Concursos de rastro de jabalí

Tanto en Galicia como en Asturias, Cantabria, Castilla y León, País Vasco y Navarra, en los últimos años ha ido creciendo la ilusión y el entusiasmo por los campeonatos de rastro de jabalí entre los aficionados a los perros de traílla.

Antonio Bello Giz | 22/05/2009

14713 lecturas

En el año 1993 se celebró el I Concurso Nacional de Perros de Rastro (Modalidad Jabalí) en tierras asturianas. Fue una prueba para incitar a la participación de los monteros asturianos, aunque también lo hizo algún foráneo; de hecho se proclamó campeón Andrés Toxeiro, montero del Ortegal y autor del libro A Caza do xabarín en Galicia (Ir Indo, 1995).

Muchos desconocen el reglamento de este tipo de competiciones

Al año siguiente se disputó el II Concurso Nacional de Perros de Rastro, en tierras del Ortegal, a lo largo de dos días, y ya se contaba con el primer reglamento de la modalidad escrito y consensuado por monteros de reconocido prestigio. Ese reglamento dio origen al actual, reconocido por la Federación Española de Caza, y ahora estos concursos gozan de la categoría de Campeonatos de España. Este año se celebrará el XVII Campeonato de España de Perros de Rastro (Modalidad Jabalí) en montes del municipio gallego de Portomarín (Lugo), concretamente el 11 de julio.


Juez marcando un rastro sobre el terreno.

Desde aquella primera prueba hasta hoy día mucho llovió y también hubo un gran incremento de este tipo de eventos. En la actualidad se celebran en Galicia alrededor de catorce pruebas oficiales (campeonatos provinciales, autonómicos y de la Copa Federación) y en Asturias, Cantabria, Castilla y León, Euskadi y Navarra también se celebran pruebas de esta modalidad. Este incremento era impensable catorce años atrás.

Pero, después de tantos años, observo que gran parte de los concursantes y la casi totalidad del numeroso público asistente desconoce el reglamento de esta competición. Voy, pues, a tratar de explicarlo en este artículo.

La competición consiste, básicamente, en el seguimiento de un rastro de jabalí con la ayuda de un perro conducido por medio de una traílla.

El rastro, para las dos fases del concurso (clasificatoria y final), se realiza con la ayuda de un jabalí doméstico dos o tres horas antes del comienzo de dicha prueba.

La escala de puntuación es común a todas las pruebas, quedando expresada según la siguente tabla de equivalencias:

Deficiente ..............................0 puntos
Insuficiente ...........................1 punto
Suficiente ..............................2 puntos
Bien ........................................3 puntos
Muy bien ...............................4 puntos
Excelente...............................5 puntos

Es decir, que cuando se considera que un perro tiene una buena voz, o cualquier otro criterio a juzgar, se pone una nota de 3. Si se considera que el criterio a juzgar alcanza la consideración de excelente, debe de alcanzar la nota de 5.

Los criterios de juicio, en la pruebas de rastro, van dirigidos a los componentes del equipo participante, es decir, tanto al perro como al montero.

Criterios respecto al perro


Marcelo Gutiérrez en pleno ejercicio con Sol, en el concurso celebrado en Cantabria en 2004 y en el que se alzó con el Campeonato de España.

Por lo que se refiere al perro de rastro, parte indispensable de este binomio, los puntos a tener en cuenta por los jueces para puntuar su actuación son un total de quince:

1. Corte de rastro en perpendicular. Se produce cuando el perro, entrando perpendicularmente al rastro trazado, lo detecta e indica claramente. Este criterio se valora con un 5 o con un 0; es decir, corta o no corta.

2. Tardanza en la indicación. Es el tiempo que tarda un perro en indicar, vocalmente o por su actitud, que está siguiendo un rastro.

3. Facilidad de seguimiento. Capacidad que tiene un perro para seguir, sin grandes interrupciones, el rastro de los jabalíes.

4. Voz. Ladridos que emiten la mayoría de los perros al seguir un rastro.

5. Frecuencia de voz. Cantidad de ladridos que emite un perro sobre el rastro en relación con la velocidad normal de rastreo.

6. Demasiada perseverancia en las faltas. Es la frecuencia con la que el perro pierde el rastro.

7. Resolución en las faltas. Capacidad que tiene un perro para retomar, lo más rápidamente posible, el rastro perdido.

8. Velocidad. Es la relación que existe entre el trayecto recorrido, por perro y montero, sobre el rastro y el tiempo que emplean en hacerlo.

9. Fijación del rastro. Se trata de una parada obligatoria, a la orden del juez, del equipo sobre el rastro. Durante la pausa el perro tendrá que aumentar el ritmo de voz, indicando constantemente el sentido de la pista y adoptando una inmovilidad casi absoluta. Su valoración se determina en función del tiempo de fijación, que oscilará entre un mínimo de cinco segundos y un máximo de treinta.

10. Adhesión al rastro. Capacidad del perro rastreador para seguir las pistas de jabalí sin desviarse apenas de la trayectoria descrita por el suido.

11. Marca el rastro en falso. Hay perros que yéndose fuera del rastro continúan señalando éste vocalmente, aun faltando partículas odoríferas.

12. Cortes de voz sobre el rastro.  Cuando los perros, aun siguiendo el rastro, dejan de indicarlo vocalmente durante un tiempo.

13. Comportamiento en la traílla. Se valora cómo se comporta un perro en cuanto a la tensión, a los tirones y a los movimientos bruscos que puede ejercer sobre la traílla.

14. Estilo. Es la expresión fisiológica y psíquica que muestra en la realización del trabajo: forma de andar, posición de la cabeza, método de trabajo en las faltas, sagacidad, etc.

15. Manejabilidad. Un perro es manejable cuando obedece eficazmente las órdenes del montero: correcto control en las veredas, lazos en las faltas, regularidad en la búsqueda, etc.

Criterios respecto al montero


Eliseo, de Posada de Llanera, con Chula, que en Ortigueira-Cedeira se proclamaron campeones de España de la especialidad.

También el cazador es puntuado en estos concursos, valorando:

16. Educación y deportividad. Es la conducta demostrada por el montero a lo largo de su actuación.

17. Trabajo y estilo del montero. Forma en la que el montero interviene en las acciones que le corresponden: dar las órdenes que procedan, ayudar al perro a desenmarañar el rastro, dar vuelta sobre lo andado, actuar convenientemente en los casos de perseverancia exagerada en las faltas, etc.

18. Cohesión. Es la compenetración existente entre el montero y el perro.

Fichas de puntuación

El tiempo de actuación no está marcado con un dígito, pero en la realidad es de unos tres minutos, en los que puede recorrer 80 ó 100 metros. La puntuación se va anotando en una ficha que en un principio puede parecer algo compleja, pero una vez que se conocen sus apartados vemos que es muy práctica y que refleja perfectamente la valoración del equipo montero/perro.

La ficha es semejante a esta:

Además, a la nota recibida en cada apartado se le aplica un coeficiente (de 2 a 6) en función de la cualidad a valorar; así, vemos que uno de los criterios más a tener en cuenta, al menos en cuanto a valoración, es el corte de rastro en perpendicular (coef.: 6).

Por mi experiencia como juez y concursante puedo afirmar que un perro aspirante a clasificarse en los primeros puestos de una prueba de rastro deberá alcanzar una buena nota en corte del rastro, voz y velocidad debiendo, además, tener pocas o ninguna falta en el rastro. Un perro mudo es muy difícil que alcance una buena puntuación, pues hay criterios, tales como los referidos a la voz, en los que su puntuación sería nula (un 0).


Severino Ramil en plena faena en la Final de España de Rastro del año 2004 (quedó en quinta posición).

Un equipo concursante empieza su actuación saludando a los jueces de la prueba, quienes le harán las indicaciones pertinentes en cuanto al desarrollo de su actuación: entrada en perpendicular al rastro, distancia mínima de cuatro metros de traílla entre el montero y el perro, aviso para efectuar la fijación del rastro...

Los jueces conocen la trayectoria del rastro, pues estaban presentes cuando se realizó y, además, deben tenerlo marcado sobre el monte. Algunas veces los perros toman un rastro que no es el correcto y esto lo saben los jueces, quienes deben comunicarlo a los concursantes. Sin embargo, el público, situado a una cierta distancia, pude no ser consciente del rastreo irregular de un perro. No es la primera vez que un perro da la impresión al público de que está realizando un buen recorrido y resulta que no es así, pues aunque ladre sin parar puede que no sea sobre el rastro trazado.

Por último, indicar que los perros mordedores, los que manifiestan alguna enfermedad contagiosa, las perras en celo y las perras en avanzado estado de gestación no pueden participar en este tipo de pruebas.

Antonio Bello Giz

4 comentarios
28 may. 2009 23:02
lluis
Excelente artículo Sr. Bello, que casualidades de la vida ... la foto del Sr. Eliseo con Chula, auténtica !. Con Eliseo no nos conocemos personalmente, lo que no impide que tengamos conversaciones de perros de rastro por teléfono, pues tenemos un amigo en común y también en común la afición por el jabalí, él es un apasionado del rastro.

Saludos
01 jun. 2009 18:11
martelo
La gente que que participa en estes concursos y también la que acude como público, debiera de leer este artículo clarificador.
10 feb. 2010 22:03
sabueso astur
amigo bello:
no estoy de acuerdo ni lo estuve nunca con una parte importante de ese ¡reglamento¡ ni en la confeccion que segun tu confecionaron reconocidos monteros y en las modificaciones menos pueslas realizaron personas afines a los distintos presidentes autonomicos y los distintos delegados nacinales de rastro (que casualidad eran todos gallegos)si se llego a donde estamos no fue por ese reglamento si no por la interpretacion que del mismo hicimos los juezes que sabiamos algo de perros pues tambiem hay,habia y habra que saben que los perros tienen cuatro patas,orejas y rabo
11 mar. 2010 21:22
rehala valle de luna
hola queria saber las fechas de los concursos de rastro de jabali con perro atraillado en el 2010 en asturias, cantabria y castilla- leon

 

Leer más
Otros artículos de Antonio Bello Giz

Cazar con seguridad
(31/08/2009)

La caza del jabalí con perros de traílla
(25/06/2009)

Artículos relacionados con 'Jabalí'

Tras los jabalíes con perros de rastro atraillados
Alejandro Lorenzo

Examen de supervivencia
Patricio Mateos-Quesada

La caza del jabalí con perros de traílla
Antonio Bello Giz

El despertar de abril
Patricio Mateos-Quesada

El renuevo poblacional
Patricio Mateos-Quesada

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197325 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154289 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149278 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112053 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104266 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros