Nosler Partition, una punta con historia

En la década de los años 1940 en los EE.UU. sólo se conseguían municiones de caza de un rendimiento estándar, ya que las puntas se fabricaban de la manera tradicional, con una envuelta de aleaciones de metal y un núcleo de plomo.

Carlos Coto | 19/12/2009

14733 lecturas

A pesar de que se comportaban bien en estos patrones, cuando de popularizaron los magnum como.300 Holland & Holland, las municiones de este calibre, llevaban las mismas puntas que las del .30-06 Springfield, las cuales actuaban correctamente en las piezas de caza cuando eran lanzadas a las velocidades de este cartucho de linaje militar, pero al hacerlo con más celeridad y contra animales pesados como los ciervos cola blanca muchas veces estallaban sin penetrar lo necesario. Eso fue lo que le sucedió a John Nosler, un americano que estaba cazando alces con un rifle magnum de moda en la época (1946) con munición convencional con un resultado desastroso, ya que se desintegraban al tocar huesos sin llegar a los órganos vitales.

La punta Partition tuvo una pronta aceptación en el inmenso mercado americano pese a que las primeras no eran de mucha precisión y muy caras por cómo estaban fabricadas

En su viaje de regreso a su casa, mientras conducía, discutía con su compañero de cacerías Clarence Purdie si se podían mejorar las puntas convencionales con una de mejor diseño. Transcurrió un año de investigaciones y de pruebas hasta que al siguiente se logró desarrollar una punta revolucionaria, ya que para su construcción se partía de un cilindro de metal de aleaciones de cobre a las que, mediante perforaciones en ambos extremos se las ahuecaban, la separación que quedaba entre ambas cavidades eran posteriormente llenadas con plomo. La finalidad de este complicado diseño era lograr que la parte anterior del proyectil expandiera al chocar contra el cuerpo de los animales pero conservando siempre el núcleo inferior, el cual, al ser de compartimientos separados le aseguraba una retención de peso del 60%, por lo que siempre contaba con una buena expansión reteniendo un porcentaje de su núcleo.


Comportamiento de las puntas. A la izq. la caja de Hornady de 225 grains junto al proyectil recobrado dentro del guarro. Perdió el núcleo. Dcha: caja de las Nosler Partition de 260 grains junto al proyectil que atravesó al venado.

Muchos sospechamos que el diseño se asemejaba a la solución mecánica de las H-Mantel en cuanto a asegurar un buen porcentaje de retención del núcleo; pero al no saber si se inspiró en el diseño alemán o fue una casualidad, no le quitaremos el mérito de su desarrollo.

Con las pruebas de campo contra animales corpulentos como el alce, J. Nosler vio el potencial de su diseño y en 1948 se lanzó a fabricarlas de manera industrial fundando para ello la Nosler Partition Bullet Company.

La punta Partition tuvo una pronta aceptación en el inmenso mercado americano pese a que las primeras no eran de mucha precisión y muy caras por cómo estaban fabricadas, pero más tarde se cambió al método por extrusión, lográndose así bajar los costos y mejorar la precisión de las mismas.

Otros diseños

La inquietud de J. Nosler no se detuvo allí, sino que más tarde diseñó otra punta, la Solid Base. Éstas tenían una base de cola de bote sólida siendo el resto convencional, es decir, de una sola cavidad con plomo, las cuales hicieron furor entre los amantes de los cola blanca, la especie más difundida del cazador medio americano.

Más tarde, en los años 80, la firma sacó otro producto, Nosler Ballistic Tip, la cual a la Solid Base incorporaba en su extremo una punta de polímetro que facilitaba la expansión, a la vez que iniciaba la moda de codificar mediante diferentes colores los calibres para una identificación más rápida. Era éste un modelo gran precisión y buena expansión con excelentes resultados en la fauna mediana.


De izda. a dcha.: corte de proyectiles: Nosler Partition para rifle, Nosler Partition para arma corta y Hornady sólida.

Tras el éxito logrado con éstas lanzó posteriormente las Nosler Ballistic Tip Varmint pensadas para el mercado de gran consumo de cazadores de alimañas. También para esa época Nosler incursionó en el mercado de las puntas para armas cortas y la década de los 90 llegó al máximo en este sector con un nuevo tipo, las Partition-HG, que no eran sino el clásico diseño de las Partition de rifle adaptadas a las armas de puño, es decir, con dos cavidades de núcleos de plomo, las cuales estaban, por su rendimiento, especialmente adaptadas para la caza mayor.

En esta década aparecieron también las Nosler Match, especiales para competición. También surgió una novedosa alianza estratégica con una de las más grandes fábricas de amuniciones americanas, Winchester, desarrollando las Combined Technology, que no son más que los clásicos diseños de Nosler con una cobertura de molibdeno, para reducir la fricción.

Las Accubond


De izda. a dcha.: punta de rifle de construcción convencional que tocó un hueso de un animal, perdiendo su núcleo y en consecuencia, casi ni penetró. La Nosler Partition, aun tocando huesos, siempre retiene el 60% de su núcleo de plomo.

Lanzadas al mercado en 2001, estaban basadas en las Partition, pero adhiriendo plomo a la envuelta para mejor retención del núcleo, además llevaban una punta de polímetro blanco con el objeto de aumentar el coeficiente balístico.

En 2005 incorporó a su catálogo no solo municiones custom de gran precisión sino también rifles con su nombre. Dos años más tarde sumaría otro diseño de puntas, las E-Tip, siguiendo la moda de las Barnes y adelantándose a las nuevas Reglamentaciones Gubernamentales de hacerlas sin plomo; éstas son sólidas, de una aleación de cobre con una cavidad interna y una punta de polímetro para aumentar el coeficiente balístico, dando como resultado una retención del 95% de su peso.

En la actualidad presenta una línea completa de puntas especializadas, con las Nosler Solids, sin núcleo de plomo, ideales para la caza peligrosa donde lo que importa es la penetración, ya que debemos llegar a través de grandes huesos hasta los órganos vitales. Como hemos visto, esta marca tiene una amplia gama de puntas para distintas prestaciones de acuerdo a su diseño y construcción aunque tanta variedad muchas veces nos hacen dudar a la hora de elegir un diseño sobre otro.


Varios proyectiles para comparación. De izda. a dcha.: Nosler Ballistic Tip, Barnes X, H-Mantel y Sierra Hueca.

Las clásicas Nosler Partition, son unas de mis puntas favoritas las cuales me han dado buenos resultados en muchas cacerías; tal fue el caso cuando tuve la alegría de compartir una cacería en la provincia de La Pampa, Argentina, con una viejo amigo Alberto Al Trevisanello, quien también cuenta con experiencias africanas y alguna en Alaska, a este último lugar llevó el rifle con el que cazaría conmigo: un antiguo Withworth británico de líneas tan clásicas como su calibre, .375 H&H.

La prueba de caza

La idea era pasar unos días recordando aventuras que compartimos y para concretarla conecté con el guía profesional y outfitter del lugar, José Calbelo para que me indicara dónde cobrar un venado y muchos guarros, ya que estábamos por entrar en la luna llena.


El autor junto a su jabalí.

Pasamos por la capital de esa provincia argentina a encontrarnos con José y de allí todos nos dirigimos directamente al coto elegido que sería el afamado Nehuen Mapu propiedad de la compañía Golden Stag Safaris cuya cabeza visible es un austriaco de nombre Peter Koeck. Tiene una superficie inmensa con solo alambrado perimetral donde podemos encontrar varios escenarios, desde el monte de caldenes pampeanos y médanos en su mayoría cubiertos por pasturas, así como varias charcas u ojos de agua, donde se pueden ver búfalos asiáticos. La fauna era abundante y variada, con esbeltos antílopes negros de la India, gamos, muflones, búfalos, varias especies de carneros y hasta el majestuoso venado o Cervus Elaphus, que en ese país alcanza un gran porte.

Contábamos con dos rifles, un Tikka modelo T3 en calibre .338 Winchester Magnum con un excelente visor nuevo Nickel variable de 3/12x50 con retículo Dot iluminado, con munición recargada con puntas Hornady y Nosler Partition de 225 grains y el Withworth .375H&H con un visor de la misma época del rifle, un Nickel variable de 1/4x20, muy fuerte y bueno para las condiciones ambientales africanas y que puede ser usado de noche sólo si la luna es fuerte y su cartuchería era Nosler Partition de 260 grains.


Un momento del rececho.

Durante la primera espera nocturna, al cubrirse de nubes el cielo no dejaba pasar suficiente luz para que fuese eficaz el visor de Al; como quería que fuese quien disparase primero, le pasé mi rifle ya que tenía un visor más apropiado para la noche.

Antes de la medianoche aparecieron desde los montes que rodeaban el apostadero varios guarros con muchas hembras y algún que otro macho de tamaño mediano, de todas maneras, como estábamos algo cansados por el viaje, decidimos cobrar alguno para proveernos de carne para el día siguiente. Con la ayuda de los aumentos grandes de la Nickel y con el retículo iluminado, fue fácil acertarle al cuello de un jabalí, por lo que dimos por terminada esa primera jornada.

Luego de dormir unas cuantas horas, a las 7 de la mañana José nos despertó para dar una vuelta con la camioneta a un lugar por donde pasan los guarros temprano; éstos vienen de los sembrados vecinos y antes de ir a dormir a los montes cerrados pasan por un alambrado de la finca pegado a un sendero. Pese a que estuvimos un tiempo esperando no vimos nada; José nos comentó que llegamos un poco tarde así que prometimos despertarnos más temprano al día siguiente; no obstante para aprovechar la jornada, salimos a das una vuelta por los médanos por si veíamos algún trofeo. Por todos lados se veían manadas de antílopes, búfalos, etc., como ninguno de ellos formaba parte de nuestro menú seguimos recorriendo para ver si veíamos algo que nos interesaba. Aparecieron manadas de venados pero no había en ellas nada interesantes.


El trofeo de venado, Al junto al guía, José Calbelo.

José iba charlando alegremente con nosotros mientras conducía, pero al mismo tiempo con su vista controlaba todo el campo; a la hora detuvo el vehículo y tomó los Zeiss 8x56 para mirar algo a lo lejos un bulto y dirigiéndose a mi amigo, dijo:

—Me parece que hay un venado bastante interesante cerca de ese monte que tenemos delante como a 600 metros— Al, asintió con la elección.

—Bien, —prosiguió José— dejemos la camioneta escondida y aprovechando que hay un viento fuerte que nos da en la cara, podemos meternos por entre los médanos para llegarle cerca.

Como en cacería tres son multitud, me quedé cerca del vehículo mirando con los prismáticos, observando cómo mis amigos trabajaban el acercamiento; iban bien agachados por entre los matorrales que crecían en los médanos acortando las distancias con sumo cuidado hasta los que perdí de vista entre las dunas por lo que enfoqué mi atención en el venado que se encontrada agachado pastando despreocupadamente. Trepé a un médano para ver mejor, encontrando que mis dos amigos se habían sentado detrás de unos arbustos mirando con los prismáticos hacia el venado.


Se observa claramente la salida del proyectil Nosler Partition luego de atravesar el cuerpo del animal.

Habían llegado a menos de 100 metros del animal, enfoqué nuevamente al animal, pues sabía que en cualquier momento escucharía el disparo, pero se metió en un monte pequeño, por lo que los cazadores tuvieron que dar un rodeo para esperarlo a la salida del mismo. El ejemplar estaba pastando cuando escuché el disparo; alzó la cabeza y quedó como petrificado en el lugar, parecía una estatua y de pronto, como en cámara lenta se le aflojaron las patas cayó de costado quedando inmóvil. Al le había disparado un poco terciado, por lo que el proyectil Nosler Partition de 260 grains le entró cerca de la paleta trasera, recorriéndole todo cuerpo por dentro y saliendo cerca de la delantera; un comportamiento clásico de esta marca de puntas Premium. Por suerte, al haber un fondo de dunas cuando el pesado proyectil en su salida levantó polvo en el terreno arenoso, vimos donde se enterró por lo que pudimos encontrarlo y así compararlo más tarde con otro de construcción convencional. Siguieron unos días más de cacería cobrando un gamo con varias noches apostados a la espera de los jabalíes, por suerte con excelente resultado, ya que por mi parte conseguí un par de ellos.

Una de las noches Al estaba en un apostadero con otro guía de nombre Gastón que trabaja en el coto, cuando pasadas las 10 de la noche luego que bajara a la charca y cebadero una piara de guarros formadas por hembras y algunos machos de mediana edad, apareció la figura inconfundible de un gran padrillo. Éste no sólo hizo su entrada para comer sino que se peleaba con los demás, corría a las hembras grandes y algún macho de mediana edad con esa agresividad propia de los viejos.


El apostadero visto desde el cebadero.

Alberto, que en ese momento tenía mi Tikka, pues poseía un visor con retícula iluminado por si la noche se presentaba nublada, no tuvo ninguna duda al momento de disparar a esa gran figura, dejándolo en su sitio con un proyectil Hornady de 225 grains bien colocado en la paleta. Pero para sorpresa de todos, el supuesto padrillo resultó ser una hembra de gran tamaño que hasta poseía unas buenas defensas.

Lo más interesante para nuestro estudio comparativo fue que al recobrar el proyectil, que le había roto en su entrada los huesos del brazuelo quedando dentro del cuerpo, lo pudimos recobrar para hacer una comparación con el comportamiento del Nosler. La Nosler Partition es, a mi entender, uno de los diseños Premium de mejor comportamiento en los animales de caza de piel fina, ya que poseen una buena precisión, expansión, penetración y retención de su núcleo de al menos el 60%. Cumplen con lo que pregona el fabricante.

Carlos Coto

 

Leer más
Otros artículos de Carlos Coto

No hay más artículos de este autor

Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197241 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154120 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149160 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (111978 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104252 lecturas)

En el número de abril:

  • Kimber Eclipse Target II
  • Pierre Artisan Rambouillet
  • La nueva carabina M&P 15-22
  • Editorial
  • Noticias
  • Larga y nueva vida al .470
  • Cometa Fusion Premier
  • Dicionario
  • Linterna Leapers UTG Tactical
  • Los urogallos deSanta Claus
  • Mira telescópica en arma corta
  • FICAAR 2010
  • VENATORIA & SUBARU-FITAC 2010
  • Shot Show 2010 (y II)
  • Sabías que...
  • Consultorio técnico
  • Bolsa de Armas y Municiones