Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética

Cuatro son los mayores peligros para la Certificación de la Calidad Cinegética en España: 1º La dispersión autonómica (que lo “bien hecho” sea distinto en un lugar que en otro), 2º La ausencia de contenidos técnicos completos y comunes, lo que conducirá inevitablemente a la arbitrariedad en la certificación, 3º El que se convierta en un nuevo e inútil “sacaperras” para los cazadores, y 4º Que tan sólo sirva para incrementar el ya agobiante intervencionismo administrativo en la materia.

María Luisa Mesón García | 13/07/2012

4771 lecturas

Razones para esta propuesta

• La caza tiene hoy una mala imagen pública. El cazador necesita demostrar que las cosas se están haciendo bien.

• Además la sostenibilidad de la caza suele cuestionarse, en algunas ocasiones y desde diferentes puntos de vista, pese a los 20 años trascurridos desde la implantación de los planes técnicos.

• Nos centraremos aquí en exponer los fundamentos metodológicos y técnicos de nuestra propuesta.

• Como herramienta fundamental de apoyo, todos los itinerarios y procedimientos a seguir han sido establecidos e informatizados, para facilitar un correcta auditoría externa, fundamentada, igualitaria, controlable, transparente, evaluable y comprobable.

Introducción

• Dos son las limitaciones que dificultan el establecimiento de un buen sistema de certificación cinegética:

1ª. La ausencia de las herramientas técnicas precisas para el cálculo de sostenibilidad de las estructuras cinegéticas. Básicamente para cuantificar:

• Jornadas de cazador (lo social).

• Presión de caza (lo ecológico).

• Valor gestionado (lo económico).

2ª. Los elevados costes implícitos a los diferentes modelos de certificación propuestos hasta la fecha:

• Los Modelos de Certificación Cinegética, deben prever costes racionales, respecto al valor económico de la caza y a los beneficios que teóricamente le añadirían.

• En otras palabras: ¿Puede hacerse? ¿Merece la pena la certificación cinegética?

• La informatización es clave, para el abaratamiento y normalización de la certificación.

¿Qué son los criterios y los indicadores de evaluación?

• Para la certificación cinegética proponemos tan sólo 4 criterios y un total de 23 indicadores para los mismos. Algunas de las propuestas hoy existentes pecan de un exceso de criterios e indicadores que conducen a una complejidad innecesaria y que no cumplen las condiciones internacionales de los sistemas normalizados de calidad.

• Un criterio, es una categoría amplia que agrupa y organiza valores o procesos que son similares o que están relacionados. Los criterios se describen y caracterizan por medio de sus "indicadores". Los criterios definen principios genéricos para determinar la sostenibilidad de cualquier sistema. Algunos criterios son imprescindibles y tienen un peso mayor que otros a efectos de la certificación.

• Los indicadores, además de describir y caracterizar los criterios, permiten la aplicación, control y seguimiento del manejo, con el fin de analizar las variaciones habidas en un espacio a lo largo del tiempo. Los indicadores se reevalúan, normalizada, regular y periódicamente, para medir la efectividad integral del manejo y la variación de su calidad en el tiempo y en el espacio.

Metodología, listado y peso de los 23 indicadores propuestos para evaluar los 4 criterios esenciales

• Proponemos los siguientes indicadores para cada criterio:

1ª. Cuatro para el criterio primero: Plan de Usos y Aprovechamientos
2ª. Nueve para el criterio segundo: Plan de Gestión e Infraestructuras
3ª. Dos para el criterio tercero: Plan de Fomento
4ª. Ocho para el criterio cuarto: Plan de Aplicación, Control y Seguimiento

• Los pesos máximos de cada indicador, y el peso total acumulado para cada uno de los cuatro criterios aplicados, se exponen en la TABLA siguiente. Estos pesos, que son comunes para la caza mayor y menor, se establecen informatizadamente a partir de la ordenación y gestión de cada coto.

 

 

Reflexiones finales

• En el ámbito del sistema de certificación de la calidad cinegética que proponemos para la caza natural, ésta se entiende como una actividad tradicional consistente en "cosechar" y "fomentar" este recurso natural renovable de forma sostenible: en lo social, en lo técnico-ecológico, y en lo económico. "Producir, conservando y mejorando".

• Desechamos la aplicación de igual modelo de certificación de sostenibilidad a cotos intensivos y caza reforzada. No negamos el derecho de estos escenarios de caza a otro sistema, distinto y bien deslindado de éste; pues es obvio que también entre ellos existen diferencias de calidad.

• Destinatarios: Cotos de caza mayor, menor y acuáticas.

• Vigencia: Limitada. Control periódico para la obtención progresiva y posterior mantenimiento, o no, de la certificación.

• Auditorías: cualificadas, independientes y autorizadas oficialmente.

• Requisitos indispensables:

• Cálculo de sostenibilidad (social, técnico-ecológica y económica) de las estructuras cinegéticas. Debidamente informatizado, y ejecutado bajo criterios, coeficientes y fórmulas, comunes para todos los cotos, públicos y bien conocidos por todos los interesados.

• Conservación de los hábitats naturales. Conservación de las características naturales de las especies de caza. Coexistencia de las demás especies propias del ecosistema. Plena satisfacción de los cazadores.

• Beneficios del sistema de calidad

• Para la sociedad:

• Conservación de cultivos, montes y biodiversidad
• Garantías sanitarias
• Mejora de la imagen de la caza y del cazador
• Desarrollo socioeconómico y motor de desarrollo endógeno en áreas rurales

• Para el titular del aprovechamiento

• Marca de calidad
• Protección al cliente.
• Garantía de la optimización de rentas (ecológicas, económicas y sociales).

• En ningún caso puede aceptarse que un modelo de calidad cinegética no quede rigurosamente ligado a los procesos de calidad generales del mercado. Muy en especial ENAC y AENOR, así como las auditoras correspondientes deben ser claves en el proceso. La integración en los modelos FSC y PEFC debe ser alcanzada, si no queremos llegar a sistemas desintegrados de los demás usos de los espacios naturales. La caza no es sino un recurso natural renovable más y como tal debe ser considerada.

• Trabajemos…

María Luisa Mesón García
Dra. Ciencias biológicas

 

Leer más
Otros artículos de María Luisa Mesón García

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (187605 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (140680 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (137257 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (105655 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (101807 lecturas)