Les merveilles de la France

Bajo este nombre se halla uno de los más conocidos armeros de Francia y, que por temas de marcas u otros aspectos, Pierre Chapuis ha decidido ser Artisan; pero en sus armas está el buen saber de un armero descendiente de toda una saga que se inició con Jean, Paul y ahora, Pierre. Se graduó en 1997 con distinción en la escuela de armería de Lieja, una de las más prestigiosas de Europa; ergo, del mundo. Entre sus méritos cuenta con el Premio al Mejor Artesano de Francia entregado por el mismo presidente de la República Francesa.

Saúl Braceras | 21/10/2011

3605 lecturas

La firma está asentada en Saint-Bonnet le Château, donde también se encuentra Chapuis Armes y, por tanto, no debemos confundir una empresa con otra, ya que el target al que cada una apunta es diferente.

Volviendo a Pierre Artisan sus talleres han sido renovados por completo con la maquinaria de más alta tecnología, sin olvidar el toque del armero artesano, y en la actualidad cuentan con 900 m2 de superficie para crear rifles express, monotiros y escopetas de la mejor calidad. Todas las armas son probadas en la misma empresa, ya que cuenta con un campo de tiro subterráneo de 100 metros.

Un rifle de caza

En la gama de rifles express cuenta con cuatro modelos que utilizan el sistema de disparo Anson & Deleey: Fontainbleau media pletina, Chenonceau I y II y Rambouillet, los tres con falsa pletina. Las principales diferencias se basan en el grado de acabado, nunca en su calidad.

Lo primero que destaca son sus delicadas líneas que lo dotan de una elegancia llamativa, su escaso peso y sus proporciones que lo transforman en un arma muy compacta. Ya entrando en tema y desgajándolo para su estudio, podemos apreciar detalles como que las bases para el visor están totalmente integradas a la lista.

A modo de crítica constructiva puedo decir que no soy partidario del mono-disparador, pero que si lo pedimos nos instalarán en nuestro rifle un doble juego de éstos al traspié. En mi libro "El Rifle Express, un arma diferente", en el capítulo 3, me decanto por el uso de esta solución, pues la necesidad del segundo disparo emplea un mínimo movimiento con un escaso tiempo, e independientemente de lo acontecido durante el primer tiro, donde podría haber fallado el cartucho, la percusión del arma, etc., tendremos una segunda oportunidad, con todas sus connotaciones. Allí aclaro que, aunque entre mis armas cuento con dos rifles Sarasqueta uno del 8x75 R y otro del 10,75x52 R Springer con mono-disparador y que nunca me habían fallado en cacería, sí lo hicieron posteriormente a la impresión del libro y también durante la fase de pruebas de tiro en busca, primero, de una carga ad hoc y después, en una de precisión. En estas etapas, como los mono-disparadores eran del tipo inercial, ambos fallaron cuando las cargas eran débiles y comenzaron a funcionar a medida que éstas subieron.

Insisto, con dos disparadores estamos exentos de cualquier riesgo, inclusive en caso de rotura de uno de ellos siempre nos quedaremos con un rifle monotiro. Además, en un arma cuya excelencia es el tener todos los sistemas duplicados es conveniente tenerlos en el cuello de botella que significan los disparadores. Por estas razones ambos Sarasqueta fueron modificados al doble disparador.

En el plano subjetivo, como es la estética, me gustan las alzas de librillos, aunque soy conciente que después no las usamos y más en este caso que en el rifle ya viene prevista la colocación de un visor. Es más, el que probé tenía visor Swarovski Z6i de 1-6x24 que demostró ser un buen enssemble con el Pierre Artisan Rambouillet como se desgaja de la foto del blanco de prueba, a 50 metros, con el punto de miras en el número 9 y al que disparé ambos cañones con un intervalo de menos de 10 segundos.

Si me parece todo un acierto el uso del sistema Anson & Deeley del que soy fanático por las siguientes razones al ser patentado en 1875 es más moderno en unos 150 años que la llave conocida como pletina completa o side lock por los anglófonos, que deviene de las llaves de chispa, pues aporta un número inferior de piezas que el de éstas, por tanto, es superior mecánicamente al ser más robusto y menos complicado.

Teniendo en cuenta los cartuchos a los que son recamarados esta gama de rifles, 9,3x74R y 8x57 JRS, sus cañones de 56 cm. son perfectos para las monterías y/o batidas, pues le sacan un alto porcentaje de su potencial y, como siempre digo, los animales no llevan cronógrafo para saber a qué velocidad les llegan los proyectiles. Además, sirven para dar esa ligereza que llama la atención en cuanto empuñamos el arma.

La báscula es particularmente bella al tener esos labios tan marcados y sus coscorros grabados con hojas de roble. El asa de apertura no pasa inadvertida por su diseño tan esbelto. El arma ha sido enjoyada con grabados florales y de animales, particularmente me decanto siempre por los primeros, pero es algo subjetivo.

El rifle ha sido dotado de expulsores automáticos, aspecto fundamental para doblar los disparos de forma rápida y precisa.

La culata está realizada en madera de nogal iraní de muy alta calidad y belleza en sus veteados. Su ejecución es muy buena y se puede apreciar tanto en sus encastres como en el segrinado. En cuanto al diseño se basa en la filosofía británica de culata recta, que posibilita un retroceso coaxial y otro aspecto, realmente muy positivo, es que a la hora de colocar el visor se puede hacer lo más bajo posible y así evitar estar buscándolo a la hora de apuntar y disparar tenazón. La chimaza es semi-cola de castor
dando un buen agarre sin invalidar la elegancia del arma. Es muy destacable la calidad del segrinado, ya que no sólo es fino sino bien acabado y esto, desde mi punto de vista particular, es irrenunciable en un arma fina.

Lo definitivo

Como ya advertí el express Pierre Artisan Rambouillet me agradó muchísimo por sus elegantes líneas, ligereza y buena factura; pero de nada sirve todo esto si el arma no es precisa; por tanto, a Canto Blanco me dirigí para verificar este aspecto fundamental de cualquier rifle de caza. Sabía por el Raúl Crespo, responsable de Pierre Artisan para España, que este rifle estaba regulado con la munición Norma Vulcan de 196 grains; así que no tenía que hacer ningún experimento ni prueba, sólo usarla. Y una vez que disparé un cartucho por cañón, porque a pesar de estar sin aceite o grasa, siempre debemos usar el arma sucia para alcanzar su máxima precisión, de no hacerlo veremos que entre el primer tiro de cada cañón y los siguientes habrá una gran diferencia.

Otra cosa que debemos comprobar es que en las tablas de la báscula no hay ningún rastro de lubricante, pues también resentirá la precisión. Hecho todo esto, disparé con una secuencia de menos de 10 segundos entre tiro y tiro y apuntado al número 9 de la diana a 50 metros y vi que los colocaba uno junto a otro, apenas unos milímetros por debajo del punto de mira. Repetí otros dos disparos y en la foto podemos ver el óptimo resultado. También quiero agregar que su culata casi recta me ayudó mucho a la consecución de aquél, pues me permitía repetir los tiros de forma eficiente.

Sin dudarlo, doy la bienvenida a las magníficas armas de Pierre Artisan y mes felicitations.

Buena caza.

Saúl Braceras

 

Leer más
Otros artículos de Saúl Braceras

Schultz & Larsen Victory
(18/10/2011)

Un arma de altura
(10/05/2011)

Pierre Fontainebleau, un homenaje a la belleza
(08/04/2011)

Jean Paul Ridon 8x68S
(22/03/2011)

Larga y nueva vida al .470
(19/04/2010)

Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194083 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148572 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (146023 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109511 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103463 lecturas)