Xarnego Valenciano

A raíz de la reciente creación, por la Real Sociedad Canina de España, de la normativa para Grupo Étnico Canino, el primer representante de los perros de caza y más concretamente del tipo podenco que espera ser reconocido como Raza oficial y, por tanto, se ha acogido a esta normativa, ha sido el Xarnego Valenciano.

José Luis Vicedo Castelló | 28/03/2013

16405 lecturas

Es el Xarnego Valenciano la casta canina más ampliamente representada en cuanto a número de ejemplares de todos los que pueblan la Comunidad Valenciana, que ha sido su cuna y es con diferencia su zona natural en la actualidad y allí no sólo supera a cualquier otra raza de caza, sino además con seguridad a cualquier otra raza canina que conozcamos.

Representado igualmente en todo el arco peninsular mediterráneo, ocupa amplias zonas de los valles bajos del Ebro: el sur de Cataluña (Tarragona y Lérida) y este de las tres provincias aragonesas (Huesca, Zaragoza y Teruel), amplias zonas de influencia manchega (Cuenca y Albacete), y toda la provincia de Murcia, con buena representación en todo el sudeste andaluz (Almería, Granada y Jaén, hasta Málaga).

El Xarnego guarda en sus rasgos actuales su esencia ancestral, rústica, su aura de “casta podenquera de antiguo” que le hace ser, para muchos de los incondicionales de esta raza, la genuina descendencia, ligada no sólo a lo que hemos dado en llamar podenco ibérico seguramente como ancestro de todas las castas de podencos de la península, del tipo de podencos que utilizaban los íberos, pues curioso es ver cómo siglos después ocupa, casi con toda exactitud, los mismos solares que ocupan las antiguas tribus íberas que poblaron Hispania. Las mismas tribus íberas que en sus cerámicas representan a podencos y conejos. Representaciones escultóricas del periodo de la romanización de Iberia nos muestran un tipo de podenco que ya coincide de forma neta con el de nuestro actual Xarnego. Incluso amplias zonas del sur de la vecina Francia de donde desapareció después de que allí se dictasen leyes que prohibían utilizarlo como perro cazador. En Francia recibía el nombre de Charniegue y así ha quedado en este país el uso de denominar así a cualquier casta de podencos estén o no reconocidos oficialmente.

La palabra Charnego ya aparece documentada en Castilla en pleno siglo XIII y hace referencia a los perros especializados en cazar de noche (hemos de hacer notar que los podencos durante largas etapas de su existencia han sido los perros de las clases sociales más desfavorecidas que tenían la prohibición de cazar bajo penas muy severas), todos ejemplares valiosos por sus cualidades venatorias (tanto más valioso ya no sólo por su especialización en la caza nocturna, sino además por el aporte de proteínas que suponían los conejos para las gentes humildes). La caza de noche con podenco se sigue practicando por algunos reducidos amantes de esta modalidad en la zona valenciana. Quizás esta fuese una razón importante para que esta estimada casta de podencos gozara hasta nuestros días en el subconsciente del aprecio de algunos pocos apasionados a ella, que rechazaron mestizarla con las demás razas de podencos reconocidas, posiblemente sea una de las razones que le ha permitido con tanta resistencia soportar el envite brutal de las razas de podencos reconocidas que han ocupado de forma mediática los espacios con todo lo que ello supone.

Como ha ocurrido con todas las razas cazadoras, sus virtudes funcionales son las que le han servido de salvaguarda para llegar con sus caracteres raciales intactos hasta hoy en día. Esas mismas virtudes que han moldeado un podenco “valioso” por partida doble en cuanto ha tenido que competir con sus “primos” reconocidos en lo mediático y en lo funcional.

Denominado también en la Comunidad Valenciana “Gos Coniller”, que hace referencia explícita y plena a su aptitud funcional, la caza del conejo en cualquier modalidad. Se mueve perfectamente en cuadrillas amplias de ejemplares en la “caza a diente” sin escopeta, pues es su forma natural de caza. Perfecto como podenco morralero para el cazador de escopeta de “a salto de mata”, que cace con dos o tres de estos podencos. Especialista en la caza con hurón y además, con notable éxito en la mayor donde muchas rehalas del este peninsular le prefieren. Dotadísimo para “seguir a peón”, seguramente por su herencia ancestral al uso en la caza nocturna. A sus reseñadas cualidades de rusticidad, que le confiere una resistencia notable a las enfermedades y sus amplias cualidades venatorias, debemos unir su legendaria resistencia, obtenida por su adaptación a un clima absolutamente abrasador en verano, su valentía y disposición.

Capítulo aparte merecen sus rasgos de nobleza que se traducen en una entrega absoluta hacia sus dueños, que en tiempos pretéritos cuando salían a faenar al campo llevaban siempre su Xarnego con ellos. Dato curioso que en la localización de ejemplares, cuando surgía alguna duda sobre el tipo de perro referido, solamente teníamos que pronunciar las palabras mágicas: “si hombre, aquellos que tu abuelo llevaba atados al carro y que incluso ayudaban a tirar a las mulas cuando venía un repecho” e invariablemente ante nosotros aparecía sin duda “el gos coniller”, el Xarnego quien inevitablemente acompañaba a su dueño y entre tarea y tarea era capaz de aportar algún que otro conejo al sustento diario.

Sin duda, la adaptación al medio en el que se ha fraguado durante cientos de años es la mejor garantía de que no hay un podenco mejor dotado para el tipo de terreno que ocupa y en esto ni el mismo Xarnego, ni los cazadores que le han preferido durante tantísimos años pueden estar equivocados. Duro, abnegado, resistente al calor, capaz en el reseco sur-este y en los lacerantes espesares del bosque mediterráneo.

Si lo observamos morfológicamente, tenemos confirmación de esto. De talla mediana, de constitución fuerte, con amplio y profundo pecho que le confiere una asombrosa capacidad de recuperación aeróbica después de las carreras, con buena sustancia ósea, amplitud de movimientos con vigoroso empuje trasero, dedos cerrados perfectamente adaptados a suelos áridos y una mirada inteligente, analítica, atenta, como si estuviese siempre presto a la acción. En definitiva, vital y dinámico.

Existe en tres tipos de pelo, liso, duro y sedeño, siendo la única casta de podencos que presenta este último tipo de pelo que además se transmite como ocurre con alguna otra raza autóctona de manera aleatoria entre las camadas nacidas de ejemplares de pelo liso. La variedad sedeña es conocida en la zona valenciana como “polserut”, palabra que define muy bien un tipo determinado de pelo que, aunque largo, es sustancialmente diferente por su disposición y textura.

La preocupación de un grupo de podenqueros aglutinados en torno al Club de Amigos del Xarnego Valenciano ha conseguido rescatarlo, para situarlo en el lugar que le corresponde junto a las demás razas de podencos Peninsulares. El Club nace en 2009 y desde ese momento se vincula con la Sociedad Canina de Alicante y, por ende, con la Real Sociedad Canina de España.

Inicia los procesos de toma de datos zoométricos y realiza el estudio de caracterización morfoestructural que presenta a los Organismos Oficiales y a la propia R.S.C.E. quien desde su Comité de Dirección y a propuesta de su delegado de Razas Españolas, D. Carlos Salas Melero, acuerda incluir al Xarnego Valenciano en el recién creado programa de Grupo Étnico Canino, junto a los Careas Castellano-Manchego y Leonés.

Con la ilusión en la que hemos trabajado estos años y con la certeza de haber conducido a nuestra estimada raza de podencos autóctonos al lugar que merece, os ofrecemos este artículo para que conozcáis y divulguéis una más de la joyas de nuestro patrimonio canino.

Jose Luis Vicedo Castelló

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

Leer más
Otros artículos de José Luis Vicedo Castelló

No hay más artículos de este autor

Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197611 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154772 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149568 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112261 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104317 lecturas)