La caza no es un deporte

Cazar responde a un instinto que surge desde lo más hondo del ser humano, lo llevamos en los genes, es una pasión y una necesidad, que nos acompaña desde el comienzo de nuestra existencia y uno de los factores que más importancia tuvo en el desarrollo de los pueblos, por la necesidad que tiene de asociarse y comunicarse.

Miguel Iñigo Noain | 04/11/2010

3368 lecturas

Los humanos desde el comienzo de nuestra existencia fuimos cazadores y recolectores y solo posteriormente, en el neolítico, nos hicimos también agricultores, ganaderos, comerciantes, etc. pero nunca hemos dejado de cazar pues forma parte de nuestra naturaleza.

La caza auténtica y natural es la captura, respetuosa, en buena lid, con medios lícitos y destinándolos al consumo humano, de unos animales libres y salvajes

En tiempos pasados la caza era el único medio, junto con la pesca, para conseguir las proteínas imprescindibles para la correcta alimentación y nutrición humana. Actualmente, gracias al desarrollo económico de nuestra sociedad, a la ganadería en general y a la pesca industrial esta necesidad ya no existe, salvo en algunos pueblos con menor desarrollo en los cuales la caza y la pesca siguen siendo la fuente principal de aporte proteico.

La caza auténtica y natural es la captura, respetuosa, en buena lid, con medios lícitos y destinándolos al consumo humano, de unos animales libres y salvajes. Implica la gestión y explotación racional y sostenible de unos recursos naturales renovables.

En nuestro mundo es preciso regular unas poblaciones de animales, principalmente herbívoros, que en la pirámide ecológica están para aprovechar y procesar los principios nutritivos presentes en los vegetales transformándolos en proteínas y de esta forma servir de alimento a los animales carnívoros. Al no existir estos, de forma natural en número suficiente, sus poblaciones crecerían de forma incontrolada dando lugar a grandes daños a la agricultura, accidentes de tráfico, sobreexplotación y degradación del medio ambiente, enfermedades epidémicas y degenerativas. Estos problemas se ha comprobado que ocurren, de forma inevitable, en todas aquellas regiones en las que por diferentes motivos se ha prohibido de forma absoluta la caza y en las que con el tiempo ha sido necesario reintroducirla, de forma controlada, para reponer el equilibrio ecológico.

La caza supone en algunas ocasiones un esfuerzo físico importante, pero no toda actividad humana que conlleve actividad física es un deporte. Deporte, según la R.A.E., es una actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a unas normas. La caza natural no es ni un juego ni una competición. ¿Toda actividad física es deporte? Rotundamente ¡NO! No es deporte la recolección de caracoles, setas o frutos silvestres, ni la horticultura, ni la agricultura, ni la jardinería, ni la fotografía de la naturaleza o la caza fotográfica, ni lavar el coche, ni el bricolaje, ni las tareas domésticas, etc. aunque sean actividades que en ocasiones necesiten un notable esfuerzo físico. Una persona que corte árboles o recoja leña para su hogar o por negocio NO practica un deporte, pero si participa en una competición de aizkolaris (cortando árboles), entonces, SÍ.

¿Toda actividad física es deporte? Rotundamente ¡NO!

La caza se convierte en deporte cuando se practica de forma competitiva, lo cual con los actuales planteamientos y reglamentos conlleva aspectos muy discutibles, incluso en algunos casos negativos para la caza y su imagen pública. Más importante que cazar mucho es hacerlo bien. ¿Quién es el mejor cazador? ¿El que más animales caza en menos tiempo? Este será el campeón de la competición pero no tiene por que ser el mejor cazador. Creo que hay otros muchos aspectos que se deberían tener en cuenta a la hora de valorar a un cazador, no solo su capacidad física o sus habilidades en el disparo. El respeto por el medio natural y los animales cazados, el cumplimiento estricto de las normas de seguridad, el compañerismo con los demás cazadores y el respeto de sus territorios de caza o cotos, el respeto para con todas las personas que usan y disfrutan de la naturaleza, la buena conducta con nuestros fieles ayudantes los perros, la colaboración en la gestión del medio ambiente, el cumplimiento de las normas, cupos y leyes de caza, etc. deberían también ser valorados a la hora de proclamar a alguien como CAMPEÓN DE CAZA…

En el mundo de la caza cabemos todos

Actualmente la caza no pasa por sus mejores momentos. Los cambios y evolución en los usos y técnicas agrícolas, ganaderas y forestales con los cambios en el hábitat y el uso, en ocasiones abuso, de productos fitosanitarios en busca tan solo de una mayor producción sin considerar el daño que pueden causar a la naturaleza. El desarrollo urbano e industrial, la proliferación necesaria de grandes infraestructuras, vías de comunicación, canales etc. suponen la invasión y parcelación de territorios que hasta hace poco eran rurales y abiertos. Nuestra incapacidad para explicar a una sociedad, cada vez más urbanita, alejada y desconocedora de la realidad de la naturaleza, la gran importancia que tiene una caza bien practicada para la correcta gestión del medio natural. La mercantilización, excesiva en algunos casos, de la explotación de la caza. La división existente entre los cazadores en busca, en ocasiones, de un protagonismo y beneficio económico propio en vez de formar un frente común en defensa de nuestra actividad y del medio natural.

En el mundo de la caza cabemos todos. Los que defendemos y practicamos una caza social, natural, sostenible y respetuosa con el medio ambiente, los que de forma legal viven y obtienen beneficios económicos de la caza y aquellos que por su espíritu deportivo practican u organizan la caza de competición, con la condición de que sean respetuosos con la naturaleza. Todos juntos debemos luchar y plantear un frente común, respetándonos entre nosotros, sin intentos de monopolización, pues cada uno tenemos nuestro ámbito de competencias y actuaciones, en defensa de una actividad que brota desde lo más hondo de nuestra naturaleza humana y que es imprescindible para una correcta y respetuosa gestión del medio natural.

Miguel Iñigo Noain
Presidente de ADECANA (Asociación de Cazadores Navarros)

3 comentarios
04 nov. 2010 12:33
ALEPUS
ALEPUS ««“La suerte con un perro, también depende de si el can la encuentra en su amo” »»
....el lema debe ser este,otro, es otro de los motivos de la situación en la que estamos, perdiz salvaje testimonial en el mejor de los casos.
Hace unos días intentaba explicar algo parecido al contenido de su escrito a un amigo ya mayor (80 años), y me contestó: Para eso lo entiendan habrá que volver a meterlos a todos a la escuela (refiriendose a los 125 miembros de la sociedad).

Concienciación es la linea más efectiva que puede salvar a nuestro sector. Es decir EDUCACIÓN CINEGÉTICA.

Enhorabuena por el sentido de su opinión.





04 nov. 2010 19:34
Quijote-caza
Quijote-caza «Por los Derechos de la Caza»
Si señor Iñigo, buena lección nos ha dado.

Ese es el camino y no el que nos han llevado los Federativos salvadores de la Caza (mal llamada deportiva), y hasta que no se haga lo que UD. dice, la Caza y los Cazadores no saldrán del limbo donde están. Que cambien el chip la Federación y se pongan al lado de los cazadores y no de los deportistas, o tarde o temprano acabaran con esa nuestra pasión, la Caza.

Espero que las Administraciones y sus Gobernantes tomen buena nota del título y de sus reflexiones, pues mira que son pesados con el dichoso deporte (que si clubes deportivos, que si la caza deportiva, que si la caza es un deporte, etc.), vamos que en vez de legislar la preservación de su patrimonio natural y la caza, legislan la preservación de su patrimonio deportivo y la cancha, así les va algunas y así quedarán algunas. Lamentable.

D. MIGUEL le doy mi más sincera enhorabuena por lo expuesto y el COMO lo ha expuesto.
10 nov. 2010 18:38
juanga
Sr.Iñigo
Muy pocas son las voces que se escuchan sobre la opinión de la "No deportividad de la caza" en cuanto la tuya estoy totalmente de acuerdo.
Pero tambien te digo que esta batalla esta perdida, sin entrar en detalles de la Comunidad Autonoma y Federacion Extremeña con respecto a este tema , que imagino sera igual en todo el Estado , las actitudes de todos los colectivos de cazadores en su más amplia generalidad, cotos deportivos ,privado, sociales intensivos etc, es practicar la caza cazando lo mas posible , y de cualquier manera,y el que no puede porque no tiene medios economicos suficientes, y las instituciones lo enmascaran con el deporte de la caza, que tendrá que ver el deporte con la caza , y que tendrá que ver la caza con las matanzas.
Ejemplos:

Media veda en Cotos Extremeños de calidad , nueve puestos de tortola y palomas, resultado 316 tortolas y 574 palomas.

La General, 11 socios , 104 perdices 38 liebres y 43 conejos.

En estos dos casos hablo de un lance tanto en la media veda como en la general.

y a esto se le llama deporte o cazar , en vez pagar y matar, eso sí todos defienden lo que hacen como deporte.

Esta filosofia es la que hay , y la que aprenderán los futuros cazadores.

Que pena que no se quieren enterar que cazar es salir al campo a matar una liebre , o dos conejos , o un par de perdices, pero no las tres cosas, o no matar nada y disfrutar igual.

saludos Iñigo


 

Leer más
Otros artículos de Miguel Iñigo Noain

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194005 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148444 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145977 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109469 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103445 lecturas)