Pelechos y preparativos

Cuando los rigores del caluroso verano han quedado atrás, nuestros inseparables e irremplazables compañeros de esas, a veces inolvidables y a veces desesperantes, jornadas de caza, están a punto de terminar, o de hecho ya se ha producido, ese ineludible y puntual proceso del pelecho.

Paco Ruiz | 05/11/2009

19697 lecturas

Durante estos meses en los que las temperaturas alcanzan sus valores máximos tiene lugar el proceso del pelecho del que dependerá, en gran parte, el que nuestros compañeros se encuentren en perfectas condiciones para afrontar la nueva temporada de caza.

Debemos extremar ahora los cuidados del reclamo

Lo primero que debemos tener en cuenta es el lugar donde ubicaremos los terreros donde pasarán este periodo, siendo aconsejable que sea el mismo donde pasan el resto del año. Tomando las precauciones necesarias para evitar exposiciones prolongadas al sol, que les producirían la muerte por asfixia, son ideales los lugares donde les dan los primeros rayos de sol o bien los del atardecer, pero, repito, sin exposiciones prolongadas al astro rey.

Cuidados durante el pelecho

Para que el mencionado proceso obtenga el éxito deseado, debemos poner todo nuestro empeño en los cuidados, tanto higiénicos como alimenticios, para conseguir que, cuando les den las fiebres que les provocan el pelecho, se encuentren en las mejores condiciones físicas posibles. Sobre este tema, como en otros referentes al reclamo, existen tantas tendencias como jauleros. Por ello voy a exponer cuál es mi tendencia desde que soy jaulero —más de cuarenta años, los mejores bajo la tutela y batuta de mi tío y maestro, Sebastián Luque, q.e.p.d., natural de Almogía, Málaga—.


Hay que cambiar diariamente, si es posible, del agua, pues siempre les caerá la tierra de los terreros, lo que podría transmitirles alguna enfermedad infecciosa; si el lugar donde están es muy caluroso, se puede cambiar hasta dos veces por día. © Alejandro Jurado.

No debemos olvidar que el sitio donde se encuentran más cómodos los reclamos es en los terreros, por una simple cuestión de espacio, por lo que el pasarlos de la jaula al terrero debe ser en el momento en que termina la temporada de caza, aunque en principio lo hago sin tierra hasta entrado el mes de junio, que es cuando les pongo la tierra con una buena porción de ceniza que les servirá para su desparasitación externa. La tierra se la iremos cambiando cada quince o veinte días para evitar infecciones producidas al picar sus propios excrementos. Una o dos veces por semana les podremos dar un baño de agua con un pulverizador que les refrescará de las altas temperaturas propias de la época.

Alimentación

La tierra se la iremos cambiando cada quince días

Es crucial la alimentación y, en este sentido, tengo la costumbre de no cambiar a lo largo del año los alimentos que les suministro, que no son otros que un revuelto de trigo, veza, cañamones, garbanzos y maíz, con la única salvedad de pequeñas ayudas que variarán según la época en la que estemos, siendo durante el pelecho a base de productos que les refresquen —manzana verde, lechuga, pepino, etc.—. Esto lo haremos no más de dos veces por semana para evitar producirles desarreglos intestinales, que tan nefastas consecuencias traen. Imprescindible en esta época es vigilar las defecaciones, pues son el primer indicio para notar infecciones que puedan contraer y que, cuanto antes detectemos, más posibilidades tendremos de curar y salvar su vida. Es adecuado desinfectar los terreros con cualquier insecticida de los existentes en el mercado, y esto lo haremos cada dos cambios de tierra, salvo que observemos cualquier insecto o larva, en cuyo caso lo haremos inmediatamente que lo veamos. Igual de importante es observar una pérdida repentina de peso, ya que ésta suele sobrevenir por la presencia de algún tipo de piojillo, insecto o larva, tal y como hemos comentado.


Durante la época del pelecho debemos incrementar los cuidados de nuestros amigos los reclamos, ya que es la época en las que se suelen producir más bajas en nuestro jaulero, pues no olvidemos que las altas fiebres que sufren, unido a las altas temperaturas ambientales, les hacen más vulnerables a todo tipo de enfermedades. © Alejandro Jurado.

Durante este proceso, si se produce alguna muerte entre nuestros reclamos, debemos desinfectar todos los demás terreros, lavándolos con desinfectante y cambiándoles tierra, comida y agua, ya que la mayoría de estas enfermedades se suelen transmitir de unos a otros, no siendo la primera vez que una infección produce varias bajas en un mismo jaulero en un corto espacio de tiempo.

Vuelta a la jaula

En cuanto al momento de volver los reclamos a la jaula —desinfectada previamente—, soy partidario de hacerlo un mes antes de comenzar la temporada, en el caso de reclamos ya cazados —y, por tanto, habituados a la jaula—, y dos meses antes en el caso de los pollos nuevos, con el fin de que se hagan a su nuevo lugar de residencia, teniendo en cuenta que estos últimos no se suelen cazar hasta el final de temporada, lo que significa que dispondrán de casi tres meses de adecuación a su nuevo medio. Todo lo que sea adelantarlo a estas fechas producirá, en muchos casos, un encele prematuro que condicionará su estado óptimo cuando llegue la hora de salir al campo, ya que no debemos olvidar que la temporada se alarga durante 42 días, y en nuestras manos estará el poder cazarlos durante el mayor número de jornadas posibles, por descontado, en el mejor estado de celo posible.



En el momento de pasarlos al terrero, desparasitaremos internamente a los pájaros con cualquiera de los productos existentes para ello en el mercado. © ANCREPER.

La alimentación en esta época será la misma —revuelto de trigo, veza, maíz, garbanzo, cañamones— y serán los pequeños extras los que cambien con respecto a la época de pelecho: habas secas molidas del tamaño de un grano de trigo, garbanzo remojado y desmenuzado, habas verdes picadas, cerraja, berros, cebolla, hojas de rábano... Estos aditivos se le suministrarán combinándolos durante dos o tres veces por semana, dependiendo del grado de celo de cada reclamo, siendo las habas molidas las que más les aumenta y, por tanto, observaremos en qué estado de celo se encuentra cada uno de ellos para dosificárselos según necesidades. Al tener ponerles verde con frecuencia, en este tiempo el agua se la suelo poner dos o tres veces por semana los días que no les pongo verde.

Preparación al celo

Soy contrario a llevar más de un pájaro al puesto

Es llegado este momento de prepararlos para el celo cuando se producen las mayores controversias, pues son muchos los aficionados que intentan que sus pájaros se encuentren en un estado de celo óptimo para los primeros días de caza, para lo que suelen darles algún tipo de vitamina, lo que, unido a los piensos de celo y otro tipo de complementos alimenticios que les suministran, provocarán que mediada la temporada alcancen un exceso de celo —en el argot, pasados de celo—, que nos llevará a tener que prescindir de ellos en pleno apogeo de la temporada o, en el mejor de los casos, a tener que utilizar distintos medios para intentar rebajarles ese exceso de fogosidad. A los que no la hayáis hecho nunca así, os invito a que lo intentéis con uno de vuestros reclamos y ya veréis el resultado que os puede dar. Soy, igualmente, contrario a llevar más de un pájaro para un puesto, pues esto hace que en muchas ocasiones no se le dé más de media hora para hacer su trabajo.

Mi sistema para conseguir el encele de mis pájaros no es otro que dejar que lo hagan naturalmente a medida que vayan saliendo al campo, a sabiendas de que los primeros puestos no estarán en perfecto estado, pero con ello consigo que se vayan encelando a la par que lo hace el campo, y les puedo asegurar que las mejores faenas se producen cuando hay igualdad en este sentido con sus congéneres, las camperas, que, en definitiva, es la principal condición que se debe dar para disfrutar de esas faenas que hacen que esta afición nos cale cada vez más y con más fuerza.


El reclamo necesita que le demos el tiempo adecuado para que veamos qué es lo que tenemos en la jaula, y no olvidemos que en un puesto de una hora y media o dos horas se dan muchas y variadas circunstancias que serán las que, en definitiva, califiquen a nuestro pájaro. © José D. Gómez.

Con respecto a este último apartado, entiendo que los tiempos han cambiado y que, por distintos motivos, no todos disponemos del tiempo necesario para sacar las veces necesarias a nuestros reclamos al campo para darles el tiempo y los puestos que necesita un pájaro para alcanzar ese celo óptimo y demostrar sus cualidades. Esto, unido a que a veces nuestros jauleros están más poblados de lo necesario, hace que haya veces que pasen por nuestras manos figuras que pudieron serlo y que se nos fueron sin nosotros saberlo. Por esto me sigo empecinando en practicar esta caza siguiendo las enseñanzas que me fueron dadas desde pequeño y que intento plasmar en mi sucesor, y para conseguir esto es imprescindible que prime la calidad sobre la cantidad, la pureza sobre la ambición; esta es la filosofía de la caza de la perdiz con reclamo macho y no hay nada que la pueda cambiar.

Ha pasado casi un largo año desde que metimos a nuestros pájaros en los terreros; han pasado muchos días de cuidados, mimos, atención a cualquier anomalía que pudiera surgir... y es ahora cuando veremos el resultado de todo ello; ha llegado el momento de salir al campo y disfrutar; nuestros desvelos, un año más, habrán merecido la pena; por fin nos encontramos los dos solos; por fin volvemos a vivir esa complicidad que hace de nosotros gente especial, para muchos gente rara, pero especial al fin y al cabo .

Desde aquí hago un llamamiento a los viejos jauleros para que promulguen esta doctrina. Entre todos tenemos que conseguir que los que nos vienen detrás puedan disfrutar tal y como lo hemos hecho nosotros de esta sin par afición. De nosotros, única y exclusivamente, dependerá que la caza de la perdiz con reclamo no pierda ese embrujo, como bien dice nuestro amigo Manolo R., que la hace ser diferente a todas, ese sentir que hace que me merezca la pena ser jaulero.

Paco Ruiz, jaulero (Asociación Nacional de Cazadores de Perdiz con Reclamo, ANCREPER)
7 comentarios
05 nov. 2009 18:33
el juanito
el juanito
hola paco, encantado de leer tus articulos. Sigo cpn respeto y admiración tus consejos y me encanta y hasta comparto muchos de ellos porque soy hijo y amigo de grandes conocedores de esta modalidad de caza la cual practico y siento con verdadero fervor desde pequeño, un saludo
05 nov. 2009 21:41
mipollo
mipollo  
..Amigo Paco, tratandolo como los tratas tienen que salir buenos a la fuerza,los reclamos.
Un abrazo pa los dos baldomero
07 nov. 2009 22:24
Miguel D.G
Miguel D.G  


Amigo Paco:

Como siempre, es un placer y un deleite leerte en estos artículos.

Es, como sueles hacer, una clase magistral de cuidados y mimos a nuestros pájaros.

Un abrazo apretao.

Miguel D.G
01 ene. 2010 21:13
vicente cardaor
vicente cardaor
Hola paco con articulos de estos da gusto, pues resulta facil y da seguridad, hasta para los que creemos saverlo todo sobre el tema.GRACIAS UN SALUDO Y HASTA PRONTO
24 ene. 2010 21:32
florin hood
Buenas noches Paco, acabo de descubrir un articulo tuyo, el que he leiodo con mucho interes,yo soy nuevo en esto, tengo un macho desde hace dos años(el perdigon tiene tres)y este año estoy notando algo muy estraño, y es que se "tira " a por el agua, y acto seguido, pica en la jaula, que es de madera, o en la piedra que tengo puesta dentro, y empieza a "salibar" o mas bien regurgitar, el agua bebida, como recipiente tiene un frasco de cristal de esos de los pates,y no le dura ni 5 minutos, ademas hace unos dos meses, se arranco una uña, tengo mis sospechas de que fuese atacado, por una urraca, ya que se mostrava muy retraido y dejo de cantar, es mas cuando me acerco a ponerle el agua, se "tira " a picarme,¿es normal?Gracias por atenderme.
Saludos cordiales,Florencio.
16 feb. 2010 12:46
diego gil
diego gil «No hay vista mas bonita que desde mi tronera»
hola amigos cuclilleros, mi nombre es diego gil soy un apasionante amante de esta modalidad, no he tenido la suerte de tener un maestro en este arte, ya que mi familia es mas poenquera que otra cosa, a pesar de todo no me va mal, voy asumiendo anecdotas y experiencias poco a poco ya son 4 años lo que llevo en esta practica. Unas de mis dudas es la alimentacion del reclamo, os explico el año pasado no me pelecharon bien los pajaros le pregunte a un amigo vetedinario y me dijo que pajaros de granja tenian que comer pienso compuesto todo el año y asin lo hice y resulto este año un buen pelecho mi pregunta ¿fue casualidad o llebava razon? haber si me podeis dar vuestras opiniones gracias.
05 ago. 2010 18:54
victor perdicero
victor perdicero «aburrida media veda poca paloma torcaz»
wenas paco soi como tu dises un nuevo pajaritero yevo tan solo 7 años practicandolo y la verdad es k no se me da mui mal saludos paco.cojere mas de uno de tus consejos a ve k tal

 

Leer más
Otros artículos de Paco Ruiz

Volver a empezar o la ilusión que nunca se pierde
(02/01/2013)

ANCREPER
(09/09/2009)

Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197320 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154273 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149263 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112041 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104265 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros