Claves para elegir el sitio de tiro

En muchas ocasiones hemos escuchado comentarios referentes a que si cierto tirador u otro son muy rápidos o muy lentos. Esta matización no debe ser nunca aplicada al tirador como una virtud o defecto innato en él, sino más bien de las exigencias del lance. Vamos a tratar en este capítulo de desvelares las claves de cuándo o en qué lugar de la trayectoria del animal deberemos apretar el gatillo o, lo que es lo mismo, cómo elegir el sitio de tiro.

Gonzalo Gómez Escudero | 01/10/2012

17197 lecturas

Normalmente, el sitio en el que deberemos realizar nuestro disparo vendrá condicionado por la orografía y los accidentes del terreno en el que nos encontremos, junto con el tipo de vuelo de la pieza que deseemos abatir, combinándolo por supuesto con nuestro tipo de swing idóneo para cada ocasión. Es cierto que muchos lances sólo nos ofrecen un instante para poder efectuar nuestros disparos, por lo que no tendremos más remedio que aplicar nuestra destreza de realizar un swing corto para poder aplicarlo en ese momento determinado como puede ocurrir en el clásico tiro a tenazón sobre un conejo en monte cerrado o terreno de esparteras.

Pero en otras ocasiones las posibilidades de realizar el disparo en uno o en otro momento son muy diversas; es en estas situaciones citando tenemos que tener muy claro cuál es el momento más favorable que tendremos que elegir para que nuestros disparos nos resulten más fáciles de realizar, y por tanto tengan un porcentaje de acierto más elevado.

El sitio en el que deberemos realizar nuestro disparo vendrá condicionado por la orografía y los accidentes del terreno en el que nos encontremos

Casi todos los tiradores y cazadores nos sentimos más o menos seguros en ciertos ángulos o distancias de tiro, pero esto no debe ser un condicionante para elegir el momento de los disparos, sino que debemos determinarlo por otra serie de causas que a continuación veremos, tratando de perfeccionar nuestra técnica de tiro para disparar correctamente en cada circunstancia.

Lo que sí debe ser siempre un común denominador en cualquier situación es que deberemos hacer nuestro swing con mucha suavidad y control, lo que por supuesto no está reñido con la suavidad. Muchas veces para entender esto les pongo el ejemplo de nuestro campeón de fórmula 1 Fernando Alonso, quien conduce a toda velocidad pero con una suavidad de manejo de su coche grandísima.

Son muchos los puntos que tendremos que tener en cuenta para decidir el mejor momento de disparar, algunos de los cuales vamos a pasar a comentaros a continuación acompañados de fotografías que os haga más sencillos entenderlos y poder aplicarlos en vuestras salidas al campo.

Cuando vamos a efectuar un tiro en la caza lo primero que tenemos que supervisar para elegir el sitio idóneo es la seguridad, cerciorándonos en cada momento dónde se encuentran nuestros compañeros. Éste es el condicionante más importante para elegir el sitio correcto. Todos los cazadores sabemos la alegría y la euforia que experimentamos al ver salir una pieza ante nosotros y esto puede resultar peligroso si disparamos de forma precipitada y sin la precaución necesaria para evitar posibles accidentes.

Una de las cosas que tenemos que observar con más detenimiento es la distancia idónea a la que se debe encontrar la pieza para que nuestro tiro resulte lo más sencillo posible. Los tiros a larga distancia representan una gran dificultad por varios motivos: como son un difícil cálculo de adelanto y un plomeo poco tupido de los perdigones, incluso aumenta la posibilidad de dejarnos bajos los tiros. Pero también es cierto que un tiro demasiado cerca encierra grandes dificultades; es por ello que el cazador debe buscar la distancia exacta para apretar el gatillo.

Para poder realizar un tiro certero y en el momento adecuado en puesto, es muy importante estar muy bien tapado para evitar ser vistos por el animal. Esto aporta un gran número de ventajas para poder realizar el tiro en el lugar más favorable, ya que nos permite esperar a que esté a la distancia idónea, además de evitar que la pieza haga regates y cambios de trayectoria ante nuestra presencia, a la vez que evita que el animal incremente la velocidad de su vuelo para escapar de nosotros. Para evitar ser vistos no solamente tenemos que estar bien tapados, sino evitar los movimientos bruscos en el momento del encare de nuestra arma.

Cuando cacemos debemos tener en cuenta que cuanto antes disparemos sobre la pieza será mejor, ya que con ello simplificaremos dos aspectos técnicos del tiro, los cuales dificultan enormemente nuestros disparos. como son: la distancia de tiro, pues la pieza tratará siempre de alejarse de nosotros; y por otro lado la velocidad de su vuelo, ya que el animal parte de cero y va aumentando ésta a medida que trascurra su vuelo. Por ello siempre que sea posible, deberemos estar muy atentos para disparar lo antes posible pero sin precipitación, y con un buen control de nuestro swing de tiro.

Una de las defensas naturales que tienen la mayoría de los animales para evitar ser alcanzados por nuestros perdigones es la de cambiar sus trayectorias constantemente y así dificultar la acción de puntería del cazador; siendo conocedores de esto, es importante que en ocasiones no nos precipitemos dejando volar o avanzar la pieza unos metros hasta que adopte un tipo de trayectoria más rectilínea, siempre y cuando la distancia de tiro nos permita realizar esta operación. Un claro ejemplo de esto es la caza de la liebre que como todos sabemos cuando salta de la cama lo más normal es que meta un par de quiebros zigzagueantes para luego aumentar su velocidad corriendo en línea recta, momento en el que nuestro disparo será claramente más fácil.

La precipitación es uno de los más grandes enemigos del cazador en el momento de efectuar sus tiros. Esto es debido a un mal control del tiempo, por falta de técnica, y por otro lado a una ilusión y emoción desmesuradas en el momento del lance, algo que nunca debemos perder ya que es la salsa de la caza y sin ella seguro que nuestra afición decrecería. Pero debemos aprender a dominarla utilizando una buena técnica de tiro que nos permita realizar un swing completo controlando todas sus fases y disparando cuando llegue el momento preciso. En cierta ocasión, tras ganar una competición de tiro, le preguntó un periodista a la ganadora, una magnifica tiradora mexicana: "¿Qué hace usted para no fallar casi nunca?". A lo que la tiradora respondió: "Yo mire usted, lo disparo ahorita cuando lo tengo", es decir, no tirando a lo loco sino cuando el objetivo está bien apuntado.

A la hora de juzgar nuestro tiro, el hecho de que la pieza vuele baja confundiéndose con el terreno dificulta la capacidad visual, y por tanto la apreciación de cuál debe ser el adelanto correcto. Por ello siempre que podamos, como es en el caso de un bando, deberemos elegir aquella pieza que esté perfectamente recortada en el cielo, ya que nos permitirá generalmente hacer un tiro mucho más preciso y certero.

En los clásicos dobletes la elección del sitio de tiro más favorable es mucho más dificultosa, ya que tenemos que combinar ambos disparos buscando el sitio idóneo para cada uno de ellos. En general, a la primera pieza deberemos dispararla cuanto antes teniendo en cuenta que a la segunda tendremos que aplicar un swing mucho más dificultoso, ya que con el sonido del primer tiro esta segunda pieza hará regates y cambios de trayectorias muy dificultosos para el cazador, como ocurre generalmente en los dobletes de tórtolas. Cuando tiramos un doblete es importante que de alguna manera con el rabillo de nuestro ojo controlemos la zona donde cae la pieza de la forma más precisa posible.

Cuando tiramos de pico, típico de la caza en ojeo o en puesto, es muy común el hecho de que aguantemos tanto a la caza que se nos eche encima, lance conocido con la expresión de "la perdiz nos quitó el sombrero". Esto es algo que tenemos que evitar sabiendo tirar a las piezas de pico y a una distancia de unos 30 metros antes de llegar a nosotros. La distancia idónea es de 25 a 30 metros, ya que con tapar ligeramente a la pieza será suficiente para abatirla. Cuando entran en barras las perdices elegir un punto de tiro muy delantero nos brindará la oportunidad de abatir a más de una de un solo bando. Tened en cuenta que cuanto más adelante disparemos más tendremos que tapar la pieza.

Y un último consejo sobre elegir el sitio correcto del disparo es el de que no sólo penséis en el sitio mejor para vosotros, sino también en vuestro compañero, quien puede disponer de otro mucho más ventajoso de los que uno puede optar, por lo cual lo elegante y deportivo es ceder la oportunidad al otro para que pueda realizar un bello y certero lance de tiro. En muchas ocasiones el hacer esto nos deja mucho mejor sabor de boca que abatiéndola nosotros mismos y cortándosela a nuestro compañero de caza.

Gonzalo Gómez Escudero

1 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

19 feb. 2013 23:29
CheMoN
A mi me gustaría que nos dieras tu opinión acerca de lo siguiente. Yo he hablado con algunos cazadores que me han comentado que tiran de la siguiente manera que voy a explicar ahora. Lo que hacen es tapar la pieza cuando hacen el swing, y cuando van a disparar adelantan lo que les parece que deben adelantar y disparan, todo rápidamente. En vez de mientras haces el swing ir pensando lo que tienes que adelantar y adelantarselo ya a la vez que haces el swing durante 1-2-3 segundos y entonces disparar.

La gente además se pone cabezota, jejeje, yo no se ellos, pero yo lo tengo claro, aunque tampoco me cierro en banda a que otros me digan su opinión y contrastarla.

Otro consejos que se podían haber dado quizás son el adelantar un poco mas a una pieza cuando con el primer tiro la has fallado, a mi es algo que me da buen resultado. Yo hago el swing pensando la distancia que tengo que adelantar dependiendo de la distancia a la que vaya la pieza y dirección, si fallo, rápidamente adelanto un poco más el tiro y muchas veces como digo me da buenos resultados.

Un saludo.

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197485 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154553 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149435 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112150 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104300 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas