El galgo y la liebre, un batallar de siglos

Ningún inglés vale tanto como un español, el galgo hispano es la respuesta ecológica a la liebre, pieza sobre cuya caza se ha articulado todo el desarrollo histórico de la raza, circunstancias que le han convertido en la mejor elección para cazar en aquellas topografías donde la llanura se impone.

Eduardo de Benito | 15/12/2009

19588 lecturas

El galgo español es un perro campero y fondista, dotado de fabulosos pulmones y músculos para correr, al que también se conoce como galgo castellano. Su difusión es relativamente amplia, pues lo encontramos en Castilla y León, la meseta norte, en casi todas sus provincias (Zamora, Ávila, Salamanca, Valladolid, Palencia, Soria, Burgos y Segovia) y en la meseta sur en Cuenca, Madrid, Toledo, Ciudad Real y Albacete. También en Extremadura y las provincias andaluzas de Jaén, Córdoba, Sevilla y Huelva, provincias que cuentan con una orografía de grandes  llanuras, donde vive y cría la liebre.

Las primeras sueltas a la liebre en el campo deben terminar siempre con el triunfo del perro, de lo contrario el animal se desmoraliza

Si pasamos la mirada por las tierras que fueron la cuna del galgo, si tenemos en cuenta que el galgo español ha sido utilizado casi exclusivamente para la caza de la liebre en amplios y semiáridos campos abiertos, comprendemos que la morfología que le caracteriza tiene toda su razón de ser.

El perro

Es un animal de estructura sublonguilínea: diámetro longitudinal brevemente superior a la alzada a la cruz, con el vientre muy retraído, la cola larga y bien aplomada y paquetes musculares bien desarrollados, principalmente en el tren trasero. Su pelo es corto y fino. Con una alzada en los machos de 62 a 70 cm y en las hembras de 60 a 68. Se admite sobre la alzada un margen de 2 cm para ejemplares. Deben buscarse la proporcionalidad y la armonía funcional, tanto en estática como en movimiento. El galgo español es un perro grande, poderoso, de pecho plano y amplio desarrollo, que le permite una perfecta oxigenación de la sangre cuando su organismo se ve sometido a esfuerzos máximos. La línea dorsal nos recuerda a un arco tensado, con una musculatura impresionante.

Nos encontramos ante un fondista puro, un perro campero que reúne todas las condiciones para el ejercicio continuado sin menoscabo de sus fuerzas. Cuando vemos a los galgos realizar una carrera nos da la sensación de que lo hacen con suma facilidad, como si estando en plena forma física no les costase ningún esfuerzo. Esta sensación nace porque su capacidad motriz y su resistencia son muy superiores a la de la media de las razas caninas.

Su comportamiento

El genuino español tiene un comportamiento muy peculiar, que lo diferencia de otros galgos europeos. De temperamento algo frío y poco expresivo, va ganando en entusiasmo a medida que se desarrolla la persecución. Inicialmente nos da la sensación de que la raza carece del ardor cinegético de otros lebreles, pues es un perro frío, que en persecución de la liebre en el campo se arranca lento en la salida y así se mantiene en el primer tercio de la carrera. A media carrera el galgo se ha calentado, empieza a dar lo mejor de sí mismo y a sorprendernos con unas condiciones físicas propias de un atleta, pero cuando realmente aparece el genio que lleva dentro en el tercio final de la carrera, incansable a la zaga de la liebre, pisándole los talones en cada revuelta, frenazo y zigzag de la rabona, enfilándola como una centella en las rectas largas y mostrando que posee un coraje y tesón para aguantar más allá de sus propias fuerzas, que no pueden sino causar admiración. A diferencia de otros lebreles, son muchos los galgos que cobran perfectamente.

La carrera del galgo ha creado un vocabulario propio, señal de la viveza popular que mantiene la afición y así tenemos expresiones como la guiñada, cuando la liebre se desvía de forma más o menos acusada de la línea que seguía, lo que repercute en el galgo, que se ve obligado a cambiar de rumbo y en ocasiones sitúa en cabeza a uno que iba detrás. Puntero, así se llama al galgo que corre más próximo a la liebre. Parada, acción que realiza la liebre instantes antes de efectuar un cambio de dirección en la carrera para burlar a sus perseguidores. Pase, cuando un galgo adelante a otro corriendo en línea recta. Empalme, cuando los galgos han cogido a una liebre y en las proximidades salta otra, entonces los perros abandonan la muerte para correr tras la recién aparecida. Desbarro, el deslizamiento semilateral del galgo para cambiar de dirección y al tiempo guardar el equilibrio cuando la liebre efectuó un cambio brusco en la dirección de su carrera.

Los cuidados

Entre el galgo español y el galgo inglés existe un origen común y un posible aporte de sangre del nuestro al otro en el pasado

El galgo es animal de carácter altivo, seguro de sí mismo, muy agresivo y al tiempo cariñoso con sus amos. En los perros de competición debe cuidarse el temperamento, de modo que los perros huraños o muy nerviosos sean descartados y, desde luego, apartados de la reproducción. Esto no quiere decir que se tengan que seleccionar perros sumisos o zalameros, pues ese tampoco es el temperamento adecuado de los lebreles, cazadores de notoria ferocidad, pero sí que se ha de buscar el equilibrio y sobre todo perros que sean controlables con facilidad.

La fijación por la caza se puede ver desde que son cachorros, basta con arrastrar una piel de liebre, atada con una cuerda, delante de la camada de los perrillos de pocas semanas. Todos deben salir en persecución de la falsa pieza, intentando morderla, sin entretenerse en peleas, ni desviarse del objetivo mordiendo a los hermanos. Esta sencilla prueba nos facilita conocer mejor las reacciones de los galgos que hemos criado.


El galgo está ampliamente desplegado en provincias que cuentan con grandes llanuras donde vive la liebre, a saber Castilla y león, Castilla-La Mancha, Extremadura y provincias andaluzas como Jaén, Córdoba, Sevilla y Huelva.

Para mantenerse en forma el galgo necesita de largos paseos todo el año, sea temporada de caza o no, este entrenamiento físico, largos paseos y carreras moderadas, configuran el carácter atlético del animal. Todo entrenamiento de perros jóvenes debe ir dirigido a fortalecer los músculos y huesos, a desarrollar la capacidad pulmonar y, en definitiva, a conseguir un perro de mucho fondo. Tras el ejercicio diario es bueno someter al animal a un masaje cuidadoso que elimine la grasa superflua de las masas musculares.

Cuidado con dejar que los galgos jóvenes corran liebres si no tienen posibilidad de cazarlas, las primeras sueltas a la liebre en el campo deben terminar siempre con el triunfo del perro, de lo contrario el animal asume que son inalcanzables, se desmoraliza y coge el vicio de no emplearse a fondo tras ellas.

No está de más recordar que el buen éxito de un perro está sustentado tanto en ejercicio como en una buena alimentación. Es preciso desterrar tópicos, como ese de que los mejores galgos sólo comen pan duro y ofrecerle al animal una alimentación rica en proteínas. Durante la temporada de carreras la dieta debe enriquecerse notablemente.

Los ingleses y su cruce

No es fácil distinguir el galgo español de su pariente inglés y para hacerlo hay que tener muy presente el patrón racial de nuestro galgo y haber podido comparar muchos ejemplares de una y otra raza.

Los principales rasgos que diferencian a la raza española son la cabeza, de cráneo más estrecho con ausencia de arco cigomático; las orejas más largas, los pies más alargados y con marca pisada de liebre; la línea dorsal más recta; la caja torácica con un costillar menos arqueado que el inglés; el estómago que se recoge gradualmente en el español y de modo violento en el inglés y fundamentalmente los músculos, que deben ser largos, típicos de un fondista en el español y no los redondos del velocista como en el inglés.

Y ésta es precisamente la virtud del galgo inglés, la velocidad, que no la resistencia, y eso le ha valido su entrada y carta de naturaleza en los cazaderos hispanos, cuando alambradas y cercos redujeron la amplitud de los cazaderos. El galgo español es un gran fondista con poca velocidad de salida, el galgo inglés se despega en la salida pero no tiene suficiente fondo y es demasiado pesado para la brava liebre hispana. Como el cazador español es hombre de iniciativas y poco dado a acomodarse con lo que hay, pronto intuyó que el cruce entre ambas razas podía suponer lo mejor de los dos mundos. Tras cruces y recruces la conclusión es que un galgo con un 25 por ciento de sangre inglesa y un 75 por ciento de española rinde adecuadamente en la mayoría de los cazaderos.

Eduardo de Benito
Fotos: M. Moreno, Fernando Piqueras, Cesáreo Martín y Shutterstock
6 comentarios
15 dic 2009 20:18
Alfre2
A mi corto entender,el galgo es un can que carece de una estética bella;es bastante feo,no nos engañemos,sin embargo mi pregunta es la siguiente:¿el galgo sirve para algo más que perseguir liebres?.Por favor que alguien me conteste.
16 dic 2009 14:17
fmingoc
Eduardo de Benito muy buen comentario, has reflejado perfectamente el Galgo español
gracias, se agradece estos Articulos
16 dic 2009 14:37
fmingoc
Alfre2
Poco te puedo decir de la belleza estetica del Galgo, simplemente GRANDIOSA, equiparable al mejor cuadro del Museo del Prado.
¿Y que si sirven? "Simplemente cura el Alma".
Te recomiendo que asistas a una competicion en Tembleque, Ataquines, Medina. Cantalapiedra, Etc.
a lo mejor te enteras de algo.

Por cierto, el sabado vi una carrerita de TRES minutos de perra de 9 años, "SABIA SABIA", pero que gozada.
Has escuchado alguna vez eso de: "MORIX AL PODER"
Lo decia hace 2 años un hombre de pelo en Pecho.

PASION, ARTE Y SENTIMIENTO,
Saludos Galgeros de un aficionado.
16 dic 2009 22:13
Alfre2
Te agradezco mucho la aclaracion.Sólo soy un neófito y quería saber si el galgo sirve para otro tipo de arte cinegético
18 dic 2009 10:29
lucubase
lucubase «Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer»
Hola, no puedo estar deacuerdo con tus palabras. Yo no soy conocedor de esta raza pero alguna vez he vistos cazar con ellos. Creo que son perros hechos por y para correr, su belleza está en su carrera. Guau! vi alguna collera correr detrás de una liebre y he quededo impresionado de lo estilizado de su carrera, sus quiebros detrás de la liebre, de su potencia y velocidad... Decirte que antaño se han utilizado para ¡el javalí! Los usaban, creo, para apretar al javali. Queda demostrado que además son perros valientes. Un saludo
18 dic 2009 21:30
Alfre2
Muchas gracias.Han conseguido Vds. que se despierte mi interés por esa raza.Bien mirado resulta que tiene una estética no solamente deportiva sino que además se le añade un porte de elegancia heráldica y noble.Prometo estudiar sobre sus características y dotes.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (155186 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (115140 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (98439 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (91375 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (86457 lecturas)

En el número de octubre:

  • Buenas perspectivas… pero con muchas incógnitas
  • Cómo tirar bien a principio de temporada cinegética
  • El perro, un cazador inteligente e instintivo
  • Un año venatorio más… y con muchos problemas
  • Protestas en Madrid y Sevilla en defensa de la caza

 

 

¿Cómo debe ser un campo apropiado?

La extensión mínima de cada coto, vedado o finca federada, será como mínimo de 250 hectáreas. El terreno se debe encontrar limpio de maleza, árboles y cualquier vegetación que impida la carrera. El suelo debe estar en condiciones aptas para correr y habrá una densidad de liebres apropiada para el fin que se persigue.

Retrato robot de un galgo español

PELO. Tupido, muy fino, corto, liso; repartido por todo el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Ligeramente más largo en la parte posterior de los muslos. La variedad de pelo duro semilargo presenta mayor aspereza y longitud de pelo, que puede ser variable; aunque siempre repartido uniformemente por todo el cuerpo llega a presentar una barba y bigotes en la cara, sobrecejas y tupé en la cabeza.

CABEZA. Proporcionada con el resto del cuerpo, larga, enjuta y seca. La relación cráneo-hocico es 5/6: longitud del cráneo 5, longitud del hocico 6. Líneas cráneo-faciales divergentes. La nariz negra, la mandíbula recta y bien formada, ojos oblicuos y almendrados. Labios muy enjutos. Orejas triangulares, carnosas, semicolgadas. Cuello largo, de sección ovalada, plano, esbelto, fuerte y flexible.

TRONCO. Un pecho poderoso, aunque no muy ancho; profundo sin alcanzar el codo y muy largo hasta las costillas flotantes. Gran capacidad torácica, que le permite correr largo tiempo a gran velocidad. Grupa larga, poderosa y en pupitre. Su inclinación es superior a los 45° con respecto a la línea horizontal.

MIEMBROS. Los anteriores perfectamente aplomados, finos, rectos y paralelos; metacarpos cortos y finos; pies de liebre. Los posteriores potentes, huesos bien definidos, musculosos, de musculatura larga y bien desarrollada. Perfectamente aplomados y de correctas angulaciones. Corvejones bien marcados; metatarsos cortos y perpendiculares al suelo; pies de liebre con dedos altos.

COLA. De nacimiento fuerte e inserción baja, discurre pegada entre piernas afinándose progresivamente hasta terminar en punta muy fina. Flexible y muy larga; sobrepasa ampliamente el corvejón. En reposo, caída en forma de hoz con gancho final muy acusado y lateralmente inclinado. Remetida entre piernas con gancho final que casi roza el suelo por delante de los miembros posteriores; es una de las posturas que más tipicidad confieren a la raza.