Collares electrónicos: uso y manejo

Siguiendo con el aprendizaje para el correcto uso del collar electrónico, debemos explicar la necesidad del aprendizaje de tres conductas y no solamente una.

David Rubio Alza | 02/05/2009

29874 lecturas

Esto es debido a que la mayor utilidad que se le da al collar es para que el perro venga a la llamada cuando esté levantando las perdices en la lejanía o esté distraído con otras cosas y haga caso omiso de nuestra llamada, de modo que generalmente dejará lo que está haciendo y vendrá hacia nosotros. Si no lo utilizamos bien y más adelante queremos que respete la salida de las piezas, puede ser que obtengamos un rehúse de la muestra por parte del perro, que acudirá a nuestra presencia para evitar la posible descarga.

Conducta 1: acudir a la llamada

Aquí estaremos usando un refuerzo negativo. Saldremos a dar un paseo con el perro, cuando se encuentre a unos diez o quince metros y distraído, pulsaremos el botón en el nivel más bajo y de manera continuada, dando la orden de llamada acto seguido y soltando el botón en el momento en que el perro con el collar comience a venir hacia nosotros, premiando con palabras dicha respuesta.


Conducta 1: reforzando que acuda a la llamada del dueño.

Como comentamos en el artículo del mes pasado, el perro ya deberá saber lo que le ordenamos cuando estemos usando el collar. Con una cuerda larga o correa extensible es la mejor manera, así el perro tendrá la salida clara y lo realizará rápidamente. Cada perro nos indicará su repetición en una misma sesión una o varias veces, así como en sesiones posteriores.

El perro deberá llegar a nuestro lado y permanecer junto a nosotros, no que pase cerca, debe llegar y quedarse junto a nosotros. Debe saber bien qué es lo que debe hacer, así evitaremos que pueda perder iniciativa en la búsqueda, muestra, etc. Buscaremos sus errores para afianzar bien el trabajo, por ejemplo, cuando pase a nuestro lado sin detenerse junto a nosotros, nos iremos en dirección contraria dejando cierta distancia y apretaremos el botón a la vez que le llamamos, dejando de apretar cuando gira y acude hacia nosotros.

Conducta 2: alejarse del dueño

Seguimos utilizando el collar como refuerzo negativo. Para este ejercicio necesitaremos un ayudante, una caseta o transportín (más manejable) o incluso un chozo, algo donde el perro se sienta seguro. Vamos a tratar de que el perro entre en su interior y se quede quieto y esperando tranquilo a nuestra orden, mientras nos ve marchar. Primeramente, enseñaremos al perro a entrar en la caseta o transportín mediante un comando. Una vez que lo haya comprendido, nuestro ayudante atará el perro con una correa y pasará ésta por dentro del transportín, y a la vez que pulsamos el botón diremos el comando elegido y nuestro ayudante tirará de la correa para que el perro entre dentro. Más tarde o más temprano el perro entenderá que el lugar más seguro es el interior de la caseta o transportín. Para consolidar el ejercicio iremos aumentando las distancias.

Conducta 3: el quieto o inmovilidad


Conducta 3: usando el collar para reforzar el quieto.

En este tercer ejercicio estaremos usando el collar electrónico como castigo. Tan sólo tendremos que poner al perro en un sitio y que permanezca quieto a nuestra orden, corrigiendo cualquier intento de moverse de su posición.

Las tres conductas que hemos reseñado tenemos que trabajarlas por separado y el perro ha de realizarlas perfectamente para que, una vez establecidas, no necesiten coacción alguna.

Pasos previos al uso del collar

Para evitar posibles resultados negativos en su utilización tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Su uso es para reforzar y consolidar ejercicios que el perro ya debe conocer con anterioridad.
  • Para empezar, elegiremos un lugar cerrado, sin posibilidad de huida del perro y sin distracciones o, en caso contrario, hay que hacerse con una correa larga.
  • Debemos conocer la sensibilidad del perro para así usar el nivel de descarga correcto.
  • Usar el collar adecuado según modelos y funciones, dependiendo del perro o el ejercicio a realizar.
  • Seguir pautas de colocación y final del trabajo y ser constantes en el trabajo para ver resultados en el perro.

Elección del collar

El collar que elijamos deberá ser de calidad. Hay multitud de marcas y precios, pero sí será importante que tengamos un servicio técnico eficiente y rápido en caso de avería. Una vez elegida la marca, nos encontraremos con distintos modelos según las distancias a cubrir y opciones de intensidad del calambrazo. También dispondrán de una descarga continua mientras mantenemos apretado el botón, que no cesará hasta que soltemos o dé otra opción en la cual sólo emitirá la señal cada vez que pulsamos, no actuando aunque tengamos el botón oprimido. También disponen de otro botón que lo que hace es emitir una señal acústica (no descarga eléctrica) que servirá de aviso al perro.


El uso del collar es siempre para consolidar ejercicios ya conocidos.

Tenemos que tener claro si vamos a trabajar en zonas abiertas o áreas arboladas o con obstáculos que puedan interferir en la emisión de la señal. Para el uso, en general, de perros de caza es mejor elegir uno que alcance bastante distancia (aprox. 1.000 m), pues tenemos que tener en cuenta que, a no ser de que estemos en una llanura sin vegetación, en la mayoría de los casos los accidentes del terreno (barrancos, valles) y la propia vegetación (arbustos, árboles) van a disminuir su alcance efectivo, incluso hasta menos de la mitad de lo que ponga el collar.

En cuanto a las intensidades de descarga, también elegiremos uno que tenga varias, pues dependerá del umbral sensitivo de cada perro la que tengamos que usar, la mínima que apenas sea perceptible, y las demás que vayan aumentando poco a poco su intensidad.

Esto la mejor manera de probarlo es directamente sobre nuestra mano. Colocaremos el collar sobre la palma, seleccionaremos la intensidad la mínima y pulsaremos el botón. Notaremos un pequeño cosquilleo que irá aumentando según subamos el nivel, a ver hasta dónde aguantamos, y así nos daremos cuenta de lo que el perro va a sentir. Esto es lo que hacemos cuando alguien nos pide el collar, les decimos que primero lo probamos con él para que se dé cuenta de lo que tiene entre manos.

Uso y manejo

Antes de pasar a la acción debemos colocar el collar al perro (lo suficientemente apretado, ni flojo ni muy apretado) unos 15 a 20 días antes de usar el mando, durante las salidas al campo o en casa o en la perrera, para que el perro no relacione la descarga con el llevar puesto el collar, sino porque ha desobedecido una orden o no ha optado por la respuesta requerida en un ejercicio de reforzamiento. También una vez que comencemos a usarlo y hayamos conseguido nuestros propósitos, deberá llevarlo puesto y encendido, aunque ya no nos haga falta usarlo, unos 4 o 5 meses. También podremos usar como alternativa el collar falso, idéntico al real pero de madera, plástico, etcétera.


Vigo, propiedad de Iker Cenzual (instructor-adiestrador) con uno de los collares electrónicos de Eisport.

Si durante su uso se nos acabara la pila, tuviéramos un problema de mal funcionamiento, etc., evitaremos darle las órdenes que no tengamos la seguridad de que va a hacer correctamente. Siempre que tengamos que apretar el botón para corregir, hay que tener el perro a la vista, jamás lo debemos apretar si no está a la vista y no sabemos lo que está haciendo. Imaginen que está de muestra tras unos arbustos, lo llamamos y no viene, le mandamos una descarga y el perro con toda seguridad rehusará el contacto con la caza en posteriores ocasiones, así de sencillo es estropear un futuro buen perro de caza.

Para lograr nuestros objetivos el perro nunca tiene que identificar el castigo ni con el collar ni con el dueño, así que después de cada descarga y la respuesta correcta le premiaremos con la voz y unas caricias; el perro tiene que darse cuenta que es la acción que acaba de cometer la que le castiga.

Como hemos visto, el uso de esta herramienta parece sencillo, pero es más fácil estropear un perro que conseguir los resultados que deseamos, y también debemos evitar condenar al perro a collar perpetuo para toda su vida, pues si no seguimos las pautas correctas de colocación y manejo, el perro sólo funcionará bien el día que lo lleva puesto, pero el día que no lo lleva campará a sus anchas o no actuará correctamente o, como dicen en mi pueblo, «que si quieres arroz, Catalina».

David Rubio Alza
Adiestrador de perros de caza

Este artículo pertenece a la serie :

Collares electrónicos

Collares electrónicos: uso y manejo

6 comentarios
20 jun. 2009 01:55
-1
cinthia
como es posible que hagan esto
creen que los animales no sierntes o que
tebngan en cuenta que ellos estan tan vivos como nosotros a ustedes les gustaria que los electrocutaran asi lesgustaria que llamen su atencion mediante toques elctricos ademas que es eso de hacer matar a unos animales co otros animales lo siento por no pensar como ustedes perdon por no tener el corazon tan duro como el de ustedes pero tengan e cuenta tengo solo 15 años pero se mas que ustedes !!!!!!!!!!!
23 jun. 2009 17:14
ea7gsp
ea7gsp  
Cinthia, seguro que no conoces bien el sistema, mi perro lo lleva y te aseguro que no es como piensas. mientras los demás perros del barrio tienen que ir atados mi can disfruta suelto como ningún otro. Todo es cuestion de saber utilizarlo. Te aseguro que mi perro es un animal feliz y que yo nunca consentiria que se le hiciese el menor daño ni fisico ni spicologico.
26 jun. 2009 22:35
tonyy
tonyy
QUERIDA: SEGURAMENTE TU MAMA EN ESTOS MOMENTOS DEBE ESTAR HACIENDO TAREAS DOMESTICAS, EN MI OPINION SERIA CONVENIENTE QUE LE AYUDES ANTES DE ESTAR OPINANDO SOBRE TEMAS QUE NO CONOCES NI CONOCERAS,LA CAZA ES UN DEPORTE MILENARIO QUE PRACTICAN HOMBRES DE TODO EL MUNDO. SI TU PAPA NO LO HACE ES EL EL QUE SE HA DESVIADO DEL CAMINO, SI ASI NO FUERE TE SUGIERO CONSULTES CON EL SOBRE ESTOS TEMAS
10 jul. 2009 16:38
ARROYICO
yo tambien tengo uno y es muy bueno para perros desobedientes pero tienes que apretarselo bien o no surgirá efecto.aunque sea cruel es la única forma
13 oct. 2009 21:22
Pucela
Hola: Me gustaria poder deciros o comentaros mi experencia sobre el collar de adiestrmiento.Yo era contrario a él, tengo una perra pointer que va como un tiro y hacia caso cuando queria y no habia forma ya la castigases o hicieras con ella lo que fuera. Me indicaron ponerla el collar y la verdad que todo cambio,se lo puse antes de la media veda y al dia de hoy esta sin el, la saco al campo acude a la llamada va a mi lado y esta pendiente de mi.
Por todo esto el collar es una herramienta para utilizala bien y no hacer uso de ella para diversion o entretenimiento , como conozco el caso de mucha gente ,pienso que nuestros expertos en educacion y adiestradores lo utilizan por algo sera.Espero que con mi pequeño granito de arena a esta polemica pueda aportar algo positivo.
14 oct. 2009 00:58
carlin
TENGO UNA FOX TERRIER DE PELO DURO Y SE COMPORTA DE FORMA QUE PIENSO QUE JAMAS PODRE HACERME CON ELLA.QUIZAS LA SOLUCION SEA EL COLLAR DE ADIESTRAMIENTO.ES MUY CARIÑOSA PERO PASA DE MI.

 

Leer más
Otros artículos de David Rubio Alza

Nuestro perro… ¡en forma!
(13/06/2009)

Zorzales
(27/01/2009)

Collares electrónicos
(29/11/2008)

El patrón
(02/10/2008)

El cobro ideal (III): cobro forzado
(18/09/2008)

Más +
Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197285 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154194 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149205 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112008 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104256 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros