Dos años de divulgación del conocimiento científico

Dos años han transcurrido desde que la Cátedra de Recursos Cinegéticos y Piscícolas de la Universidad de Córdoba empezó a colaborar con la revista Trofeo aportando sus conocimientos y experiencias científicas. A continuación, hacemos un repaso a las investigaciones publicadas durante todo este tiempo.

Jerónimo Torres y Juan Carranza | 25/10/2011

3383 lecturas

Fue en septiembre del año 2009 cuando la Cátedra de Recursos Cinegéticos y Piscícolas (CRCP) de la Universidad de Córdoba comenzó a colaborar con la revista Trofeo para publicar mensualmente artículos en los que se expusieran resultadoscientíficos sobre aspectos cinegéticos.

La CRCP se creó en abril de 2009 mediante un convenio de colaboración entre la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Universidad de Córdoba. Entre los objetivos de este centro, además de la investigación, está la difusión de las investigaciones sobre especies cinegéticas y demás argumentos relacionados.

Así surge la colaboración entre la CRCP y Trofeo, como una herramienta eficaz que permita el acceso a un sector de la sociedad interesado en las especies cinegéticas y sus hábitats a los avances producidos por grupos de investigación de cualquier nacionalidad. De hecho, es complicado para una persona no investigadora tener acceso a los resultados de las investigaciones de grupos extranjeros; en primer lugar porque la gran mayoría de los artículos científicos están escritos en inglés, lo que puede suponer un problema si no se conoce esta lengua y las palabras técnicas utilizadas sobre cada tema, y en segundo lugar porque el acceso a estos artículos en muchos casos está restringido, habría que pagarlos, facilidad que se tiene en las universidades y demás centros de investigación que poseen acuerdos con las editoriales.

Diferentes cuestiones

En estos dos años de serie, se han tratado temas variados, aunque ineludiblemente la mayoría de los artículos han estado centrados en ungulados, al ser la especialidad de los firmantes. Por otra parte, nuestro grupo de investigación en estos dos años ha publicado artículos científicos sobre diferentes cuestiones relativas a la genética, gestión y conservación del ciervo. Entre los más destacados hemos visto en qué se basa el mantenimiento de la variabilidad genética en especies poligínicas. ¿Se ha preguntado cómo estas especies, por ejemplo el ciervo, en las que un macho tiene la posibilidad de aparearse con un elevado número de hembras, consiguen no incrementar la endogamia?.

Todos vemos la época de berrea como un proceso normal y natural, y es justo eso, pero si en lugar de formarse parejas estables (como parece que sucede en nuestra especie), unos pocos machos se aparean con varias hembras, lo que están provocando en la siguiente generación es que muchas crías sean hermanas de padre. Lo que nuestro equipo ha encontrado es que esos mejores machos que todos vemos y que se hacen notar con berridos y luchas y que consiguen mantener harenes de hembras y aparearse con ellas, son los machos que mayor variabilidad genética poseen respecto a la media, por lo que se mantiene la variabilidad genética. Aunque pueden existir interferencias, actualmente es una práctica común aportar alimento suplementario a los ciervos en época estival y durante el periodo de berrea, lo que provoca un incremento de la agregación espacial de las hembras y del tamaño de los harenes que puede ocasionar consecuencias evolutivas indeseadas.

El tamaño de las cuernas

Siguiendo con este tema, también hemos comprobado cómo la variabilidad genética está relacionada con el tamaño de las cuernas. Existen algunos machos que destacan por poseer una escasa variabilidad y son los que menores tamaños de cuerna tienen.

Respecto a la gestión, aunque cada vez se tiende más a mantener elevadas densidades de ciervos, nuestros datos indican un menor desarrollo morfológico en fincas con elevadas densidades, sobre todo en años de sequía que disminuyen la cantidad de recursos alimenticios para la especie.

Por otra parte, también hemos visto características de las monterías que se celebran en la mitad sur de nuestro país. En las monterías normales se abaten animales de todas las edades y con desarrollos proporcionales a la edad, sin embargo, también se practican monterías en las que los objetivos son machos selectivos, es decir, el cazador debe ser capaz de discernir entre distintos machos que cruzan su puesto aquellos de menor desarrollo, en poco tiempo, no como sucede en los recechos que hay tiempo para observar al animal.

Los resultados indican el buen criterio de los cazadores para algunas edades, los machos cazados en monterías de selectivos son en general más jóvenes respecto a los de una montería normal, pero no solo eso, sino que además poseen desarrollos inferiores de cuernas respecto a su edad. Lo que sucede es que parece que seleccionan ejemplares con una longitud de cuernas inferior a un umbral (unos 60 cm), por lo que se cazan algunos muy jóvenes con desarrollos normales (es decir, no selectivos), pero otros de mayor edad que permanecen con cuernas inferiores a ese umbral cuando deberían tener mayores desarrollos, estos sí son realmente los denominados selectivos. Por lo tanto, aunque asumimos que en una montería de selectivos es difícil realizar esta selección, finalmente se están cazando tanto ciervos con desarrollos normales como los buscados con menor desarrollo y se consigue también el objetivo de reducir densidad, aunque siempre será más preciso el rececho.

Resultados científicos

A lo largo de la serie de artículos hemos expuesto también los resultados obtenidos por investigadores de otros grupos tanto nacionales como extranjeros. Hemos discutido sobre las consecuencias evolutivas de la caza de trofeos, del significado biológico de la ronca del gamo, de la utilidad de los cuernos de las hembras de los bóvidos, de la competencia interespecífica entre cérvidos, del papel de la selección natural en la gestión de ungulados cinegéticos y de la evolución del dimorfismo sexual en ungulados entre otros temas.

Esperamos que en estos dos años hayamos conseguido nuestro objetivo de contribuir a difundir algunos de los últimos conocimientos que se están obteniendo en la comunidad científica sobre especies cinegéticas, esperamos haber conseguido acercar a todos aquellos interesados y en especial a todos aquellos que tienen la posibilidad de influir en las poblaciones de estos animales (cazadores, gestores, propietarios de terrenos cinegéticos), los aspectos más interesantes y aplicados sobre las poblaciones que tratan, y por último agradecer a todos estos lectores su interés. Seguiremos intentando buscar y transmitir resultados innovadores para continuar con esta serie.

Jerónimo Torres y Juan Carranza

 

Leer más
Otros artículos de Jerónimo Torres y Juan Carranza

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194061 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148529 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (146008 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109501 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103459 lecturas)

En el número de Octubre:

  • Repoblaciones y genética
  • Comienza la campaña montera 2016/17
  • ¿Qué tipo de rifle necesito?
  • Proyecto Lagunes
  • La perdiz roja. Efectos de la intervención humana
  • Fox Hunting en España
  • Alectoris. Las parientes orientales de la perdiz roja
  • Probamos la Nueva Escopeta Blaser F16
  • Plagas de conejo
  • Probamos el Visor Shilba Gold Medal Ed. II 2,5-10x50
  • El nevazo
  • Mercedes Clase V y Volkswagen Multivan