La codorniz en España

¿En un mismo coto, por qué hay años con abundancia y carencia de codornices? Un año de sequía podemos esperar poca productividad de la fauna silvestre y escasos ejemplares disponibles para cazar. Además, es posible encontrar que en codorniz, a pesar de tener excelentes rastrojos, no disponemos de animales.

Jesús Nadal | 02/09/2008

15204 lecturas

La codorniz es un ave migratoria, con una extraordinaria plasticidad para modificar las rutas migratorias y sus periodos de estancia en las diferentes localidades. Precisamente por su estrategia de vida, capaz de cambiar los lugares y periodos de estancia, sus poblaciones han llegado hasta nuestros días, sin estar gravemente amenazadas, y superando con éxito las múltiples trampas que la agricultura moderna y la urbanización del entorno les imponen.

La forma de vida de la codorniz le permite pasar desapercibida, por eso consigue escapar con éxito de los predadores y cazadores

La forma de vida de la codorniz le permite pasar desapercibida, por eso consigue escapar con éxito de los predadores y cazadores. El problema surge cuando es detectada su presencia, porque tanto los predadores como los cazadores se ceban con ella. Muchos cazadores tienen interés en cazar codornices, aunque no todos están dispuestos a colaborar con el proyecto FEDENCA de anillamiento y seguimiento de la codorniz en España. Si los cazadores se autoconvenciesen de la importancia de registrar sus resultados de caza, dispondríamos de abundante información sobre las poblaciones de codorniz, que nos permitirían conocer mucho mejor a esta especie.

Un ejemplo, en el proyecto FEDENCA, se anillan más de 2.000 codornices/anuales. Sin embargo, sólo se recuperan anillas de 80 ejemplares/año (el 4,5% de las codornices anilladas), seguramente se capturan bastantes más codornices anilladas. Si todos los cazadores españoles conociesen la importancia de hacer llegar la anilla y el ala de esa codorniz a la RFEC y sus delegaciones (actúa como coordinadora la Delegación Burgalesa de Caza de la Federación de Castilla y León), seguramente aumentaría increíblemente este porcentaje de recuperaciones. De forma notable también progresaría el conocimiento que tenemos actualmente sobre la especie.

Es más, si los cazadores que capturan algún ejemplar anillado de codorniz, fuesen tan generosos de cedernos la codorniz entera, podríamos extraer mucha más información. Todas estas ayudas son útiles para construir tablas de datos sobre los movimientos de las codornices, las áreas geográficas preferidas por la especie, los lugares de importancia durante su estancia en España. Y para averiguar si existe relación entre estas áreas y las características de sus poblaciones.

Si el cazador recoge información objetiva y fiable de las codornices que captura, dispondremos de abundantes datos para mejorar el conocimiento actual sobre la especie. Y sin duda podremos prosperar en mejorar la gestión de la codorniz. Simplemente registrando cuándo y cuántas codornices ha capturado, el cazador puede aportar valiosa información para completar los registros de capturas del coto. Con información precisa de los registros de capturas de los cotos o de las cuadrillas de caza, podremos establecer comparaciones robustas de la abundancia, entre diferentes localidades y entre distintas temporadas. Con ello comenzaremos a comprender mucho mejor a la codorniz. Este es uno de los objetivos perseguidos por el proyecto FEDENCA. Por eso todos los cotos, cuadrillas y cazadores individuales pueden solicitar a la Federación la ficha del registro de capturas de codorniz y los sobres-ficha para guardar muestras biológicas y datos de las codornices capturadas.

Pueden completarse también de forma conjunta para la cuadrilla de caza (aunque es preferible por cazador individual)

Gracias al esfuerzo de muchos cazadores durante seis temporadas de caza se han recogido 19.006 muestras biológicas de codorniz. De estas ya hemos estudiado 16.583, por lo que podemos entregar los frutos de esta colaboración a sus protagonistas. Cada muestra sigue un metódico proceso para transformase en un dato útil. Con los datos construimos índices poblacionales que nos permiten estimar el estado de las poblaciones de codorniz y sus relaciones con las áreas geográficas de donde proceden (ver gráfico del procedimiento para elaborar la información). Al final de un largo proceso simplificamos los datos en tres razones de edad (cocientes entre individuos clasificados por su categoría de edad).

R1 es la razón que nos informa de la cría más tardía, ésta no ocurre en todos los lugares, ni tampoco todos los años. R2 es la razón que nos explica cuántos ejemplares han nacido durante la cría central y tardía con respecto a los ejemplares que han llegado al coto desde otras localidades. R3 es la razón que nos explica el éxito o fracaso reproductor durante esa temporada. Por su carácter general, R3 nos informa del suceso de la reproducción en toda Europa. En algunos años el éxito reproductor ha sido muy notable, pero no ha sucedido en España, sino a muchos kilómetros de aquí, en el centro de Europa, incluso en el Norte de Europa.

Faltan muestras

En algunos años el éxito reproductor ha sido muy notable, pero no ha sucedido en España

 Dividimos España según las áreas biogeográficas de donde proceden las muestras (todavía no hemos conseguido muestras gallegas, ni de la Cornisa Cantábrica, ni de la Comunidad Autónoma de Madrid. Por ahora son muy escasas las muestras que hemos recibido de áreas geográficas como la Costa Este, La Mancha, el Sur Oeste y ambos archipiélagos). Esta asignación de las áreas biogeográfícas se ha mostrado relevante al permitirnos informar que las codornices capturadas en el Norte Peninsular tienen algunas semejanzas en la dinámica de sus poblaciones entre ellas aunque también diferencias. Las diferencias en la dinámica poblacional y los periodos de estancia son más marcadas y notables con respecto a las codornices del Sur y de la Costa Este.

Las codornices invernales, las capturadas durante el periodo hábil general, son escasas e incluso anecdóticas en el Norte de la península.

Sin embargo, son una parte importante de las capturas en el Sur. Por ejemplo, en la Costa Este, que carece de las superficies herbáceas que constituyen el hábitat típico de la especie, se captura alguna codorniz durante el otoño y el invierno en los matorrales mediterráneos. Aunque su número es anecdótico, con respecto a las muestras recibidas procedentes de esta área representan el 97,22% de las capturas. En las Canarias, donde no tienen más que dos o tres días de periodo de media veda (coincidencia en fechas), el 44.44% de las capturas son otoñales, en las Islas Baleares el 25,7%, en la zona Sur Oeste de la península estas representan el 26,7% y en la Mancha el 22,35%.

Estas cifras de capturas otoño-invernales de codorniz contrastan mucho con las que proceden del Norte peninsular, allí el Valle del Ebro presenta un 1,54%, el Sistema Ibérico el 0,47%, el Valle del Duero el 0,32% y finalmente en la Meseta Norte el 0,05%. Las semejanzas entre la dinámica de las codornices capturadas en el Norte y Sur peninsular es más parecida entre las áreas biogeográficas de cada parte y está más diferenciada cuando comparamos ambas partes.

La razón de edad 1 (R1) para el total de España se mantiene por debajo de 0,10. Esto señala que numéricamente la cría tardía contribuye poco al número total de codornices. Sin embargo, seguramente éstas son las codornices invernales. Posiblemente responsables en gran medida de las codornices que criarán allí la próxima primavera, por su probable papel, encontrando los hábitats óptimos más tempranos y señalarlos a sus congéneres. R1 diferencia a las poblaciones de la Meseta Norte, Valle del Duero, Valle del Ebro y Sistema Ibérico, además, de estas áreas geográficas del Norte, de las del Sur peninsular y las Islas. Los mayores valores de R se encuentran en el Sistema Ibérico, por lo que resalta la importancia de esta región biogeográlica en las crías tardías. Sin embargo, es la provincia de Burgos la única que muestra una relación positiva entre el valor de R1 y las muestras aportadas. Esta asociación explica el 96% de la variabilidad, por lo que para esta provincia R1 es un buen indicador de las capturas que en ella se conseguirán cada temporada.

La razón de edad 2 (R2) para el total de España muestra que la península aporta con las crías centrales y tardías la mitad de la población algunos años. Y otros, sólo una quinta parte del total de las codornices. Los años secos como 2005 y 2006, las codornices prefieren hacer la cría central en el centro y norte de Europa, buscando hábitats óptimos, como demuestran los valores de esta razón durante estos años. La R2 se asocia entre las distintas áreas biogeográficas del Norte peninsular, demostrando que en ellas el flujo migratorio está bastante relacionado (lo que no sucede con respecto a las zonas del Sur).

La razón de edad 3 (R3) para el total de España señala que las poblaciones de codorniz son expansivas y muy productivas, por lo que se defienden admirablemente contra los graves impactos que ocasionan las actividades humanas en sus hábitats. Sólo durante 2002 se deberían haber adoptado restricciones en su caza, para evitar que disminuyese el capital reproductor. En las demás temporadas, una adecuada regulación de las capturas en los cotos es suficiente para garantizar la subsistencia de las poblaciones y las oportunidades de caza durante las siguientes temporadas.

Los sobres-ficha nos permiten hacer cálculos de la abundancia de codornices y estudiar con precisión la jornada de caza

Todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo y dedicación de los cazadores amantes y preocupados por conservar la codorniz silvestre en España. Volvemos a insistir en la necesidad de seguir colaborando en la recogida de datos sobre la codorniz. Las fichas del registro de capturas por cazador, por cuadrilla o por coto, son imprescindibles para estimar la abundancia y hacer comparaciones entre las distintas zonas biogeográficas. Los sobres-ficha se usan para guardar muestras biológicas. En ellos hay que rellenar datos de las condiciones meteorológicas del día, de la codorniz capturada, de los resultados de la jornada de caza, y de las características del hábitat del lugar donde se ha cazado. Para una misma jornada, basta con rellenar el total de los datos en uno de los sobres, en los demás con señalar la fecha y las características de la codorniz (es macho o hembra) es suficiente. Pueden completarse también de forma conjunta para la cuadrilla de caza (aunque es preferible por cazador individual).

Estos datos cumplimentados en los sobres-ficha, nos permiten hacer cálculos de la abundancia de codornices y estudiar con precisión la jornada de caza. Ambas cuestiones son imprescindibles para poder seguir aprendiendo y progresando en el conocimiento de la historia natural de la codorniz, de ella son parte fundamental los cazadores y sus perros. Agradecimientos a todos los cazadores hispanos que colaboran en este estudio aportando muestras y datos.

Dr. Jesús Nadal (UDL), y Carolina Ponz, Blanca Benedí y Santiago Iturmendi
4 comentarios
02 sep. 2008 11:20
Igor24
Igor24  
Muy bien, pero sería interesante contrastarlo a nivel europeo, que las codornices no conocen fronteras. Y también sería MUY IMPORTANTE TENER DATOS DE MARRUECOS Y OTROS PAISES AFRICANOS, pues tenemos constancia de que por allí se abaten muchas codornices. También es necesario seguir los movimientos invernales de ellas. Un saludo de un cazador colaborador, felicidades por el estudio y ánimo para conseguir más datos y nuevas conclusiones.
05 sep. 2008 20:49
tornado
Todo esto que se ha escrito esta muy bien, pero tengo que decir que hay cazadores que no saben donde tienen que comunicar las capturas anilladas y se lo han preguntado a los guardas de la zona y tampoco saben decirles que hacer con esas codornices anilladas, con esto solo quiero decir que no es todo culpa de los cazadores el que no lleguen en un momento determinado las anillas a la REFC.
08 sep. 2008 09:57
Jesus Nadal
Dos direcciones son las principales para enviar anillas, muestras o datos de las codornices, con el fin de contribuir al proyecto FEDENCA de Seguimiento y anillamiento de la codorniz en España

Delegación Burgalesa de Caza
C. San Juan 22, 09004 BURGOS
tlf. 947207381
deleburcaza@deleburcaza.com

Carolina Ponz
Departamento de Producción Animal
Universidad de Lérida
Avd. Alcalde Rovira Roure 191
25198 LERIDA
tlf. 973702902
carolina.ponz@gmail.com

De nuevo gracias a todos los colaboradores
24 sep. 2008 19:31
adlfm
Los comentarios y la inquietud de muchos cazadores, al menos por nuestra zona centro de Castilla, es sobre ¿Cuántas codornices se llevan las cosechadoras y posiblemente más las aplacadoras al recoger las filas de paja a ras de suelo, incluso de noche?.
Antes de segar se veían y se oían bastantes, y prácticamente en los siguientes días ya no salió casi ninguna. Se tiene esto baremado de alguna manera. O bien si actúan inmediatamente, y al quedarse sin cobijo migran a otros lugares.

 

Leer más
Otros artículos de Jesús Nadal

Informe de las perdices de Daroca
(02/07/2012)

PAC, naturaleza y caza
(11/06/2012)

Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor
(03/05/2006)

Fracaso reproductor
(24/03/2006)

El futuro de la Perdiz Roja
(21/11/2005)

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197579 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154716 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149530 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112236 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104313 lecturas)

En el número de noviembre:

  • ¿Qué pasará con la llegada de las aves migratorias?
  • Harris frente a azores para la caza de conejos
  • A los zorzales… sin olvidarnos de las perdices
  • Montear con tanto calor, un peligro para las rehalas

 

 

Proceso de recogida


Proceso de recogida y estudio de la información sobre la codorniz en el proyecto FEDENCA de seguimiento y anillamiento de la codorniz.

Razón de edad 1 en España


La razón de edad 1 en España muestra pequeña cantidad de crías tardías.

 


La razón de edad 1 difiere en las áreas biogeográficas de Norte peninsular.

Razón de edad 2 en España


La razón de edad 2 señala los años en los que la cría central de la codorniz sucede en España mayoritariamente (valores 1) o en el centro de europa (valores menores a 1)

 


La razón de edad 2 es bastante similar en las áreas biogeográficas del norte peninsular.

Razón de edad 3 en España


La razón de edad 3 muestra la expansión y productividad de la codorniz.

 


La razón de edad 3 presenta semejanzas y diferencias en las áreas biogeográficas del Norte peninsular.