Seis calibres clásicos para nuestros objetivos venatorios

Una nueva temporada, llena de sueños y esperanzas se abre ante nosotros, es momento de recargar nuestras cananas y para ello será obligado nuestro paso por la armería. Mi consejo personal es apostar por los viejos calibres conocidos cuya eficacia viene avalada por su edad.

Daniel Stilmann | 30/09/2009

55565 lecturas

Escoger el cartucho adecuado entre los múltiples que nos ofrece el mercado y que además funcione bien para las tres especies ibéricas de mayor rating de popularidad —cérvidos, suidos y caprinos— no es siempre una tarea sencilla.

Los cartuchos del grupo 7 milímetros están considerados como los más precisos y eficientes dentro de los denominados cartuchos de diámetro reducido

La experiencia es la madre de todas las ciencias, de ahí que en materia de elección de cartuchos me guíe por otros dos viejos refranes: más vale malo conocido que bueno por conocer, y si no está roto no lo arregles. Con esto quiero decir que entre un viejo cartucho, probado a lo largo de los años y que resulte medianamente eficiente, y otro, más moderno, del cual no tengo muchas referencias y que su fabricante presenta como la panacea universal, sin titubear me quedo con el primero. Hace mucho que dejé de creer en los Reyes Magos y desconfío de cualquier cartucho que no haya sobrepasado la prueba del tiempo, o al menos treinta años en el mercado. Por ello me limitaré a mencionar y comparar seis cartuchos clásicos, probados más allá del bien y del mal, y que han demostrado adaptarse muy bien a la fauna ibérica, así como para la del 90 por ciento del resto del planeta.

Vayamos primero a los aspectos generales de este grupo de tal manera que el lector pueda formarse una idea general del mismo, para luego entrar en las comparaciones (ver tablas comparativas) y detalles específicos de cada uno de ellos, de tal forma que al momento de escoger podamos hacerlo sobre una base lógica. Por orden de aparición mi lista está configurada por el 7 X 57 Máuser (1893), el .30-06 Springfield (1906), el .308 Winchester o 7,62 X 52 NATO (1954), el 7 milímetros Remington Magnum (1962), el .300 Winchester Magnum (1963) y el 7-08 Remington (1980). Los tres primeros cartuchos, de origen militar, probaron rápidamente su valía en el campo de batalla y dado su enorme éxito fueron adoptados rápidamente por la comunidad cinegética, mientras que los dos Magnum y el 7-08 nacieron como cartuchos deportivos especializados (ya veremos luego con qué fines fueron creados) aunque también se los han empleado militarmente, a menudo por francotiradores militares o policiales.

Una primera diferencia a tener en cuenta cuando se emplean estos cartuchos para caza mayor, es que desde el punto de vista de nuestros propósitos los tres primeros tienen un rango efectivo cercano a los trescientos metros, mientras que ese mismo parámetro en los deportivos es algo mayor. Ese alcance efectivo promedio se adapta muy bien a las distancias y requerimientos de energía terminal con las que deben lidiar los cazadores de cérvidos, detalle sumamente importante a tener en cuenta.

Pero además del alcance promedio a nosotros nos interesa la precisión, la cual depende directamente del retroceso. En general, el retroceso percibido de los tres cartuchos militares puede clasificarse como moderado, mientras que el de los cartuchos Magnum se describe como algo más marcado. Este hecho, junto con el próximo punto a tratar, reviste mucha importancia en cuanto a la eficiencia del cartucho.

CÓMO SABER QUÉ CARTUCHO ME CONVIENE

 

La intención de la tabla es permitir al lector, mediante el empleo de los valores dados, y tomando en consideración las características de sus presas y su propia constitución física, escoger el cartucho que mejor se adapte a sus necesidades. Los pesos de puntas dados son los ideales para cada cartucho. Los valores de velocidad están dados en metros/segundo (m/s) y los de energía en julios (J), y ambos son valores tomados en boca de cañón. El retroceso fue medido en julios (J) calculado entre armas de igual peso. El alcance medio está dado en metros para un blanco de 25 centímetros de diámetro o el equivalente al diámetro del círculo letal de la caja torácica de un venado. De estos seis cartuchos, solamente el 7-08 y el .308 aceptan acciones cortas. Los otro cuatro requieren de las de largo normal, más pesadas.

Balísticamente hablando todos estos cartuchos pertenecen al grupo de la clase siete milímetros, ya que el diámetro de sus puntas va desde los 7,21 milímetros (7 X 57, 7-08 y 7 RM), a los 7,62 milímetros (.30-06, .308 y .300 WM). La diferencia entre ambos es de solamente 43 centésimas de milímetro. ¿Cuál es la importancia de todo esto?

En balística aplicada a la caza mayor de las especies mencionadas, los cartuchos del grupo 7 milímetros están considerados como los más precisos y eficientes dentro de los denominados small bore cartridges (cartuchos de diámetro reducido), que abarca desde los cartucho del .22 hasta el .375 H&H (5.6 a 9,52 milímetros). Los small bore cartridges, particularmente el grupo medio, que es el que nos interesa, fueron diseñados a fines del siglo XIX y comienzos del XX, fundamentalmente para la guerra, o sea para abatir un objetivo de alrededor de 80 kilogramos de peso hasta una distancia práctica de 500 metros.

El peso del cazador, la distancia promedia a la que se presentan las piezas y la resistencia al impacto de las mismas son los puntos más importantes

En aquellos años, y como factor de seguridad, estos cartuchos fueron sobredimensionados con respecto a los requerimientos militares, siendo ese exceso de energía y alcance lo que permitió que se los empleara contra especies de mayor peso, digamos hasta los 400 kilogramos y hasta distancias de alrededor de trescientos metros sin inconveniente alguno, aunque en manos hábiles, y empleando puntas adecuadas existieron señores como Karamojo Bell, que con su 7 Máuser cargado con puntas militares (blindadas) de 175 grains abatió más de un elefante sin mayores problemas (algo que hoy en día está prohibido, además de ser prácticamente poco recomendable).

Esta apreciada balística de los 7 milímetros resulta de la relación existente entre el peso de las puntas empleadas y el diámetro de las mismas, relación de la cual resulta un proyectil más largo que ancho, estilizado, que gracias a ello presenta un comportamiento sumamente estable una vez en vuelo, siendo esta estabilidad la responsable de su precisión. Además, un proyectil de estas características brinda al momento del impacto un mayor coeficiente de penetración que otro ancho y corto, y casualmente precisión y penetración son dos cualidades muy apreciadas en la caza mayor.

El último común denominador que nos interesa de estos cartuchos es que todos ellos pueden disparar puntas entre los 125 y los 220 grains de peso, que son consideradas como muy aptas para el tipo de fauna que nos ocupa (del corzo al alce).

COMPARACIONES

 

Las trayectorias comparadas para un mismo blanco (25 centímetros) corresponden a la del .300 WM, trazado verde continuo, el 7 RM, trazado verde punteado, 7-08 Remington trazado rojo. Insertos en la tabla se hallan los pesos de puntas y velocidades alcanzadas. A los fines comparativos se toman los valores de la curva correspondiente al 7-08 como representativos de los valores de los cuatro cartuchos no magnum.

Esta amplia selección de puntas, junto a la gran facilidad para adquirir munición en casi cualquier destino cinegético, permite al cazador, mediante un simple cambio de peso de las mismas, adecuar su arma a las necesidades del momento, esto le permite enfrentarse a un corzo sin temor a encontrarse groseramente sobrepasado en potencia, o a un alce sin sentirse falto de ella, todo esto sin cambiar de arma.

Vamos ahora a los rasgos más importantes de cada uno, comenzando por el más antiguo de ellos, el 7 X 57 Máuser. Nacido en 1893 continúa siendo un cartucho muy respetado a ambos lados del Atlántico, particularmente entre los exquisitos de la precisión. No solamente tiene la fama, sino que además resulta muy preciso, lo cual se debe a su altísimo coeficiente balístico (.556) y a su escaso retroceso, motivo éste último por el cual suele ser el cartucho escogido por personas de constitución física reducida, como adolescentes y mujeres. Sin embargo, no es extraño encontrar a algún veterano cazador portando uno de ellos como símbolo de habilidad, ya que en manos diestras, y cargado con las puntas adecuadas nada tiene que envidiar de los demás.

El coeficiente balístico

Todos estos cartuchos son aptos para la cacería de cérvidos, además de plantígrados y antílopes, pero cada uno conserva su idoneidad

Como considero al Coeficiente Balístico un parámetro tan importante trataré de dar una idea práctica de cómo se genera este valor. El mismo se obtiene de dividir el peso del proyectil por el diámetro del mismo al cuadrado, y luego ese valor se divide por un factor. A los fines prácticos, y para no andar complicándonos la vida con sumas y restas, diremos que cuanto más fino y largo sea un proyectil mayor será su C.B.

Por ejemplo, entre una punta de calibre 7,21 milímetros de 160 grains de peso, y otra igual. pero de calibre 7.62 (.30), la primera arroja un C.B. de .555, mientras que la segunda ronda los .433, y como cuanto más alto sea este valor más precisión, alcance y penetración obtendremos, las palmas aquí se las llevan los tres 7 milímetros, o sea el 7 X 57 Máuser, el 7.08 Remington y el 7 R.M.

Ahora bien, entre los tres cartuchos 7 milímetros mencionados, y al momento de escoger, ¿cuáles son los parámetros personales y generales a tener en cuenta, y cuáles las ventajas y desventajas de cada uno? La constitución física del cazador, y en particular su peso corporal, el alcance o la distancia promedio a la que se presentarán las piezas a cobrar, y la resistencia al impacto de las mismas son los puntos más importantes.

Siempre y cuando el disparo esté correctamente emplazado, y esto es algo a tener muy en cuenta para con cualquier cartucho, podemos decir que como regla general el 7 Máuser y el 7-08 Remington son ideales para animales hasta la talla del ciervo rojo y hasta los 300 metros, y que el 7 R.M. (junto al .300 WM) lo es para los cérvidos más grandes, como el alce, el elk y el caribú hasta un poco más allá de la marca antes mencionada. También se adapta muy bien para los propósitos de aquellos cazadores que enfrentan disparos algo más largos que los promedio, como ocurre con las cabras en la montaña o en ocasiones con los cérvidos americanos en las planicies.

Demos ahora una mirada rápida a los dos cartuchos militares del .30, el .30-06 Springfield, o 7.62 X 64, y el .308. Winchester ó 7,62 X 53 NATO. En realidad y desde el punto de vista del alcance, energía y retroceso, se puede decir que el .308 es una copia del Springfield, aunque con una vaina 11 milímetros más corta, lo cual le da una ventaja importante sobre su predecesor: poder emplear acciones más cortas, hecho que redunda en un menor peso del arma, factor a tener en cuenta cuando uno escala o cubre grandes distancias.

COMPARATIVA DE CARTUCHOS NO MAGNUM

 

A igualdad de pesos de puntas y configuración de las mismas, ambos cartuchos presentan un menor CB que los siete milímetros, .477, lo cual reconozco no es una enorme diferencia. Además tienen un retroceso algo más marcado, particularmente cuando se los emplea con las puntas deportivas más pesadas, como las de 180 y 200 grains. Esto hace que en teoría no sean tan precisos como los dos anteriores, aunque la diferencia es mínima y solamente se hace evidente en los campeonatos de tiro al blanco. La precisión que ofrecen es más que suficiente para la caza de cualquier cérvido, por pequeño o distante que se encuentre.

Otras dos ventajas que presentan los cartuchos militares calibre .30 sobre cualquiera de los 7 milímetros son la mayor facilidad con la que se puede adquirir munición en cualquier parte del mundo, y una mayor variedad en cuanto a pesos de puntas y configuraciones, lo que permite al cazador adaptar mejor su arma a distintas situaciones como pueden ser las diferentes distancias a cubrir, peso de los animales a abatir y su resistencia al impacto. Con un poco de conocimiento y un simple cambio en el peso de la munición es posible adaptar un .308 para la cacería de pequeños animales (varmint rifle) y al otro día salir con el mismo fusil, pero con diferentes puntas, en pos de los cérvidos, incluyendo a los grandes alces.

Los dos cartuchos Mágnum del grupo, el 7 RM y el .300 WM, fueron diseñados en América para lidiar con cérvidos a distancias de disparo de planicie, que son mayores que las encontradas en montaña, y para mejorar la eficacia de ambos cuando de plantígrados se trata. Dentro del grupo de los cartuchos 7 milímetros son los más aptos para ser empleados con puntas de 180 hasta 220 grains de peso, lo que significa que pueden cubrir una mayor distancia sin verse mayormente afectados por los vientos cruzados, al mismo tiempo que entregan más potencia en destino. Presentan sobre los otros cartuchos del grupo la desventaja del retroceso, un poco más marcado que el de los otros cuatro, que resulta en un factor limitante para algunos cazadores.

He dejado intencionalmente para lo último la descripción del 7-08, que en cuanto a potencia ocupa un nicho entre el 7 Máuser y el .308 Winchester. Este, de suave retroceso y muy preciso, no es más que una vaina de .308 Winchester agolletada para soportar una punta de 7 milímetros, con lo cual termina luciendo lo mejor de los dos mundos: las mayores presiones de trabajo que soporta el .308 sobre el 7 Máuser, y la mayor precisión y penetración de éste último sobre el primero.

El 7-08 Remington es un cartucho altamente especializado, que fue ideado para participar en el juego de las figuras metálicas, en el cual el cazador debe de cumplir un recorrido de campo contrarreloj y a lo largo del cual se le presentan figuras de distintos animales a distancias variables. Estas figuras, de tamaño real, requieren de una cantidad mínima de energía para ser abatidas, energía que es similar a la que requeriría el animal que representa, y son distribuidas en el campo hasta distancias de 500 metros, lo cual nos da una idea bastante aproximada de la potencia y precisión del cartucho.

De lo mencionado se infiere que todos estos cartuchos son aptos para la cacería de cérvidos, además de otras especies (desde antílopes hasta plantígrados), pero como hemos visto no son iguales. Esas pequeñas diferencias dan al cazador la oportunidad de escoger aquel que mejor se adapte a sus necesidades y circunstancias particulares, como lo son nuestra contextura física y tolerancia al retroceso, la distancia promedio de nuestros futuros disparos, el tamaño de nuestra presa y por último su resistencia al impacto. Si bien un corzo y un alce son cérvidos, sus dimensiones, y demás características, difieren en mucho, y lo mismo ocurre entre los humanos. El secreto entonces consiste en escoger un cartucho que por un lado sea apto para quien lo va a disparar, y que por el otro cumpla con los requisitos que la presa nos exige. Buena suerte en su elección.

Daniel Stilmann
Alberto Aníbal-Álvarez y Nova Toma

8 comentarios
01 oct. 2009 03:01
abakan
Estoy comprobando atónito que últimamente los comentarios sobre balística que se publican en esta web se empiezan a parecer peligrosamente a los vertidos en las barras de los bares. Por lo menos en este artículo los orígenes son correctos (algo es algo).

A mi modo de ver, me parece un tanto sesgada la opinión del autor, al indicar que el peso óptimo del 7mm Rem. Mag. sea de 175gr (para mi está más cerca de 160gr), cuando si no me falla la memoria, la munición comercial más pesada es alguna punta de RWS en 177gr; quizás me falle la memoria, como al autor al intentar nomenclar la variante militar del .308 Win., que no es otra que el 7.62x51 NATO (ni x52 ni x53, bueno si, hay un 7.62x53R pero no creo que se refiera a él). También aclarar que el .30-06 Springfield es 7.62x63.

Otro "fallo" que es de campeonato es que al parecer en unos calibres hace referencia al calibre nominal y en otros, al real. O sea, que para los "7" son de 7.21mm, pero el calibre .30 es de 7.62...no es de 7.82. En fin...

Por cierto, el Sr. "Karamojo" Bell usaba un .275 Rigby, bastante parecido al 7x57 Mauser, pero no igual. Algo como así como el 7x64 Brenneke y el .280 Remington para que usted me entienda.

Ahora, con su permiso, le cito: "El último común denominador que nos interesa de estos cartuchos es que TODOS ellos pueden disparar puntas entre los 125 y los 220 grains de peso". Coincido que el umbral mínimo casi está bien definido, ya que por allí andan las puntas KS de 123gr, aunque hemos olvidado las puntas Accelerator en .55gr que hay disponibles, por ejemplo, para el .30-06. Pero de ahí a que un 7x57 o un 7mm Rem. Mag. pueda llegar a esos 220gr hay un trecho muy largo. Y del pobre 7-08 mejor no hablamos.

También nos encontramos en el final de su disertación, alabando las bondades del 7mm-08 frente el venerable 7x57, sin tener en cuenta que el primero es incapaz de mover puntas pesadas, como por ejemplo hace el 7x57 con puntas de 177gr, y que con una mínima recarga para optimizar el cartucho, la paliza del 7x57 al 7mm-08 es algo más que notable. Lo único bueno del americano es el uso en acciones más cortas -y por tanto más livianas-, en rifles como los Remington Seven. Nada más para mi.

Siento indicar que no he sacado nada en claro de su artículo, más bien al contrario. Alabo el tiempo que ha empleado en realizarlo, pero soy de la opinión de que si vas a exponer algo a opinión pública debemos cubrirnos bien las espaldas (hacerlo bien, buscar bibliografía, "googlear", revisar erratas, etc...), en definitiva, "hay que currarse el artículo", porque sino todo nuestro trabajo se irá al traste irremediablemente.

Como decía un reputado forero de aquí...mejor dedicarse a capar ranas con sable.


Saludos.
01 oct. 2009 17:01
albafp
Eres un monstruo Abacan, pero debes de darle algo de vidilla, con el tiempo o se mueren o lo hacen bien.
09 dic. 2009 21:22
Temeron
Abakan:
Eres muy duro con el artículo anterior:
No voy a entrar en debatir cuestiones dificilmente medibles como la bondad de calibres, puntas, pesos, etc.
Unicamante puntualizar sobre lo que si es fisicamente medible:

1º El atribuir a un calibre tan conocido como el .308 Win, por parte del autor , la longitud de vaina de 53 mm en vez de 51 mm, creo que se trata de un error. Tienes razón en que conviene revisar lo escrito.

2º Discrepo en lo sigiente:
A:Considero que los cartuchos .275 Rigby y el 7x57 mm Mauser son identicos e intercambiables, tanto en cuanto a la vaina, como al calibre, cuyo nominal que es de .284"
Solo una referencia breve: Consultese "CARTRIDGES OF THE WORLD, 11TH Edition" Pags: 349, 375,382 y 408.
B: Entre los calibres angloamericanos del calibre TRESCIENTOS (ó TREINTA), son muy pocos en los que la denominación comercial coincide con la nominal: por ejemplo el .308 Win y el .308 Norma Magnum. Hay más, algunos muy recientes, pero no voy a mencionarlos aquí.
Toda esta pleyade de calibres TRESCIENTOS son en relidad del calibre: TRESCIENTAS OCHO MILESIMAS DE PULGADA, es decir: SIETE COMA OCHENTA Y DOS MILIMETROS. Nada que ver con el archirrepetido 7,62 mm. Fuente: obra citada. Paginas: Incontables, desde la 55 hasta la 536.

No me parece justo denostar así la "barra de un bar".
Se puede ser muy docto y estar charlando apoyado en una de ellas, y se puede ser muy autosuficiente aunque se hable desde el atril de una Catedra.

Claro que yo tambien puedo estar equivocado.
Y tambien lo puede estar el equipo de "CARTIDGES OF THE WORLD-GUN DIGEST BOOKS"

Un saludo y Buena Caza
11 dic. 2009 03:41
abakan
Estimado Temeron, no considero excesiva "mi dureza", pues no es existe, sino más bien una crítica "ácida" y coincido plenamente en lo último que has puesto, que no conviene denostar así la barra del bar; tienes toda la razón, en algunas se aprende más que leyendo algunos artículos.

Tengo mis dudas con respecto a lo del .275 Rigby y el 7x57 Mauser, pues el simple hecho de que sean compatibles no los hace "idénticos", algo que ocurre con el 7.62x51 NATO y el .308 Win. Las medidas de ambos cartuchos las puedes encontrar en http://www.municion.org . Ahora ya me ha surgido la duda con tus palabras, intentaré averiguar algo más...

Yo si tengo claras las diferencias entre las puntas del calibre .30" y las del .284", pero hay algunos que aún se lían con el diámetro nominal y el real. Esperemos que esta foto que aparece en el enlace aclare algo el concepto.

http://7.62x54r.net/MosinID/Bore.jpg

Cuando accedo a buscar cualquier tipo de información, estoy abierto leer casi cualquier cosa, pero de ahí a que me hagan comulgar con ruedas de molino por muy bien maquetado que esté el artículo hay un tramo muy largo.

Tenemos una insana costumbre de dar por válidas información errónea simplemente porque aparece en uno u otro medio (sea digital, impreso, etc...) y muchas veces, a base de repetirlo, se acaba convirtiendo en una realidad.

En otro orden de cosas, me parece (para mi) una falta de respeto hacia los posibles lectores el simple hecho de no corregir la erratas (los x52, x53, x64 etc..., que parecen que han caído de forma aleatoria) y si eso lo aderezas después con algunas otras "perlas", pues te dan ganas ni de seguir leyendo. Además, soy de la opinión que cualquier crítica que se haga, siempre desde la educación y el respeto, ha de ser tomada como un acicate para mejorar en el futuro.


Un abrazo compañero.
11 dic. 2009 20:46
Temeron
Estimado Albakan:
Acepto tu ironia, y trataré de justificarme diciendo que, la razón de que me comiera una letra en el anterior título, pudo ser debido a que tengo el dedo anular de la mano izquierda algo magullado. No es nada. Pero el fallo puede repetirse...Discupad.
Empezaré por darte la razón en que los articulistas deberian tener la sana costumbre de aclarar sus posibles erratas. Es un mal muy extendido.
Tema A:
Los britanicos siempre ha sido unos avispados.
Cambiandole de nombre a una criatura copiada, pueden hacernos creer que es algo genuino y de su propia cosecha. Rigby no iba a ser una excepción.
Te extracto un fragmento de un artículo de la revista "Rifle Sporting Firearms - January 2010. nº248"(Esta gente manda las revistas muy pronto).
Pagina 98. Autor: Terry Wieland, versa sobre Jim Corbett:
"Corbett killed the Rudraprayag leopard in 1926. For most time that he hunted it, Corbett used one of two rifles: - .275 Rigby (7x57 Mauser) and a .450/400 - and eventualy killed the leopard with the .275"
Otra muestra de los tramposillos que son los de Rirby en cuanto a marketing se refiere: Siempre habian sostenido que la antiguedad de la casa se remontaba a 1735. Cuando hoy se sabe que la fecha era 1775. Con esa solera ¿Que pretendian con esto? Probablemente, presumir que eran mas antiguos que J P Sauer.
Tema B:
Calibre Nominal, que más apropiadamente podriamos denominar CALIBRE REAL del proyectil:
Intenté centrar el comentario al ambito del artículo, es decir, a los clasicos Angloamericanos del TREINTA. Y aquí tambien incluyo los suecos de Norma.
Solo hay que ver como especifican los fabricantes de proyectiles para recarga el etiquetado en los envases. Son muy cuidadosos en esto:
"...caliber .30 > .308" Diamater..."
Lo hacen`porque hay cartuchos de calibre "asimilado" que se salen de esta medida tan popular y generica, y que creo que no nos ocupan en este caso:
Pero por poner algún ejemplo:
El .303 Savage > .311"
el .303 British > .311"
Los 7,62 mm del area ex sovietica > .310" (incluso un .309" Checo, creo)
El 7,7 mm Arisaka Japones > 311 ,etc.

Un saludo
11 dic. 2009 23:42
abakan
No quiero que pienses ni por un momento que la errata que tuve al principio de mi réplica en el título iba dirigida hacia ti. Me di cuenta después, pero el editar aquí no está disponible.

Un poco más abajo, cometo otro "lapsus". Suelo repasar los textos que escribo, pero de vez cuando se me pasa alguna falta de ortografía o errata. Te agradezco toda la info adicional y bibliografía que me estás dando sobre el 7x57 y su hermano británico.

Por cierto...tu nick tiene algo que ver con la Peña de "Los Temerones"?


Un abrazo.
17 dic. 2009 01:03
Temeron
Hola Abakan; no tienes por que disculparte.
Además, el tamaño de la letrita, tal y como se representa en estos foros en el momento de ser escrita se las trae. Es un tema para supervisión oftalmologica.

Con mucho gusto te explico:
Al parecer, Temerón fué un personaje real -una escopeta negra- mencionado en sus obras, si la memoria no me falla, por D. Antonio Covarsí.
Este alias viene de hace decadas, coincidiendo con la expansión del jabalí. Fué cuando se comenzaron a prodigar las emisoras portatiles (es un decir, porque eran casi como cajas de zapatos).
La rivalidad entre las cuadrillas condujo a algunas de estas a poner nombres ficticios a casi todo: Puestos, perreros, manchas, querencias, etc. Se pretendia guardar secretillos, que en la practica no duraron mucho, ya que acababan diluidos en...la barra del bar.

Por otra parte me confieso nostalgico reivindicador de los cartuchos europeos. Hoy, el mas moderno que tengo es de 1917: el 7x65mmR.

Volviendo al tema de Rigby, no quiero dar la impresión de que les tengo antipatía alguna.
Al contrario: Esta Firma, que nació en Dublin en 1877, tiene el honor de estar entre las primerisimas mundiales.
Casualmente, estoy leyendo, en el ejemplar de la revista mencionada más arriba (RSF) lo que sigue:
"...Rigby also became the British agent for Mauser, importing K98 actions for the British trade. Rigby recognized early the potential of the bolt action, and immediately seized upon the excellent 7x57mm Mauser chambering, RENAMED IT the .275 Rigby and began marketing complete bolt action rifles. Two prominet users of .275 Rigby were W.D.M. "Karamoja" Bell in africa, and tiger hunter Jim Corbett in India."
Como representante de Mauser en el Mercado Britanico, Rigby fué quien les encargó la acción Mauser Magnun, que necesitaron para la producción del .416 Rigby en 1911.

Feliz Navidad y Buena Caza
17 dic. 2009 14:18
abakan
Aclarado el tema del origen de tu nick, cuyos orígenes, como varios nicks que pululan por estas tierras cibernéticas, tienen su origen en los escritos de Covarsí, entre otros.

Lo que me ha gustado descubrir es que Rigby era el ¿distribuidor? de Mauser en Gran Bretaña y por ello cambió el nombre del 7x57 al .275 Rigby, quizás por flema británica o quizás para "traducir" el cartucho a idioma británico.

Al igual que tu, me gustan los cartuchos clásicos, y más que me gustarían si me pusiera a recargar. Es una asignatura que tengo pendiente y tengo claro que en el momento que lo haga, me liberaré del yugo comercial en lo que se refiere a compra de armas y adquisición de munición.

También te deseo que pases unas Felices Fiesta a ti y a todos los compañeros que siguen está página.


Un abrazo y Buena Caza.

 

Leer más
Otros artículos de Daniel Stilmann

Balística y caza
(20/01/2010)

Ópticos frente a abiertos
(10/08/2009)

Cómo elegir el rifle «todo terreno»
(07/11/2006)

Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193886 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148255 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145886 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109416 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103412 lecturas)

En el número de septiembre:

  • Tiempo para codornices, tórtolas y torcaces
  • Así se presenta la temporada general
  • ¿Especialistas becaderos para la codorniz?
  • Venados en el visor… y otra campaña montera