Lesiones en las almohadillas plantares

Comienza una nueva temporada de caza y con la ilusión del primer día salimos con nuestro perro para disfrutar al máximo de la jornada, pero quizá hemos obviado hacernos una pregunta. ¿Están preparados nuestros perros para soportar las asperezas del terreno?

Manuel Lázaro Rubio | 02/11/2012

16504 lecturas

Las lesiones de las almohadillas plantares o, como se conoce popularmente a estas alteraciones, las aspeaduras, son una de las patologías más frecuentes en los inicios de la temporada de caza. En muchos casos el perro pasa de una casi completa inactividad, si no hemos participado en la media veda, a un intenso trabajo como son las primeras jornadas de caza, ya que desde la tempo rada anterior, ha podido pasar mucho tiempo.

Por otra parte, en el caso de cazar durante la época cálida, con terrenos muy secos y endurecidos, o en rastrojos con el cereal recién segado, la aspereza daña con facilidad las almohadillas. Estas patologías, si bien no suelen ser muy graves, sí representan un gran sufrimiento para el perro, además de imposibilitarle durante un tiempo para la caza.

Zapatillas de queratina

Las almohadillas plantares, que recubren la cara inferior de los dedos, son una modificación del tegumento general de los perros para adaptarse a unas funciones concretas como veremos más adelante. Los pulpejos, como también se las denomina, se constituyen a partir de la piel en la que se engruesa enormemente la epidermis o capa más superficial de la piel. queratinizándose para darle una gran resistencia. La queratina es la sustancia que forma todas las estructuras de gran dureza derivadas de la piel como son el pelo, las uñas, la trufa o los cuernos. En el interior de la almohadilla existe un tejido de tipo esponjoso y con un gran depósito graso que le confiere la necesaria elasticidad para absorber los golpes. La estructura es la de una auténtica zapatilla de deporte, con una suela fuerte, adherente, y una cámara amortiguadora de los golpes. Por otra parte los pulpejos reciben también un nutrido grupo de terminaciones nerviosas que les confiere una gran sensibilidad táctil y además poseen un gran número de glándulas sudoríparas con misión de marcaje olfatorio de los lugares por donde transita el animal. Es por ello que las lesiones de esta zona, especialmente cuando se desprende un fragmento de almohadilla, resultan tan dolorosas.

Enfermedades

Las principales patologías que las afectan son las lesiones traumáticas, fruto de agresiones de cualquier tipo. También es importante conocer que algunas enfermedades generales como el moquillo, la leishmaniosis o enfermedades autoinmunes como el pénfigo, producen alteraciones en la queratinización de las mismas, apareciendo generalmente agrietadas y engrosadas. Además de las quemaduras por calor o químicas, la más frecuente de las lesiones es la motivada por el ejercicio exagerado, o a realizarlo sobre superficies abrasivas como el hormigón o el asfalto, o la falta de entrenamiento gradual.

Esto produce un ahuecamiento de la epidermis queratinizada con desprendimiento de la misma, de forma similar a las rozaduras o ampollas que se nos producen a las personas por un calzado inadecuado. Son las vulgarmente llamadas aspeaduras, que originan tantos problemas en perros de caza como decíamos al principio. Con cierta frecuencia encontramos también cortes con cristales o heridas producidas por clavos, piedras u otros objetos punzantes.

Tratamiento

El tratamiento de cualquier lesión en los pulpejos consistirá en una profunda desinfección con algún buen antiséptico como la clorhexidina o povidona iodada, y la realización de curas con pomadas o productos cicatrizantes, que se cubrirán con un vendaje que amortigüe la lesión.

Los tradicionales baños de agua con sal son también eficaces para ablandar la suciedad y realizar una correcta limpieza de la zona. Es importante insistir en que, al poseer multitud de terminaciones nerviosas, es una zona muy sensible, por lo que estas lesiones resultan bastante dolorosas. Si aparece infección será necesario prescribir el correspondiente antibiótico. Los cortes suelen producir un abundante sangrado debido a que el tejido que rellena la almohadilla está muy empapado en sangre. Suele ser solucionado con un vendaje o si es preciso con puntos de sutura o grapas.

Prevenir mejor que remediar

El apartado más importante de estas patologías es la prevención. Es muy frecuente que debido a la falta de tiempo del propietario los animales realicen poco ejercicio y que cuando llega la temporada de caza, los perros realizan un ejercicio para el que no están acostumbrados. Existen dos formas de prevenir estos problemas: uno, el acostumbramiento gradual al ejercicio que endurezca las almohadillas y otro el uso de determinados productos tópicos que utilizados durante varias semanas previo al ejercicio, hacen más resistentes las almohadillas a las abrasiones.

 

Manuel Lázaro Rubio (Clínica Veterinaria Mirasierra)

3 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

05 nov. 2012 16:43
+4
nomar
nomar
Bien, ..., pero me parece muy básico. Agradecería que se completase con información sobre productos endurecedores de las almohadillas, ventajas e inconvenientes de cada uno, etc.

Saludos.
06 nov. 2012 11:20
+1
hugo
hugo
En mi caso tengo una perra pointer que sale practicamente todos los dias minimo media hora , y aun asi , siempre tiene las almohadillas con cortes , y suelen agravarse en los meses mas secos del año.
12 feb. 2013 14:53
2x2son4
super comprobado, el mejor remedio es llevar a los perros a pasear por la orilla del mar.

 

Leer más
Otros artículos de Manuel Lázaro Rubio

¿Podemos detectar una enfermedad en nuestros perros?
(05/09/2012)

Un hogar cómodo y seguro para nuestros perros
(26/07/2011)

Perros y ladridos excesivos
(03/10/2007)

Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193827 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148155 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145821 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109386 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103395 lecturas)

En el número de septiembre:

  • Tiempo para codornices, tórtolas y torcaces
  • Así se presenta la temporada general
  • ¿Especialistas becaderos para la codorniz?
  • Venados en el visor… y otra campaña montera