Fin de temporada, momento de reflexión

Otra temporada del reclamo que finaliza, o está a punto de concluir en algunas comunidades, sin que los resultados acompañen. Son ya varios años consecutivos los que llevamos sin que la meteorología reinante deje d recordarnos la gran importanciatque tiene en esta modalidálde caza, sobre todo en el tiempo previó que haya existido a la apertura del reclamo de perdiz.

Manuel Romero | 28/03/2012

7548 lecturas

De igual manera, debemos hacer también un breve repaso a las condiciones metereológicas que nos han acompañado durante los días que hemos cazado el perdigón, pues su influencia es decisiva de cara al desarrollo de los puestos y a los lances obtenidos.

No ignoramos tampoco que un otoño con suaves temperaturas y lluvias abundantes propicia que la perdiz campera se enverdine, no tome tierra, y comience la disgregación, en tiempo natural, de los bandos en parejas tomando posesión cada una de ellas de su territorio, o querencia.

Una vez finalizada la temporada del cuco, y con objeto de ir mejorando nuestras actuaciones como aficionado, es preciso reflexionar sobre aquellos posibles errores que podamos haber cometido con nuestro reclamos. Y así, hacemos promesa de no volver a sacar a aquel pájaro que aún no se encontraba en su punto óptimo de celo, pero la impaciencia por verlo cuanto antes ubicado en el repostero nos hizo colgarlo demasiado pronto.

Ahora es tiempo también de trasladar nuestras anotaciones camperas al diario perdigonero. Este sistema nos permite apuntar, con todo detalle, lo acontecido en casa uno de los puesto que hemos realizado.

Y así, reclamo por reclamo, iremos relatando las distintas actuaciones que ofrecieron en el campo. Ello nos permitirá, ya no sólo guardar los lances más destacables, sino también pasado cierto tiempo nos hará refrescar la memoria al volver a recordar, con su lectura, detalles que a pesar de tenerlos almacenados...estaban casi olvidados.

Es importante, en estas fechas, tener perfectamente limpios y desinfectados todos los terreros. Los nuevos habitáculos, en los que en poco tiempo alojaremos a nuestros campeones, deben estar siempre preparados y listos para un uso inmediato. De igual modo, tendremos que tener almacenada la mezcla de tierra que vayamos a depositar en los mismos.

Antes de alojar a nuestros reclamos en los terreros es conveniente proceder a desparasitarlos, tanto de forma externa como interna. Es preciso hacerlo cuando aún se encuentran en las jaulas, pues de realizarlo cuando ya están en los terreros podremos encontrarnos con la situación de agravar los problemas, al mezclarse la tierra con los "huéspedes" expulsados, tras la limpieza interna que hemos hecho a nuestros pájaros.

El paso de los reclamos a los jaulones de pelecho no debe demorarse en demasía tras el cierre de la temporada, pues en estas fechas los reclamos llegan a un estado de celo tan considerable. que la sobreexcitación que disponen les puede acarrear lamentables efectos secundarios.

No se nos debe olvidar que el buen aficionado está permanentemente encelado y que, por lo tanto, esta apasionante modalidad de caza no se limita al período en el que cazamos en el campo, pues su duración abarca los 365 días del año.

Por esta razón no debemos seguir los pasos de aquel "aficionado" que, acabando la temporada, se despreocupa totalmente de sus reclamos abandonándolos a su suerte. Los cuidados, mimos y atenciones que debemos dar a nuestros pájaros deben ser permanentes. Seguro que llegado su momento, ellos nos lo agradecerán regalándonos una bella estampa por haber realizado un perfecto pelecho.

No debemos pasar por alto las vistas periódicas que debemos realizar, durante todo el año, a la perdiz salvaje que ha quedado como reproductora en nuestros campos. Debemos proveerla del necesario alimento para que pueda criar, llegado su momento. a toda su prole. Es importante también dotar a la querencia, donde se encuentran las camperas. de distintos puntos de agua que periódicamente debemos tratar sanitariamente para que no sea el vehículo transmisor de enfermedades infecciosas.

El control legal que realizaremos sobre los depredadores de la zona será otra obligada tarea. que deberá ir anotada en nuestra agenda de gestión cinegética. Estas acciones, que de forma gustosa nos imponemos, se encaminan para cumplir un objetivo, que no es otro que mejorar las condiciones existentes en la querencia de la reina del monte.

Además de lo expuesto, en esta obligada espera, los terreros de cualquier aficionado suelen ser puntos de obligado encuentro, en los cuales se hace presente la sabrosa tertulia. A los aficionados nos gusta reunirnos delante de ellos, para recordar los lances más destacables de la temporada pasada.

El buen aficionado sabe que esta modalidad de caza no se limita al período en el que cazamos en el campo, sino que abarca los 365 días del año

Nos sirve también para comentar todo lo referido al proceso de muda de los reclamos, así como para relatar, con toda la pasión que un buen aficionado puede mostrar, los hechos que hemos experimentado. Sobre todo. sin olvidar aquellos puestos donde el valiente macho campero irrumpió en plaza, encelado, arrastrando las alas, en actitud combativa... Son hechos cíclicos, maravillosos, que forman parte del ritual de esta apasionante modalidad de caza.

El largo período de tiempo que va desde que se cierra la veda hasta la apertura de una nueva temporada, nos refugiamos también en los recuerdos de las faenas más importantes que hicieron aquellos reclamos punteros y que también ocuparon nuestros desvelos, sobre todo en las largas noches de insomnio.

De igual modo, ocupamos parte de esta larga espera en realizar frecuentes visitas a los amigos cuquilleros, así como en los cuidados diarios que dispensamos a nuestros campeones.

En esta etapa de espera, la fase contemplativa adquiere una notable importancia. al pasarnos muchas horas mirando y remirando delante de los terreros el atractivo comportamiento de la reina del monte. Sabemos que para que este largo y obligado paréntesis se haga más llevadero, disponemos de la mejor virtud que tiene toda aquella persona que realmente se siente cuquillero: la paciencia.

Manuel Romero Perea

2 comentarios
28 mar. 2012 21:04
BARBAS
BARBAS  
Comentaba, precisamente hoy, con otro cuquillero, que la maestría la ejerce no aquel que mas sabe de alguna materia o asunto, sino aquel que con mayor profusión, sinceridad y generosidad ofrece su competencia, su conocimiento a los demás, sin pedir nada a cambio. Ese es el verdadero maestro, porque es el que mejor enseña.
Una vez mas tus apuntillos nos recuerdan las cosas que debemos hacer y nos repasan esas pautas obligatorias para todo buen cuquillero. El paréntesis obligado es mas llevadero con esa dedicación a nuestros pájaros y a las camperas, pero, desde luego, el contacto personal es -como bien apuntas- netamente agradable, necesario y compensatorio de nuestros avatares y desvelos, así que, amigo Manolo, a ver si encontramos un hueco y ponemos las agendas en marcha, con la misma coordinación y orientación para que, junto con las estrellas, nos encaminen, nos dirijan y coincidan en un feliz reencuentro cuquillero lo antes posible.
Gracias y un fuerte abrazo,
31 ago. 2012 00:05
Angelmari
Angelmari
manolo soy angel de caceres como te puedo encontrar en el foro? un saludo

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197445 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154499 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149401 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112131 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104286 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas