¿Quién se atreve a cortar la melena al león?

WWF España, Ecologistas en Acción y SEO/BirdLife celebran que la delegación de Agricultura de Toledo haya resuelto suspender por tres años la caza en un coto en Gerindote (Toledo) por el uso reiterado de veneno que ocasionó la muerte de más de 50 ejemplares de fauna.

José Lafuente | 08/05/2012

4952 lecturas

Asimismo, expone que desde la administración se debe aplicar una política de tolerancia cero hacia los casos de venenos y cara ilegal de especies protegidas y esperan que se extienda las suspensiones de caza a otros casos señalados que han ocurrido en la misma provincia. Por otro lado, las organizaciones ambientales se han dirigido tanto a la Real Federación Española de Caza como a la Federación de Galgos, para informarles de los hechos, solicitarles que los condenen públicamente, se personen en la posible causa judicial y para conocer qué medidas van a adoptar para evitar que hechos similares vuelvan a repetirse.

Quien escribe este artículo se une a las acusaciones y deseos formulados por las agrupaciones ecologistas condenando este tipo de acciones, que lo único que hacen es desprestigiar al colectivo en el cual están inmersos al no evaluar los daños colaterales que sus actos ocasionan. Año tras año, y no creo estar equivocado, será un caso raro que tanto la Real Federación Española de Caza como las federaciones de cada comunidad que se encuentran a lo largo de la geografía española no reciban algún tipo de denuncias en los temas relacionados, tanto en lo concerniente al colectivo de la caza como de la captura de aves relacionada con el silvestrismo. La balanza de la justicia debe ser igual para todos y a la hora de medir los actos de unos y de otros no podemos usar distintas varas de medir, clamando al cielo en unos casos pidiendo justicia en situaciones muy contextuales y realizar la técnica del avestruz en los grandes y verdaderos problemas.

A mis queridos y respetados ecologistas quiero recordarles que durante los últimos cincuenta años un número incalculable de aves han muerto por culpa de la acción incontrolada de la agricultura. Que en Estados Unidos se estimó hace menos de una década que alrededor de 6 millones de aves morían anualmente en ese país por culpa de los plaguicidas. Hasta mediados de la década de los sesenta era un espectáculo comprobar cómo al levantar las tierras los agricultores, en sus surcos cientos de aves insectívoras y granívoras se aglutinaban en ellos. para comer los insectos y semillas. Que si se mira en la actualidad. lo más que podremos ver es algún ave aislada. Que hasta mediados de la década de los sesenta, los inmensos campos de olivares andaluces eran lugares de una gran actividad biológica en donde miles de aves escogían su masa arbórea para nidificar. Si en la actualidad nos paseamos por sus campos en la época primaveral, sólo escucharíamos el silencio. También podría decirles qué ocurría cuando en la época de primavera se fumigaba un campo de cítricos con el Metamidofos. O cuando para proteger las uvas de mesa fumigaban con el Monocrotofos. ¿Se enteraron por casualidad alguna vez qué ocurría cuando para proteger los planteles se usó durante décadas el Metomilos? Y así podría escribir docenas y docenas de folios.

Durante medio siglo transcurrido, me pregunto: ¿Qué estudios e investigaciones realizaron? ¿Cuántas denuncias llevaron a cabo? ¿Cuántos han salido en los medios de comunicación y son conocidos por todos los españoles? ¡Perdonen mi ignorancia, lectores de Federcaza, salvo casos muy contextuales no los conozco!

Un consejo

A mis respetados amantes de la naturaleza, les aconsejaría que durante una temporada recorrieran nuestros campos de cultivo como yo lo vengo realizando durante más de treinta años y verían lo siguiente:

Los efectos que una gran parte de los herbicidas causan sobre la fauna que en esos momentos se encuentran en dichas zonas son los siguientes. En la época otoñal y si ha llovido, han empezado a brotar las primeras plantas y restos de cosecha con la particularidad de que tanto las aves como la perdiz. alondra o mamíferos como la liebre y el conejo tenderán a comerse sus brotes tiernos, con la problemática de que muchos de ellos morirán a consecuencia de las sustancias químicas que han ingerido.

Si cuando se realiza una aplicación con herbicidas y sopla el viento y el campo está cerca de montes bajos o lindes, dichas materias activas se irán acumulando a lo largo de su superficie con lo cual el grado de toxicidad aumenta considerablemente, algo que más de un cazador ha vivido al comprobar que sus perros morían o sufrían graves intoxicaciones.

Si la acción anteriormente citada tiene lugar en la época de primavera, todas las aves que nidifican en el suelo, tanto ellas como sus crías se verán seriamente afectadas, causándoles la muerte en la gran mayoría de los casos.

Señores ecologistas, hablen con los colmeneros y les dirán la cantidad de colmenas que les han desaparecido, unas veces al ser engañados por los agricultores y en otros casos por ejemplo en los cítricos por las fumigaciones que previamente se habían realizado. Si se toman la molestia de mirar en uno de estos campos en donde se ha usado el Clorpirifos, podrán observar la cantidad de nidos abandonados en los cuales sólo podremos encontrar la muerte de las crías o de sus padres.

Les aconsejo realicen una serie de recorridos por las zonas de regadío en donde esta modalidad se realiza con goteros. Si toman una muestra del contenido de sus aguas y realizan un análisis de las mismas. comprobarán que contienen nitrógeno, fósforo y potasio en el mejor de los casos, porque les puede ocurrir que coincidan con las fechas en las cuales están limpiando los goteros y en ese caso su contenido será ácido nítrico.

Sigan investigando en sus campos, capturen algunas aves, sacrifiquen algunas y hagan la biopsia correspondiente y comprueben cómo se encuentra su aparato digestivo y sobre todo el tamaño de su hígado. En algunas de las que capturen comprobarán que tienen tumores en la cabeza, enjaulen algunas de ellas y tendrían ante ustedes el espectáculo lamentable de cómo poco a poco se van quedando ciegas hasta que en un plazo comprendido entre diez y quince días mueren.

En la época otoñal, encaminen sus pasos hacia donde se practica una agricultura extensiva, examinen los campos que están preparándose para la siembra y miren al suelo y en muchos casos podrán comprobar que si se ha realizado el abono de las tierras con abono granulado, que en algunos casos ocupa toda su superficie, porque el agricultor no ha tenido tiempo o no lo ha considerado oportuno taparlo en ese mismo momento, puede permanecer al aire libre varios días. Dicho granulado, las aves y mamíferos que pasen por dichas tierras, las confundirán con semillas y sus efectos serán los mismos que los citados en los goteros.

Sigan observando estos campos de cultivo y observen qué ocurre cuando se realiza la siembra. Una vez más miren al suelo de un campo sembrado y será dificil si antes los mamíferos y las aves no se las han comido semillas de trigo, cebada o avena entre otros cereales de color morado.

El abono anteriormente citado lleva para su conservación insecticidas y funguicidas y en algunos casos son de tal toxicidad que el fabricante recomienda al agricultor que procure no dejarlas sobre la superficie del suelo, ya que son muy nocivas para las aves.

Para que se hagan una idea de la peligrosidad de algunos conservantes, les aconsejo que se acerquen a las cooperativas cuando los agricultores sacan en sus remolques el grano ya preparado para la siembra, miren en los alrededores y comprobarán que, salvo en contadas ocasiones, encontrarán gorriones muertos que han tenido la osadía de comer los granos caídos.

Visiten en primavera y verano los campos en donde se realizan cultivos hortícolas y pregunten a los agricultores qué emplean para combatir a las babosas y caracoles o miren al suelo y comprobarán que hay normalmente un granulado de color violeta (Metiocarb) que la fauna las ingiere confundiéndolas con semillas y de efectos rápidos y nefastos. Miren en los surcos y en los alrededores del campo y será raro que no vean alguna tórtola, torcaz o codorniz muerta.

Me hubiera gustado que…

Ustedes me hubieran acompañado en mi recorrido a lo largo de la zona mediterránea visitando los parrales de uvas de mesa y hubieran comprobado cómo determinados agricultores en la época de la maduración empleaban un producto fosforado llamado Monocrotofos para rociar los racimos y evitar que no fueran picoteados por las aves de la zona y dañaran la presencia del producto a la hora de ser vendido. Los efectos de este componente químico son de tal eficacia que en pocos momentos el ave empezaba a tener convulsiones y moría. Mis queridos ecologistas, saben ustedes cómo nombraban los agricultores a este producto cuando iban a comprarlo: ¡Dame para matar los pájaros! Afortunadamente, se ha retirado del mercado hace cuatro años, pero se sigue usando ya que normalmente un número elevado de agricultores cuando un producto se va a retirar y lo han estado usando durante bastantes años almacenan cantidades para seguir utilizándolo.

Durante mis investigaciones en campo, algunos de ustedes estuvieran a mi lado en la época otoñal en zonas en donde se practica una agricultura intensiva y comprobarán sobre el terreno otro de los efectos que la inteligencia humana ha sido capaz de desarrollar y conocido con el nombre de Metomilo. Dicho producto no es una excepción en el mundo de los fitosanitarios sino uno más que añadir a los cientos de productos tóxicos que desde la década de los cuarenta fueron apareciendo en el mercado. Dicho producto, suele emplearse para combatir determinadas plagas que no vienen al caso mencionar, pero lo increíble es que determinados agricultores lo han empleado sobre todo en los planteles de calabacín y pepino como preventivo para que las aves no se coman sus brotes tiernos. Cuando algunas aves entraban a comer a la plantación, era lamentable ver que cuando salían de la misma caían como pelotas llovidas del cielo.

Examinen el vademécum agrícola y comprobarán la cantidad de marcas con productos tóxicos que existen.

José Lafuente

3 comentarios
08 may. 2012 22:10
suamax
Buenas, solo comentarle que segurmente estas cosas no las van a denunciar porque estarian contra el ministerio de Agricultura y medioambiente, y este es que reparte subveciones no...?
Quizas este equivocado..., es que soy muy mal pensado.
Por otra parte solo contarle una anecdota, para que se vea cual es la forma de joder a los cazadores:
Estoy apuntado en un coto social y resulta que nos ha llegado una carta del organo competente de medio ambiente y en resumidas cuentas dice que han encotrado unos conejos, ratas y alguna paloma muerta en una linde por la que transcurre una correntia de un campo de labranza, y que analizandola han encontrado componentes que ahora no recuerdo y que pueden haber provocado la muerte a estos animales, y nos multan con una sancion de 500€ por esto, y explican que aunque estos componentes suelen venir en productos agricolas no se puede descartar el uso de veneno para matar a estos animales y en consecuencia tienen a bien jodernos a nosotros pues les da la gana y para eso tienen potestad para multarnos y punto, porque ha sido publicada en el boletin oficial y ya estamos enterados de esta manera.
Me pregunto como nos ha llenado esta carta ahora y no antes para poder hacer alegaciones en fecha...no lo entiendo seguramente es que soy un mal pensado.
Me pregunto como es que nos denuncian a nosotros los cazadores cuando nosotros somos los mas interesados en que tengamos mas conejos y palomas y no menos... sigo siendo mal pensado.
Me pregunto porque sin tener pruebas concluyentes de la autoria del no demostrado envenenamientos nos hacen responsables a nosotros y no al dueño del cultivo... es que vaya tela como soy...
Al final creo que pasabamos por alli y como siempre pues pasen y pagen... como siempre otra vez el tonto la escopetita es el de la culpa...
08 may. 2012 22:14
suamax
parece que al leerlo digo que analizaron la correntia y no analizaron los estomagos de los animales, en fin lo mismo da, a pagar y punto.
08 may. 2012 22:23
Fuente Andrino  
Doy fe de lo que se dice en tan documentado artículo y valoro mucho el comentario de suamax. Pero no salimos de nuestros medios y quienes tenían que sacar lo nuestro a relucir donde conviene a todos se les domestica con unos pocos de euros o de "egos". Eso cuando no contratan a un soplagaitas que parece hablarnos desde el púlpito.
Miguel Ángel Romero Ruíz

 

Leer más
Otros artículos de José Lafuente

¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza?
(30/04/2012)

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193827 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148155 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145821 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109386 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103395 lecturas)

En el número de septiembre:

  • Tiempo para codornices, tórtolas y torcaces
  • Así se presenta la temporada general
  • ¿Especialistas becaderos para la codorniz?
  • Venados en el visor… y otra campaña montera