Kahles estrena nuevas instalaciones

He de reconocer la magnífica opinión que siempre he tenido de la marca austriaca de óptica Kahles, y no sólo por las dos visitas que realicé a sus instalaciones de Viena en 2005 y 2006, y las pruebas de producto que periódicamente nos brinda su distribuidor en España (Borchers), sino por las gratas experiencias venatorias que, en muchas ocasiones, me han procurado sus visores y prismáticos tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

José María García | 06/11/2012

3877 lecturas

Así las cosas, huelga hablar de mi respuesta a la invitación que Rudi Borchers me transmitió para asistir, los días 31 de mayo y 1 de junio, a la inauguración oficial de la nueva sede de Kahles en Guntramsdorf, localidad situada a pocos kilómetros y al sur de Viena, así como para testar todos sus visores en el Mannlicher Europe Shooting Center, incluido el novedoso Helia 5 1-5x24i, del que teníamos estupendas referencias tras su reciente presentación en la pasada edición de la IWA.

Compusimos la representación española Rudi Borchers, distribuidor de esta marca —además de otras muchas— en España, Juan Francisco París, compañero de la prensa especializada, y yo. Teniendo en cuenta que llegarnos el miércoles por la mañana, después de instalamos en el hotel y de almorzar, pudimos pasear por el centro de la capital y acudir a cenar, en compañía de Andrea y Klaus, encargados de ventas de Kahles, y de Thierry, importador de la firma para Francia, a uno de los restaurantes del famoso Parque de Atracciones Wurstelprater, situado éste en una de las esquinas del gran parque público Wiener Prater.

Otra nueva era

A la mañana siguiente un taxi nos condujo al Hotel Schloss Weikersdorf, en Baden, que sería a partir de entonces nuestro acogedor punto de reunión y alojamiento. En tomo a la una de la tarde, reunidos ya todos los periodistas y distribuidores asistentes al evento, nos dirigimos a la nueva fábrica, que recorrimos en diferentes grupos por espacio de algo más de media hora. A pesar de haber conocido sus instalaciones en el anterior emplazamiento de la compañía, he de confesar que este nuevo y moderno edificio me llamó poderosamente la atención. Según la información que nos facilitaron, más de seis millones de euros han sido invertidos por la casa matriz Swarovski en los 2.500 metros cuadrados que componen la planta de Guntramsdorf, lo que da idea del compromiso y confianza que se tienen depositados en Kahles. Las obras comenzaron en mayo de 2011 y sólo un año después ya estaba todo listo para albergar a los casi cincuenta empleados con que cuenta la empresa.

En cuanto a la visita en sí, empezando por la parte mecánica y terminando por las lentes, el despliegue tecnológico es de primerísimo nivel, con unos controles de calidad de lo más estrictos y una mano de obra altamente cualificada para que el producto final, sea visor o prismático, responda a las grandes expectativas que genera una firma con 114 años de antigüedad. Todos los pasos en la fabricación de los tubos de los visores desde su llegada como barras de aluminio de distintos grosores, la construcción mecánica de un elemento clave como el control de aumentos, el minucioso análisis de las lentes antes de ser ensambladas en los chasis, el rellenado de nitrógeno, la observación de las minúsculas y sofisticadas piezas que componen, entre otros, los sistemas automaticlight y multizer0, los ajustes finales para cerciorarse de que el producto está en perfectas condiciones de uso y el servicio de reparaciones fueron algunos de los procesos de producción vistos durante el recorrido por unas salas de gran amplitud y muy bien equipadas para todo lo que en ellas se realiza.

Finalizamos el paseo por el departamento de diseño y viendo un mural con la historia de Kahles en forma de aparatos ópticos, desde microscopios y telescopios antiguos, hasta la evolución de visores y prismáticos a través de los diferentes y más destacados modelos. Después de la comida disfrutamos de unas horas de tertulia con el personal de Kahles y los diferentes compañeros de la prensa especializada, destacando el hecho de encontrarse allí un veterano periodista australiano, Nick Harvey, de la revista 'Sporting Shooter'. Tras un breve paso por el hotel, la expedición puso rumbo a Wiener Neustadt, donde tuvo lugar la cena y la visita de la Reckturm, una torre en la esquina noroeste de la muralla defensiva de la localidad.

Test de visores y ceremonia de inauguración

El viernes 1 de junio, mientras los distribuidores de los distintos países mantenían una reunión de trabajo con los responsables de Kahles, nosotros, los periodistas, fuimos trasladados al Mannlicher Europe Shooting Center para testar toda la gama de visores, los cuales estaban montados sobre diferentes modelos de rifle —de caza y tácticos— Steyr Mannlicher, marca también distribuida en España por Borchers y que se ha forjado un merecido prestigio en nuestro país gracias a la calidad y belleza de sus armas y a las excelentes prestaciones que en el tiro reportan.

En mi primera visita a Kahles, la prueba de los visores también la llevamos a cabo en estas magníficas instalaciones, así como la puesta en tiro del equipo que utilizaríamos al día siguiente en las batidas. Aun así, he vuelto a quedar maravillado ante este fantástico campo de tiro, donde pasamos unas horas de lo más entretenidas disparando a distintas distancias (50, 100, 200 y 300 metros), en diferentes condiciones (sobre dianas clásicas o con forma de animales, fijas y en movimiento) y con todo tipo de visores Kahles.

A la llegada al centro nos recibió Martin Fehringer, director de ventas de Steyr Mannlicher, quien, después de unas palabras de bienvenida, nos invitó a hacer uso de las distintas galerías. Como digo, armas de toda clase de la empresa austriaca, y sobre ellas la completísima gama de visores que dispone Kahles en la actualidad (el nuevo Helia 5 1-5x24i para disparar sobre la diana móvil de un jabalí a 50 metros, el K 624 TT 6-24x56, con ajuste de paralaje, para tiros de precisión a 100 metros, el nuevo K 312 3-12x50, también con control de paralaje, para blancos a 200 y 300 metros, algunos modelos CSX y CBX, etc.).

Las impresiones sacadas no pudieron ser mejores, pues si bien las agrupaciones conseguidas en los disparos en reposo resultaron excepcionales, en los tiros en movimiento comprobamos todas las bondades del Helia 5, cuyo modelo 1-5x24i, único sacado hasta la fecha, dará mucho que hablar —cuando en breve llegue a nuestro país— por su idoneidad para la caza en monterías y batidas.

Una vez transcurrido el almuerzo, volvimos al hotel para, ya todos juntos, desplazarnos de nuevo a la sede de Kahles con el fin de asistir a la ceremonia oficial de inauguración. Se habilitó una carpa aledaña para acoger al numeroso público asistente al acto, que arrancó con un cóctel amenizado por una banda de música, al que siguieron los tradicionales discursos de autoridades políticas locales y regionales, así como de personalidades venatorias de la zona. Sin embargo, el plato fuerte fueron las palabras de Carina Schiestl-Swarovski, presidenta del Consejo Ejecutivo de Swarovski Optik, y de Robert Artwohl, director de Kahles.

Concluidas las intervenciones y las piezas musicales cinegéticas de un grupo de trompas y cornetas, se procedió al preceptivo corte de la cinta, dando comienzo a partir de ese momento una agradable fiesta y con la que pusimos punto final a nuestra estancia en tierras austriacas.

José María García

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

 

Leer más
Otros artículos de José María García

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197446 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154509 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149403 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112134 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104286 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas

 

 

Un tesoro custodiado en una torre

Sabía que iba a visitar una torre que había formado parte de la muralla defensiva de Wiener Neustadt, también sabía que íbamos a ver una colección privada de armas, pero nunca imaginé el tesoro que en aquel escenario estaba custodiado por sus hospitalarios propietarios. Porque lo que allí admiramos era mucho más que una colección, era un auténtico museo de las armas. Las había de todos los tipos y de todos los tiempos.

Dispuestas impecablemente en vitrinas y en perfecto estado de conservación (creo que salvo las de guerra, que estaban inutilizadas, todas las demás se encontraban en condiciones de ser disparadas). Escopetas, rifles, pistolas, revólveres, armas de guerra, etc., sin duda un lujo para los amantes de esta clase de coleccionismo, y eso teniendo en cuenta que no estaban expuestas las más de 1.000 armas en posesión del dueño. Vamos, igual que en España.