El capricho del cazador

Los de este tipo se corresponden con los príncipes de las armas rayadas; sin embargo, suelen pasar inadvertidos.

Pedro A. Suárez | 21/04/2008

26270 lecturas

Cuando el hombre blanco que hoy llamamos occidental comenzó la exploración de Africa, lo hizo con armas de avancarga de muy grueso calibre. Más tarde, cuando llegó la conquista, entraron en escena otras que ya eran de retrocarga y con munición metálica, aunque sus cartuchos seguían siendo cargados con pólvora negra —un ejemplo paradigmático de esto último, podrían ser los fusiles monotiro tipo Martini-Henri, que el ejército británico usó para la lucha contra tribus como los Zulúes, en los territorios que más tarde configurarían lo que hoy es Sudáfrica— pero entonces, sucedió algo en el desarrollo de las armas que precipitó la etapa siguiente: la colonización.

El principio

El sistema  Anson Deeley permitió fabricar otras armas que no eran sólo escopetas, juntaban un cañón de escopeta con otro de rifle en la misma arma

En 1875 dos armeros que se llamaban William Anson y John Deeley patentaron en Inglaterra un sistema de báscula para escopeta, que integraba el cierre, la percusión y el sistema de disparo dentro del cuerpo de la llave, y que además eliminaba los perrillos; eran las escopetas sin pletina que actualmente mucha gente denomina, equivocadamente, de pletina corta.

Pero el sistema Anson & Deeley era tan robusto, sencillo y fiable, que permitió fabricar otras armas que no eran sólo escopetas. Las primeras evoluciones, se hicieron en Centroeuropa —la ciudad de Suhl en Alemania, y Brno en Checoslovaquia, son herederas actuales de aquellos tiempos— y consistía, en juntar un cañón de escopeta con otro de rifle en la misma arma, lo cual permitía que, en la práctica, el colono dispusiera de tres armas en una: para caza menor, para caza mayor... y para defensa.


Los rifles Express hoy en día, son un capricho para todo aquel cazador apasionado a la caza mayor. Los fabricantes se esmeran para ofrecer la máxima calidad y armas de gran belleza a sus adeptos.

Unos veinte años más tarde se desarrollaron las pólvoras sin humo, de base nítrica, la munición metálica disparó, esta vez, sus prestaciones. Pero aquellas eran armas que estaban diseñadas para cartuchería de balística pobre y bajas presiones en recámara, y fue entonces, que otro desarrollo hizo aparecer en escena los rifles express tal como son actualmente.

En general, mucha gente piensa que un express es una escopeta con cañones estriados; pero la verdad es otra. En realidad, están construidos de manera diferente. Para empezar, el cierre de estas básculas que se denominan boxlock, tiene que ser triple cuando en la mayoría de las escopetas es doble, e incluso en unas pocas, es sencillo. Esta imposición viene dada por las presiones en recámara y tensiones de retroceso que tienen que soportar.

Un Express serían dos monotiros soldados entre sí, cuando sus cañones se sueldan forman un conjunto total, muy sólido y que le permite tolerar enormes cartuchos

Otra diferencia se encuentra en el conjunto de cañones, tablas y mortajas, que conforman la sección de las recámaras. Si el lector mira en su escopeta podrá ver, salvo que se trate de una de encargo o de superlativo precio, que los cañones están embuchados en un bloque de acero —para hacer esto se dilatan por calentamiento los diámetros interiores del bloque, al tiempo que, mediante una corriente de aire frío, se contraen los diámetros exteriores de los cañones que se fuerzan dentro de su alojamiento, para dejar que todo el conjunto empareje sus temperaturas, primero, y luego se enfríe totalmente de manera natural—. Sin provocar el enfriamiento. Esto es crucial porque así las pequeñas imperfecciones de ambas superficies que entran en contacto, interaccionan, dando como resultado una unión fuerte, estable y duradera. El embuchado es suficiente para el tiro más potente de escopeta, pero no para aguantar las presiones de arrastre generadas por una bala que se bruñe contra las estrías. Así que estos rifles se construyen con otro método.


Podemos ver en esta sección de un superpuesto cómo los cañones de éstos express son casi paralelos.

Cada cañón de un express, es una sola y sólida pieza que incluye la recámara —en este sentido, es igual que cualquier otro rifle de cerrojo o semiautomático—. En esta pieza, según se trate del izquierdo o derecho, está construida también la mitad izquierda o derecha de las mortajas enganches y apoyos. Nos podemos hacer una idea más fiel, si pensamos en un rifle monotiro, con su cañón completo y listo para ser montado en el arma. Un express serían dos monotiros soldados entre sí. Cuando ambos cañones se sueldan, lo mismo sucede con el resto de lo descrito, que pasa así a componer un conjunto total, aparentemente igual al de una escopeta pero enormemente más fuerte. Tanto así, que esto es lo que le permite tolerar los enormes cartuchos que le dieron su nombre.

Express

Por una de esas singularidades que tiene la historia, este tipo de armas, a diferencia de las demás, tomó su nombre del cartucho que dispara. Al poco de ser desarrollados estos rifles, como hemos dicho antes, se descubrió la pólvora sin humo, de combustión progresiva, que aumentaba la velocidad de combustión y ergo: la velocidad del proyectil. Paralelamente, el desarrollo de las locomotoras de vapor, permitió aumentar el peso de los convoyes pero, por primera vez, aumentando también la velocidad que estos alcanzaban. A estos transportes se les llamó: trenes express. Y por analogía, a los cartuchos se les llamó nitro-express, para indicar el nuevo tipo de pólvora, y su mayor energía. El arma que disparaban este nuevo tipo de cartucho, pasó a llamarse rifle express (incluso al correo urgente se le llama actualmente correo express).

Más diferencias

Un jabalí, lanzado a la carrera, puede llevarse, gracias al Express, dos sustos en menos de cinco metros

Una escopeta requiere una precisión muy relativa, y su exigencia se limita a superponer el plomeo de ambos cañones, a una distancia no muy larga. Pero el express es un rifle y necesita precisión. Así es que, las escopetas, por convención internacional aceptada, se fabrican para que ambos cañones se crucen a una distancia de 36 metros, que corresponde a dos tercios de su efectividad, y este diseño, es el que las hace más estrechas y livianas hacia la boca. A diferencia de ellas, los rifles cruzan la trayectoria de las balas a cien metros, que es una distancia razonable para un tiro de caza mayor, y superior a cualquiera de caza peligrosa, por ello, se acercan más a una verdadera disposición en paralelo, pero como es obvio: sin que lo sean. Esto se hace patente cuando al mirar el rifle de frente, se ve que sus cañones están más separados que los de una escopeta, y el conjunto de lista y solista que los une, es mucho más amplio que en ella. También es lo que confiere a estas armas ese aspecto por el que lucen, a primera vista, más pesadas por delante de su equilibrio, cuando en realidad, están perfectamente equilibradas.


Muchos express integran finísimos grabados que realzan su categoría y calidad.

La única forma de conseguir que uno de estos tenga la precisión necesaria, teniendo en cuenta que en realidad se trata de dos armas pegadas que deben coincidir en su exactitud, más el hecho de conseguir que lo hagan en el mismo punto (o casi); es por el método de probar y corregir. Se empieza por comparar la precisión de ambos, luego se emparejan dos de los que sean similares. A continuación, se sueldan por el cierre y se fijan por la punta. Ahora se corrige la convergencia en altura, y deriva hasta conseguir el grado adecuado de coincidencia; una vez resuelto, se sueldan definitivamente y se comprueba el resultado. Puede suceder (y sucede) que la soldadura genere tensiones, que modifican el punto de impacto, y esto se corrige de una manera muy simple... se vuelve a empezar.

Como es lógico, el procedimiento resulta carísimo, sobre todo, si pensamos que toda esta mano de obra especializada (nada de máquinas) se aplica cuando todavía faltan muchos pasos para tener un arma terminada. Esto es sólo una parte de lo que justifica el elevado precio de estos rifles. Son armas que no están destinadas a la precisión quirúrgica de un monotiro, por lo que no resultan adecuadas, por ejemplo, para el rececho de montaña o llanura, pero son imbatibles en su campo, que es la caza de monte y batida. Esto es, debido a dos características principales que forjaron su éxito, y en las que son las mejores entre todos los rifles existentes: son los de más rápido encare; y el que puede repetir el tiro con mayor velocidad. Dos exigencias también propias de nuestra montería, que es una actividad para la cual estos rifles parecen diseñados a propósito, pero que, sin embargo, no encuentran su lugar. Aunque tal vez esto se deba a su precio.


Comprobamos cómo con los modernos express se pueden disparar todo tipo de cartuchos. Nótese la uña extractora para cartuchos sin reborde de la báscula de la izquierda.

En primer lugar, se encaran como una escopeta, con todo lo que ello significa en comodidad y rapidez. La precisión que proporcionan, está por encima de la que se necesita para cualquier situación de espera, y su retroceso es brusco pero corto, lo que permite volver a tirar sin deshacer la posición en una fracción de tiempo cortísima. En conjunción con esto último, está que, debido a la ausencia de sistema de repetición, cerrojos, o palancas que accionar, el segundo tiro está disponible no inmediatamente, sino al mismo tiempo que el primero. Sólo hay que esperar que el tirador esté repuesto, y esto no depende del arma. Con culatas rectas de poca caída, garganta lisa de tipo inglés o de medio pistolet y poca carrillera, como son las más adecuadas para este tipo de arma, un tirador experimentado puede encarar y meter los dos tiros en menos de segundo y medio. Y ello, asegurando la puntería. No buscando sólo la velocidad. Si esto dicho así no impresiona al lector, digámoslo con otras palabras: un jabalí lanzado a la carrera, puede llevarse dos sustos, en menos de cinco metros.

Y por si todo esto fuera poco, la batería de cartuchos disponibles para los express es impresionante. Actualmente se han desarrollado extractores para estos rifles, que funcionan con cartuchos sin reborde de extracción, como es el caso de un 30-06 o un 375 H&H, por lo que están capacitados para disparar cualquier calibre, aunque para ser rigurosos habría que decir que están pensados para cartuchos con reborde (como los de escopeta). Pues bien: el 6,5x65R es superior al 243 y al 6,5x57 Mauser. El 7x65R es equivalente a un 7mm Rem.Mag. El 30R-Blaser es igual a un 30-06. El 8x75R tiene la misma energía que un 300 Win.Mag. Y para algún lector curioso va un detalle: el 700 Nitro-Express es el calibre comercial más potente que existe, ya que con su punta de 1.000 grains (61 gramos) es capaz de parar en seco la carga de un elefante. El golpe que imprime en el blanco, es equivalente a algo más de dos toneladas.

Podríamos seguir pero lo vamos a dejar aquí, y si este es el príncipe, en otra oportunidad hablaremos del rey.

Pedro A. Suárez
1 comentarios
26 abr. 2008 13:47
albafp
Un articulo buenisimo, muy clarificante, comodo de leer y entender, pero se te olvida decir que para que la calidad sea medianamente aceptable,tenemos que empezar a partir de 6000€.

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Armas'

¡500 metros y zas…!
Alberto Aníbal-Álvarez

Browning A-5 Ultimate Partridges
J. P. Bourguignon

Rifle Bergara BX 11
Luis Pérez de León

Cuchillos de remate
Luis Pérez de León

El plomo en la carne de caza
Asociación Armera

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197596 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154743 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149553 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112251 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104316 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros