Cobro ideal (I)

La última fase de la acción de caza, recuperar la pieza abatida por nuestro disparo, se convierte en muchas ocasiones en un verdadero quebradero de cabeza para el cazador de especies de menor. Veamos cómo resolverlo.

David Rubio Alza | 20/02/2008

14841 lecturas

El cobro concebido como ideal será aquél en el que el perro de caza, ante la salida de la pieza, permanecerá inmóvil, no interfiriendo en el disparo, y, una vez abatida aquélla, saldrá con decisión calculando con la vista el lugar donde haya ido a parar, para, una vez llegado hasta allí, tratar de localizarla concentrando su atención y su olfato en dicha zona, sin carreras alocadas ni excesiva excitación, usando su nariz por alto o bajándola al suelo para tratar de encontrar la emanación de la pieza o su rastro de huida en caso de no estar muerta.


Las razas continentales tienen más predisposición al cobro que las británicas.

Una vez recuperada la pieza, la portará a su dueño con alegría y decisión, sin machacarla, sin entretenimientos ni rodeos, entregándola sin demora, sentándose enfrente de él y esperando a que la mano de su dueño la recoja y le felicite con unas caricias.

Lo anteriormente expuesto como un cobro realizado en óptimas condiciones es, en muchas ocasiones, un quebradero de cabeza para muchos cazadores que ven que por un motivo u otro su perro no cobra bien: desde perros con poca capacidad para buscar la pieza abatida hasta otros canes que rehúsan coger la pieza o la esconden fuera de la vista de su amo, pasando por aquéllos que muerden mucho las piezas o la sueltan varias veces antes de entregarla, los que llegan con la pieza y la dejan en el suelo unos metros antes del cazador, etcétera.

Predisposición racial al cobro

Dentro de las razas de perros de caza tenemos varias que son especialistas en el cobro. Estamos refiriéndonos a los diferentes tipos de retrievers, todos ellos pertenecientes al grupo de los británicos, de los cuales los más conocidos y usados son el labrador retriever, el golden retriever y, menos utilizados, el curly coated retriever y el flat coated retriever.

Incluso entre las razas de muestra ya vemos diferencias entre británicos y continentales en cuanto a su instinto de cobro

Al margen de estos especialistas, entre las demás razas de caza nos encontraremos con gran variabilidad de respuesta en lo que respecta al instinto de cobro. Es más, incluso entre las razas de muestra ya vemos diferencias entre británicos y continentales en cuanto a su instinto de cobro, motivado, fundamentalmente, por la forma de caza de los cazadores ingleses y la selección realizada de sus canes, de modo que usaban los perros de muestra únicamente para buscar la caza, delegando en los retrievers la tarea del cobro.

Así pues, por lo general nos encontraremos con un leve deterioro en la tendencia natural al cobro en las razas británicas. Por el contrario, los cazadores europeos han mantenido esta faceta del cobro en sus razas, atesorando así su condición de auxiliar, manteniendo así una mayor versatilidad y eficacia en el cobro.

También observamos diferencias en la metodología desarrollada por ambos grupos de perros de muestra a la hora de cobrar. Mientras los continentales tienen más adaptabilidad en el uso del olfato, lo que les predispone de manera natural al rastreo de las piezas heridas, las razas británicas, con su manera natural de buscar con la nariz al viento, tienen que realizar un esfuerzo en el aprendizaje del seguimiento de los rastros.

Finalmente, podríamos decir que las razas continentales tienen más pasión y predisposición para el cobro que sus congéneres británicos.

Consideraciones previas


Las aves dejan menos rastro que conejos y liebres, por lo que su cobro es más difícil.

Si queremos que nuestro perro cobre, porte bien la caza y no nos queden piezas perdidas por el monte, deberemos ser pacientes y trabajar el cobro con nuestro perro en buenas condiciones para que vaya consolidando sus cualidades naturales a base de prácticas favorables. También tendremos en cuenta que las piezas de pelo (liebre y conejo) dejan un rastro tras de sí que facilita la recuperación por parte del perro, mientras que las piezas de pluma sólo dejarán olor en un espacio limitado alrededor de la pieza, dificultando su recuperación. Cuando empecemos a trabajar el cobro con nuestro perro dejaremos que asuma la responsabilidad de encontrar la pieza o el apport (rodillo de adiestramiento utilizado a modo de señuelo artificial para el cobro), para que sea él mismo quien resuelva las situaciones. De esta forma irá aprendiendo a calcular el lugar de caída de la pieza —esto último muy importante— y la apreciación del lugar de dicha caída.

Pero su capacidad visual por el día es inferior a la nuestra, su ángulo de visión respecto al terreno también se encuentra en desventaja y, además, su capacidad de atención es limitada en el tiempo. Además, las estrategias utilizadas por su cerebro para resolver las distintas situaciones que se le puedan plantear no son como las nuestras, pues no usará un matorral como referencia, o por lo menos de manera consciente, para situar el lugar de la caída. Por eso deberemos dejar que sea él quien vaya resolviendo las situaciones, sin apenas ayudas, o quizás sólo indicándole con el brazo la dirección correcta. Con el paso del tiempo veremos cómo va corrigiendo esos errores de cálculo.

Durante los primeros cobros los perros jóvenes suelen salir como una flecha tras la pieza, actuando muy excitados y sin usar la cabeza.

Con el tiempo se irán moderando y serenando, también, claro está, con nuestro apoyo.

David Rubio Alza
Adiestrador de perros de caza

Este artículo pertenece a la serie :

Cobro ideal (I)

El cobro ideal (II): del apport a la pieza

El cobro ideal (III): cobro forzado

2 comentarios
25 feb. 2008 18:27
memin
Me parece un exelente articulo, solo tengo una duda espero me puedas ayudar, si mi perro se come la pieza cobrada ¿Qué puedo hacer para que ya no lo haga?.... Espero tu respuesta. gracias si te es mas sencillo mi correo electronico es gebaz_4@hotmail.com o el buzon del club
28 feb. 2008 14:46
Litus78
Supongo que esto sólo es la primera parte de una serie de artículos que descifraran cómo mejorar el cobro de nuestros perros. De todos modos quizá me puedes avanzar algo ya que tengo un Pointer macho con 7 meses que tiene ya gran afición y he visto que cuando le abato la pieza, va a por ella con enorme ilusión pero al ver que está muerta (no aletea ni corretea) pierde el interés y a veces la coge con la boca, pero no llega a dármela hasta mi posición y otras se tumba con ella entre las manos y espera que ésta se mueva, entiendo para jugar... Qué puedo o debo hacer?

 

Leer más
Otros artículos de David Rubio Alza

Nuestro perro… ¡en forma!
(13/06/2009)

Collares electrónicos: uso y manejo
(02/05/2009)

Zorzales
(27/01/2009)

Collares electrónicos
(29/11/2008)

El patrón
(02/10/2008)

Más +
Artículos relacionados con 'Perros'

Podencos, teckels, fox y jagd terriers tras los conejos
Eduardo de Benito

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Los perros de muestra de pelo duro
Eduardo de Benito

Registro de Rastreos 2013
AEPES

El Alano Español de montería resiste en Berrocaza
Carlos Contera y Luis Cesteros

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197544 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154672 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149512 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112213 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104309 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros