Partos y trofeos, por separado

Febrero viene marcado por la finalización de la caza mayor. Es tiempo de cuentas y balance de la temporada cinegética, tanto en lo personal como en el resultado de las diversas monterías celebradas en las diferentes fincas o comarcas.

Patricio Mateos-Quesada | 25/02/2009

7836 lecturas

El jabalí en estas cuentas interviene de manera muy destacada: para cada montero, habrá sido el año en el que por fin haya conseguido el trofeo que siempre anheló en un lance con fortuna, o quizá de nuevo deba esperar ese momento para temporadas venideras y guardar para sí la ilusión de poder cruzar un momento de su vida con la huida de un macareno en alguna de nuestras sierras.

En la mayoría de los estadillos del balance, todos los jabalíes cuentan igual, tanto un navajero como un rayón

En el conjunto de las monterías es el jabalí la pieza principal y la que engorda las estadísticas para que propios y extraños puedan valorar los resultados junto a otras fincas. Y en estas valoraciones se lleva a cabo como norma general una injusticia que equipara a las fincas bien gestionadas con las mediocres o con aquéllas que carecen de gestión. Nos referimos a que en la mayoría de los estadillos del balance, todos los jabalíes cuentan igual, tanto un navajero como un rayón, porque, en definitiva, es el número de piezas lo que se cuantifica en este resultado final. Ni siquiera para la administración o para la propia gestión de las fincas esta relación separa a sexos o edades y así, cada temporada, se pierden cientos de datos que podrían ser muy útiles para normalizar un tipo de caza más acorde con las pretensiones del cazador y con la aparición de trofeos.

A pesar de lo dicho, cada día encontramos más resúmenes de temporada en los que detallan, al menos, el número de trofeos en lo que se refiere al jabalí; esto nos aproxima más al conocimiento respecto a la calidad de la finca y, en cierta manera, al buen hacer de sus gestores.

Hembras territoriales

Pero es ahora sobre todo, en el período de partos que comprende los meses de febrero y marzo en el bosque mediterráneo, cuando las hembras preñadas adquieren un comportamiento similar al de otras especies de ungulados en los momentos previos al parto, pero con sus propias particularidades, como no podría ser de otra manera.


En la gestión de estos suidos no debemos olvidar que el principal competidor de un jabalí es otro jabalí, lo que puede traer malas consecuencias para los ejemplares más débiles. © Eduardo Ruiz Baltanás.

Comentamos en anteriores capítulos dedicados a esta especie que cuando el celo se adelanta por efecto del suplemento alimenticio durante el verano, los partos podrían producirse en los meses de diciembre y enero, con la consiguiente mortandad que el adelantamiento podía ocasionar sobre los rayones. En condiciones normales y para el ambiente mediterráneo es ahora en febrero y marzo cuando las hembras paren de manera natural, dentro de un ciclo en donde, tras las estrecheces estivales, el otoño provoca el celo mediado, sobre todo, por la caída de la bellota.

Y como en buena parte de los ungulados gregarios, en los momentos previos al parto la hembra se vuelve territorial e impide que otros congéneres ocupen un reducido espacio de terreno que ahora les pertenece en exclusiva. El comportamiento de grupo ahora se torna solitario y las hembras parturientas se segregan de sus grupos de referencia para pasar solas una pequeña temporada previa y posterior a los momentos del parto.

Los nidos

En los momentos previos al parto la hembra se vuelve territorial e impide que otros congéneres ocupen su espacio

En algún lugar solitario y resguardado por la vegetación, harán un nido en el que parirán de uno a seis rayones, siendo lo normal en torno a tres. Este nido será una depresión, practicada con su propia jeta, en donde pueda acomodarse el cuerpo de la jabalina. Estará forrado de material herbáceo seco con el que aislar a los rayones recién paridos del suelo. En el nido parirá y los rayones pasarán sus cruciales primeras horas de vida apelotonados entre sí y junto a la madre, quien les proporciona un calor vital en unos momentos en los que carecen de termorregulación y una leche fundamental para acabar de estructurar un sistema inmunitario vital para el mundo en el que se van a desarrollar.

Estos lugares tienen una gran importancia para la vida de los individuos, ya que existe con ellos una relación de por vida y su área de campeo podrá girar en torno a estos espacios. Lo normal es que las hembras que aquí han nacido, vuelvan a parir cuando les llegue su momento, tal es el grado de filopatía que se establece entre lugares y los individuos aquí nacidos.

Monterías para gestión

Es habitual en nuestras sierras dar las manchas más cálidas en los meses más fríos del año con la esperanza de que sea ahí donde esté la mayor parte de los jabalíes de nuestra población. Y, en efecto, así es, estando compuesta la mayoría de esta población por grupos familiares y, entre ellos, las hembras con las crías a punto de parir o recién paridas.


Como febrero es el mes, al coincidir con la paridera, en que más claramente se encuentran separados machos y hembras, se convierte en la época ideal para regular, y gestionar, las poblaciones de jabalíes presentes en una determinada finca o en una mancha en concreto. © Eduardo R. Baltanás.

Si lo que pretendemos en nuestra población es eliminar una buena cantidad de individuos o cargar sobre las hembras, hasta este momento se han expuesto con claridad las pautas que habría de seguir; si somos capaces de localizar una mancha de paridera, casi exclusivamente capturaremos hembras de edad avanzada con una gestación casi finalizada o con las mamas llenas de leche, lo que nos indica que los rayones han sido muertos o capturados por los perros. De esta manera, descastaríamos a las mejores hembras, a las líderes de los grupos, gordas por la preñez y fáciles de capturar por esa razón o por ir seguidas de rayones, mientras que los machos quedarían indemnes en las tierras más frías de nuestra mancha.

Para capturar estos machos y dejar a las hembras tranquilas, será la zona más fría la que debamos batir en estos últimos lances de la temporada; será así como únicamente elevemos las posibilidades de capturar machos viejos y, por tanto, con trofeos, dejando el reclutamiento de años venideros intacto si impedimos el paso de perros a las manchas de cría.

Trofeos en fincas cerradas

En una finca cerrada parece a priori fácil de ejercer una gestión encaminada a seleccionar individuos para trofeos

En finca cerrada parece a priori fácil de ejercer una gestión en la que seleccionar individuos para trofeos. En primer lugar, debemos sincronizar la entrada en celo de las hembras y, por ello, la paridera; esto es sencillo si procuramos que en el verano o en aquel momento de estrecheces alimenticias, realmente atraviesen este período y no haya un suplemento que posibilite la entrada de las hembras en un celo temprano. Las características de las manchas deben ser conocidas por los gestores y deben saber, por tanto, cuáles son aquellas en las que paren las hembras, en las que se reúnen los grupos familiares ajenos a la paridera y cuáles las de los machos.


Al plantear los puestos en una montería que se vaya a celebrar en los meses más fríos, no debemos pensar en las solanas para que los monteros no se hielen, pues estas zonas sólo estarán ocupadas por grupos familiares y hembras con rayones.

Lo ideal sería dar las manchas en las que no están los machos evitando también las que sirven de asentamientos de nidos, labor sumamente complicada, pues manchas de paridera y de asentamiento de grupos familiares, suelen estar muy próximas entre sí. Si fuera posible este último punto, favoreceríamos el reclutamiento e incidiríamos en la edad intermedia de la población, lo que nos proporcionaría un éxito en la montería en términos de individuos abatidos.

Al evitar las manchas de machos durante varios años, favoreceremos que los individuos adquieran edad, algo fundamental para la obtención de trofeos en esta especie. Si, por ejemplo, las manchas de los machos las damos en años alternos, un macho de un año que se escape de la montería sin ser abatido, tendrá tres años para la próxima vez que esa mancha vuelva a darse y, si escapara de nuevo, cinco, edad más que suficiente para obtener un buen trofeo. Ésta sería una buena forma para capturar machos con trofeo de manera sostenida y constante en el tiempo, si bien caben otras posibilidades que más estarían en función de las características de las fincas y los tipos de monterías que se den, pues generalizar con esta especie sin mirar las particularidades de cada finca, sería un soberano error.

Las fincas abiertas

Al evitar las manchas de machos durante varios años favoreceremos que los individuos adquieran edad y trofeo

No es un éxito garantizado en cotos abiertos dejar de dar una mancha sin batir durante varios años para incidir sobre ese espacio al cabo de un tiempo considerable. Los jabalíes tienen mecanismos de autorregulación poblacional y no debe darse una acumulación de sus efectivos de manera progresiva en lugares donde se lleva tiempo sin cazar. Lo más efectivo será, sin duda, aplicar un esfuerzo a una mancha concreta, según sus características y el momento del año en el que estemos para la obtención de trofeos o de efectivos abundantes.


Para llevar una buena gestión de una finca de caza mayor habría que llevar una exacta contabilización de los jabalíes que se abaten en sus monterías, pero siempre separándolos por sexos y edades.

De nuevo tenemos en el mes de febrero un elemento más para la gestión y la regulación de las poblaciones de jabalí en nuestras fincas. La paridera podría ser la época del año en la que más separación de funciones existe en el jabalí y, por tanto, separación en sexo y edades.

Este aspecto puede ser aprovechado para gestionar con las posibilidades que nos ofrece la propia actividad cinegética, favoreciendo el trofeo o el aumento de la población. De nuevo el gestor de nuestras manchas tiene la posibilidad de combinar los ciclos del jabalí con sus propias pretensiones, debiendo de ser la primera de éstas la conservación de las poblaciones y la extracción de trofeos.

Patricio Mateos-Quesada (Biólogo)
1 comentarios
18 abr. 2009 13:12
FRANKISCO
esta tematica del jabali es muy entretenida y me gusta bastante leerla todos los meses pero el mes pasado ya no aparecio nada nuevo, y este tampoco ha salido nada de momento, alguien sabe si es que ya se ha terminado? si ya no saldra nada nuevo sobre jabalies?

 

Leer más
Otros artículos de Patricio Mateos-Quesada

Examen de supervivencia
(13/07/2009)

¿Cómo censar al corzo?
(30/04/2009)

El despertar de abril
(24/04/2009)

El renuevo poblacional
(24/04/2009)

Aumentar densidades
(24/03/2009)

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (194075 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148558 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (146018 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109507 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103463 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros

 

La importancia de la jerarquía

Son las hembras líderes las primeras en buscar acomodo para el parto. Fueron las que más capacidad de alimentación tuvieron y, por tanto, las que antes entraron en celo. Son las únicas, caso de que existan penurias alimenticias incluso en el otoño, que entrarían en celo a costa de las hembras de menor rango jerárquico.

Eso sí, las condiciones ambientales adversas afectarían al tamaño de camada incluso de éstas, pero difícilmente dejarían de parir por ello.

© Eduardo R. Baltanás.

 

Tiempo de proteínas

Comentamos para el mes anterior que cada vez más se verían en el suelo las hozaduras con las que, sobre todo las hembras, buscan un aporte proteínico para la gestación de sus crías. Casi podríamos decir que en cuanto el suelo esté húmedo, las jetas de estos ungulados se aplicarán en la búsqueda de invertebrados. Pero en el mes de febrero la búsqueda se intensifica y en muchos lugares hozarán los individuos sobre terreno ya revuelto anteriormente. Es en este tramo final de la gestación cuando las hembras más necesidad tienen de adquirir proteínas al encontrarse sus reservas afectadas por el volumen que sus fetos van alcanzando. Y no sólo buscarán este recurso en los prados donde más habitual es localizar este tipo de comportamiento; cualquier pequeño claro entre el monte servirá al efecto y parece que en este sentido lo que manda es la profundidad del suelo y la ausencia de vegetación leñosa. Levantar piedras y destrozar tocones o troncos semi podridos serán otras de las estrategias con las que estos suidos, sobre todo los adultos, localizarán invertebrados con los que complementar su dieta.

Separación de sexos

Ni que decir tiene que machos y hembras siguen aislados unos de otros, ya que ningún beneficio les acarrea el estar juntos. Los territorios de las hembras en el parto, los nidos, estarán en los lugares más calientes de la sierra y más aislados dentro de las solanas. Los machos, al contrario, estarán en las umbrías y no les importará exponerse a los más fríos vientos del norte, siempre que se salvaguarde su independencia con respecto a los grupos familiares y su aislamiento del hombre. Esta separación, al contrario de lo que sucedía en octubre, no viene mediada por la comida y es el propio parto y la seguridad de los rayones lo que establece esta colocación. Las hembras buscan los sitios calientes para favorecer el desarrollo de éstos; el tipo de comida al que pueden acceder ahora estará tanto en umbrías como solanas, por lo que esa variable no condiciona ahora mismo la ubicación de las hembras. Pero siendo ésta la preferencia de las hembras, los machos elegirán alejarse de ellas para no competir por el alimento, común a ambos, y se ubicarán en lugares distantes. Como es natural, esta separación de sexos y el momento en el que se encuentra el ciclo de las hembras puede ser crucial a la hora de establecer una montería, tanto por el debacle poblacional que puede ocasionarse como por la consecución de trofeos, aspectos que el gestor debería considerar.


© G. Fleury.