Un arma de altura

Siempre he escuchado que el buen hacer o la deportividad está en la persona y no en los elementos que use, pues será ésta quien imponga la ética en su utilización, lo cual es lógico y estoy en un todo de acuerdo; pero, qué duda cabe que si usamos un tipo de arma en vez de otro, nos impondremos una limitación añadida.

Saúl Braceras | 10/05/2011

8153 lecturas

Éste es el caso de los rifles monotiro, donde su mera concepción y filosofía nos atan a una realidad: acotar nuestra oportunidad a la mínima expresión. Volviendo al eterno tema de cazar más aunque, tal vez, matemos menos.

Mucho más que un monotiro

En la actualidad estamos acostumbrados a utilizar sistemas múltiples por su valor intrínseco, ya que de alguna forma abaratamos nuestra batería de armas; pero lo más destacable de esto es que al usar un mismo componente, como la culata, nos será más fácil cambiar la conformación del arma que utilizar directamente otra. Por todo esto, creo que, al igual que la recarga de munición metálica, se hace para mejorar el rendimiento final y no por una mera razón pecuniaria. Y poco me equivocaré al decir que si denominamos a este rifle como un monotiro es rebajarlo, ya que en realidad es todo un sistema o una plataforma de armas. A través de su báscula superpuesta podremos obtener varias conformaciones muy cinegéticas, como: el monotiro propiamente dicho, un express o un combinado superpuesto (rifle-escopeta) o una escopeta calibre 20 de la misma guisa.

Como todas las cosas que sirven para muchas otras, tenemos que pagar un precio, en este caso, en el Everest tenemos una chimaza ligeramente sobre dimensionada, por lo tanto, creo que estamos ante una ganga si pensamos que obtenemos muchas prestaciones por un ligero precio estético.

El poder cambiar su configuración de monotiro a express superpuesto es muy interesante, ya que en el primero observamos que debajo del cañón existe una recámara como si de otro se tratara, pero su cometido es solamente portar un cartucho más. Pero el fabricante dota a su monotiro de doble sistema de percusión para poder transformarlo en express, y como medida de seguridad, cuando está montado un único cañón, el percutor inferior no puede disparar; pero, si por "x" causa no lo hiciera, dicha recámara está descentrada para que aquél nunca alcance el pistón del cartucho de repuesto.

Como vemos a través de las fotos publicadas el sistema de percusión es monodisparador mecánico, que al montarle el juego de doble cañón, sea de express, combinado (billing) o escopeta, funciona como tal. En este tipo de arma múltiple me parece lógico el uso de este tipo de mono-disparador, pues uno doble afearía la conformación del monotiro.

El enganche al cierre se realiza a través de un grueso tablón que lo fija a la pared de la báscula, la cual ha sido grabada con esmero, al igual que las llamadas
falsas pletinas donde la fauna está representada en unos rebecos, corzos y un muflón en la parte inferior.

Su peso ronda los 2,6 k., aspecto que lo hace muy apetecible para un arma de rececho, donde las largas caminatas se suceden con mucha frecuencia, cuando no escaladas. Es muy agradable encararlo y manipularlo dado su ligereza y equilibrio.

Al igual que en el express Rambouillet, sobre la lista del cañón encontramos las bases tipo Akah, este rifle trae un visor Swarovski PVI-2 de 1,5 -6 X 42 mm. con carril que permite una alineación visoránima muy baja, ideal para los disparos rápidos donde no hay que tener que buscar la retícula; simplemente encarar y disparar. La longitud del cañón es de 56 cm. en el rifle que he probado, cosa que me llamó la atención en un arma de este tipo, pues nos permite, al carecer de cerrojo, usar unos más largos; pero en las armas hechas sobre pedido todo vale, pues el deseo del cliente es el que importa. Éstos pueden estar recamarados a los siguientes cartuchos: 6,5x57 R , 7x57 R, 7x65 R y .30 R Blaser.

Las alzas metálicas son parcas con corrección lateral y el punto de mira, tipo torpedo, va enastado en un rampón bellamente grabado. Y es lógico que así sea, en cuanto a la simpleza del sistema de puntería, pues en un arma de rececho el uso de visor es obligatorio.

Nuestro rifle estaba recamarado al 6,5x57 R mm., cartucho que adoro por encima de muchos y más aún del 6,5x65 R, el porqué es sencillo, si bien el segundo tiene mayor capacidad de pólvora, ergo energía y trayectoria más rasante, los cartuchos comerciales están cargados con proyectiles muy ligeros, creo que sólo RWS carga de 126 grains (8,2 g) y por ello el paso de estría, según los fabricantes puede ser más largo para así acomodar mejor a éstos. En cambio el 6,5x57 R nos permite un mayor juego de proyectiles en cuanto a peso y por tanto, más variedad a la hora de elegirlos en concordancia con el trofeo.

La nobleza de la madera

Su culata lomo de jabalí está perfectamente realizada a partir de una bellísimoescalaborne de nogal iraní, donde las vetas oscuras danzan sobre un fondo rojizo. El pistolete es asimétrico, esto siempre me parece un detalle de buen gusto, buen hacer armero y muy práctico a la hora en asirlo. El segrinado está exquisitamente realizado con unos remates de bolas, que ya me gustaría que en armas de mayor precio lo hicieran.

Un detalle importante, entre los muchos que el Everest aporta, es la petaca-canana en el canto de la culata y lo es en el sentido estético como práctico al portar cuatro cartuchos.

La chimaza con su schnabel realza el conjunto y su funcionabilidad está dada por un enganche tipo Purdey.

Me gusta disparar con estos rifles

Los monotiros tienen muchas virtudes, pero su ligereza en el transporte, como así durante las sesiones de tiro es agradabilísimo y más en uno recamarado al 6,5x57 R. Este cartucho es magnífico ya que representa la trayectoria y la energía de un .243 Winchester, pero súper mágnum.

Así que munido con cartuchos de mi recarga preferida de 129 grains de punta Hornady ST con 44 grains de Tubal 5000 que me ha dado un gran resultado por ser devastador ante la fauna de tamaño mediano como el macho montés, fui a probarlo. En mi monotiro austriaco me da una gran precisión y, por ende, la usé y no me equivoqué, pues obtuve a 100 metros un grupo de tres disparos en 14 mm.

Es un arma muy compacta y fácil de manejar y más cuando se prueba el disparador. El retroceso es inexistente y da un gran placer cuando vemos cómo los disparos se van agrupando.

Nota: agradecemos la cesión del material para este reportaje a la empresa A2 Sales Managment S. L., Av. De los naranjos 72, portal 9, 1º "C", 46190 Ribarroja del Turia, Valencia, tel: 616 449 740. E-mail info@turopadecaza.com


Saúl Braceras

 

Leer más
Otros artículos de Saúl Braceras

Les merveilles de la France
(21/10/2011)

Schultz & Larsen Victory
(18/10/2011)

Pierre Fontainebleau, un homenaje a la belleza
(08/04/2011)

Jean Paul Ridon 8x68S
(22/03/2011)

Larga y nueva vida al .470
(19/04/2010)

Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194110 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148624 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (146061 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109527 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103469 lecturas)