XVIII Campeonato de Becadas 2008

Gratas, muy gratas sonaron en mis o√≠dos las palabras pronunciadas en la cena de bienvenida dada a los participantes del XVIII Campeonato de Espa√Īa de Becadas 2.008 por D. Antonio Lucio Calero, Subdirector General de Biodiversidad y una de las personas que m√°s sabe de esta ave, la becada o sorda como se la conoce en Cantabria.

Daniel Quintana | 19/12/2008

6730 lecturas

Y es que este impulsor del m√°s importante estudio de campo que se ha hecho en Espa√Īa y en el que tanta participaci√≥n tambi√©n han tenido los cazadores, sabe de la importancia del papel de estos en su conservaci√≥n y la sostenibilidad de su caza si, como se est√° haciendo ya, se act√ļa con criterios cient√≠ficos y no sentimentales.

El balance del Campeonato no puede ser más positivo. Excelente por los participantes y también excelente en cuanto a organización y medios

El caso es que quería contarles como se ha celebrado, bajo la magnífica organización de la Federación Cántabra de Caza con la ayuda de la Nacional, el XVIII Campeonato de Espa√Īa de Becadas 2.008. Tanto en el hotel Milagros-Golf, lugar de recepción y sorteo de jueces, como en el incomparable marco de la Cueva del Soplao donde se realizó la prueba. El listón puesto es muy alto habiendo lucido mucho tanto la organización como el lugar y eso que nuestra tierruca, Cantabria, no lució todo lo que quisiéramos al no acompañar demasiado el tiempo.

La recepción y el sorteo


Una mesa con Pilar y Mónica recibía la llegada de los participantes para la entrega de documentación y la solución de dudas o ajustes. Allí llegaron  los participantes de Extremadura, de Cataluña, gallegos, de las Islas Baleares, andaluces, en fin, de toda España, pues este año ha sido record de participantes con un total de 39 inscritos.

Una vez recibidos todos los participantes y jueces se paso a un salón ya preparado con megafonía donde bajo la presidencia del jurado de la prueba se procedió al sorteo de jueces.

Para los que no conozcan el sistema les diré que cada concursante al inscribirse tiene que aportar un juez que acompañará al cazador en todo el recorrido y anotará los acontecimientos de la prueba en una tarjeta que lleva dicho juez. Claro está que el juez, y por tanto amigo que trae el participante, no deberá de acompañarle o juzgarle, por lo que se efectúa el sorteo que tiene la limitación de que no le corresponderá ni el que trajo ni ninguno de su autonomía.


La llegada.

Terminado el sorteo se pasó al salón donde en mesas redondas y muy cuidadas se celebraría la cena a la que hago referencia al principio de esta crónica. Hizo de anfitrión, como es natural, el Presidente de la Federación Cántabra D. Ignacio Valle que, después de las palabras de bienvenida, fue introduciendo a los demás oradores D. Fermín Unzúe, Director Gral. De la Cueva del Soplao, el ya citado D. Antonio Lucio, el director Técnico de la Reserva del Saja, D. Ángel Servio y el Director de Competiciones de la Federación Española, D. Francisco Asenjo. Esto se hizo antes de la cena pues estaba previsto acostarse pronto ya que a la mañana siguiente había que madrugar para hacer el recorrido hasta el complejo del Soplao donde se celebraría la prueba.

La competición

Y llegó la prueba. Nervios y preocupación antes de empezar, estoy seguro de que muchos concursantes vieron volar sordas por su habitación durante toda la noche. El día se presentó triste y lluvioso aunque no pudo con el ánimo de organizadores, concursantes, espectadores y amigos. Llegados al campo donde se celebraría la prueba, se procedió por parte de los organizadores al control de perros, concursantes y jueces de campo, para una salida correcta al monte que se efectuó a las 9.20 de la mañana en una ceremonia siempre espectacular.

Ya sólo quedaba esperar a que volvieran los cazadores con el resultado de su particular lucha. Todo salía perfectamente en cuanto a organización y horario previsto.

Algunas aclaraciones para los que no sepan como se desarrolla la prueba. Sólo se puede cazar una especie: la becada o sorda, como decimos en Cantabria. Y un máximo de tres piezas (cupo establecido para proteger la especie), que una vez conseguidas se podía entrar al control. Por supuesto cada concursante podrá entrar a control cuando lo desee aunque no haya logrado las tres capturas estando su límite en el tiempo, que podrá ser hasta las 14,45 horas, eso sí, entrar más tarde conlleva una penalización. Otro factor importante de puntuación, además de número de piezas, era el de abatirlas con el menor número de disparos (ahí estaba la importancia de asegurar el tiro teniendo además en cuenta, que salen al cazadero con sólo 10 cartuchos). Por último en caso de igualdad de piezas abatidas y con el mismo número de disparos, interviene el tiempo, o sea quien antes llega al control.

No pasó demasiado tiempo y ya vimos llegar el primero. ¡Chasco! Viene porque el perro está mal, orina negro y no caza. Se retira.

El reloj marca las 13.30 y sigue sin entrar nadie en el control. Pensábamos que con nieve en las cumbres habrían bajado y tendría que haber pájaros por lo que el cupo de tres sería conseguido en relativamente poco tiempo, pero nos confundimos. Ahí llega el campeón del año pasado, el navarro Juan María Esain, que ha dejado atrás al juez que le acompañaba y espera en la puerta del control a que llegue, ya que no puede marcar sin él pues además es quien lleva la hoja de puntuaciones donde se ha de anotar la llegada. Ya corre como la pólvora la noticia: tres con tres disparos. Ya sería mala suerte que apareciera otro competidor con tres sordas de tres disparos… ¡y con el juez! Pero no, Esain no es fácil de ganar. Con éste ya serán seis títulos nacionales. ¡Qué gran cazador es este hombre!


Subcampeón.

Ya van entrando al control los cazadores y no hay muchas capturas.

La mesa que recibe a los que terminan de jueces que puntuarán y biólogos que medirán y clasificarán las aves de los competidores, está situada en el complejo de la Cueva del Soplao, amplio espacio donde todo está perfectamente organizado.

Crece la expectación y es que el cántabro Mario Muriedas está a la vista y se acerca al control. Voces. Parece que también trae tres. ¡Corre, corre, que haces podio! Se oye gritar. Después de más de cinco horas pateando el monte en un día lluvioso y frio,  ahí ves a Mario con la escopeta y demás pertrechos corriendo cerca de un kilómetro acompañado de su juez y su perro. ¡Bravo por Mario!

Poco a poco van entrando todos los participantes y no abundando las capturas pues sólo tres han cubierto el cupo, doce traían una sorda y el resto en blanco. ¡Ah! Y Francisco Layus de Aragón abatió dos pero entró tarde al control y fue descalificado.

Cerrado el control a las 15,00 horas se procedió a la clasificación definitiva que quedó de la siguiente manera:

  • Juan María Esain Goñi de Navarra con su setter Keti. Tres becadas de tres disparos. Entró al control a las 13,46.
  • Mario Muriedas Díaz de Cantabria con su setter inglés Bilma. Tres becadas de seis disparos. Entró al control a las 14,09.
  • Cesar Veiga Vázquez de Galicia con su perro setter inglés Chula. Tres becadas con seis disparos. Entró al control a las 14,24.

Antes del  reparto de premios, que estuvo presidido por el Presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, acompañado por  el  vicepresidente primero de la Federación Española de Caza, Ramón Mayen,  el delegado nacional de competiciones, Francisco Asenjo y el presidente de la Federación Cántabra de Caza, Ignacio Valle, se pronunciaron algunas palabras de agradecimiento al apoyo de las Instituciones y patrocinadores que han permitido obtener tan buenos resultados y de enhorabuena y felicitación a los ganadores de esta importante prueba.


Mediciones.

Nuestro Presidente de Cantabria, siempre cercano, compartió no sólo comida con los cazadores exponiendo su teoría respecto a la conservación del urogallo, achacando a los jabalís  su práctica desaparición ya que son éstos los que impiden su desarrollo al acabar con los huevos del ave.

Inmediatamente terminados los discursos se procedió a la entrega de premios destacando la entrega del Campano de Plata, una tradición de Cantabria para los campeones de sorda, a ese gran cazador que es Juan María Esain.

Mario Muriedas recibió muchos aplausos y parabienes —jugaba en casa— siendo el tercero el gallego Cesar Veiga con los mismos méritos que el cántabro pero que entró a control más tarde.

El balance del Campeonato no puede ser más positivo. Excelente por los participantes y excelente en organización y medios. El comentario más extendido era que el listón está muy alto y difícil de mejorar.

Clasificación completa

Daniel Quintana

 

Leer más
Otros artículos de Daniel Quintana

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. Gonz√°lez Villarroel (197489 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Su√°rez (154557 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149436 lecturas)

Antes de salir de caza: ¬Ņsu escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112150 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¬ŅCu√°nta precisi√≥n se necesita?
Pedro A. Su√°rez (104300 lecturas)