El perro de puesto

El perro de puesto tiene que tener un buen instinto de cobro, con buena inteligencia funcional, que es eso llamado también adiestrabilidad, y tranquilo, y finalmente y para mí lo más importante, debe ser un especialista.

Jesús Barroso de la Iglesia | 16/01/2009

20188 lecturas

¿Qué perro es el ideal para esta modalidad?

Un perro de muestra se debe iniciar en la caza de piezas de pluma, al salto, con un solo cazador y un solo perro

Tiene que ser un perro con buen instinto de cobro, con buena inteligencia funcional, que es eso llamado también adiestrabilidad, y tranquilo, y finalmente y para mí lo más importante, debe ser un especialista. ¿Qué quiero decir con especialista? Quiero decir que tenga dedicación exclusiva al cobro. ¿Cómo es eso, no nos sirve un perro de esos tan de moda llamados polivalentes? Por supuesto que nos sirven pero no lo harán igual de bien que un especialista y además podemos tener ciertos problemillas que luego explicaré. Hablemos de razas ideales para el puesto, aunque los que leáis a menudo mis artículos sabréis que soy más partidario de hablar de ejemplares que de razas. Como esto se trata de orientar al personal, hagamos una excepción, pero siempre recordando que las generalizaciones raciales deben ser orientativas y no un dogma de fe.

¿Cuáles son las razas ideales para el cobro en puesto?

En el puesto número uno como raza candidata tenemos cualquiera de las razas denominadas retriever que viene a significar recuperador, cobrador. Labrador Retriever y Golden Retriever son los más conocidos, pero no los únicos. Existen otras dos razas de retriever también de origen britanico como son el Curly Coated Retriever, también llamado retriever de pelo rizado, y el Chesapeake Bay Retriever. La fama de los retriever les precede como grandes cobradores en tierra y en agua, son razas seleccionadas para una especialidad, en el cobro por tanto son las ideales.


© Manuel Piriz.

Si hacemos un pequeño salto hacia atrás en el tiempo veremos al cazador británico cazando con al menos dos perros, uno de muestra y un retriever, encargado el primero de localizar y mostrar la pieza, era misión del retriever recuperarla allá donde cayera muerta o herida. Su capacidad de memoria es impresionante, algo muy importante para cumplir satisfactoriamente la misión de un perro de puesto, que veremos más adelante cuando abordemos de lleno el adiestramiento específico para el cobro.

Después de los retriever, yo elegiría alguna de las razas levantadoras, llevándose el Óscar a mejor candidato el Springer Spaniel y cómo no el Cocker Spaniel, aunque este último será complicado de encontrar en nuestro país, mejor viajar a Francia donde existen criadores de Cocker que solo piensan en la caza.

¿Y nuestro podenco? Nos servirá perfectamente si elegimos bien el ejemplar, ya que su normal nerviosismo y pasión por la caza así como su baja adiestrabilidad nos van a dar más quebraderos de cabeza que satisfacciones.

¿Y las razas de muestra?

En mi particular opinión, meter un perro de muestra como el Epagneul Bretón, al que nombro por ser quizás la raza de muestra más utilizada actualmente, como perro de puesto me parece una forma de desaprovechar la totalidad de cualidades cinegéticas que posee esa maravillosa raza. Además no suele ser el ideal que antes comentábamos para perro de puesto al ser un perro sumamente nervioso y con ganas de recorrer campo, de buscar.


© Mipollo.

A parte del nerviosismo mencionado, nos encontramos con un handicap importante. El que tiene un bretón para el puesto suele quererlo para practicar otro tipo de modalidad aparte del puesto. ¿Qué ocurre por eso? Si se hacen las cosas bien, no ocurre nada, pero como veo que la paciencia brilla por su ausencia en nuestro colectivo de cazadores, de verdad no recomiendo esta elección, ni ésta ni ninguna raza de muestra. Bien es verdad que siempre habrá algún ejemplar que nos salga ideal por ser tranquilo o poco pasional a la hora de cazar pero sin embargo tenga verdadera pasión por el cobro.

Si verdaderamente queremos un perro de muestra para el cobro y la perdiz al salto por ejemplo, porque no nos queda más remedio o sencillamente porque nos da la real gana tener más de un perro y utilizar el que tenemos para todo, entonces os aconsejo tener mucha precaución a la hora de iniciar. Un perro de muestra se debe iniciar en la caza de piezas de pluma, al salto, con un solo cazador y un solo perro, esto sí que debería ser un dogma de fe grabado a fuego y se terminarían muchos problemas. Cuando ese perro lleve un par de temporadas en sus almohadillas y muestre bien, entonces y sólo entonces debemos meterlo al puesto haciendo hincapié en un adiestramiento para tal fin. Si no lo hacemos así podemos destrozar la muestra e incluso la búsqueda del cachorro (hasta los dos años es un cachorro, algo que parece no entender mucha gente). ¿Cómo es eso posible? Sencillo.

Un perro de puesto se acostumbra a buscar piezas heridas, piezas que no requieren de la cautela que desemboca la muestra para no espantar, y en poco tiempo el cachorro asocia buscar con cobrar y pretenderá cobrar el origen de esa emanación tan fuerte que le llega. ¿Qué sabe él si la pieza está herida o sana? Él está acostumbrado a buscar para atrapar, para cobrar y... el resultado ya nos lo imaginamos, ¿no? No es el primer ejemplar ni el último que me llega para intentar recuperar la muestra perdida a causa de un pronto inicio en el puesto o anterior al inicio de la caza de pluma al salto.

Una vez aclarado esto y vistas las razas más y menos idóneas para cumplir la labor que se requiere en un puesto de ojeo de perdices, de zorzales o de torcaces, pasemos a explicar cómo es un adiestramiento específico para el perro de puesto.

Adiestrar e iniciar

Un perro de puesto necesita unas premisas básicas de adiestramiento:

  • 1º Cobro natural, en el que incluiremos una acusada posesividad.
  • 2º Acudir a la llamada perfectamente.
  • 3º El quieto perfecto.
  • 4º Cobro a la orden
  • 5º Respeto al disparo.
  • 6º Búsqueda guiada
  • 7º Entrenamiento de la memoria con cobros multiples.

Pasemos a explicar cada una de las premisas mencionadas.

Cobro natural

¿A que llamamos cobro natural? Evidentemente a un cobro instintivo. Un cachorro tiene cobro natural cuando su instinto de persecución le hace correr detrás de esa pelota que rueda y la atrapa y se la lleva orgulloso portándola en su boca sin soltarla, a eso me refería cuando hablaba de acusada posesividad. No importa que no me la traiga, una adecuada jerarquización y un buen trabajo de la llamada harán el resto del trabajo.

La llamada

La gran mayoría de los problemas que nos pueden surgir con nuestros perros en lo que al cobro se refiere, tienen una causa común, la llamada. No trabajamos bien este ejercicio tan básico y no nos damos cuenta que si un perro no acude bien a nuestra llamada en condiciones normales, ¿cómo lo va ha hacer con una pieza en la boca que además considera suya? Y la considera suya por dos causas posibles, bien por instinto acusado de posesividad, bien por haber jugado mal y haber caído en el error de robarle eso que nos trae y no haber dejado que lo disfrute.


© Buenapuntería.

Para la primera causa tenemos como solución una buena jerarquización, hemos hablado de ello varias veces. Para la segunda, la solución pasa por trabajar bien la llamada, esto es, entrenar la llamada con una flexi. Presión mínima y premios en forma de comida lograrán una adecuada asociación. A la hora de entrenar el cobro tendremos a la flexi como la mejor aliada, la usaremos hasta el momento en que logremos que el perro porte y traiga sin necesidad de ejercer presión (en este caso la presión sería conducirlo a nosotros a través de tironcillos) en 10 de 10 veces. Hasta ese momento no debemos perder nuestro aliado de control, me refiero a la correa, flexi o cuerda larga. Si lo hacemos de forma precipitada, si nos emocionamos y soltamos antes de tiempo, podemos caer en el fracaso de forma estrepitosa, ya que el perro se dará cuenta de que atado debe obedecer y suelto no tiene porqué. Por ello debemos utilizar mucho los refuerzos positivos en forma de comida y jamás robarle el dummy, el apport o la pieza que tan orgulloso porta, dejaremos que lo disfrute unos segundos, incluso lo hacemos pasear a nuestro lado con su trofeo, para finalmente cambiárselo por un trozo de comida y una caricia, que será como el perro debe entender la entrega de esa pieza, es decir estamos condicionando al perro para que asocie llevo la pieza y recibo un premio.

Algunos consejos prácticos

No abuséis del entrenamiento de cobro, puede repercutir de forma negativa, puede cansar al perro, le puede aburrir, siempre hablando en términos humanos para que me entendáis, realmente lo que ocurre es una desmotivación por saturación. Lo mismo ocurre si nos pasamos con las presiones. Siempre os recuerdo que cada perro es un mundo, fijaos bien, observad su comportamiento, para un perro 3 repeticiones al día será suficiente, para otro con 10 no le llega.

El dummy, el apport, las piezas congeladas y las piezas descongeladas, deben usarse por este mismo orden que he puesto. De esta forma minimizamos los problemillas o problemazos que nos puede dar el cobro. En el siguiente artículo explicaré el porqué así como el resto de las premisas que apuntábamos.

Jesús Barroso de la Iglesia (Sensei)
Artículo cortesía de la revista Perros de Caza
5 comentarios
17 ene. 2009 11:53
gusticaza
Como de costumbre, exelente tu nota, gracias por estar en club de caza.
saludos
17 ene. 2009 13:01
cristianramirez
es el primer articulo tuyo que leo, y estoy ansioso de leer mas.
18 ene. 2009 02:29
juanguitar
juanguitar  
buena la nota ,hay tres razas excelentes para esta modalidad viszla drahatar yweimaraner.
18 ene. 2009 16:25
OSVALDO_13
OSVALDO_13
me ab regalado un perro mestizo una especie de ratonero o algo asi. Cree que usando sus pasos puede llegar a ser un buen perro de puesto ??

Un amigo tiene varios i la verdad cobran muy bien los zorzales
21 ene. 2009 10:18
javier_granada  
Tengo el especialista (labrador) y quiero utilizarlo tambien para la caza al salto. Hay que cazarlo un par de temporadas antes de meterlo en el puesto??
Gracias

 

Leer más
Otros artículos de Jesús Barroso de la Iglesia

El perro de puesto (y III)
(02/02/2009)

El perro de puesto (II)
(23/01/2009)

El respeto al vuelo
(30/01/2007)

Jerarquía social, base del adiestramiento
(21/01/2007)

El cobro forzado
(17/10/2005)

Más +
Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197334 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154320 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149289 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112070 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104269 lecturas)