Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética

Cuatro son los mayores peligros para la Certificación de la Calidad Cinegética en España: 1º La dispersión autonómica (que lo “bien hecho” sea distinto en un lugar que en otro), 2º La ausencia de contenidos técnicos completos y comunes, lo que conducirá inevitablemente a la arbitrariedad en la certificación, 3º El que se convierta en un nuevo e inútil “sacaperras” para los cazadores, y 4º Que tan sólo sirva para incrementar el ya agobiante intervencionismo administrativo en la materia.

María Luisa Mesón García | 13/07/2012

3054 lecturas

Razones para esta propuesta

• La caza tiene hoy una mala imagen pública. El cazador necesita demostrar que las cosas se están haciendo bien.

• Además la sostenibilidad de la caza suele cuestionarse, en algunas ocasiones y desde diferentes puntos de vista, pese a los 20 años trascurridos desde la implantación de los planes técnicos.

• Nos centraremos aquí en exponer los fundamentos metodológicos y técnicos de nuestra propuesta.

• Como herramienta fundamental de apoyo, todos los itinerarios y procedimientos a seguir han sido establecidos e informatizados, para facilitar un correcta auditoría externa, fundamentada, igualitaria, controlable, transparente, evaluable y comprobable.

Introducción

• Dos son las limitaciones que dificultan el establecimiento de un buen sistema de certificación cinegética:

1ª. La ausencia de las herramientas técnicas precisas para el cálculo de sostenibilidad de las estructuras cinegéticas. Básicamente para cuantificar:

• Jornadas de cazador (lo social).

• Presión de caza (lo ecológico).

• Valor gestionado (lo económico).

2ª. Los elevados costes implícitos a los diferentes modelos de certificación propuestos hasta la fecha:

• Los Modelos de Certificación Cinegética, deben prever costes racionales, respecto al valor económico de la caza y a los beneficios que teóricamente le añadirían.

• En otras palabras: ¿Puede hacerse? ¿Merece la pena la certificación cinegética?

• La informatización es clave, para el abaratamiento y normalización de la certificación.

¿Qué son los criterios y los indicadores de evaluación?

• Para la certificación cinegética proponemos tan sólo 4 criterios y un total de 23 indicadores para los mismos. Algunas de las propuestas hoy existentes pecan de un exceso de criterios e indicadores que conducen a una complejidad innecesaria y que no cumplen las condiciones internacionales de los sistemas normalizados de calidad.

• Un criterio, es una categoría amplia que agrupa y organiza valores o procesos que son similares o que están relacionados. Los criterios se describen y caracterizan por medio de sus "indicadores". Los criterios definen principios genéricos para determinar la sostenibilidad de cualquier sistema. Algunos criterios son imprescindibles y tienen un peso mayor que otros a efectos de la certificación.

• Los indicadores, además de describir y caracterizar los criterios, permiten la aplicación, control y seguimiento del manejo, con el fin de analizar las variaciones habidas en un espacio a lo largo del tiempo. Los indicadores se reevalúan, normalizada, regular y periódicamente, para medir la efectividad integral del manejo y la variación de su calidad en el tiempo y en el espacio.

Metodología, listado y peso de los 23 indicadores propuestos para evaluar los 4 criterios esenciales

• Proponemos los siguientes indicadores para cada criterio:

1ª. Cuatro para el criterio primero: Plan de Usos y Aprovechamientos
2ª. Nueve para el criterio segundo: Plan de Gestión e Infraestructuras
3ª. Dos para el criterio tercero: Plan de Fomento
4ª. Ocho para el criterio cuarto: Plan de Aplicación, Control y Seguimiento

• Los pesos máximos de cada indicador, y el peso total acumulado para cada uno de los cuatro criterios aplicados, se exponen en la TABLA siguiente. Estos pesos, que son comunes para la caza mayor y menor, se establecen informatizadamente a partir de la ordenación y gestión de cada coto.

 

 

Reflexiones finales

• En el ámbito del sistema de certificación de la calidad cinegética que proponemos para la caza natural, ésta se entiende como una actividad tradicional consistente en "cosechar" y "fomentar" este recurso natural renovable de forma sostenible: en lo social, en lo técnico-ecológico, y en lo económico. "Producir, conservando y mejorando".

• Desechamos la aplicación de igual modelo de certificación de sostenibilidad a cotos intensivos y caza reforzada. No negamos el derecho de estos escenarios de caza a otro sistema, distinto y bien deslindado de éste; pues es obvio que también entre ellos existen diferencias de calidad.

• Destinatarios: Cotos de caza mayor, menor y acuáticas.

• Vigencia: Limitada. Control periódico para la obtención progresiva y posterior mantenimiento, o no, de la certificación.

• Auditorías: cualificadas, independientes y autorizadas oficialmente.

• Requisitos indispensables:

• Cálculo de sostenibilidad (social, técnico-ecológica y económica) de las estructuras cinegéticas. Debidamente informatizado, y ejecutado bajo criterios, coeficientes y fórmulas, comunes para todos los cotos, públicos y bien conocidos por todos los interesados.

• Conservación de los hábitats naturales. Conservación de las características naturales de las especies de caza. Coexistencia de las demás especies propias del ecosistema. Plena satisfacción de los cazadores.

• Beneficios del sistema de calidad

• Para la sociedad:

• Conservación de cultivos, montes y biodiversidad
• Garantías sanitarias
• Mejora de la imagen de la caza y del cazador
• Desarrollo socioeconómico y motor de desarrollo endógeno en áreas rurales

• Para el titular del aprovechamiento

• Marca de calidad
• Protección al cliente.
• Garantía de la optimización de rentas (ecológicas, económicas y sociales).

• En ningún caso puede aceptarse que un modelo de calidad cinegética no quede rigurosamente ligado a los procesos de calidad generales del mercado. Muy en especial ENAC y AENOR, así como las auditoras correspondientes deben ser claves en el proceso. La integración en los modelos FSC y PEFC debe ser alcanzada, si no queremos llegar a sistemas desintegrados de los demás usos de los espacios naturales. La caza no es sino un recurso natural renovable más y como tal debe ser considerada.

• Trabajemos…

María Luisa Mesón García
Dra. Ciencias biológicas

 

Leer más
Otros artículos de María Luisa Mesón García

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (155196 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (115153 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (98450 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (91384 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (86463 lecturas)