Quitar las agujetas

Las agujetas en los galgos es un factor a tener muy en cuenta. Tengan presente que en un canódromo bajan dos categorías y eso que en éste no hay quiebros ni regates ni tampoco paradas, además de que es en una superficie más o menos uniforme.

José Enrique Martínez Manzanares | 07/01/2009

27642 lecturas

Así es que si eso lo trasladamos a un terreno con lindes, terrones, barro y demás elementos que nos encontramos en el campo, imagínense lo que debe sufrir nuestro galgo y, como consecuencia, bajará su rendimiento. No piensen que existen pócimas ni ungüentos milagrosos.

Tras correr hay que darles agua y glucosa con frecuencia en pequeñas cantidades

Que a nuestros galgo se le formen agujetas, en la mayoría de los casos, es culpa nuestra por no tenerles debidamente entrenados. Otras veces es debido al terreno o a una carrera muy dura: un terreno muy blando ayuda en gran medida a que se formen grandes agujetas en los cuartos traseros, al igual que en una carrera con terreno duro, con muchos regates, se formarán también en los cuartos delanteros.


Que a un galgo se le formen agujetas es sólo culpa nuestra por no tenerlos suficientemente entrenados.

Por lo tanto, si no sabemos detectar las agujetas mediante la auscultación manual de la musculatura de nuestros perros, debemos tener en cuenta las condiciones en las que ha corrido el galgo para saber la zona a tratar.

Las agujetas se quitan o se alivian con calor. Como antes he comentado, no existen pócimas milagrosas, pero sí hay en el mercado una serie de diversas cremas que, aplicadas correctamente, dan calor y, por consiguiente, alivian los dolores derivados de las agujetas. Quiero incidir en lo de aplicadas debidamente porque estas cremas suelen llevar antiinflamatorios y éstos dan positivo en un control antidopping; pero teniendo en cuenta que la piel de los perros no transpira, unos masajes en las zonas afectadas con un poco de crema ayuda a que los dolores desaparezcan o disminuyan notablemente.

En los casos que se forman agujetas, como ya he dicho, es culpa nuestra por no tener a los galgos debidamente entrenados. Cuando los perros están bien alimentados (que también es muy importante) y bien entrenados es más difícil que se formen agujetas; por el contrario, si los hemos abandonado en ese aspecto, pensando en la picaresca de que cuando llegue el momento les daremos esto y aquello, seguro que vamos a tener problemas.


Un rápido sprint supone un desgaste muscular que puede provocar serias agujetas en un perro que no esté suficientemente entrenado.

Entiendo que los entrenamientos son sacrificados y aburridos y lo sé por experiencia. Tengan en cuenta que yo en verano me levanto a las 5 de la mañana todos los días y lo hago de esta forma por dos motivos: primero, y principalmente, porque a esas horas es cuando menos calor hace y segundo, porque a partir de las 8.00 horas, estoy libre. Sé que no todo el mundo dispone de tiempo libre para entrenar a sus galgos debidamente, pero todo es cuestión de que te guste porque, en la mayoría de los casos, si se quiere, se puede. Verán como tienes mejores galgos; hay que dejar de lado las formulas mágicas.

Todo el tiempo que pases con ellos en el campo, luego ellos te lo devuelven corriendo más y siendo mejores atletas, por regla general.


Tras las carreras hay que proporcionar a los galgos agua suficiente para que se refresquen y regulen su temperatura corporal.

Además, hay que tener en cuenta que la piel de los perros no es transpirable y por lo tanto no sudan como lo pueda hacer un caballo. Todos los perros en general, y por consiguiente los galgos en particular, regulan la temperatura de su cuerpo por la boca, mediante el jadeo. Si tenemos la oportunidad de ponerles algo que recoja el agua que les gotea por la lengua comprobaremos que es más la cantidad de líquido que pierde que la que nosotros nos imaginamos. Por eso, cuando corren es otro factor a tener muy en cuenta una deshidratación.

Hay que darles agua con frecuencia. He visto muchos galgos deshidratarse y, además del riesgo que corre su vida, las sales y otra serie de electrolitos que pierden les producen unos calambres fortísimos. Así que, cuando están corriendo hay que tener esto muy en cuenta y darles agua y glucosa con frecuencia y en pequeñas cantidades, para evitar también que beban demasiada agua y, como se dice en el argot galgero, se empancen.

José E. Martínez Manzanares
Fotografías: Valentín Guisande

 

Leer más
Otros artículos de José Enrique Martínez Manzanares

Lesiones y sobreesfuerzos
(20/03/2009)

Cómo criar a un campeón: entrenamientos
(21/08/2008)

Las buenas raíces
(25/06/2008)

Cómo criar a un campeón
(08/05/2008)

Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (193952 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (148344 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (145942 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (109446 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (103431 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros