Ocho claves para la media veda

Estamos a las puertas de la apertura de la media veda, tras codornices, tórtolas y torcaces. José Luis del Monte nos da las claves, en ocho puntos, para tener éxito en nuestras próximas salidas cinegéticas.

José Luis del Monte | 28/07/2008

9436 lecturas
Al que coja la verbena la mañana de San Juan, no le pica la culebra, ni bicho que haga mal. (Canción popular cántabra)

La media veda de codorniz se cuece entre mayo y agosto a la vez que la cosecha, porque una de las características de esa especie es que se trata de una estratega que explota el cereal. Este año la cosecha es la del siglo en gran parte de España. Eso se ha oído decir a todo el mundo y ello, gracias a las lluvias de mayo que no faltaron un solo día en casi toda la península y en las islas. Pero la felicidad del cazador nunca es plena; siempre hay alguna merma. No nos han gustado las tormentas de la noche de San Juan. Media España ha estado tronando y eso espanta a la perdiz, a la codorniz y a las palomas y tórtolas del nido. El agua enfría los huevos que agüeran por menos de nada. El agua de las tormentas es nefasta en estos días de inicio de los pollos de codornices y perdices que medran deprisa y empiezan a defenderse, pero bajo la tutela materna. Pollo mojado, pollo muerto, si tiene menos de una semana, dicen los viejos del lugar.

Para las palomas es más fácil proteger a la pequeña prole, uno o dos pollos, que para la pequeña codorniz con diez o doce o la perdiz con doce o quince. Los perdigones y guarnigones necesitan mucho calor los primeros días de su vida, como todos los pollos de las gallináceas, y cualquier susto de la madre queda al polluelo desprotegido, a la intemperie, y en manos del azar. No es buena la lluvia y menos el granizo en esta época: ni para la fauna, ni para la cosecha.

El agua por San Juan quita vino y no da pan, decimos por Castilla. A las fiestas de San Juan se les ha concedido siempre influjos de fertilidad y poderes sobrenaturales. Posiblemente tenga su justificación no sólo para los humanos sino porque un alto porcentaje de perdices, codornices y palomas resuelven el nido por estas fechas sanjuaneras en las que se recogía la verbena (Verbena officinalis), labor con tantas connotaciones tradicionales y muy cantada por los poetas. Es una planta medicinal de flores blancas que se recogía el día de San Juan, al alba, entre cantos de codorniz y tuvo connotaciones religiosas al ser famosa por sus virtudes ya que, tomada como infusión, daba felicidad, conjuraba hechizos, era purificadora, quitaba el insomnio, mataba las lombrices y, sobre todo, daba vigor al veterano. Una especie de piedra filosofal.

Ese refrán castellano que hace referencia a las maldades del agua por San Juan sólo se refiere adonde cae con fuerza en la segunda semana de junio, cuando la nube y el nublado se hayan concentrado en puntos muy concretos. Con carácter general, el agua suave en ese mes retrasa la recogida de la mies y no produce daños a la fauna, sino, más bien, beneficios. Esta temporada las opiniones que me llegan es que la codorniz y las palomas han criado muy bien en toda España: al menos eso dicen desde la mayoría de las provincias y aunque es posible que las codornices no resistan hasta el 15 de agosto en esos lugares de la España más meridional, donde todo está segado, no hay lugar a dudas que eso es muy bueno para la especie y también para los que cazan más hacia el norte y van a encontrarse este año con un suplemento codornicero proveniente del sur. Movimientos similares se darán para la fauna palomera nacida en el norte, cuando se encaminen hacia el sur a mediados de agosto, y se encuentren en aquellos territorios con las tórtolas y torcaces nacidas allí. Vaya lo uno por lo otro.

No se olvide de...

1 VISITAR EL CAMPO EN MESES ANTERIORES

El cazador debe tener conocimiento previo de su terreno de caza. Ha debido visitar el coto en primavera, conocer la distribución agrícola de esa temporada, observar los movimientos codorniceros durante la siega y comprobar en los espacios forestales el éxito reproductor de palomas y tórtolas.

 

2 LA COMPROBACIÓN PREVIA DE LA SITUACIÓN CEREALISTA Y LOS MOVIMIENTOS PALOMEROS

Los cotos para la media veda suelen ser puros de codorniz o palomas en exclusiva o mixtos. En función de esta especialidad hay que comprobar previamente las querencias de las especies a cazar.

En los cotos de codorniz, aunque la crianza se ha resuelto en las cebadas, las codornices pasan a los trigos, de siega posterior, a los maíces y girasoles y a los perdidos especialmente los nutridos de mostaza, esa planta amarilla que crece donde no vierten herbicidas y da cobertura suficiente en agosto y setiembre. Unos días antes de comenzar la media veda, el paseo al crepúsculo, incluso con el perro atraillado, permite comprobar en qué linderas, parcelas o masa vegetal están refugiadas las codornices que quedaron en el lugar.

En los cotos palomeros hay que observar los movimientos de torcaces y tórtolas al alba y a media tarde. Las palomas se mueven al alba desde el dormidero y, en la tarde, desde la zona de sesteo hacia los comederos: girasol, legumbres o trigos. Dependiendo de que la caza de palomas se haga desde puesto fijo o al salto el cazador preparará su estrategia atendiendo a lo observado en esas visitas previas, que debe realizar en horario coincidente con el que después será de caza.

 

3 PONER EN FORMA AL PERRO

La codorniz y la paloma han criado muy bien, al menos eso dicen desde la mayoría de las provincias

Los especialistas caninos nos dan instrucciones de cómo hay que entrenar para poner en forma al perro. Es un atleta al que le sobran las grasas y necesita endurecer las almohadillas de las patas para que no se aspee en el cereal. Hay que hacerle un recordatorio de adiestramiento, porque, adrede, se le habrá olvidado.

 

4 PONERSE EN FORMA EL CAZADOR

Igualmente el cazador necesita entrenarse y pasar del sosiego prolongado a iniciar una puesta a punto que cuando no se produce pasa factura los primeros días y acabas pensando que no tienes solución. La puesta en forma da sorpresas muy positivas que aumentan la autoestima.

 

5 PREPARAR PERTRECHOS Y ACOPIAR MEDIOS

 Hay que disponer en vigor de todos los documentos que se requieren para cazar en el coto, tener a punto las armas, disponer del equipo adecuado (ropa, calzado de caza y de descanso o viaje, chaleco o canana, sombrero o visera, perchas, etc.) acopiar cartuchos adecuados y otros medios (botiquín, talco, papel higiénico, toalla y jabón, nevera, cantimplora y enseres necesarios para comer en el campo) y todos los útiles de atención al perro: comedero y bebedero portátiles, botiquín, etc. Lógicamente, hay mucha diferencia entre lo que se necesita usar para media jornada de caza, que para cazar en jornada completa durante la media veda. No olvidar nunca que en una jornada completa las necesidades se deben adaptar, además, a la diferencia térmica que existe entre el crepúsculo y el mediodía.

 

6 ACUERDOS DE CAPTURAS Y HORARIOS PARA EL COTO

Requiere acuerdos previos entre los cazadores del lugar para el control de capturas y posibilitar el disfrute de varias jornadas de percha discreta en lugar de un atracón el primer día y penuria el resto de la media veda. En lugares donde la presión cinegética es fuerte, el 75% de las codornices del lugar son abatidas el primer día y lo mismo ocurre con tórtolas y torcaces, que sólo se volverán a ver en cantidades suficientes si es tierra de paso al regreso.

 

7 PRUDENCIA EN LOS APROVECHAMIENTOS

El agua de las tormentas es nefasta en estos días de inicio de los pollos de codornices y perdices

Es necesaria en caso de no llevarse a cabo el punto anterior. Los cazadores debemos albergar los mismos sentimientos conservacionistas y de sostenibilidad con las especies migratorias que con las autóctonas. Una clave fundamental para tener éxito en la media veda es consecuencia de la mesura cazadora. Observar esta recomendación permite que el lance cinegético se prorrogue durante varios días. Me refiero a que puedas cazar varios días sin que el primero sea día de mucho y víspera de nada; como suele ocurrir en cotos donde predominan los cazadores ansiosos, que no ven el fin del traqueo el primer día y se quedan a verlas venir (nunca mejor dicho) en los días siguientes. Un cupo y horario reducido propicia medias vedas más prolongadas.

 

8 SUERTE

La caza es fortuna y el cazador necesita suerte en los lances. Todos hemos tenido frustraciones al evidenciarse que lo que parecía una estrategia perfecta para los primeros días de caza se ha convertido en un fracaso y al contrario, cuando no esperas otra cosa que consagrar un día más al campo y la caza, te encuentras con satisfacciones encadenadas que no esperabas. Las satisfacciones de la inedia veda las da el perro en codorniz y la virtuosidad en el tiro si es a palomas o tórtolas. Por supuesto, lo anterior sólo es posible cuando el campo te obsequia con una jornada suficientemente generosa en especies a cazar. Dios lo quiera.

José Luis del Monte

 

Leer más
Otros artículos de José Luis del Monte

Recomendaciones para un cazador en época de veda
(06/02/2009)

Artículos relacionados con 'Opinión'

Los invasores
Julen Rekondo

La caza no es un deporte en España
Víctor Mascarell

El deporte de la caza
José Luis Garrido

El lobo necesita soluciones, no persecuciones
Julen Rekondo

Argumentos contra la matanza del arruí español
Raimundo Montero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197619 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154796 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149574 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112270 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104318 lecturas)

En el número de noviembre:

  • Benelli Supernova Tactical
  • Solognac: Calidad y buen precio
  • Franchi Feeling: Como una pluma
  • Dos novedades: Remington 783, Mauser M-12
  • Land Rover Freelander 2
  • Steiner Cobra Todo al detalle
  • Tracer Sport Light SL 210: Máxima potencia