Ojeos bien organizados a los conejos

En este artículo nos vamos a referir a esos ojeos o ganchos que se dan a los conejos en estas semanas veraniegas, cuando ya se pueden utilizar perros en la mayor parte de las comunidades autónomas que dan esta opción venatoria, y que suponen una oportunidad de caza de primera magnitud.

Miguel F. Soler | 19/09/2011

4118 lecturas

Los cazadores se encargan siempre de ocupar las posturas que les van marcando en cada corte u ojeo, y el guarda o un perrero entra con una recova, generalmente de podencos andaluces, moviendo el monte según se deba y se pueda por las circunstancias del día y del número de cacerías ya celebradas allí, con lo que la densidad es menor y sobre todo, los conejos ya están resabiados.

En estas cacerías se disfruta un montón, pues estamos atentos a la entrada o paso de conejos en nuestro tiradero pero se puede observar un entorno amplio y variado de matas y configuración generalmente, con lo que los lances tienen su valor añadido; tiramos sin presión de estar sujetando o pendientes de nuestro perro, y siempre que el conejo que nos entre no traiga detrás y pegado a algunos perros, el disparo no suele tener mayores problemas.

Para dar buenos ojeos de conejos en verano resulta imprescindible contar con un buen organizador que conozca el terreno y los escapes de los conejos, un buen guarda o perrero que entre adecuadamente con la recova a mover el monte bajo, los cultivos autorizados a cazar en ellos, o los pastos y brozas, y por Ultimo y no menos importante, que las escopetas estén a lo que deben, es decir, no solamente bien situadas, sino atentas y con el empeño de abatir en limpio conejos, nada de armar tiroteo en vano.

Entrando en la parte que más puede interesarnos que es la de situarnos bien y atender debidamente al tiradero, la cuestión es que debemos hacer caso al postor o al guarda, si nos dice en aquel chaparro no debemos mejorar la postura por nuestra cuenta, a veces buscamos el tiradero más bonito, pero él nos ha indicado el que tiene más posibilidades según está el día y van a entrar los perros, no lo olvidemos.

Lo más rentable serán siempre los ojeos cortos y muy dinámicos, con varios cortes en la mañana, mucho mejor que preparar dos o tres ojeos largos, pues aunque se mueven muchos más conejos, a no ser que se pongan muchas escopetas, no se tira tanto y sobre ello, se encierran casi todos. El ojeo de conejos en verano requiere sosiego y buenas formas al ojear si no queremos ver mucho y tirar poco.

Sobre la forma de sacar provecho a cada una de las posturas que nos toquen, decir que recomiendo la silla bastón de ojeo para esperar en los ratos en que nos colocamos y todavía tardan los perros en entrar a nuestra zona; estos bastones, que abren en su parte de mango un pequeño sillín (no es la silla, sino el de tipo banqueta sin patas. sólo el vástago del bastón) nos permiten estar descansados, con lo que reducimos el estrés y las ganas de movernos, y a la par,al estar casi levantados, para tirar bastará elevar el tronco para estar de pie y en buena posición para tirar a los conejos que nos entren o crucen.

En silencio

No hablaremos con los compañeros o acompañantes en la postura, y menos hablaremos con el perrero o guarda para decirles que aquí o allí debe haber un conejo, esto alerta a los conejos que están en las inmediaciones pensando en escapar de los perros, y con ello. provocamos que se vuelvan o escurran, cuando no que se encierren sin dar más carreras ni brindar opciones de disparo. Hay posturas en las que para ver cruzar a los conejos debemos estar agachados o de rodillas, esto en ojeos cortos es tolerable aunque incómodo, y se da en algunas posturas en un olivar o en una zona de arbolado que deje ver el suelo tan sólo si estamos en esa postura; para estos casos es muy recomendable llevar un jersey en el morral o de no llevarlo, quitarnos el chaleco y doblarlo para ponernos de rodillas encima de alguna de estas prendas, de otra Corma acabaremos doloridos y lo que es peor, tiraremos mal y con impaciencia. Eso sí, nunca es recomendable sentarse en el suelo. estaremos más cómodos, pero mucho más limitados para tirar y adelantar adecuadamente.

Con los conejos que estamos viendo moverse según escuchan el ruido de los perros al acercarse o el tiroteo, pero que todavía no están a tiro, no debemos encararnos con antelación al lance; si lo hacemos primero nos moveremos y ese o algún otro conejo nos verá: segundo. nos cansaremos y acabaremos tirando antes de tiempo o asomándonos en exceso por encima de la escopeta; y tercero, dejaremos de estar pendiente al resto del tiradero y pueden entrar más conejos. Mejor es permanecer atentos, mirando por el rabillo del ojo mientras atendemos el resto de nuestro tiradero. y cuando el conejo esté ya a tiro, entonces ejecutamos la acción del disparo, no antes; si antes de a ese tiramos a otro, tras el disparo inicial nos iremos encarados a buscar el que estábamos observando por si al ruido se ha movido y acercado.

La máxima exigencia: asegurar la pieza

El problema que genera a veces en las cacerías de muchos conejos es que se acaba disparando sin la premisa de asegurar al máximo cada pieza: no debemos caer en el error de tirar para probar, o hacerlo sabiendo claramente que el conejo va muy tapado o largo, pensemos que herimos así muchos conejos que acaban muriendo en el encerradero.

No podemos tener una cinta métrica para medir cada disparo y más cuando no estamos habituados a ese cazadero, pero un truco que se convierte en un gran aliado es el de marcar el tiradero en cada postura. se trata de observar bien y tomar referencias para saber si el conejo que pase por tal lado u otro. va a buena distancia de tiro o no. Parece algo innecesario porque sabemos de sobra a qué distancia tiramos, pero el campo engaña a este respecto y raro es que no acabemos disparando fuera de tiro a bastantes conejos. A evitar con especial empeño es tirar conejos entre las matas (el habitual conejo que se mueve por dentro de un lentisco, unas aula-gas, sin que lo veamos claramente), a los que solamente escuchamos pero no vemos, y a los que se dejan ver un instante, con estos últimos solemos tirar ya a conejo tapado y esto provoca muchos lances fallados, pero en realidad la gran mayoría van heridos y sin posibilidad de recuperarlos.

Ni siquiera en los ojeos con una recova batiendo el terreno debemos forzar los lances con la idea de que luego los perros encontrarán a los conejos heridos. Esto se consigue con algún ejemplar que no llega a encontrar su encerradero o que se queda en un claro, pero insisto, la mayoría se pierden. Ojo también con quienes quieren amarrar la pieza en exceso, hay veces que se tira a conejos por debajo de los quince metros (a quien no está habituado a diferenciar bien los volúmenes de los conejos y calcular bien la distancia, quince metros le parecen veinticinco…) o se recurre a tirar con dispersante en terrenos que no requieren cartuchos de este tipo. En estos lances más de un conejo se marcha igualmente pinchado, y en los lances en los que aguanta mos en exceso destrozamos más de un conejo. y eso, con el calor, es pieza que va a la basura tras la foto, toda una pena y un desperdicio para lances futuros o para otros cazadores.

Miguel Soler

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193897 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148267 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145895 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109420 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103413 lecturas)

En el número de septiembre:

  • Tiempo para codornices, tórtolas y torcaces
  • Así se presenta la temporada general
  • ¿Especialistas becaderos para la codorniz?
  • Venados en el visor… y otra campaña montera

 

 

Siempre tirar en la distancia adecuada

En verano, tirar por encima de los treinta metros es apostar por herir bastantes conejos que no vamos a cobrar; si se caza bien tanto en gancho como en ojeo, los conejos entran a las posturas con tranquilidad y dejando que unos y otros tiremos, a veces esos conejos que tiramos según cruzan por delante y sabemos que van largos, entrarían bien al puesto de al lado, y de ese puesto, igualmente, nos llegarían otras piezas que podríamos abatir con soltura y eficacia.

Aún está a tiempo

Andalucía

Hasta el 4 de septiembre, los jueves, sábados, domingos y festivos, y en Almería los viernes, sábados, domingos y festivos. Solamente se podrán utilizar perros a partir del 15 de agosto.

Baleares

Hasta el inicio de la media veda (15 de agosto), los jueves y domingos, con escopeta o aves de cetrería (sin perros). Hasta el inicio de la media veda (15 de agosto), los martes y sábados, con perros ibicencos y/o podencos autóctonos. Desde la media veda hasta el cierre de la caza menor en general (29 enero), se podrá cazar con aves de cetrería los martes, jueves, sábados y domingos.

Castilla-La Mancha

En los cotos en los que la producción agrícola o forestal se vea afectada por las poblaciones de conejos, y no tuvieran contempladas medidas de control en la resolución aprobatoria del plan técnico de caza del coto, previa solicitud de los titulares cinegéticos, la Delegación Provincial podrá autorizar hasta el 15 de agosto, en las condiciones que estime oportunas la caza de conejos con escopeta durante un período de tiempo que no podrá ser superior a cuatro semanas, no permitiéndose el empleo de perros hasta el día 1 de agosto.

Comunidad Valenciana

En zonas comunes, caza con perros y sin armas hasta el 25 de diciembre, los jueves, sábados, domingos y festivos. Se establece un máximo de 8 perros por cazador y 15 por grupo.

Extremadura

Excepcionalmente en aquellos terrenos cinegéticos donde la población de esta especie sea realmente abundante y resulte perjudicial para la agricultura o exista incidencia elevada de mixomatosis, se autorizará su caza por un máximo de cuatro días. hasta el 15 de agosto, previa solicitud a la Dirección General del Medio Natural. En cotos intensivos que cumplan el condicionado anterior podrán autorizarse un máximo de ocho días.

Madrid

En los cotos privados de caza, donde sea aconsejable reducir la densidad del conejo para disminuir la propagación de la mixomatosis y la neumonía hemorrágica vírica, podrá autorizarse, en las condiciones que la Consejería competente en materia de medio ambiente determine, la caza con escopeta los jueves y domingos hasta el 25 de julio, no permitiéndose el uso de perros.

Murcia

En cotos autorizados, con arma de fuego, hasta el 4 de septiembre, los jueves, sábados, domingos y festivos, limitándose, por cazador y escopeta, el auxilio de dos perros.

Navarra

Los cotos que justifiquen daños de conejo, (mediante autorizaciones excepcionales de caza de conejo por daños), o aquellos cotos que tengan un IKA de conejo mayor de 3 en todo el acotado o en zonas concretas establecidas al efecto en los Planes de Ordenación Cinegética, podrán cazar asimismo en estos lugares desde el 6 de agosto hasta el 9 de octubre, los sábados, domingos y festivos, de forma organizada. En estas cacerías deberán contar obligatoriamente con un guarda contratado. Para ello se notificará previamente al Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, los días concretos de caza, la justificación de los daños y la contratación del guarda.