Proteger la biodiversidad, complejo y caro

La conservación de la biodiversidad es una actividad compleja y cara. Así lo ha puesto de manifiesto un reciente estudio publicado en la revista "Science" y que reflejamos en este artículo.

Jesús Llorente | 16/09/2013

6294 lecturas

En el estudio "Financial Costs of Meeting Two Global Biodiversity y Conservation Targets: Current Spending and Unmet Needs", realizado por McCarthy et al del BirdLife International de Cambridge, se indica que los fondos para conservar la biodiversidad mundial tendrán que aumentar si los gobiernos quieren cumplir con sus obligaciones de conservación para el 2020. De esta forma, para reducir el riesgo de extinción de todas las especies bajo amenaza habría que invertir unos 4.670 millones de dólares cada año. Si se establecen y mantienen áreas protegidas, la cifra se elevaría hasta los 76.100 millones de dólares anuales.

Como ya contamos aquí hace unos meses, los participantes en la Convención sobre Diversidad Biológica estuvieron de acuerdo en cuanto a las metas estratégicas de conservación que habría que alcanzar para el 2020; sin embargo, ha habido poca información sobre cuánto costaría alcanzar estas metas. Los investigadores esperan que esta información, estimada a partir de datos recogidos para especies de aves bajo riesgo de extinción, ayuden a los gobiernos a diseñar un plan financiero para alcanzar sus metas de 2020.

No hay proyectos relacionados con la conservación de las especies cinegéticas, a pesar de su condición de presas naturales

Sin embargo, la situación económica mundial no ayuda mucho. En el caso español, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha destinado en 2012 sólo unos 900.000 euros para impulsar proyectos y actividades que fomenten la biodiversidad, el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático, en el marco de la primera resolución de la convocatoria de concesión de ayudas de la Fundación Biodiversidad.

Según el Ministerio, las acciones beneficiarias de las ayudas han sido aquellos proyectos y actividades que se integran en las Líneas y Programas de Actuación del Plan de Estratégico del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad 2011-2017. Un total 22 proyectos seleccionados en primera convocatoria de más de 750 presentados. Los proyectos aprobados inicialmente se centran en la protección de especies como el oso pardo cantábrico, el alcaudón chico, el topillo de cabrera o la cerceta pardilla. También se han aprobado iniciativas para incidir en distintos tipos de ecosistemas, incluidos bosques y humedales, así como para estudiar la valoración económica de los servicios que prestan los ecosistemas. Otros proyectos que se impulsarán se centran en la reducción de emisiones para luchar contra el cambio climático, así como en el cálculo de la huella de carbono o en actuaciones vinculadas a sectores específicos como el residencial o la acuicultura.

Por lo que conocemos, ningún proyecto relacionado con la conservación de las especies cinegéticas, cuando en su condición de presas naturales de muchas de las especies en peligro, con el fomento de las primeras se conseguiría la conservación de las segundas. Está muy bien hablar de pérdida de calidad de los hábitats, de prácticas agrícolas incompatibles, aprovechamientos cinegéticos inadecuados y otro largo etcétera de motivos, pero llegó el momento de actuar. De no ser así, nos tendremos que ir acostumbrando a situaciones como la vivida en la temporada 2012/2013, una de las que ha registrado una menor abundancia de especies de caza menor en las últimas décadas.

Jesús Llorente

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197285 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154194 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149205 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112008 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104256 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas