El chirrido: el sonido del cobarde

Existe un sonido poco escuchado, quizás desconocido por aquellos aficionados que se inician en esta modalidad de caza: me refiero al chirrido. El reclamo cobarde lo emite cuando ve la cercanía del campero valeroso, o cuando ya presiente que el campo está a punto de entrar en plaza.

Manuel Romero | 10/12/2012

10978 lecturas

Este sonido lo emplea también el reclamo acobardado mientras el valeroso macho contornea el repostero, al mismo tiempo que le pide explicaciones a nuestro reclamo por haber tenido la osadía de apropiarse de parte de su querencia.

Cuando el pulpitillo es más bajo de lo habitual y se encuentra totalmente desprovisto de camuflaje, el reclamo emite chirridos continuos que es la repuesta que traslada al valiente macho ante las reiteradas muestras guerreras que le está ofreciendo.

De igual manera, mientras traslada este claro mensaje de cobardía busca, con insistencia, un rincón de la jaula para agacharse y así pasar inadvertido. Al conseguir el objetivo de la invisibilidad sigue emitiendo esos lastimosos chirrido, que se agudizan cuando el campero envía, por los agujerillos del suelo de la jaula, sus intenciones belicosas.

Si el pulpitillo estuviera algo más alto y con mayor protección vegetal hubiera emitido un chirrido inicial al ver la presencia del campo para después agacharse en el suelo de la jaula, permaneciendo así todo el tiempo hasta que el bravo guerrero abandonara la plaza.

El chirrido es una demostración de cobardía al entrante y un claro rechazo al ofrecimiento guerrero que hace el campo cuando se presenta en plaza. La cobardía pudo ser adquirida en aquel puesto donde aquel viejo macho regañón se encaramó encima de la jaula. Sin mostrar el menor cansancio estuvo sobre ella repartiendo reclamo, sin dejarlo reaccionar. El permanente recuerdo de aquella derrota le hace emitir un insistente chirrido cuando, en sucesivos puestos, el campero entra en plaza, escudado, rijoso... enviando señales para realizar un bonito enfrentamiento.

Otras veces lo emplea en señal de muestra al no querer repetir las lamentables escenas que trajo un tiro desafortunado. Posiblemente pudo ser testigo de los saltos realizados y el consiguiente aleteo de la perdiz moribunda, por parte de la plaza. Otros tipos de disparos inoportunos, realizados a destiempo, y sin que el reclamo haya efectuado el reglamentario recibimiento, deparan las mismas consecuencias.

Como es lógico, el campo que entra plaza cuando el reclamo emite el chirrido debe ser siempre indultado, pues no ha existido ni pelea, ni recibimiento. Cuando se tira, en estas condiciones el reclamo suele agacharse, como señal de disgusto por nuestra mala acción. En otros casos, comienza a emitir una larga tanda de merecidos y repelentes saseos, recriminando nuestro claro error.

Los interminables saseos son, en ocasiones, secundados por la hembra del par, recién enviudada, dejando al malhumorado cuquillero dentro del puesto con la lección bien aprendida para próximos lances.

Estos reclamos de poco valor, en unos casos resabiados por su dueño y en otros llevando impresa la cobardía en su propia naturaleza, intercalan angustiosos chirridos y desesperantes saseos al sentir ya cercano al campo, demostrando que no quieren ver en la plaza la presencia de las perdices.

Viene a ser una tarjeta de visita que envían, desde su atalaya, al recordar algunas desagradables experiencias vividas en otros puestos.

Algunos reclamos también emiten este sonido cuando procedemos a sacarlos al sol. En ocasiones, aquel reclamo flojo de temperamento, quizás poco encelado, al ver venir a su compañero al que pretendemos colgar a su lado, y que en nuestras manos ya va mostrando airosas bulanas al mismo tiempo que emite suaves regaños 'queriendo imponer su autoridad, nos depara la emisión del chirrido por parte de aquel perdigón que se siente inferior.

En cuanto lo ve a su lado intenta agacharse en el suelo de la jaula, al mismo tiempo que baja las tres primeras plumas remeras de cada ala. En esta escena de sumisión al más valiente, el acobardado emite varios golpes de chirrido. En cuanto el valeroso reclamo cesa en sus ímpetus guerreros y adquiere un estado normalizado, procede lentamente a levantarse de la jaula.

De igual manera, aquellos reclamos experimentados y con muchas batallas ganadas, cuando comprueban la frialdad del campo emiten un corto chirrido, que suele ir acompañado de un pequeño rebote. A continuación proceden a revolarse dentro de la jaula emitiendo un cautivador piolío que hace que, al mismo tiempo que se nos pone la carne de gallina, agudicemos nuestro sentido de la audición al esperar una pronta respuesta del campo.

Manuel Romero Perea

5 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

11 dic. 2012 18:57
+2
rimoa
rimoa
Este tipo de reclamos tiene un atractivo especial para los camperos, pues sin duda los atrae el echo de que se ven claros ganadores en la pelea. Nunca deben desecharse, hay que tener dosis de paciencia e intentar de alguna manera hacer entender a nuestro reclamo que puede vencer sus miedos, y si esto ocurre, el cobarde se convertirá en bandera.
11 dic. 2012 19:23
+1
portuense
portuense  
Manolo, te hago dos comentarios.
Uno.- Sentí mucho el no haber coincidido contigo en Benamejí, ya que luego los amigos me dijeros que habías estado.
Dos.- Referente al chirrido, te diré que yo el mejor pájaro de mi jaulero denombre PAVAROTTI, hace este chirrido que tu comentas, pero de alegría de verme, y con eso quiere llamar mi atención, para que le chusque los dedos, o le silbe, oooooo, que le dé alguna golosina.
Como casi siempre se lo hago o se lo doy, siempre, siempre me emite este chirrido.
Venga un abrazo amigo
11 dic. 2012 19:29
+1
ant-jesus
ant-jesus
No tengo nada claro, y más después de ver los tres videos de rimoa de sept-2011, junto con el hecho de que recientemente ha caido en mis manos un pollo de mucha genética que cuando me acercaba(hasta hace unos dias)me emitía este chirrido, pero unos dias después a base de mucho manuseo, al acercarme me "come" a picotazos. Le acerco pájaros de muchas bulanas y no se echa en las cuerdas y tampoco le pierde la cara al opositor, si bien por escaso celo(entiendo yo) tampoco se arma como su "enemigo". En casa también muy nervioso como el de Rimoa, pero me da la sensación de que este nerviosismo se debe a su bravura salvaje ....
En definitiva: No tengo claro que esto denote cobardia manifiesta ... no lo tengo claro, no !!!!!!
14 may. 2013 19:08
kuker
me llamo kuker y quisiera saber porque mesemueren los perdigones pequeños haber si algien me puede halludar un saludo
04 dic. 11:31
LLAMENITO
Hola, buenos días. A lo largo de la finalizada temporada uno de mis reclamos favoritos ha empezado el "Rajeo o Ajeo" cada vez que lo he sacado, incluso las campestres han contestado de la misma manera pero sin acercarse. ¿Cómo le puedo ayudar para que se le quite este defecto?
Gracias..Juan

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197544 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154672 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149511 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112213 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104309 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas

 

 

El reclamo de perdiz

El reclamo de perdiz. Raíces de una caza milenaria, es el segundo libro que Manuel Romero Perea escribe sobre la caza de la perdiz con reclamo. En esta nueva publicación se expone, con gran claridad y con una enorme pasión, la defensa de esta caza tradicional así como un profundo conocimiento sobre el comportamiento de la perdiz roja en su querencia. Precisamente, sobre estos dos ejes básicos, es donde giran muchos de los temas que en él aparecen.

La defensa de la pureza genética de la perdiz roja salvaje, las múltiples respuestas que aporta ante los innumerables interrogantes que afloran en esta modalidad y otros muchos aspectos, de gran calado, aparecen en este nuevo libro. Su instructivo e interesante contenido, así como la paralela observación que hacemos de las fantásticas fotografías en color y dibujos que, oportunamente, ilustran cada uno de los capítulos, nos hacen muy difícil realizar un pequeño descanso en su lectura.

En esta nueva obra de 432 páginas predomina la narración, también el relato, existiendo interesantes capítulos didácticos y de consulta que nos hacen descubrir aspectos desconocidos de esta apasionante actividad cinegética.

Pídelo en el Club