Sembrar para recoger

Cuando termina la media veda llega para todos los cazadores esa etapa en la que acapara protagonismo el dedicarse a pensar en una nueva temporada que acaba de iniciarse y en todo aquello que debemos hacer en nuestras fincas al meternos en fechas cinegéticas.

Alberto Covarsi Guijarro | 20/10/2011

3714 lecturas

Ya estamos inmersos en otra temporada de caza que no ha hecho más que comenzar. Hemos dado el pistoletazo de salida a un nuevo periodo cinegético y el silencio del campo se ha roto.

La situación de crisis del país irrumpe nuevamente en esta temporada de caza y, la verdad, tanto las orgánicas como los propios cazadores lo están notando. Pero nos achuchamos económicamente para no dejar de practicar esta afición, que nos hace desconectar por un momento de la rutina laboral de la semana y no hay lugar a dudas de que la mejor manera de hacerlo es saliendo al campo a disfrutar de la naturaleza y de la práctica de la caza.

Los primeros disparos de rifles y escopetas han marcado la apertura de una temporada donde habrá más adelante que analizar los resultados obtenidos y si las perspectivas que se tenían se han cumplido totalmente o sólo en parte. Todos sabemos que la agricultura en nuestros campos ha cambiado considerablemente, y ello ha repercutido notablemente en nuestras especies cinegéticas.

Perspectivas de la temporada

Tras varios meses preparando a nuestros perros llega ahora el momento de verlos actuar en el campo mostrando sus muestras ante perdices, conejos y liebres.

La perdiz en nuestros campos ha criado bastante bien, observándose en la media veda numerosos bandos con muchos perdigones (muchos los veíamos entrar a comer en las siembras y comederos de nuestras fincas en el período estival) que indicaban una muy buena puesta.

Con respecto a la liebre, tampoco ha criado nada mal este año. El campo en primavera ofreció bastante refugio gracias al agua caída y facilitó unas condiciones óptimas de reproducción. Igualmente, los cambios en la agricultura han influido considerablemente en la evolución de esta especie, pero se defiende dentro de lo que cabe y nos ofrecerá unas jornadas muy entretenidas y, si no, que se lo digan a los numerosos y buenísimos galgueros que tiene nuestro país o a esos cazadores que las abaten en esas entretenidas jornadas entre olivos y viñas.

El conejo sigue siendo una especie fantasma en muchas zonas de España y verdadera plaga en otras. Parecen ilógicas estas diferencias entre comunidades, incluso entre cotos vecinos, pero, lamentablemente, es así. Sí cabe destacar que en esta temporada se ha notado una leve mejoría en la recuperación de este lepórido en muchas fincas y esto llena de esperanza a muchos cazadores.

La verdad es que si analizamos cómo han ido evolucionando estas especies en los últimos cinco años, el resultado no es el deseado, ya que el hecho de que estas piezas fueran disminuyendo ha llevado aparejado que muchos cazadores se dedicaran a la caza de otras especies que, al menos, alentaran las ganas de salir al campo; nos referimos a las migratorias y, en concreto, a los zorzales y las palomas torcaces.

Al cierre de estas páginas son siempre muchísimos los amantes de las migratorias que se preguntarán dónde estarán, si habrán entrado tantas como dicen los conteos de las palomeras del norte, si se avecina una buena temporada palomera y zorzalera o este año va a ser flojo como el año pasado… Pero esperamos que en próximos meses podamos darles buenas noticias sobre la entrada de estas aves en nuestra Península.

Disfrutemos, pues, de los bueno momentos que nos ofrece la caza, como puede ser el encuentro con los compañeros por la mañana temprano en el bar, tomando unas ricas migas y un buen café, o cómo no, en el momento después de toda jornada de caza, durante el taco, en ese momento idóneo y de encuentro donde, compartiendo cada uno sus manjares, se disfruta escuchando esos lances de la jornada, esa liebre que se ha ido, o esa perdiz de pico en la u más de uno vació su escopeta sin abatir pájaro alguno…

Una correcta gestión

Pero hay una cuestión que en estos días de atrás debe haber acaparado nuestro tiempo: preparar nuevamente nuestras fincas y hacer una buena gestión cinegética sobre las mismas.

Ese tiempo en el que las escopetas han sido engrasadas y guardadas en sus armeros, es el momento ideal para reflexionar e intentar mejorar nuestros cazaderos para temporadas venideras. Hemos tenido un auténtico paraíso de caza en nuestro país y no debemos consentir hablar sólo en pasado, pues el objetivo principal es hablar en presente y, sobre todo, en futuro.

Como pautas generales de gestión, dadas las altas temperaturas que hemos tenido en los inicios de este otoño, en nuestros campos no puede faltar ni agua ni comida en los sitios habituales.

También debemos controlar los predadores con los métodos autorizados y con las solicitudes pertinentes. Habitualmente, lo que más suele utilizarse para controlar al depredador número uno, don maese zorro, son las jaulas y los lazos. De igual forma, visitaremos las zorreras para controlar si siguen siendo utilizadas y que nos sirvan de referencia para saber cómo vamos controlando a estos predadores.

Si importante es el hecho de controlar las alimañas, igual importancia tiene el ofrecer a todas las especies cinegéticas alimento en las fincas. Podemos tomar la opción de colocar comederos artificiales en varias partes del coto donde solemos contemplar a las especies cinegéticas. De este modo, y siguiendo un control de los mismos para que nunca falte el grano, haremos que las piezas se habitúen a los mismos y no tengan que salir de nuestras fincas en busca de alimento.

Realmente, lo suyo sería, obteniendo un gran éxito casi garantizado, realizar siembras naturales. Todo tipo de animales se concentrarán en estas siembras, tomándolas como punto de alimento cada día y que harán marcar la diferencia con otros acotados colindantes.

Igualmente, como hemos ya comentado, el agua tampoco puede faltar. Nuestras fincas debemos cuidarlas con el objetivo de que siempre haya agua, pues ésta da vida a nuestros campos. Así, debemos preparar charcas o mejorar las existentes para que cuando llueva aprovechemos toda la lluvia caída.

Regatos, riberas, ríos, arroyos… serán siempre valores en alza en una finca. Si no los tenemos, podemos recurrir a colocar estratégicamente en el terreno, cercanos a los puntos de alimentos, bebederos artificiales, bien en forma de estanques o de depósitos conectados a un pequeño bebedero regulado por una boya.

Con todo esto, ni a perdices ni a liebres les faltará nunca alimento y agua. Por supuesto, que habrá especies que, aunque hagamos todo lo comentado, no proliferarán en nuestras fincas, como suele pasar con el conejo. Este tema es un caso aparte, ya que la gestión que debe hacerse sobre ellos no sólo radicará en el control de alimañas ya comentado, sino que habrá que tratar sus majanos, desparasitarlos, vacunar los ejemplares existentes y, si fuera necesario, crear más vivares artificiales en la finca para ayudar a su expansión.

El hábitat se convierte así en un elemento determinante para el desarrollo favorable de la fauna del territorio. Hemos tenido una buena primavera y ello ha dado cobertura y protección a nidos que han servido de refugio ante predadores, que lo tienen más complicado entre la maraña vegetal.

Sabemos que todo esto conlleva mucho tiempo y, sobre todo, mucho dinero; pero si queremos hablar de presente y, principalmente, de futuro, debemos hacer un pequeño esfuerzo inicial que, con el tiempo, será amortizado con hermosas jornadas de caza. Quien siembra, recoge.

En fin, tenemos por delante una temporada 2011/2012 que esperamos cumpla todas las expectativas deseadas y que colme las ilusiones de todos los cazadores que vivimos la pasión de la caza. ¡Buena suerte y buena caza!

Alberto Covarsi Guijarro

 

Leer más
Otros artículos de Alberto Covarsi Guijarro

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197446 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154509 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149403 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112134 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104286 lecturas)