Los diferentes cantos del reclamo (III)

Los piñones o pitas (besos) del piñoneo —piteo, castañear o lanzar besos— son golpes secos, rítmicos y cortantes. Su onomatopeya es muy similar al chasquido de los dedos de una bailaora de flamenco o al sonido de un beso restallón.

José F. Titos Alfaro | 25/04/2008

10305 lecturas

Son, así mismo, un descarado y beligerante desafío o reto al combate y a la gresca, por lo que, junto al curicheo —inseparables compañeros de andadura casi siempre— es un canto esencial en la preparación de un lance y, en especial, a la hora de la verdad que, para un reclamo, como para un torero, es el muy tenso momento de entrarse en el estoque, para efectuar la inmolación del toro.

El claqueo es un sonido que deja escapar el macho cuando engallao persigue a la hembra

El reclamo, a la hora de recibir, se bufa y abulana, y olvidándose, definitivamente, de intercalar algún que otro reclamo de cañón, aunque no del todo de algún oportuno reclamo de embuchada, se dedica por completo a intercalar, indistintamente, curicheos y pichoneos, con descaro fariseísmo en su actitud, como en la silenciosa suavidad con que los emite.

Más que de un canto como tal, el claqueo es un sonido que, incontenible y apasionado, deja escapar el macho, cuando engallao, grifando las plumas y arrastrando el ala, a imitación del gallo que le hace la rueda a la gallina, persigue a la hembra para pisarla. Ese trémolo, electrizante y ardiente cla, cla, cla del perdigón no tiene más historia.


Foto: JACS

Sin embargo, yo lo he visto hacer, en otras circunstancias, a un macho cuando su hembra, descaradamente infiel y con menos vergüenza que una cabra bajo el rabo, acudía al trovador del pulpitillo, al parecer, locamente enamorada y cautivada por él, en tanto su macho, no pudiendo hacerla desistir de tan descarados cuernos con los dulces arrumacos de sus piropos, se le interponía en su camino, arrastrándole el ala, en cortos y nerviosos arcos y extremadamente galante y apuesto, sin dejar de cloquear, intentando con ello interceptarle el paso.

Cocleo, cloqueo, titeo o cañamoneo. A modo y manera de gallina clueca que, con cualquier manjar en el pico, cloquea maternal y enternecedoramente amorosa, invitando a sus polluelos a acudir al presente que se les ofrece, los reclamos excepcionales, sólo los excepcionales, usan y abusan, con increíble astucia e hipocresía, de este cloqueo como engaño, recibiendo a sus invitados —una vez que los tienen ante la vista— ante el que, por atractivo irresistible, suelen acudir como atraídos por un misterioso imán.

El que el reclamo se picheé en el pulpitillo es signo significativo de alta calidad

Este cloqueo, lógicamente, siempre va acompañado de una serie de amorosísimos gestos que, por supuesto, son tan farisaicos como los mismísimos cloqueos que están emitiendo. Y así, estos maravillosos sepulcros blanqueados, emulan a la perfección a la maternal y amorosa clueca, picoteada la esterilla, simulando tener toda una exquisitez de bocado en el pico y ofreciéndolo al invitado, en tan dulce cloqueo, que difícilmente lo haría más amoroso la más maternal y tierna de las gallinas cluecas, y entonces, a ver quién es el que se resiste ante tan generoso y amable (¿) anfitrión. Se trata, pues, de un trémolo, rápido y amorosísimo ti, ti, ti, ti que, ciertamente, resulta realmente asombroso.


Foto: mi pollo.

Hablemos del picheo, chirrío, piolío, revuelto, rebote o espantar al campo. El que un reclamo se picheé en el pulpitillo es también un signo muy significativo de la alta calidad del reclamo que la emite.

Cuando un reclamo sale una y otra vez de cañón, de piñoneo y de curicheo, explorando y provocando al campo, y no hay ninguna campesina que se le ponga al aparato, cansado y decepcionado de tanto y tanto esperar, recurre a éste con una nueva artimaña o engañifa de pichearse, intentando con ello despertar a las posibles perdices que pueda haber por los alrededores, y que, mudas y amojonadas, como si estuvieran durmiendo el sueño de los justos, si es que no cabeceando una pegajosa modorra, ya que este picheo es como un repentino y desesperado grito de terror con el que avisa a las incautas y descuidadas campesinas de un inminente y atroz peligro, que por allí termina de aparecer, inesperada y sorprendentemente. El reclamo, para pichearse, repentiza un inesperado, alocado y súbito revuelo como mejor puede en la estrecha prisión de la jaula, al tiempo que deja escapar ese desatentado y terrorífico pichoooo, pichoooo, capaz de despertar, por lo enormemente aterrador que es, no ya a la patirroja amodorrada, sino que también hasta la que ya es un cadáver en descomposición. (Artículo 3 de 7).

José F. Titos Alfaro
2 comentarios
28 abr. 2008 09:38
tibi
tibi   «La mejor de las vistas!!»
D. José F. como las cosas buenas se hacen esperar, (al igual que el final de un buen lance), sus artículos nos mantienen a la espera con la certeza, similar a la de aquél que tiene un fenómeno en el tanto, que ésta habrá valido la pena.
Permítame le agradezca su esfuerzo por querer trasmitir lo que nosotros los humanos, creemos que significan los diferentes cantos de la reina de nuestros campos.
Un abrazo,
David/Jaulero.
28 abr. 2008 15:28
CHIMOAB
descripción y vocabulario empleado, que es tan dificil de traducir en la realidad. Resulta dignificante poder transmitir el cúmulo de sentimientos que pueden llegar a producir estas palabras. Un gran abrazo y repite cuando puedas artículos de esta belleza, que serán del todo bien agradecidos por nosotros.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Reclamo'

Sonrisas y lágrimas
Francisco Álvaro Ruiz de Guzmán-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusión de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradición
Manuel Romero

Temporada frustrada
Mª Carmen Pacheco

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197334 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154320 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149289 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112070 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104269 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros