La munición venida del frío

Como tantas otras marcas, como tantas otras casas conocidas y reconocidas por todos nosotros como productoras de armas y municiones de caza, Sako o Sako Finland, no nació con el fin de proveer a los cazadores y tiradores del material necesario para practicar su deporte, sino con el de fabricar material para las fuerzas del orden civiles y para los militares.

I. A. Sánchez | 15/05/2009

18495 lecturas

Su historia data de 1921, cuando empezó a fabricar armas para la Civil Guard finlandesa, y tras el obligado paso por la Segunda Guerra Mundial fue creciendo hasta convertirse en un proveedor de armas y municiones de excelente precisión, tanto para militares como para tiradores deportivos y cazadores.

España

Cuántos de nosotros empezamos a salir al campo con aquellos legendarios y tan pesados como extraordinarios Sako de cerrojo, indestructibles, precisos, fiables…

En nuestro país la verdad es que fueron sus rifles los que dieron a conocer esta marca hace ya unas cuantas décadas. Cuántos de nosotros empezamos a salir al campo con uno de aquellos tan pesados como extraordinarios Sako de cerrojo, indestructibles, precisos, fiables...

Y hoy en día esa sigue siendo su impronta: precisión, fiabilidad, dureza, características propias de los rifles de cerrojo, únicos integrantes de esta casa finlandesa, en la que otras estructuras (express, semiautomáticos...) no tienen cabida.

Otra muestra de que la precisión y la fiabilidad siguen siendo a día de hoy cualidades ineludiblemente unidas a este fabricante, es que son unos cuantos los países cuyos cuerpos especiales recurren a uno de sus rifles, el TRG, un típico cerrojo sniper, como arma para vestir a sus francotiradores.

Pero no son sus rifles, ni los populares 85, ni los finísimos QUAD, ni los ultra precisos TRG los que nos traen hoy aquí, sino su munición, y más concretamente sus proyectiles, de los que Sako ofrece un catálogo que sorprenderá a más de uno de los que leáis estas líneas.

Mucho y bueno

Y es que para confeccionar su catálogo de munición, Sako no ha dudado en recurrir a los más prestigiosos fabricantes y a sus más afamadas creaciones para completar su generoso catálogo.

Barnes, Nosler Swift o Sierra son algunos de los proveedores de proyectiles de los que se nutre Sako, y eso es jugar con mucha ventaja en esto de la caza y del tiro...


No importa la modalidad de caza que practiquemos, rececho, montería, espera... para todas las modalidades y para todas las especies encontraremos la munición Sako apropiada.

Lo que ocurre es que no son muchos los tiradores ni los cazadores familiarizados con las denominaciones impuestas por esta marca, ya que, pese a aparecer el fabricante del proyectil impreso en la caja, cuando adquirimos una caja de munición Sako con proyectil Arrowhead o con proyectil Powerhead, en realidad nos estamos llevando a casa una caja de excelente munición cargada con proyectiles Nosler Ballistic Tip en el primero de los casos y Barnes TSX en el segundo de ellos, y de la misma manera, cuando en páginas de ésta o de cualquier otra revista leemos las excelencias para tal o cuál circunstancia de las Swift Scirocco, o la magia de las archiconocidas Nosler Partition, podemos aplicar tales aseveraciones a las Arrowhead II de Sako en el primer caso, pues es efectivamente una Scirocco o a la Twinhead en el segundo, nombre comercial de la Partition montada en estas vainas finlandesas.

Doce de doce

Barnes, Nosler Swift o Sierra son algunos de los proveedores de proyectiles de los que se nutre Sako, y eso es jugar con mucha ventaja en esto de la caza y del tiro...

En definitiva, que si recurrimos a esta marca como proveedor de munición para nuestras correrías cinegéticas, tendremos sobre el mantel un cuadro compuesto por doce proyectiles diferentes cargados en un total de 26 calibres distintos, desde el minúsculo 22 PPC USA, hasta el todopoderoso 375 H&H Mag, con algunos calibres de origen europeo (7x64, 8x57, 9,3x62...) pero predominando sobremanera los de origen norteamericano (222 Rem, 243 Win, 308 Win, 30-06 Spr, 7mm Rem Mag...).

De los doce proyectiles mencionados, la mitad de ellos, seis, están sujetos a la patente de su fabricante, independiente a Sako, a las patentes de Barnes, Nosler, Swift y Sierra.

Es el caso de Powerhead (Barnes TSX), de Twinhead (Nosler Partition), de la Arrowhead (Nosler Ballistic Tip), de la Arrowhead II (Swift Scirocco II), de la Ramhead (Barnes Solid) y de la Racehead (Sierra Match King).

Junto a estas seis tenemos otras tantas de las conocidas de marca blanca, a saber: Hamrnerhead (SP Bonded Core), S-Hammerhead (SBPT Bonded Core), Speedhead (Full Metal Jacket), Gamehead (Soft Point), Mooshead (SP Protected Point) y Super Range (Hollow Point BT).

Al lío

Aquellos de vosotros que sigáis esta extraña sección —bichos raros...—, que os preocupéis como yo por ese pequeño trozo de metal que escupen nuestras armas largas rayadas, seguramente estaréis ya familiarizados con los seis primeros proyectiles, pues ya han sido tratados anteriormente, pero como ya ha ocurrido en alguna otra ocasión, y para cumplir con el cometido inicial de crear una especie de guía en la que podamos encontrar fácil y rápidamente el proyectil del fabricante de munición que sea, aún a riesgo de repetirnos, volveremos con ellas, aunque sea de forma más somera, para continuar en el próximo artículo con las que queden del primer grupo y las del segundo. Vamos con las primeras.

Powerhead (Barnes TSX)


La Sako Powerhead no es otra más que la tan de moda Bames TSX (Triple-Shock X).

Nos encontramos ante una de las balas de cobre macizo más conocidas y reconocidas en el universo de la munición de caza, y buque insignia de la casa Barnes desde su lanzamiento en el año 2003. Después de tantos años de complejas estructuras de dos o tres componentes, de dobles núcleos, de vasos de acero y de puntas de policarbonato, resulta que con los materiales y el diseño adecuado se puede conseguir un proyectil de extraordinarias dotes balísticas tanto en vuelo como en efectos, fabricado con un solo material, el cobre en este caso, y la Triple-Shock X (TSX) es un buen ejemplo de ello.

Muchas ventajas y pocos inconvenientes se pueden destacar de esta joven pero ya legendaria bala.

Pétalos mortales

Si recurrimos a esta marca como proveedor de munición para nuestras correrías cinegéticas, tendremos sobre el mantel un cuadro compuesto por doce proyectiles diferentes

Al contrario que las balas de plomo tradicionales, la TSX no se aplasta, no se deforma de la forma tradicional formando el típico y destructivo hongo. La TSX por el contrario lo que hace es abrirse exactamente como lo hacen los pétalos de una flor o como pelamos el típico plátano.

La parte delantera del proyectil está precortada, está compuesta por cuatro pétalos perfectamente cerrados pero cercenados interiormente. En el momento del impacto, y al encontrarse el extremo de la punta ligeramente abierto, presentando un pequeño pero definitivo agujero en la misma nariz, el efecto hidráulico hará que toda la presión de los fluidos propios del organismo entren por ese pequeño orificio reventando su parte delantera, lo que hará que prácticamente desde que el proyectil toca el cuerpo de un animal llegue a su máxima expansión, o a su máxima apertura para ser exactos.

El nivel de unión de los pétalos con la parte media del cuerpo de la bala es lo suficientemente generoso como para garantizar en la gran mayoría de las ocasiones su integridad, siendo realmente extraña la pérdida de pétalos en el interior de un animal incluso afectando el disparo a huesos de gran porte, aunque en alguna ocasión hayamos recuperado algún proyectil capado.

Arrowhead (Nosler Ballistic Tip)


Tras la denominación Sako Arrowhead se esconde la archiconocida Nosler Ballistic Tip.

Básicamente la Ballistic Tip es una bala tipo spitzer (aguzada), concebida para ofrecer unas cualidades de vuelo óptimas, gracias principalmente a su perfil, a su corte, afilado en la punta y con el filo del borde trasero recortado, lo que se conoce coloquialmente con el nombre de cola o culo de bote. Esto le permite obtener un coeficiente balístico elevadísimo, de los más altos de los que podemos encontrar, lo que repercute en trayectorias tensas y retención de velocidad a largas distancias.

Su estructura se basa en una camisa de aleación de cobre rellena de otra aleación de plomo. Esta fina camisa se hace más gruesa en la parte trasera del proyectil, acabando en un culo macizo e indeformable que hará de base para la formación del típico y destructor hongo. En la parte delantera encontramos una punta de polímero de diferentes colores en función del calibre, cuyo fin es, en primer lugar, mejorar las dotes balísticas del proyectil, en segundo lugar evitar las típicas deformaciones por golpes de las puntas acabadas en plomo blando, y en tercer lugar iniciar la expansión del núcleo interno de aleación de plomo (no fusionado a la camisa).

De tiros largos


Una bala durita, round nose y con buen poder de parada puede resultar perfecta para montear. Sako la tiene, pero en esta ocasión se quedará en la recámara al ser una cierva lo que ha asomado al cortadero.

Todo esto convierte a la Ballistic Tip en un proyectil idóneo para disparos medios y largos, pues a sus ya comentadas dotes para el vuelo une su estructura relativamente débil (ojo, hablando siempre en términos de proyectiles de caza con expansión controlada). A esas distancias medias o largas, siempre dependiendo por supuesto del calibre utilizado, el proyectil habrá reducido velocidad lo suficiente para impactar con la energía justa y necesaria para conseguir la deformación apropiada para penetrar lo necesario haciendo el mayor daño posible, fin último del proyectil. Para tiros cercanos en los que la precisión extrema pasa a un segundo plano —como es el caso de la montería—, no sacaremos todo su jugo a este excelente proyectil, ni tampoco lo haremos disparando sobre reses especialmente grandes o duras a cortas distancias, como pudiera ser un buen macareno en espera. No queremos decir con ello que la res se vaya a ir, faltaría más, pues son muchos miles los cochinos y venados abatidos con esta punta a escasos metros de distancia, pero a la elevada velocidad que llevan los proyectiles de infinidad de calibres a tan pocos metros de distancia, corren el riesgo de deformarse en demasía al impactar con las partes duras del animal, perdiendo gran parte de su masa al fragmentarse, dificultando la penetración necesaria para alcanzar zonas vitales y para realizar un agujero de salida, segunda y siempre interesante vía de sangrado, especialmente en tiros sobre reses que no nos ofrezcan su perfil.

Twinhead (Nosler Partition)


La Sako Twinhead también esconde un clásico, la venerada Nosler Partition.

Lo he repetido hasta la saciedad. Para mí y para muchos otros cazadores y tiradores la Partition de Nosler pese a sus más de 60 años en el mercado, sigue siendo la bala referente y con la que comparamos a todas las demás. Su estructura, fruto del buen hacer del mismísimo John Nosler tras el desencanto producido en una cacería de alces con los vetustos proyectiles de aquella época, es muy similar a la de la también conocida y reconocida H-Mantell de RWS, una camisa de cobre hueca pero con un tabique que diferencia dos cavidades, la superior y la inferior. En la superior, con unos dos tercios del total, encontramos una aleación de plomo cubierta por una camisa muy delgada y frágil en la parte más cercana a la punta, que se va engrosando hasta llegar al tabique, el cual hará de límite de la expansión de los dos tercios superiores. Por debajo de él otra aleación de plomo rellena su cavidad, y permanecerá prácticamente intacta pese a su posible impacto con partes duras de los animales, lo que garantiza su penetración al concentrar en un solo tercio la mitad del peso total del proyectil.

El poder de parada de esta bala es ciertamente elevado, merced a su punta de plomo expuesta y a la comentada fragilidad de su parte delantera, y su poder de penetración también está garantizado por lo anteriormente escrito. Relativamente sencilla comparado con los últimos diseños y la incorporación de diferentes materiales a los proyectiles de caza, pero tremendamente eficaz, y que ha generado muy pero que muy pocos disgustos a sus múltiples incondicionales.

Texto y fotos: I. A. Sánchez

 

Leer más
Otros artículos de I. A. Sánchez

Las linternas recargables de Ledwave
(15/11/2010)

Calor, luna y jabalíes: ¿Nos vamos de espera?
(11/03/2007)

Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197285 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154194 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149205 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112008 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104256 lecturas)

En el número de noviembre:

  • Benelli Supernova Tactical
  • Solognac: Calidad y buen precio
  • Franchi Feeling: Como una pluma
  • Dos novedades: Remington 783, Mauser M-12
  • Land Rover Freelander 2
  • Steiner Cobra Todo al detalle
  • Tracer Sport Light SL 210: Máxima potencia