó mi vida en los últimos 20 años había dado la orden de “parar”, y no sólo a mi a publicación, lamentablemente, sino a más de 60 de las que componían aquella gran empresa.

Pero vuelvo a aquel stand de Bergara donde me atendió el responsable comercial de la marca, Félix Fernández, un buen amigo desde hace ya muchos años. Recuerdo cómo su lógica ilusión al mostrarme el nuevo rifle se enfrentaba a la desazón que yo sentía al no saber realmente qué iba a pasar con aquel concurso de acreedores presentado por mi editorial. Algo que aún tardaría meses en concretarse definitivamente. Al final 99 personas pasamos a engrosar las cifras del paro para saber en primera persona lo que es “la crisis”, más de 60 revistas dejaron de publicarse y más de 17 millones de euros se declararon como deuda. ¡Impresionante!

El valor práctico de los multicalibre se impone cada día más en los cazadores

Pido perdón por haberme “disipado” un tanto, pero si en mi mente un tema se unía al otro es porque les aseguro que el rifle BX 11 se mantuvo latente para mí durante todos estos meses que han transcurrido desde que lo conocí en la feria madrileña. Seguramente en ello pudo influir que el último reportaje de rifles que publiqué en la otra revista fue sobre los Bergara Apex y Scout (en enero), y desde luego que también porque el tiempo iba transcurriendo y no veía ningún artículo sobre él en las muchas revistas donde aparecen rifles de caza. ¿Qué estaba pasando?


La forma del guardamonte hace temer en un principio que podría alcanzar la mano por el retroceso, pero realmente ésta queda sobradamente lejos de él.

Bergara BX 11: El primero

Hoy sí sé por qué este arma no ocupó esas páginas que por derecho propio debería haber protagonizado en muchos medios, y es que esa crisis maldita que azota tantos países (y que parece cebarse en el nuestro), influyó también para que más de una empresa suministradora de Bergara dejara literalmente “colgada” a esta compañía, generando graves retrasos y perjuicios. Al margen pudieron influir los lógicos problemas que surgen en los nuevos modelos, además de que en el caso de esta marca, la “situación se pudo complicar por la suerte de contar con un buen número de clientes extranjeros –como marcas de gran prestigio internacional–, que están solicitando continuamente sus servicios (léase importantes pedidos de cañones). En suma, un buen número de factores se conjugaron para que los BX 11 hayan salido de fábrica hasta ahora a un ritmo mucho más lento de lo previsto; tanto como para no aconsejar un aumento de su promoción con reportajes y artículos.


El cargador monohilera tiene capacidad para tres cartuchos. En la foto se aprecia la personal forma redondeada de toda la zona inferior del rifle.

Vista interior del guardamanos del Bergara BX 11, mostrando las robustas piezas que componen su sistema de anclaje al rifle. Ensamble y separación son del todo sencillos e instantáneos.

Pero esa situación ha cambiado ya por completo, y la revista Armas Internacional tiene hoy el privilegio de poder ofrecerles en exclusiva el primer artículo dedicado en profundidad a este arma, que es además el primer rifle español de repetición fabricado en serie con la capacidad de intercambiar su calibre.

Antes de entrar directamente “en materia”, les diré que ha sido diseñado por el equipo técnico de Bergara, liderado por el ingeniero Íñigo Lizarralde. También que sus siglas obedecen a la Inicial de la Marca (“B”) y al año en que concluyó su desarrollo (2011), habiéndose mantenido la “X” que Bergara aplicó al iniciarse este proyecto, tal como hace el U.S. Army con las diferentes armas durante el período de desarrollo y evaluación.

Félix Fernández, que tuvo el “detalle” de traerme el rifle personalmente hasta Madrid para las fotos y pruebas durante unos días, y que esperó hasta poder llevárselo de vuelta (puede que también porque había quedado “citado” con unos corzos un par de jornadas después), me respondió cuestiones relativas al nuevo rifle. Me habló también de la gran relación de Bergara con el mercado estadounidense (como luego explicaré), y que ésta había influido directamente en el concepto principal que se barajó al plantear el proyecto del BX 11. Sin duda que en la fábrica vasca sabían cómo cierto rifle alemán ha calado en el mercado en los últimos años, tanto incluso como para haber “forzado” a otras varias marcas a desarrollar su versión más o menos afortunada de cerrojo rectilíneo.


Varios generosos taladros efectuados en el cuerpo del cerrojo son una garantía de seguridad ante el potencial riesgo de los efectos de una vaina rota o desculotada.

En varias fotos se puede ver el “alambre” que impide situar el cerrojo frente a la recámara, y también servir de “guía” para montar el cabezal.

Pero al margen de que Bergara pretenda vender muchos rifles en España y el resto de nuestro continente, como es lógico, se da la circunstancia de que por cuestiones de afinidad con importantes empresa americanas, su mercado principal (como sucede con sus cañones) estará en los EE.UU., y es demostrable que allí los cerrojos rectilíneos no son precisamente los líderes. Se optó por tanto en dotar al nuevo rifle con un mecanismo de cerrojo basado en el súper famoso y probado sistema Mauser 98, aunque con las evidentes y necesarias modificaciones para convertirlo en un cerrojo moderno en todos los sentidos y manteniendo todas las premisas de seguridad, robustez, precisión, etc., aunque, eso sí, con una característica del todo práctica y deseable para cualquier cazador, como era la de poder variar el calibre a utilizar, y ya sabemos que en USA hay un MONTÓN de MILLONES de cazadores.

Toda una ventaja… “precisamente”

En Estados Unidos se fabrican muchos rifles por diferentes marcas, pero haciendo memoria no recuerdo ningún modelo de los principales productores que ofrezca esa posibilidad de poder cazar con seguridad y eficacia desde presas varmint a osos grizzly con el mismo rifle al poder variar su calibre, y ahí el BX 11 español (con notables connotaciones yanquis), puede tener una buena baza.


Las piezas metálicas tienen un conveniente acabado superficial. El cabezal muestra sus excelentes mecanizados.

Se aprecian las dos “chavetas” de sección circular que integrándose en el cerrojo sujetan al cabezal en su posición. La llave suministrada, o cualquier otro pequeño útil, sirve para desplegarlas.

Pero además Bergara tiene otra ventaja, como es la de haber vendido allí un gran número de cañones adaptables a muy diferentes armas y haberse ganado un buen prestigio con ello. En España, habida cuenta, además, de las peculiaridades de nuestra reglamentación, sólo lleva un tiempo promocionando esos cañones, los que ya están consiguiendo excelentes resultados hasta en las principales competiciones de F-Class, donde hablamos de rifles (y evidentemente cañones) a los que se les exige una precisión superlativa.

Por si fuera poco, ha creado incluso un departamento “Custom” en su fábrica al que el cliente puede solicitar su cañón literalmente “a medida”, incluso para una carabina Ruger 10/22. Antes de abordar el comentario sobre cómo es el BX 11, es momento para que les comente que Bergara pertenece a la empresa Dikar, famosa desde hace ya muchos años en el mundo de las armas de avancarga, y encuadrada en el grupo empresarial Mondragón, que reune a su vez a otras empresas, como es Bergara Barrels (como dije reconocida en los EE.UU. por sus excelentes cañones), y sin olvidar a la muy importante marca CVA, especialista en las de pólvora negra y asimismo con antiguo prestigio en USA. Es decir, que puede decirse que el rifle nace con bastante camino andado en los “States”.


La disposición de tres tetones (que realmente son seis), aporta gran fuerza de cierre y rápida apertura.

Los BX 11 incluyen una robusta regleta tipo Picatinny para el montaje de muchos tipos y tamaños de visores. De momento no montan miras metálicas.

«Nuevo en esta plaza»

De verdad que era toda una alegría ver al BX 11, por fin un rifle de última generación español, destacando bajo los focos en el stand de Venatoria, y una situación similar fue la que volví a sentir cuando el responsable de Bergara lo puso en mis manos, ya en mi estudio fotográfico. El rifle volvió a demostrarse como un arma muy compacta, con el peso concentrado en la zona central para permitir un manejo eficaz y un rápido encare a poco que situemos las manos de forma adecuada.

Para este modelo se han fabricado culata y guardamanos sintéticos de color negro

Este modelo existe de momento con cañón de perfil pesado y 24” de largo, y de perfil ligero y 20”, y en breve existirán también una opción intermedia.

El que ven en la fotos es el ligero de 20” que Félix emplea para cazar y para divertirse en el polígono de tiro; una configuración creo que idónea para las diferentes opciones que fundamentalmente se ofrecen al cazador español, exceptuando quizás los recechos en los que haya que tirar muy lejos. Pero es asimismo la que yo recomendaría para la espesa sabana de Limpopo, en Sudáfrica, y con unas buenas balas del 9,3x62 que no le teman a los millones de arbustos que tantas veces se interponen entre el rifle y las piezas en distancias generalmente inferiores a 100 metros (aunque a veces ni siquiera puedes verlas a 40).


Posiblemente no llegue a dos minutos el tiempo necesario para cambiar el cañón y cabezal del BX 11 y disponer así de otro calibre.

Si lo que prefieres son rebecos en las cumbres, o desde Limpopo te vas a por springbucks al Kalahari (que parece que esos bichitos del tamaño de corzos traen de fábrica algún sensor que les avisa si te acercas a menos de 300 metros), bastará cambiar el tubo por uno de 24” varmint, en un calibre más rápido con el que no haya riesgo de desviaciones al rozar la bala con cualquier ramita y también con mayor rasante, un .300 Win Mag por ejemplo. Junto con el cañón cambiaremos el correspondiente cabezal de cerrojo y el cargador, y ya estaremos perfectamente preparado para un trabajo perfecto. Eso sí, modificando también el aparato de puntería.

La culata del BX 11 está bien dimensionada para resultar del todo adaptable a la mayoría de los tiradores. Curiosamente incluye carrillera tallada en ambos costados, un detalle que lógicamente agradecerán los zurdos (que en USA los hay a miles, y aunque la acción siga siendo diestra), y que hasta beneficia la estética por ambos lados. La culata, de nogal acabado al aceite, se remata por una cantonera de goma, y las superficies picadas para mejorar la seguridad de empuñamiento y manejo resultan eficaces y con personalidad. Puntales de palisandro en pistolete y guardamanos ofrecen un agradable toque de distinción.


Dos robustos tornillos Allen han de aflojarse (no hace falta quitarlos) para separar el cañón de la acción. Es muy rápido y sencillo, aunque el brazo de la llave que se entrega ha de ser más largo para que no tropiece con el visor en cada giro.

El rifle Bergara dispone también de una opción sintética para culata y guardamanos. El polímero empleado tiene un tacto muy agradable (que recuerda al Soft Touch de Hogue), y los “picados” resultan de nuevo eficaces en su función. Creo que es una buena idea ofrecer el rifle con esta “versión todo tiempo”, sin duda mucho más resistente a los cambios de temperatura o presión, la lluvia, el barro o la nieve, y que son a la vez que mucho más tolerante a los roces, golpes, etc. No obstante, Félix me habló del cuidado artesano con el flotado de los cañones en los guardamanos para que los posibles cambios dimensionales en la madera no lleguen a afectar al resultado de los disparos.

El guardamanos se separa de forma muy sencilla y rápida tras oprimir un botón en el centro de su zona inferior, y se coloca con la misma facilidad y seguridad, aunque seguro que me gustaría escuchar un “click” para confirmar el enganche de la pieza. Pero he de reconocer que lo hice no menos de una docena de veces y en todas quedó tan sólida como silenciosamente colocado.

Dos tornillos con cabeza “de estrella” afianzan el cajón de mecanismos a la culata. Tampoco el menor problema para su desarme a la hora de una limpieza en profundidad.


El Bergara se ofrece de momento con dos configuraciones de cañón (Ligero y pesado), y en breve habrá otra intermedia disponible.

Y ahora hablemos sobre los metales

Por supuesto que todas las piezas tienen su importancia en el rifle, pero seguro que en Bergara le prestan un mimo especial al cañón; influyen muchas más cosas, sin duda, pero las diferentes “zonas” del tubo, desde la recámara al refrentado de boca, pasado por el estriado, su perfección y paso de hélice apropiado, son fundamentales para que los impactos se agrupen o no en el blanco.

El tubo del Bergara está hecho de acero al carbono aleado, tipo AISI 4140, una variante con excelentes características metalúrgicas que aseguran su idoneidad en múltiples aspectos.


Tanto el puntal del guardamanos como el del pistolet cuentan con espaciadores e inserciones de maderas exóticas, palisandro en este caso.

La culata es de madera de nogal acabada al aceite, con unos “picados” muy funcionales que cumplen su cometido, con cantonera de goma y, curiosamente, con carrillera tallada en sus dos costados.

En la prolongación de la recámara se han tallado los nichos que albergan los seis tetones de que dispone la cabeza de cierre. Hay tres principales y otros tres de menor tamaño que realmente actúan como “seguridad añadida”, lo que nunca viene mal. Y otro tanto puede decirse de la hilera de taladros efectuados en el cuerpo del cerrojo y previstos para evacuar la presión en el caso de la rotura o desculotamiento de una vaina.

Pronto habrá también una versión “de luxe” del rifle Bergara

El ángulo de giro del cerrojo para formalizar su cierre es de sólo 60º, lo que se traduce en un accionamiento muy rápido. El deslizamiento resultaba muy suave y fluido, y sólo me sobró un punto de dureza al levantar su palanca (bien dimensionada y situada) para abrirlo, aunque hablamos de un rifle sin apenas uso.

El cabezal se separa del cuerpo del cerrojo con sólo “levantar” dos pequeñas piezas que se integran en éste. Hay un pequeño alambre asimismo integrado en el cuerpo cilíndrico que impide que no situemos el cabezal exactamente como ha de colocarse, y también que alguien pudiera situar el cerrojo ante la recámara (que evidentemente no lo “cerraría” sin cabezal) y pudiera producirse un accidente. Es una medida de seguridad tan sencilla como eficaz.

El gatillo es regulable entre uno y dos kilos, y se pueden montar los adaptables al Remington 700, lo que facilitará el trabajo a un usuario que decidiera cambiarlo por otro más e a su gusto.

El seguro longitudinal de dos posiciones. Se instala en el costado superior derecho de la garganta del pistolet y resulta absolutamente silencioso en su accionamiento, corto y preciso a la vez.

El cargador, magníficamente realizado en chapa estampada de acero y con una cómoda base, aloja tres cartuchos en calibres estándar; .308 Win era en este caso. La munición se apila en una sola hilera, garantizando así un perfecto alineamiento frente a la recámara, y con ello una garantía de fiabilidad en el crucial momento de la alimentación, donde tantas veces se producen “cruces” y agarrotamientos de cartuchos desde cargadores bifilares.


La palanca del cerrojo está bien resuelta en forma y dimensiones, y el seguro queda muy accesible y no emite el menor sonido al accionarlo.

En la zona inferior del guardamanos se encuentra el botón que hay que oprimir para separar esa pieza. Sencillísimo.

En el campo de tiro

Fotografié el rifle, tal como pueden ver en estas páginas, lo desmonté y aproveché para inspeccionarlo detenidamente. Y les puedo confirmar que está muy bien hecho y ajustado, con todas las ventajas inherentes a las máquinas de control numérico y su robótica fiabilidad y perfección.

Junto con el arma dispuse del visor Vortex (que les comento en un cuadro aparte) y también de cartuchos Norma Match Diamond con balas Sierra de 168 Grains.

El Bergara BX 11 es hoy el único rifle español de repetición fabricado en serie

Por supuesto que antes de salir para el polígono donde iba a probar el nuevo Bergara, estuve un buen rato encarándolo, pudiendo apreciar lo bien que se “echa a la cara” este BX 11 tan compacto y comprobando cómo la “pancita” redondeada del guardamanos llena a la perfección la mano para ofrecer un magnífico control en todo momento y hasta le da un toque de personalidad al arma. Estuve también manipulando el cerrojo y alimentando y expulsando cartuchos “dummy”.


No ofrece la misma estabilidad que una bancada, por supuesto, pero si el tirador pone de su parte, un bípode es muy capaz de permitirnos tiros muy precisos sobre el blanco, y más si es a sólo 100 m.

Llené varias veces el cargador, y ya sólo quedaba confirmar en la práctica lo que se prometía como una muy buena nota para el Bergara.

A 100 m del blanco, y con un pequeño bípode Harrys, el rifle realiza agrupaciones muy cerradas, con los impactos tocándose unos a otros, como pueden ver en una foto, aunque a mí se me escaparan un par de ellos unos cuantos centímetros. Se aprecia cómo hice tres “cacahuetes” verticales, quizás porque el gatillo me resultaba un poco duro, o seguramente también por mi falta de entrenamiento en los últimos meses.

En definitiva lo que cuenta aquí es confirmar que el BX 11 funcionó de forma impecable en todos los sentidos, y así lo hizo.

Luis Pérez de León

1 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

21 feb 12:03
cortapinas  
Me gustaría saber el precio aproximado, y si existe en calibres short.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Vocación de campeona
Alberto Aníbal-Álvarez

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (152547 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (112984 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (95265 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (90379 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (84793 lecturas)

En el número de septiembre:

  • VISORES RÉFLEX (I)
  • RIFLE 700 TÁCTICAL “CP”
  • CETME FESTIVAL 2014
  • MUSEO NACIONAL US MARINE CORPS
  • HERMANN HISTÓRICA
  • II EXPO-CPTO. PISTOLA HISTÓRICO-MILITAR
  • GAMO G-FORCE 15: AIRE TÁCTICO
  • PISTOLA PT-85 BLOWBACK: LA MÁS COMPLETA
  • CUCHILLERÍA BOKER
  • PISTOLA BERETTA M92 (y V)
  • PISTOLA FN 1910. DESARME PASO A PASO

 

 

Visor Vortex

El rifle montaba cuando llegó a mis manos un visor Vortex, firma distribuida en España por la empresa Bergara. Era el modelo HS de 4-16X y tubo de una pulgada. Desde afuera es un aparato sólido y bien construido, pero es al conocer sus características cuando se comprueba que se trata de un visor muy serio.

Vortex destaca que el cristal de dispersión extra-baja XD aumenta la resolución y fidelidad cromática, ofreciendo imágenes nítidas y precisas. También que las lentes con multicapa XR total aumentan la transmisión de la luz para máxima luminosidad, o que la purga con argón garantiza resultados óptimos en estanqueidad al agua y protección contra el empañamiento. Y lo cierto es que me ofreció un muy buen trabajo en el polígono al probar el rifle. Vortex produce además una gran variedad de aparatos ópticos y en breve aprovecharemos para saber mucho más sobre ellos y sus características.

Desde visores a telémetros o telescopios, Vortex fabrica una gran variedad de ópticas

Más rifles

Bergara fabrica también los monotiro Scout y Apex que destacan por seguros, fucionales y de precio muy razonable.

Ficha técnica

  • Origen: España.
  • Designación: Rifle BX 11.
  • Fabricante: Bergara.
  • Calibre probado: .308 Win. Disponible en otros varios y con la posibilidad de intercambio de cañones y cabezales de cerrojo.
  • Capacidad: 3+1 cartuchos.
  • Longitud total: 105 - 115 cm.
  • Longitud cañón: 20 - 24”.
  • Peso: 3,1 -3,7 Kg.