Cacerías tradicionales en República Checa

Este reportaje que les voy a ofrecer es de mi tierra, R. Checa, país centroeuropeo con grandes extensiones de bosques, laderas inmensas, repletas de escondrijos en las zarzas para los animales, tan preciados para los cazadores esperando la temporada.

Marketa Mikulova | 11/01/2012

13430 lecturas

Las cacerías empiezan a principios otoño. En Octubre se abre la vera y termina a mitad de Enero. Las diferentes organizaciones profesionales en todas las regiones del país preparan cautelosamente los eventos, son localidades periféricas en su mayoría en la zona Oeste uniendo el Norte con el Sur.

La base de cada cacería organizada es pura profesión con tradición añadida, gente que se dedica profesionalmente a la cinegética y con toda la sabiduría dan empuje a lo largo de los años, que los aficionados, amantes de lo que cierne a esta rama, que no se le puede llamar deporte, sino afición, les acompañen. Hay un gran interés también por parte de nuestros vecinos de Alemania, Suiza y Austria, ya que históricamente la tradición y las formas de sentir la caza son parecidas en toda Centroeuropa.

Cazadores, fuera de sus horarios de diversas profesiones se reúnen, forman clubes y se movilizan. Por ejemplo en un fin de semana en diferentes zonas de una región recorren de un día para otro, kilómetros para acudir a la cacería que más les interesa. Un fin de semana o mejor un puente realmente entretenido a la carta a quien le guste según qué temario.

El trabajo que aportan los magníficos perros con sus dueños a pie en el terreno, que es difícil de preveer a pocos metros si encuentran una pieza o toda una manada de presa buscada. En los densos bosques se aprecia el gran sentido de compañerismo (de que yo te veo…tu me ves o me oyes), para avanzar en armadas a peinar toda la extensión que es el objetivo.

A mitad de Octubre tuve el placer (con mi perra Teckel) de estar cuatro días seguidos con mis compañeros.

Cada día lo pasamos en diferente región. Parecía que en las ciudades no quedaban personas y que se habían trasladado a los bosques vistiendo atuendos verdes, armados y con manadas de perros bien adiestrados. Los días empezaban con un buen desayuno multitudinario preparado en salas de baile del pueblo o cabañas y con una costumbre muy cazadora que es entrar en la sala y saludar dando la mano y desear buena caza a cada uno de los compañeros presentes.

Una de las mañanas había más de 100 personas… Siguiendo la tradición, ya en el campo, se hace una formación donde no pueden faltar los músicos folclóricos. Entonces se reciben las directrices, sistema de colocación, coordenadas, información de cuales son las piezas permitidas a batir y las sanciones a pagar por las piezas no permitidas. Con un potente saludo y deseo de buen suceso procede el transporte a los distintos puntos. El que mas me gustó fue en una carroza llena de paja sentados en el borde y evitando todas las zarzas que acompañaban el camino.

Ya una vez colocados en líneas, otros en las construcciones de aguardo, todos esperan el sonido del cuerno que anuncia el avance. Los perros quedan sueltos y ansiosos se adentran en el terreno Se oyen los disparos y el trabajo empezó. Hay que seguir adelante, no hay marcha atrás. La tecnología manda, los perros, todos de pura raza, están bien protegidos con chalecos y algunos con sistemas de navegación. Dado que los dueños tienden a conservar a sus perros por muchos años para que tengan las experiencias bien vividas. A nadie le interesa que su perro quede mal parado en un agarre, herido, que por circunstancias quedó atrás o simplemente perdido. No se utilizan rehalas grandes.

Los perros son adiestrados con pruebas en todas las modalidades de caza, todos tienen prueba de obediencia. En las fotos se ven diferentes razas de perros. En este tipo de terreno se aprecian los perros de tamaño medio con voz para avisar la presa encontrada. En cuanto los perros de rastro con sangre trabajan individualmente con la correa larga.

Es bastante novedoso ver la raza de Staffordshire Bull Terrier. Su perfecto adiestramiento, comportamiento social y dureza con la presa se esta ganando mucho respeto entre los cazadores. En las fotos también pueden ver los cazadores con lanzas. Es un tema muy discutido.

Actualmente la ley no permite abiertamente su utilización, solo si existe peligro para los perros y el cazador en el momento del remate.
Dependiendo del terreno que toca en un día de la montería se consiguen dos o tres batidas. Entre estas hay descansos para comer y merendar al aire libre, sopa caliente, una amplia variedad de chorizos caseros, dulces y café, para recobrar fuerzas.
La caza termina con otro largo sonido de cuerno y las carrozas y furgonetas recogen la presa abatida, en su momento acercada y ya destripada, al camino más próximo para su transporte sin complicaciones.

Cazadores, perros, todos los organizadores y ayudantes vuelven al punto de salida, donde ya casi siempre a oscuras con los fuegos encendidos se hará el recuento de piezas y de nuevo despedida tradicional con músicos. Y para acabar, todos acuden a una esperada y gran cena, donde se contará como transcurrió el día.

Para todos los amantes de la caza a los que les gustaría asistir y pasar inolvidables días en un entorno diferente, no duden en consultar las posibilidades de sentir la tradición cazando en el corazón de Europa.

Marketa Mikulova

 

Leer más
Otros artículos de Marketa Mikulova

No hay más artículos de este autor

Artículos relacionados con 'Internacional'

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Salgo de cacería fuera de España, ¿qué me llevo?
Jaime Meléndez Thacker

Pongola: entre Mpumalanga y Zululandia (I)
Alberto Núñez Seoane

Lance in memoriam
Antonio Contreras

Cara norte y cara sur en Sudáfrica
Juan Ignacio Gázquez

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193843 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148174 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145833 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109391 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103398 lecturas)