Fugas durante la caza

Las fugas constituyen uno de las principales consultas que recibimos los profesionales. Vamos a tratar ahora sobre aquellas que se producen durante la caza.

Sergio Otal | 12/12/2011

13539 lecturas

La inmensa mayoría de los perros que se fugan en la península Ibérica son perros de caza. Lo hacen para cazar más allá de donde le apetecería al dueño; para liberarse del freno de buscar a fondo en un pequeño terreno y buscar despreocupadamente en grandes espacios. Se escapan para dar rienda suelta a su afición, cazando descontroladamente, sin la presencia del cazador.

Otras veces el animal no tiene intención de fugarse, pero cuando está trabajando correctamente, se ve sorprendido por el salto de un animal prohibido y sale disparado tras él. O se ve vencido por la tentación de un rastro prohibido.

Muchos cazadores de pluma desean perros especializados en aves, que no se fijen en conejos y liebres. Dicen que los rastros de los animales de pelo les bajan la nariz y les acorta el radio de búsqueda olfativa.

El objetivo no es nada fácil. Y es normal ver sucumbir a la tentación de las liebres a grandes campeones adiestrados y conducidos por grandes adiestradores.

Cuando la liebre se ve sorprendida por un perro que busca aves, inicia una carrera que supone una tentación difícil de superar para el pobre perro. Durante la carrera, en un buen cazadero, es fácil que coincidan con otras liebres. El buen perro tiende a seguir a la última liebre, a la que corre con mayor rapidez porque está más fresca. En esta desigual carrera, las liebres con sus relevos pueden alejar al perro literalmente varios pueblos. Se dice que los perros pueden llegar a morir como consecuencia de un fallo cardíaco. Pero lo que sí ocurre es que el perro termina agotado y totalmente desorientado. Enfrascado en la persecución no ha recogido referencias y no sabe volver hasta el dueño.

Los montes de nuestra península se están llenando de corzos, zorros y jabalíes. Su rastro también resulta provocador de fugas extensísimas para los perros especializados en otra clase de caza, resulta habitual en nuestras tierras la fuga de animales tras los corzos, incluso los animales en la caza del jabalí.

El problema de las fugas en los perros de caza se ha incrementado muchísimo en los últimos 20 o 25 años, porque ningún criador quiere criar perros cortos. Las competiciones de caza, con su publicidad y enorme influencia, han contribuido especialmente a que hoy se seleccionen perros que cazan más rápidos y más lejos.

Por ejemplo: la transformación sufrida por el bretón muestra el cambio en este sentido que se está produciendo en la raza. Hace unos años, en mis inicios recuerdo que el bretón se decía que era un perrito que cazaba pegadito al cazador. Se decía que era un perro de jubilados. Hoy los bretones ocupan los primeros lugares en las pruebas de trabajo.

Estos perros portadores de esta dinamita en la sangre pueden superarnos y llevarnos a la desesperación.

No puede con él. Todo son gritos llamándole. El perro se va, viene, no respeta el trabajo de otros perros, levanta la caza lejos, donde es imposible tirarle. Algunos amigos ya no quieren ir con nosotros. ¡un desastre!

El problema también afecta a los perros de compañía. Se da preferentemente en razas medianas y grandes.

Hace unos años, cuando las razas nórdicas disfrutaban de su pleno apogeo, las consultas se sucedían continuamente.

Por supuesto que el perro doméstico se fuga por los mismos motivos que un perro que está cazando, pero aquí se evidencia algo más: un ansia de libertad. Muchos perros, como muchas personas, muestran una necesidad periódica de airearse.

Hay perros que no se van nunca, pero hay otros que necesitan hacer un excursión de vez en cuando. Es como si tuviesen un reloj interior que les llama a la fuga, como llama el estómago a la comida.

Es una conducta compleja, de evidente raíz genética que se desarrolla precipitadamente cuando el perro tiene ocasión de practicarla. Se crea adicción a la fuga muy rápidamente.

El perro que se ha ido, ha cometido una falta grave, pero cuando vuelve, no puede ser castigada, porque es peor.

Realmente, el castigo complicará en el futuro el retorno, y si no se castiga, se está tolerando la conducta y agravando el problema.

Consecuencias

El perro de caza que se fuga corre peligro de extraviarse y de ser robado. Y también puede provocar accidentes de tráfico.

El problema de las fugas en los perros de caza se ha incrementado muchísimo en los últimos 20 o 25 años, porque ningún criador quiere criar perros cortos

Pero la peor consecuencia es la decepción del propietario. Normalmente se le concede un margen de tiempo para que cambie. Durante ese tiempo, se suelen poner en práctica recursos que hemos escuchado… (Algunas que me han comentado es una perdigonada para que el animal aprenda o meter en un saco al perro, si es de pluma con una liebre o conejo, y pinchar con alfileres, para que se aborrezca)
Sólo algunos cazadores acuden a adiestradores profesionales.

Si no se soluciona este trastorno, el perro suele ser abandonado o sacrificado.

En los últimos años los cazadores han conocido las maravillas del Radio Collar Educativo y acuden a él masivamente.

Yo me he preocupado de aleccionar al cazador que ha querido para que utilice este u otros métodos adecuadamente. Ésa ha sido la clave del éxito. Se ha desarrollado una tarea formativa individual ingente.

Si viesemos un perro fuguista seguramente nos quedará un regusto amargo.

De un lado, cuando le veamos disfrutar a pierna suelta de las cosas sencillas de la calle, le comprenderemos. Cuando veamos el jugo que le saca a su libertad, probablemente hasta sentiremos envidia. De otro, nos percataremos de los peligros que padece y provoca. Nos hará sentir escalofríos.

Nunca olvidemos que durante las fugas un perro puede aprender y practicar conductas indeseables. Muchas conductas de agresividad y depredación, como atacar a las ovejas, matándolas con los dientes u obligándolas a que se despeñen, tienen su origen en un problema de fugas que queda eclipsado por la importancia de las consecuencias.

A veces serán tonterías como aprender a degustar las excelencias gastronómicas de las bolsas de basura, o los excrementos de otros perros.

Otras veces el aprendizaje puede ser más pernicioso porque se relaciona con la conducta agresiva. Puede aprender a adoptar actitudes amenazadoras o plenamente agresivas ante la competencia sexual.

En las fugas un perro puede aprender a agredir y llegar incluso a desarrollar una motivación hostil con la que el propietario no cuenta hasta que se ve sorprendido por ella.

La intervención

Las fugas deben cortarse inmediatamente y definitivamente. Debemos mentalizarnos de esto. La próxima fuga puede ser la última.

Los propietarios de los perros fuguistas son buenos clientes de las compañías de seguros. Pero ésa no es ninguna solución. La cuestión no es quién pagará las consecuencias, sino quién se responsabiliza de evitarlas.

Cada fuga estimula a la siguiente. La continencia al principio exaspera el deseo de fugarse, pero a la larga lo va apagando, aunque en muchos perros no llega a extinguirse del todo jamás.

La psicología de los premios y castigos no sirve de nada.

Muchos perros regresan de sus fugas profundamente arrepentidos. Algunos culebreando, incluso hemos conocido a un par de ellos que sonreían.

Si están arrepentidos, ¿qué sentido tiene el castigo? Además da igual, cuando sienta de nuevo la llamada de la libertad, lo dejará todo y se irá.

Hay que dejar de castigar y de hacer tonterías con las fugas. La solución no consiste en luchar contra la fuga. Hay que olvidarse de las fugas. La solución consiste en mostrarle al perro una manera nueva y correcta de comportarse ante la tentación y en habituarle a ella cuanto antes.

Los propietarios de los perros fuguistas son buenos clientes de las compañías de seguros

Para ello, solamente cabe una intervención que comienza por cortar inmediata y definitivamente las fugas.

Las fugas se cortan con una llamada firme.

Una llamada firme significa que el perro da media vuelta e inicia el regreso,

— inmediatamente de haber percibido la llamada una sola vez,
— siempre, en cualquier situación, aunque esté a punto de montarse una hembra en celo,
— a cualquier distancia.

Todo lo demás no son llamadas firmes. Son llamadas engañosas porque fallan cuando más falta hacen y resultan peligrosísimas, porque confieren al propietario una confianza que puede resultar muy cara.

La llamada firme a un fuguista

La llamada firme se obtiene en algunos casos mediante los oportunos ejercicios de adiestramiento básico.

El Radio Collar Educativo aplicado como castigo, en el sentido vulgar del término, sólo sirve para dar rienda suelta a nuestra agresividad. Es cruel.

Sergio Otal

5 comentarios
13 dic. 2011 09:26
+4
migueldecaza
migueldecaza
yo tengo uno de esos individuos,es una balsa de aceite en casa y un cohete en cuando ve campo. ¿Gritar llamandole? hasta que me desgañito,palos también alguna vez,¿cual es una solución eficaz;solo se me ocurre el collar,cuando llegue a la distancia que queramos "calanbra" No me gusta nada el collar,por eso no tengo;pero ¿como se hace para que te obedezca cuando lo llames en el campo,y caze a la distancia que tú quieres? ¿o lo mejor es "facturarlo a otra persona? No se ha quedado resulto el tema en este articulo
13 dic. 2011 18:58
+6
perdigon6_7
un collar no es un elemento de castigo y que permita dar rienda suelta a nuestra crueldad. aunque siempre hay algún desalmado. yo tengo un perro que me dió un tío mio que dejó de cazar, el animal tenía dos años y no sabía ni como se llamaba. No conocía la obediencia básica. órdenes como ven aquí, busca, cobra, camina al lado. A un perro con éstas caracteristicas le metes un colllar y lo matas a calambrazos. Dedicadle tiempo a que sepa que le estamos pidiendo, además el premio siempre mejor que el castigo. Y cada perro es un pequeño mundo.
19 dic. 2011 21:01
+1
granada
tengo una perra bretona de 6 meses y cuando salgo a cazar y pego varios tiros la perra se pone a mi lado y deja de vuscar, que puedo hacer para corregir esta actitud
20 dic. 2011 09:57
terapianimal  
No se si entiende perfectamente el artículo, no estoy fomentando los collares ni mucho menos, pero tampoco que no se puedan usar. Creo que hay un punto medio como en todo. En este artículo pretendía trasmitir que lo importante es una educación básica y que el animal responda a la llamada siempre y a la primera, dejando todo, para evitar las fugas en la caza, y una forma de conseguirlo es a través del conductismo, premiando la conducta deseada e ignorando la conducta no deseada.
11 jun. 2012 01:22
juanguitar
juanguitar  
estoy muy de acuerdo con el articulo,la obediencia es lo fundamental en los perros,y aparte que compartan su vida con su dueño,formando un fuerte vinculo de amistad,y no pasar su vida en un canil.

 

Leer más
Otros artículos de Sergio Otal

La Leishmaniosis Canina
(13/03/2012)

Comunicarse con los perros
(13/10/2011)

El perro de caza: «de la guardería a la universidad»
(01/06/2011)

Miedo a los disparos
(14/12/2007)

Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193885 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148249 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145881 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109415 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103412 lecturas)