Las Ensanchas: la cuna de la patirroja

Si tuviésemos que definir esta finca con una palabra diríamos que es el Edén. En sus campos, tanto la agricultura como la gestión se pone al servicio de la fauna salvaje para conseguir un entorno de ensueño en el que nuestra perdiz roja, la auténtica, la autóctona, la de verdad, cría todos los años por millares.

Leopoldo del Valle | 01/12/2010

24139 lecturas

En Campo de Montiel, entre Cózar y Torrenueva, en pleno corazón de La Mancha, suena Las Ensanchas. Suena a jácaras y a cuchicheos. Suena a bravura y pureza. Suena a estrepitosos y galopantes redobles que de intenso rojo pintan su revuelo las perdices, fuertes y vivarachas, de Las Ensanchas. ¿Y los conejos? Eso es otro cantar. Con cientos culminan las cacerías y por miles se cuentan los jipíos y lances que roban. ¿Y los cochinos? Muchos, muchísimos da la montería, la que más; y buenos de boca, de los de verdad.

Desde 1757 esta mimada finca pertenece a la familia Melgarejo. En 1895 formaba parte del latifundio conocido corno Dehesa de Las Terceras, perteneciente a los duques de San Fernando de Quiroga. Tras varias divisiones del gran latifundio en el que se encontraba la finca, y siempre dentro de la familia, Las Ensanchas pasó a manos de Luís Moreno de Silva, difunto esposo de la actual propietaria, Patricia Maldonado Vidal, que heredó de su tío materno Luís de Silva Melgarejo.

Cuando Patricia Maldonado tomó las riendas de Las Ensanchas se enfrentó a la soledad que envuelve toda decisión importante. La finca, de suelos pizarrosos y pobre para la agricultura, era insostenible. Necesitaba un cambio de nimbo que ella supo ver en la caza, apostando firmemente por la menor, guardándose, bajo la manga, una reina: la pura y salvaje perdiz roja española. Estas tierras tradicionalmente han tenido mucha caza, pero atravesaron una mala época cuando los monocultivos y las extensas parcelas de cereal, las malas o poco favorables prácticas agrícolas y el sobrepastoreo ovino y caprino mantenían al monte y a la caza a raya.

Teniendo como primer propósito la conservación, el respeto y cuidado del ecosistema, acertadamente, una de las primeras decisiones fue la de deshacerse de la presión ganadera y comenzar la segmentación de los cultivos agrícolas en parcelas a modo de mosaico. Esto se consigue combinando pequeñas parcelas de avena, cereal, trigo, leguminosas y barbechos de cien metros de ancho y quinientos de largo, en disposición alterna y separadas por los beetles hanks, que hacen de lindes y se convierten en lugares ideales para la cría de perdices.

Mejoras para los conejos

También se respetan las lindes en los caminos, dejando riquísimas franjas de erial. Las entonces aisladas manchas de monte están ahora conectadas por medio de estrechos pasillos de reforestación de quercíneas. Los arroyos y charcas se adivinan en el paisaje por las frondosas junqueras y chopos que, procedentes de reforestación, se elevan en sus márgenes y proporcionan excelentes criaderos para los conejos. Pensando en ellos, los conejos, se han construidos grandes majanos a base de escombreras cubiertas con tierra, de la forma más natural y sencilla posible, con una exitosa acogida.

Para ellos y para las perdices se han ideado también pequeños chozos, muy adecuados para nidificar y ofrecer refugio y seguridad, consistentes en escobajos de encinas amarradas sobre tres mástiles de hierro, a modo de tienda de indios. Sobre los beetles banks, y en lugares estratégicos, se tienen dispuestos cerca de 1.300 de estos chozos, restaurándose todos los años un tercio del total. Las 24 charcas se refuerzan con 122 bebederos artificiales dispersos por toda la finca, a excepción de la sierra. La siembra, a merced de los conejos, se suplementa con 270 comederos con trigo. Este año, y a modo de experimentación, se ha acotado una parcela con pasto sudán para los lagomorfos, dando buen resultado.

A las faldas de la sierra conocida como Cabeza del Buey se encuentra el olivar. El único tratamiento que ha tenido, y a causa de la naturaleza del terreno que dificulta la recogida de la aceituna, ha sido el «ruleo» del suelo. Por lo demás, ni se ara ni se abona. Tan sólo se limpian los pies, dejando las calles con vegetación.

Cuidados de la caza

Todos los años se realizan censos de perdiz, seguidos de cerca por Tom Gullick, famoso gestor y organizador de ojeos y la persona viva que mayor número de aves ha observado en el mundo, y por el Dr. Jesús Nadal, Catedrático de Producción Animal de la Universidad de Lérida y colaborador de Jara y Sedal.


El inglés Tom Gullick es un reputado gestor que se encarga de organizar los ojees en Las Ensanchas. Abajo, la finca cuenta con una mancha de 500 hectáreas en las que el año pasado se cobraron 262 cochinos en una única montería.

En primavera se cuentan las parejas. A principios y a final de verano se hace el reclutamiento de las polladas por cuarteles de ojeo. En julio, y con ayuda de un cazamariposas gigante, se mide la abundancia de insectos en las lindes y se estima así el éxito de la pollada. Tras cada ojeo, el equipo del Dr. Nadal torna muestras fisiológicas y anatómicas de cada perdiz, estudiando también así su evolución. Todo esto es necesario para cazar en función de lo que hay en el campo, sin pasarse. En el campo los errores se pagan caros y si se caza más de la cuenta se puede mandar al traste toda la labor y esfuerzo de décadas de gestión. Por eso, nunca se caza más de un tercio de lo observado. Este año, por ejemplo, al ser francamente malo hay zonas donde no se va a ojear. Con los conejos pasa lo mismo, sí bien lo idóneo sería no parar de cazar desde el descaste, se para tajantemente en cuanto se observan las primeras conejas preñadas.

Los frutos de una gran gestión

El resultado de todas estas medidas y de todos estos cuidados lo observamos claramente en la vida de Las Ensanchas. No sólo destacan los bandos de cientos de perdices que peinan las siembras y barbechos, ni los miles de conejos que salpican con su rabo de blanco los arroyos. Alcavaranes, sisones, mochuelos, búhos reales y lechuzas, cárabos, jilgueros y verderones; águilas imperiales, reates, calzadas y sus aguiluchos; cernícalos y ratoneros; buitres negros y leonados; avutardas, gangas comunes, ánades reales, Pochas y pollas de agua, cigüeñuelas y chorlitejos.. y así, cerca de 150 aves, grandes y pequeñas, protegidas y no, pueblan y se crían en este entorno. Todo esto se da, como es natural, en un coto de caza correctamente gestionado. Esta gran riqueza motivó a Patricia Maldonado a sumarse voluntariamente a la Red Natura 2000. Como miembro de la junta directiva de Seo/Birdlife y enamorada de la fotografía de aves, colabora con esta asociación dedicada al estudio y conservación de las aves y de la naturaleza. También lo hace con la asociación CBD-Hábitat y con la Fundación Amigos del Águila Imperial.

El ojeo: la modalidad estrella

Organizados por Tom Gullick, con varias decenas de años de experiencia a sus espaldas, tienen lugar en Las Ensanchas los mejores ojeos comerciales de pura perdiz roja del mundo.

Sus clientes, ingleses en su mayoría, estadounidenses y sudafricanos, valoran realmente esta patirroja y rehúsan la 'de plástico' tan extendida en otras zonas españolas. Sólo dos jornadas por temporada, de cuatro a cinco ojeos cada una y con ocho puestos cada ojeo, batiendo manchas de 100 a 200 hectáreas cada una, en las que se logran espectaculares tapices: al año se abaten en tomo a 1.500 «perdices rojas silvestres nacidas en el campo y criadas de forma natural», como así lo garantiza el certificado emitido por el Dr. Nadal a fecha 3 de noviembre de 2010. En definitiva, podemos afirmar, sin temor a equivocamos, que la patirroja de verdad nace en Las Ensanchas.

La montería

Esencial para la viabilidad económica del aprovechamiento cinegético de la finca, en la mancha Cabeza del Buey tiene lugar cada enero la citada montería, cochinera donde las haya. De la gestión se encargan los hermanos Iván y Luís Moreno Maldonado, hijos de Patricia. Separada del resto de la finca por una malla de gestión, este paraje se ve ahora tupido de monte y arbolado, recuperado del intenso ramoneo de las cabras. Con 46 puestos de traviesa, todos ellos en torretas, y unas 20 rehalas se baten las 500 hectáreas que tiene la mancha. Con más de 700 tiros, fueron 262 los cochinos cobrados en la que se reconoció como la montería donde más cochinos se cazaron la temporada pasada. Este año se volverá a montear y, confiando en los 17 años de experiencia en esta finca y plena dedicación del guarda mayor, José Barranquero, se esperan grandes resultados.

Leopoldo del Valle

8 comentarios
01 dic. 2010 23:31
bala2
bala2
De la pureza de la perdiz en Castilla la Mancha, no voy a hablar porque me da la risa floja. Pero lo de cobrar 262 cochinos en un "finca" de 500 has, clama al cielo, y encima todos tendrán boca y serán salvajes 100% y sin overbooking. Vamos venga ya.
02 dic. 2010 11:11
palomeromalo
Según he leido la gestión de esta finca es de libro, vamos que se acerca a la perfección aunque habría que ver si todo es cierto o mero afán de marketing.
Si es cierto, mi enhorabuena por hacerlo tan bien y transmitirlo para que muchas fincas se enteren de lo que hay que hacer, osea fomentar la caza salvaje y no soltar "gallinas", pero claro como bien se ha dicho se necesita muchos años para llegar a este nivel y muchas fincas quieren resultados de un año para otro y en el campo eso es imposible.
En fin, me quedo con las ganas de visitarla pues es el modelo de gestión que defiendo e intento transmitir a los titulares de los cotos.

Saludos.
02 dic. 2010 11:36
BRONTE  
....tan poca imaginaciòn , o tal vez escaso amor pròpio tienen que les cuesta encontrar una traducciòn a dicho anglicismo ( !! ) . O es que la lengua Castellana ya no es lo suficiente "snob"..........
02 dic. 2010 11:55
juan jose pons
juan jose pons  
Me parece muy bien todo eso de la gestion del coto, al igualque los censos, cazar un tercio de lo estimado, comederos, bebederos etc etc, pero lo de la pureza lo vamos a dejar para mas tarde, creo que a dia de hoy no hay alambradas tan altas y fuertes que hagan que las perdices de otros cotos limitrofes no entren en el suyo a comer y aparearse en epoca de celo, y seguro que esaqs si que son de bote, en estos años de bonanza economica, se ha destrozado todo, de salvaje no queda en lo que respecta a perdiz casi nada.
02 dic. 2010 22:37
miguel angel f
miguel angel f «Cazador absoluto , buenas piernas y pocos cartuchos»
jo!!eso si es una finca de caza,tengo una pelicula de caza en esta zona y vaya la cantidad de caza que tiene.No se si una minoria de la densidad de perdices serán "gallinas"pero hacen muchos controles de adn,y tambien venden perdices de los ojeos supuestamente 100%pura.La gestión es buenisima y eso se nota.Buscad la pelicula y vereis,que resultados!!! saludos!!
04 dic. 2010 13:48
leopoldo del valle
Saludos a todos los lectores,

Soy Leopoldo del Valle, autor del artículo de Las Ensanchas.

De antemano quisiera agradeceros a todos el interés mostrado en la lectura del reportaje, resulta grato comprobar que la obra de uno, por pequeña que sea, no resulta indiferente.

Como autor del reportaje, me gustaría aclarar varias cuestiones tratadas en los comentarios:

"Las Ensanchas: Cuna de la Patirroja" es un reportaje que forma parte de la sección Cotos de España, de la revista Jara y Sedal, donde pretendemos sacar a relucir los mejores Cotos de España. Las fincas que lucen en Cotos de España no salen por casualidad ni al azar, sino que son seleccionadas entre varias de su categoría, atendiendo a princios de conservación y gestión ejemplar. Como reconocimiento a estos parámetros y a los logros obtenidos por esta política de gestión, a estas fincas se les da la posibilidad de relucir en Cotos de España, comunicándoselo con más bien poco tiempo antes de hacer el reportaje. En el caso de Las Ensanchas, se les comunicó 3 días antes de la visita. En base a lo expuesto, quiero desalojar la idea de que estos reportajes tengan el más mínimo ánimo de márketing. De hecho, la finca que inauguró la sección fue Puerto del Toro, cuyo aprovechamiento no es comercial. Con ellos sólo pretendo transmitir al lector, aficcionado o gestor, la gran labor y esfuerzo de estos cotos por conseguir una caza de calidad y marcar las pautas de gestión que siguen, podiéndolas tomar como referente a quien le interese.

En cuanto a la pureza, creo que queda claro en el reportaje que no generalizo sobre las perdices de La Mancha ni de Ciudad Real, sino de las de Las Ensanchas, en Campo de Montiel. Sobre la calidad genética de las perdices de la zona hay argumentos de peso que defienden su pureza. Uno de ellos es el certificado que tengo en mis manos del Doctor D. Jesus Nadal García, Catedrático del Departamento de Producción Animal de la Universidad de Lérida y que reza: "...Las perdices rojas...procedentes de la finca de Las Ensanchas de ciudad Real, son Perdices rojas Silvestres (Alectoris rufa). Estos animales han nacido en el campo y se crían de forma natural, en agrosistemas cuidados con normas ecológicas...Esta población de perdices se estudia desde hace trece años con varios métodos científicos...con objeto de llevar un control estricto sobre la población de perdices de la finca. Este examen permite garantizar la calidad del producto y mejorar la gestión sostenible de este recurso natural..."

Respecto a los los cochinos, de los 262 cobrados en la montería, en torno al 50% eran hembras y por supuesto, como se puede comprobar en el reportaje, no todos los machos fueron medallas. Las 500 ha que ocupa la mancha de la montería están cercadas y la atención es constante, poniendo mucho esmero en la relación de sexos y, en definitiva, de las necesidades de la población de cochinos. Por supuesto, los jaalíes son de la propia finca. El único truco para lograr esta exitosa montería es una adecuada gestión y plena dedicación. Ésta es la verdad, en sus manos está creersela o no.

El BEETLE BANK es un sistema de manejo del suelo ideado por THOMAS COOK en NORFOLK, INGLATERRA, e importado por TOM GULLICK. En base a su procedencia inglesa me parece correcto emplear el término Beetle Bank, del mismo modo que no me gustaría leer un texto inglés en el que denominasen Iberian porck ham a nuestro Jamón Ibérico.

Espero haber aclarado estas cuestiones,

Un cordial saludo,

Leopoldo del Valle
20 dic. 2010 17:30
Pelucho
m parece muy bien la finca y todo eso, pero lo que no puede generalizarse es que poniendo bebederos, comederos, siembras con grano sin tratar,y demas tipos de gestiones vamos a obtener gran cantidad de perdices, quiero decir simplemente que cada zona de España cria un número determinado de perdices y que en la mancha y en la zona centro,estoy seguro que se crian más perdices por hectarea que por ejemplo en las zonas más secas de España, como en Murcia y más concretamente en Lorca , en donde yo tengo mi finca, además tengo un trozo de 800 hectareas que son intensivas, con bastante gente que caza, y otro de unas 250 en las que solo cazamos tres personas el reclamo, y practicamente no hay diferencia de numero de perdices por hectarea, ya que cuando no crian no crian en ningún lado. sin mas un saludo
21 dic. 2010 16:52
Azul
Azul  
500 has, malla cinegética (o "de gestión", que queda más fino, tócate los huevos), 20 rehalas...

¿Qué tipo de "cazadores" acuden a esa "montería", a ese cercón? qué bajo ha caído la caza...

Eso es una cuadra a la que una vez al año, por enero, van 46 matarifes. Llamarle a eso montería o siquiera caza es una coña marinera.

 

Leer más
Otros artículos de Leopoldo del Valle

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197330 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154302 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149286 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112061 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104267 lecturas)

En el número de junio:

  • Jaque a la reina
  • Descaste de conejos… sin perros
  • Aliados naturales
  • Corzos con peluca
  • ¿Cómo calcular la edad de un corzo?
  • ¿Quieres ser arquero… y no sabes cómo iniciarte?
  • Adiestramiento: cobros extremos
  • Armas: probamos la benelli vinci wood

 

 

Así es la finca

Nombre: Las Ensanchas.

Propietaria: Patricia Maldonado Vidal.

Situación geográfica: Campo de Montiel, Ciudad Real.

Extensión: 1.860 hectáreas.

Especies cinegéticas: espléndida en caza menor, en Las Ensanchas se puede cazar perdiz roja, conejo y palomas. Jabalí en cuanto a la mayor.

Tipo de aprovechamiento: comercial.

Modalidades: ojeo de perdiz, conejo en mano y en batidas, tiradas de palomas y montería de jabalíes.

Otros aprovechamientos: aprovechamiento del olivar en secano y en regadío mediante técnicas nada agresivas con el entorno.

Resultado de las últimas cacerías: Las Ensanchas celebra anualmente dos días de ojeo y una montería, cazándose el pelo durante toda la temporada hasta ver las primeras hembras preñadas, momento en el que cesa esta actividad. Mermada este año la caza a causa de la contraproducente climatología y el exceso de lluvia y frío, en esta finca se suelen cazar todos los años la asombrosa media de 1.500 perdices y 8.000 conejos. La última montería se clausuró con un plantel de 262 cochinos, entre ellos 136 machos y rondando las 25 medallas, cazándose al menos cuatro oros.

Contacto: José Barranquero (conejos): 616 748 609.
Luis Moreno Maldonado: 12 670 297 295.
Iván Moreno Maldonado IT 607 519 555.
E-mail: ivanrnorenocaza@yahoo.es

«Lo principal es respetar la naturaleza y el entorno»

Nombre: Patricia Maldonado Vidal.

Edad: 56 años.

Profesión: Licenciada en Ciencias de la Información. Actualmente gestiona la finca Las Ensanchas y otras agrícolas de su propiedad.

Tiempo gestionando fincas: 20 años

— ¿El lema del buen gestor? Respetar en todo momento la naturaleza y el entorno.

— Una reflexión. En la gestión, poco a poco vas entendiendo que eres el poseedor de una riqueza natural que nada tiene que ver con la riqueza que se deposita en el banco, y que tu paso por ese lugar —breve siempre en relación con su historia— puede ser determinante. Es decir, de tu actuación dependerá el mantenimiento de ese tesoro natural y su posterior supervivencia.

— El trabajo de gestor, ¿resulta sacrificado? Es idealismo, puro romanticismo lo que te hace seguir y caminar, a menudo, cuesta arriba. Se trata de un bien en precario.

— Un consejo. Estudiar muy bien la historia del territorio y ver qué se ha dado siempre para actuar consecuentemente desde una posición lógica y racional.


Beetle bank, un «criadero» de perdices

Ideado por Thomas Cook en Norfolk (Inglaterra) e importado a Las Ensanchas por el famoso organizador de ojeos Tom Gullick, el beetle bank consiste en un manejo del suelo que le proporciona un carácter multifuncional. Se trata de pequeñas lindes de erial con forma de cresta, de poco más de un metro de ancho y surcado en sus márgenes, que separan las parcelas de siembra de las de rastrojos. Sin llegar a maquinarse, sobre estas crestas se siembran distintos cereales y leguminosas. Sobre ellas también se levantan los conocidos chozos, una estructura que ofrece refugio, protección y comida en abundancia. Son lugares excepcionales para la nidificación y muy ricos en insectos, fundamentales para la proliferación de los polluelos de perdiz.

Medidas de gestión

• Diferenciación parcelaria del terreno agrícola en mosaico.

• Alternar siembra, erial, rastrojos y terreno forestal.

• Recuperación y fomento de la vegetación de los arroyos y charcas.

• Establecimiento de puntos de agua artificiales y comederos.

• Creación de lindes.

•Pasillos de terreno forestal entre manchas de monte mediante reforestación.

• Mejora de pastos

• Diferenciación de la zona de caza mayor de la de menor mediante cerca de gestión.

• Construcción de majanos y pequeños chozos.

• Censos de población.

• Control de depredadores.