La responsabilidad por daños en carreteras y cultivos, en vías de resolución definitiva

La trascendencia que para los cazadores tiene la responsabilidad por especies cinegéticas sobrevenida por accidentes en carretera y la tradicional sobre los cultivos, es de tal magnitud que desde algunas Federaciones, como la de Castilla y León, el territorio más castigado, tuvimos como objetivo prioritario su solución casi desde la creación de la Federación Autonómica.

Federación de Caza de Castilla y León | 15/03/2013

6403 lecturas

El exponencial incremento de las especies de caza mayor y su expansión en nuevos territorios junto con la cada vez mayor circulación de vehículos ha agravado año a año un problema que ahora mismo y con la actual normativa está visto que no tiene arreglo.

La Federación de Caza de Castilla y León ha sido pionera en iniciativas que intentasen controlar este problema que se nos venía encima. Vimos lo que iba a ocurrir promovimos un ajuste legal que, en su momento y en las circunstancias de entonces, creímos podía ser suficiente.

Así, en el año 96, en nuestra Ley de Caza Autonómica ya se reguló la contratación de un seguro colectivo por la Administración que cubriese la responsabilidad por daños, en carreteras por especies cinegéticas de caza mayor repercutiendo sus costes a los titulares de caza mayor. Después vendría la franquicia en este mismo seguro y por fin la eliminación de la obligatoriedad de la norma para la Administración dada la imposibilidad real de contratar en precio razonable un seguro que cubriese estas contingencias.

Impulsada por el grupo de federaciones autonómicas integradas en el F7 y la Oficina Nacional de la Caza

Los seguros que contrataban los cotos cada vez eran más caros y como una rueda iban incrementando sus primas por el elevado número de siniestros y se ha llegado a una situación que los costes no pueden ser asumibles y en algún caso no hay aseguradora que quiera cubrir esta responsabilidad.

Ante la insistencia al Ministerio, las Cortes y los grupos políticos, desde distintos sectores de la caza impulsados desde la Federación, conseguimos una regulación que entendimos buena y suficiente a través de la Ley Nacional de Tráfico. La nueva normativa debería haber eliminado la responsabilidad objetiva que se atribuía siempre al coto de caza.

No fue suficiente. La mayoría de los jueces siguieron buscando un responsable a toda costa y han venido interpretando la ley, para algunos más allá de la voluntad del legislador, volviendo a colocar en el punto de mira al de siempre: el cazador.

Volvíamos a la lucha, nos devanábamos los sesos, nos encorajinábamos, nos indignábamos. Pero cómo es posible que sólo en España (en el resto de Europa se atribuye la responsabilidad en general a la aseguradora del Vehículo) no veamos que las especies no son propiedad de los cazadores, que no podemos aprovechar más que la parte que nos determinan los planes, que no podemos ni nos dejan controlar los comportamientos y densidades de las especies, etc., etc.

El trabajo continuo de la Federación de Caza de Castilla y León en este sentido ha promovido sucesivos cambios legislativos autonómicos que han intentado atajar la particular interpretación de la norma que en algunos casos hacían los jueces. Así, a través de la Ley de Medidas Económicas y Financieras en sucesivos años se ha modificado la Ley de Caza para tratar de ir encauzando esta interpretación judicial hacia lo que en realidad había querido el legislador nacional, establecer un régimen de responsabilidad justo y razonable, y no ciego contra el cazador.

La actividad cinegética está claramente en peligro y en el actual escenario abocada a la desaparición en no muchos años

Otro problema que se nos venía encima, que siempre hemos tenido, pero que con la actual normativa tenía muy mala solución, ahora parcheada con acuerdos globales, es la responsabilidad por daños a los cultivos y la ganadería.

Pues bien, después de tantos y tantos esfuerzos parece que por fin se hace la luz. La Administración a través del Ministerio de Agricultura y esperamos que las Cortes Generales, tienen previsto sacar adelante un borrador de reforma de la Ley de Montes que recoge de forma óptima la responsabilidad de los cotos sobre estos daños.

Este último impulso se ha promovido desde el grupo de Federaciones Autonómicas del F7 (Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Navarra), y la Oficina Nacional de la Caza que han mantenido continuos contactos en todos los ámbitos políticos para lograr esta reforma que creemos definitiva.

Atrás quedan conferencias, simposiums, reuniones, etc. etc. de más de 20 años. Todo esto nos ha costado convencer a los legisladores. Aunque creemos que estaban convencidos desde hace tiempo pero no habían sabido hasta ahora plasmar su verdadera intención en la ley con la suficiente claridad como para que a los jueces no les quede más opción que aplicar lo que quiere el legislador.

Federación de Caza de Castilla y León

3 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

17 mar. 2013 19:00
gabatxo
HABER SINOS DEJAN YA DE UNA VEZ DE JUZGANOS POR DELITOS NO COMETIDOS OSO ONDO ITURMENDI Y DEMAS
17 mar. 2013 21:23
Enhebrador
Sé casi con total seguridad que mi mensaje será censurado, y mi suscripción baneada. Pero no puedo por menos.

Pues claro que son los cazadores los responsables, los únicos y supremos responsables. No todo el colectivo, eso es cierto. Lo son los que promueven una densidad excesiva de animales en los cotos.
Son ejemplares cinegéticos : jabalíes, ciervos, corzos... , los que ocasionan los accidentes. No son vacas ni águilas ni tejones o zorros o lobos.
La solución no pasa por adoptar legislaciones que favorezcan parcialmente a determninados colectivos minoritarios en contra de la sociedad entera.
Es más, ni siquiera se ha venido a favorecer arbitrariamente al colectivo minoritario de los cazadores. No, es más grave aún: lo que se va a hacer es favorecer tan sólo a unos cuántos individuos dentro de ese colectivo minoritario, cual es el de los que quieren mantener un número de ejemplares en sus cotos totalmente excesivo y sin control alguno.
28 mar. 2013 19:20
Pedro Buenda Gamboa
Pobrecito el enhebrador no tiene ni puñetera idea y apesar de eso habla.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Opinión'

Los invasores
Julen Rekondo

La caza no es un deporte en España
Víctor Mascarell

El deporte de la caza
José Luis Garrido

El lobo necesita soluciones, no persecuciones
Julen Rekondo

Argumentos contra la matanza del arruí español
Raimundo Montero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197380 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154400 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149332 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112090 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104280 lecturas)