Los zorzales, una alternativa en tiempos de crisis

Entramos en este mes de noviembre en una nueva temporada de zorzales, aunque ya en la primera salida de la temporada general, el día 9 de octubre, se podía ver algunos de los zorzales reales o conocido por algunos como «charras», que siempre vuelan a unas distancias fuera del alcance de nuestras escopetas. En estas páginas del tema del mes nos vamos a centrar en la caza de los zorzales como una buena alternativa para el cazador español en tiempos de crisis económica.

Cristóbal de Gregorio | 16/12/2010

5067 lecturas

Los que cazamos alguna jornada a los pajarillos, nos emociona y nos hace soñar como presagio al contingente que se aproxima tras el avista-miento de la citada subespecie, por lo que las visitas obligadas a las armerías en busca de munición serán un comienzo para alentar las tertulias que se irán produciendo hasta finales de enero. Cierto es que los zorzales llegan de forma distinta a cada región de España, y hay que estar muy pendiente a las órdenes de veda en las que cada comunidad fija un período de caza para la especie. Pero en líneas generales en las zonas de asentamiento invernal sus jornadas van desde primeros o mediados de noviembre a finales de enero, con posibilidad de prórrogas en algunas autonomías hasta finales de febrero, pero solamente en puesto fijo.

Mucho ha cambiado la intención del cazador español en los últimos veinte años sobre los pájaros, pues donde antes no se les hacía caso y no se gastaba un gramo de pólvora en intentar abatir a uno de estos voladores miaradores, con el paso de los años y con la caída que supuso la pérdida de poblaciones conejeras, una alternativa para muchos cazadores que se contentaban con unos conejetes en sus correrías campestres, algunos optaron por colgar la escopeta, y otros que hasta ese momento no habían hecho caso a los zorzales, comenzaron a dar importancia a una alternativa que los cazadores extranjeros, sobre todo los italianos, demandaban año tras año con sus visitas a la ruta del zorzal.

Economía y caza

Hay que señalar también que nuestro progreso económico animó a que usáramos mucha más munición donde antes jamás se hablaba de cajones de 500 unidades, sino simplemente de un par de cajas de cartuchos, con lo que una vez más el dicho de copiar lo que hacía el vecino que arribaba desde tantos miles de kilómetros, animó a infinidad de cazadores, que probaron fortuna con relativo acierto en su nueva afición zorzalera. La alternativa de esta caza ha supuesto una menor presión sobre el resto de las especies emblemáticas de nuestra caza menor, como perdices, liebres y conejos, que han podido respirar ante tanto ataque de la agricultura, de los depredadores y de unas Administraciones que no dejan de sorprendernos con sus decisiones, la mayoría de las veces incomprendidas por los verdaderos cazadores.

Es muy reconfortante ver amanecer en los próximos meses en los que el otoño y el invierno se dan la mano, escondido detrás de un montón de jaras, oliendo a un monte que se despereza blanquecino. De repente, y de forma progresiva, nuestro entorno se empieza a llenar de ruidos de pájaros que revolotean, cantan y se van fijando en sus movimientos en pos de la comida. También nos pone en alerta ese tarameo, que hacen algunos animales en sus desplazamientos, que nos distraen hasta que el paso de los zorzales comienza a manifestarse. En esos instantes, previos a la verdadera tirada, nos iremos dando cuenta de nuestro acierto o fracaso, en el supuesto caso de que hayamos sido nosotros los que nos hayamos colocado con nuestros conocimientos del terreno al respecto. En cambio, si estamos en una tirada entre varios cazadores, iremos viendo a medida que avanza la mañana si el puesto que nos colocaron o que nos tocó en el sorteo es aprovechado como es debido con la pericia de nuestro ojo y de nuestro brazo con la escopeta.

¿Una munición especial?

Se comenta en las tertulias mucho sobre la munición que se debe emplear en esta caza, cada vez más especializada para algunos, que la tienen como única para sus salidas al campo. Cuando empieza el movimiento del paso de estas aves, en su deambular por nuestro entorno, bien sea el paso de mañana, que les lleva de los acostaderos, normalmente del monte a la labor, en busca de los olivares, su refugio más preferido, donde además de dar cuenta de la aceituna, encuentra toda clase de bichejos que necesitan para su alimentación cotidiana. Los tiros se suceden de forma extraña, en ocasiones parece que se está terminando la actividad, y algunos van recogiendo sus pertrechos, y de repente, de forma inesperada se reanuda el paso que dura en ocasiones hasta más entrado el mediodía, dependiendo de la temperatura y de la presión que esté sufriendo el pájaro en la zona.

Lo mismo sucede por la tarde, en el que hay que estar colocado con un horario que dependerá de si es paso al monte o si siguen movilizados a lo largo del inmenso olivar. En estos casos, sí es importante dejar de disparar con una cierta cordura, pues no digo que podamos abatir algunos pájaros más, lo peor estará en la dificultad de fijar su caída y por consecuencia inmediata su complicada recuperación, con lo que huelga seguir con el tiroteo.

Dos modalidades

De las dos modalidades que más se practican, desde puesto fijo o al salto, cada uno optará por alguna de ellas, valorando sus posibilidades físicas por aquello del andar en unos terrenos que a veces son incómodos y demasiado delatado-res de nuestra presencia, pues muchos olivares se caracterizan por tener su suelo llenito de piedras, que suenan de tal forma que ponen en alerta, con el transcurso de la temporada, a los pajarillos que los ocupan, que para nuestra desesperación, van volando tres o cuatro calles por delante.

Esta dificultad citada, está logrando que los cazadores opten más por quedarse quietos en un lugar, bien de entrada o de salida, y de esta forma pasarán la mañana, lo que sucede es que nuestros zorzales, conocedores también de nuestras estrategias, están optando desde hace años, en los que parece que hace menos frío, por quedarse y pernoctar en el mismo lugar que comen. Así evitan bajas y pérdidas de reservas que consumen en su vuelos.

Con ello, no nos queda más remedio que seguir estudiando unos comportamientos muy variables, pues, corno buenas migratorias que son, los cambios de temperatura, sobre todo a la baja, pero también a la alta, y la alimentación, están propiciando que nuestros pajarillos se muevan mucho más hogaño que antaño. Por suerte, de esta especie se habla en términos de millones de unidades, más de cientos que de decenas, lo cual ha hecho reflexionar en nuestros días a muchos aficionados a la caza, que pensando en colgar la escopeta porque están sufriendo los efectos de la crisis económica, han visto una luz en poder coger algún coto, más económico para zorzales que la caza menor sedentaria, con la que llenar al menos una temporada más.

Algunos comienzan a hablar de sólo con comerse el bocadillo, ver y respirar el olor del campo. y tirar una caja de cartuchos, que por cierto son algo más económicas que las utilizadas para otros menesteres, al menos para éste 2010/11, que está siendo verdaderamente duro para muchos cazadores. Pero la ilusión, las ganas de seguir en la brecha, el buscar soluciones para continuar cazando, cada uno de acuerdo a sus posibilidades económicas, hará que algunos encuentren una modalidad en la que nunca habían recabado e incluso jamás practicada, descubriendo en los zorzales una diversión que compartirá con su perro, cobrando pájaros en lugares complicados, de igual manera que lo hacía cuando perseguía y buscaba aquella patirroja que cayó herida, temiéndonos lo peor por pensar que lo hizo de ala.

Así que mucho ánimo para los que lo están pasando mal en la vida cotidiana, laboral y profesional, y buena caza.

Cristóbal de Gregorio

3 comentarios
16 dic. 2010 20:53
nolin
nolin
un maravillo animal que estamos subestimando tenemos que entre todos controlar las tiradas abusivas que en muxos sitios se acen controlar un poco por que comoo no los cuidemos ya mismo los ratos tan buenos que pasamos cn estos animalillos seran un sueño....
20 dic. 2010 22:07
biel2010
no creo que el titular de este articulo sea muy adecuado
creo que en vez aconsejar a cazar zorzales en tiempo de crisis , seria mejor hacer un analisis de como esta la poblacion de zorzales
porque si algo en nuestro pais aparte de la economia esta en crisis , es el zorzal en estos momentos una de las aves con mas crisis que tenemos ahora y desde hace ya algunos años
y recordemos que esta especie no la podemos repoblar como otras
24 mar. 2011 21:30
ARROYICO
este año aqui en andalucia a sido un año pesimo, han caido muy pocos

 

Leer más
Otros artículos de Cristóbal de Gregorio

Primero ver, comprobar y luego contratar
(06/10/2009)

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193882 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148241 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145877 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109410 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103410 lecturas)

En el número de septiembre:

  • Tiempo para codornices, tórtolas y torcaces
  • Así se presenta la temporada general
  • ¿Especialistas becaderos para la codorniz?
  • Venados en el visor… y otra campaña montera

 

 

Aprovechar los pájaros

Muchos días nos quedan aún, pues la campaña no ha hecho más que comenzar, para que, por unos precios razonables, también aprovechemos estas salidas zorzaleras y corrijamos nuestros disparos que, tantos años venimos arrastrando en fallo tras fallo en nuestros lances, por lo que aprovechemos y saquemos buen rédito a cada pájaro que vuela cruzado, alto, de cola, de pico. como si de una perdiz se tratase.