Arte y pasión

En estos meses, tiempo por excelencia de descanso para la mayoría de las especies de caza (a menos que se autorice por daños), no podemos olvidarnos de hacer un balance de la finalizada temporada de caza de perdiz con reclamo.

José Antonio Berruezo Segura | 21/04/2009

6853 lecturas

Se trata esta pasión, a la que llamamos caza de perdiz con reclamo macho, de una modalidad que yo definiría de arte más que de caza a secas, y seguro que los verdaderos aficionados comparten conmigo esta opinión.

Lo innegable es que este tipo de caza difiere de cualquier otro en muchos aspectos

Lo innegable es que este tipo de caza difiere totalmente de cualquier otro en muchos aspectos. Yo destacaría que, por encima de todo, está la admiración y el respeto que sentimos todos los aficionados por la perdiz roja española, como especie singular y característica de nuestros campos.

Resaltaría, igualmente, su bravura y su carácter como sufridora y superviviente, ya que debe soportar los avatares de la predación, la acción negativa de las nuevas técnicas de cultivo, el progresivo deterioro de su medio, los cambios de las circunstancias meteorológicas —que tan mal pronóstico tienen con el cada vez más acentuado cambio climático—, y a nosotros mismos, los cazadores… En fin, un innumerable cúmulo de circunstancias que hacen de cada perdiz autóctona una auténtica joya que embellece y ensalza el sabor de nuestros campos mediterráneos.


El canto de un buen perdigón, consigue, con su reclamada, atraer a los machos del entorno que acuden presurosos a echar al intruso que, con descaro, demanda su atención.

Remarco lo de autóctona adrede, porque si hablamos de repoblaciones o traslocaciones de perdiz de granja es otro cantar. Son pobres productos fruto de la desnaturalización, masificación y mercantilismo que sufre parte de este sector tan diverso del que hablamos. Hay cotos intensivos en los que las sueltan la noche previa a la cacería, con el único afán de que los cazadores hagan percha y el propietario caja, y eso nos creemos que es cazar.

Lo cierto es que la perdiz de granja es un buen recurso al alcance de cualquier gestor de coto, que bien usado puede dar unos resultados más que aceptables. Yo, de hecho, tengo la suerte de gestionar varios acotados, algunos de perdiz autóctona y otros en los que, conforme a la legalidad y según el plan técnico en vigor, se realizan introducciones de perdiz de granja —pero no de cualquier granja, ya que hay que buscar el genotipo más próximo a la zona donde vayamos a realizar la suelta—.

Coincidiendo con el mes de marzo, va remitiendo el ánimo de pelea hasta que llega abril

Estas introducciones realizadas en los meses apropiados —que en mi opinión, para la zona sur peninsular, son los de agosto o primeros de septiembre— dan unos resultados para la caza con reclamo sorprendentes, pues se consigue que, para cuando comienza la veda, las perdices gocen de una adaptación óptima, suelan aparearse bastante bien y, sobre todo, su comportamiento las hace un tanto distintas a las autóctonas: son más facilotas, entran con más bravura y nobleza, y son mucho más confiadas, por lo que suponen una forma de entrenar a los reclamos con menos experiencia y, de esa manera, poder facilitarle su aprendizaje, para después, si es posible, ir alternándolo en cotos con perdiz autóctona, que es otro cantar…

Éstas últimas suelen ser de carácter más desconfiado (por los motivos antes expuestos, ya que sólo sobreviven las más avispadas).

Además, su celo suele tener unas pautas más determinadas, desde la partición de bando, pasando por los primeros quince días de apareamiento en los que no hay verdadero celo al no haber pisa. Una vez comenzada la pisa hay unos quince o veinte días en los que entra el par a la jaula con verdadero celo y, finalmente, coincidiendo con el mes de marzo, va remitiendo el ánimo de pelea hasta que llega abril, el mes de mucho cantar, pero poco venir, donde realmente empieza todo, con la puesta y feliz retirada a su área de nidificación, donde nacerán y sobrevivirán, como diminutos diamantes de campo, los perdigones allá por los primeros días de junio, siempre que sus sufridos padres hayan superado el mes de mayo, por excelencia el mes donde la hembra —a veces con ayuda del macho— empollará sus huevos como si de pequeños tesoros se tratara, evitando el efecto de las tormentas propias de la época, el frío de la noche, las escarchas, la predación, etcétera.

Realmente es un gran espectáculo dentro nuestro ecosistema mediterráneo cuando se ven, allá por el mes de julio, los manojos de pollos tras sus padres después del trabajo que les ha costado llegar hasta ese momento.

José Antonio Berruezo Segura

13 comentarios
21 abr. 2009 20:17
Lagartijo
al autor por el artículo y por las perdices abatidas que muestra en las fotos, pero... con la cantidad de detractores que tenemos los aficionados a este noble arte ¿no sería mejor ahorrarse esa cantidad de perdices muertas?
Creo que no nos hacen ningún bien este tipo de alardes, pero esto no deja de ser una opinión más de un aficionado más.
Saludos
22 abr. 2009 07:20
makis
makis   «¡Disfruta granuja y procrea, que en ti depositamos todas nuestras esperanzas!»
Estoy de acuerdo con el anterior comentarista "Lagartijo", en que se podía ahorrar lo de la foto, y además aclarar que esas perdices seguramente serán de las de granja que se menciona en el articulo, porque de las otras perdices que también se habla: las autóctonas "las de verdad", es muy difícil por no decir imposible hacer esas perchas, por otro lado para mi gusto innecesarias para dar un puesto satisfactoriamente.

También difiero con el autor, en que dice que los cotos de granjeras sirven para entrenar pollos, pues si tu entrenas pollos a los que acostumbras a "no trabajar", ya que antes que abra el pico tiene aquello lleno de pajaros, cuando lo lleves a un sitio donde haya que trabajar con cantes 1/2 hora para que siquiera te contesten las camperas, lo lógico que el alumno, mal acostumbrado, se calle y briegue, pues esta acostumbrado a lo fácil.

Por lo demás, el resto del articulo bien, y se nota que el autor sabe de lo que habla.
22 abr. 2009 11:11
campa2
Creo, que hay que especificar cuando se muestran ese manojos de perdices abatidas en un puesto, que son perdices de granja, tantas perdices salvajes es imposible abatir en un puesto.
Creo, que es importante hacer esta apreciaciòn al mostrar las fotos.
Campa2.
Fernando Caballero
22 abr. 2009 13:22
canilero
Porque siempre os alarmais con las fotos de algunas perdices. Los planes tecnicos son los que deben decir el numero de perdices a abatir y ya que cada cual se apañe, ahi es donde hay que ir.
Si en el coto se van a abatir 50 perdices en la temporada de reclamo, deben ser los cazadores quienes dispongan. Esto es una de las cosas que desde Ancreper deberias debatir y presionar a las administraciones.
Otra de las cosas fundamentales es no hablar de celo, cria ni reproduccion. Ahi si que nos pueden hacer daño.
La caza se hace en temporada de caza anterior a todo esto, ¿claro?.
En la feria de la caza de Jaen estuvimos hablando de todo esto con Cristobal de Gregorio y Jimenez de Percofan. Hay que llevar la cabeza bien alta de ser cazadores de perdiz con reclamo pero saber trasmitirsolo a la gente en general. Bases solidas.
22 abr. 2009 13:41
canilero
Perdon se me ha olvidado felicitar a Jose Antonio Berruezo por los buenos articulos que nos ha hecho disfrutar.
22 abr. 2009 14:42
makis
makis   «¡Disfruta granuja y procrea, que en ti depositamos todas nuestras esperanzas!»
Señor Canilero, no creo que haya nadie en este mundo que vaya con la cabeza mas alta que un servidor de pertenecer a esta nuestra Cofradia la "Archi-incomprendida, Perseguida y Fervorosa Hermandad de Los Locos por el ARTE del Reclamo Perdiz Macho".

Pero como creo que también se un poquito de esto, mi opinión personal es que las "Barracas de tiro" deben de estar en las ferias.

Seamos serios y dejemonos yá de mercantilismos hipócritas y carniceros, al uso y servicio de negociantes fariseos, que poco ó mejor dicho ningún favor nos hacen.

Saludos a todos.
22 abr. 2009 18:13
Lagartijo
Simplemente para hacerte un par de aclaraciones. Por una parte, los planes técnicos (al menos en Andalucía), no pueden ir más allá de las Ordenes de Vedas y, si no me falla la memoria, el máximo de capturas por día es de cuatro perdices. Cosa distinta es lo que se haga o no se haga en los cotos intensivos con perdices sembradas un rato antes.

Por otra parte, hasta el momento presente (nos guste más o nos guste menos), ANCREPER no es interlocutor reconocido ante la Administración, por lo que nuestras consideraciones tendremos que hacerlas ante la Federación que sí se sienta con el Gobierno a debatir los Planes de Caza.

Por último, no tengas ninguna duda de que estamos muy orgullosos y tranquilos de estar practicando una modalidad de caza que, por su dificultad y exigencia, se convierte más en un arte que en el hecho de abatir perdices.

Yo he estado durante bastantes años cazando en La Sierra, como decimos aquí, y me he venido aburrido de matar cientos de perdices con medias cucharas que, luego en este terreno, no servían ni para estar escondidos.

La cacería del reclamo está preciosa si tiene complicación y el pájaro tiene que exhibir constancia y saber hacer, de otra manera, no tiene tanto chiste.

De todos modos, amigo Canilero, tomátelo como lo que es, un comentario más. Saludos.
23 abr. 2009 13:09
canilero
Todos tenemos el mismo fin, la caza etica de la perdiz con reclamo, es nuestra pasion.
Jose Ant. y Bonachela llevan 6 perdices. Que de malo tienen fotografiarse con ellas.
Lo normal es que la mayoria de los dias nos vengamos bolos, pero como no pregonarlo cuando, sin salirnos de la ley, matamos alguna.
En cuanto a las macroferias de repoblaciones intensivas, pues en fin, un asco.
27 abr. 2009 14:18
cristobal del rey
El articulo a sido muy acertado en todo su contesto, incluso en la muestra de tan discutida fotografia. Eso es lo bonito despues de una buena jornada de caza, aunque soy soy mas partidario del volateo, que duda cabe que a estas alturas no podemos ponernos tan quisquillosos de si son perdidez sembradas o salvajes. Lo realmente bonito es que podamos ver a dia de hoy una buena percha de perdices cazadas con respeto. gracias.
12 may. 2009 13:56
TANGA
EN REFERENCIA AL ESCRITO DE JOSE ANTONIO Y LOS COMENTARIOS SIGUIENTES DE QUE NO SE DEBE ALARDEAR DE ABATIR MUCHAS PERDICES CON EL DIFICIL ARTE DE LA CAZA DE LA PERDIZ CON RECLAMO, DE ACUERDO, PERO ¿QUE PASA CUANDO VEMOS LAS FOTOS DE ESTAS GRANDES CACERIAS DE PERDICES DONDE SE ABATEN A MILES?,NADIE SE RASGA LAS VESTIDURAS, MIENTRAS QUE NOSOSTROS, O SEA LOS CUQUILLEROS CUANDO ABATIMOS MAS DE DOS YA SOMOS UNOS ASESINOS Y CARNICEROS.SALUDOS
01 ago. 2009 03:25
gran cazador
01 ago. 2009 03:38
gran cazador
hola compañeros cazadores les saluda un amigo mmm pues para empezar la caza de la perdiz con reclamo para mi no es nada de mi agrado para ortos es gran atraccion por ese tiro pero para mi NONO la caceria debe ser deprtiva y no una masacre para las piezas que cazamos, para mi el tiro de verdad es que las piezas que vamos a cazar igual tengan oportunidad de defenza si pegamos bien si no ni modo y no ese tiro de reclamo que las piezas no tinen oportunidad de defenderce bueno es todo lo que pienzo saludos H
01 ago. 2009 03:38
gran cazador
hola compañeros cazadores les saluda un amigo mmm pues para empezar la caza de la perdiz con reclamo para mi no es nada de mi agrado para ortos es gran atraccion por ese tiro pero para mi NONO la caceria debe ser deprtiva y no una masacre para las piezas que cazamos, para mi el tiro de verdad es que las piezas que vamos a cazar igual tengan oportunidad de defenza si pegamos bien si no ni modo y no ese tiro de reclamo que las piezas no tinen oportunidad de defenderce bueno es todo lo que pienzo saludos H

 

Leer más
Otros artículos de José Antonio Berruezo Segura

Adecuando escenarios
(24/07/2009)

Últimos preparativos
(02/01/2009)

El descanso del guerrero
(22/07/2008)

Alimentación de los reclamos
(12/05/2008)

Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193968 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148383 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145951 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109456 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103434 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros