Los ojos de la muerte

Un viejo conocido nuestro dice que el leopardo es una paradoja. Un animal que con su camuflaje estimula los reflejos y la astucia de sus presas, por ello les da la vida, la cual les arrebata, después, con la mirada.

Grupo Vigilancia y Gestión | 14/02/2008

12194 lecturas

Cazador nocturno, de bellísimo pelaje y elegantes y armónicas formas, sus límpidas y dilatables pupilas son capaces de perforar las tinieblas y calcular al milímetro la distancia y el relieve del terreno en busca de la ansiada presa con la cual saciar su voraz apetito.

Sigiloso, al ser el felino ideal, su suave pelaje y sus elásticas patas silencian de tal forma sus movimientos que sorprende a la pieza antes, siquiera, de que ésta le haya olfateado, recibiendo, tal distracción, el castigo de un fatal mordisco en la garganta tras un zarpazo preciso.

De impresionante fuerza, sus tremendos maxilares, armados de colmillos enormes, y sus poderosos músculos, unidos a una larga cola que le hace mantener perfectamente el equilibrio, permiten al leopardo hacer presa con tal fuerza que puede dar muerte en pocos minutos a animales que triplican su peso y encaramarlos a una resistente rama que será su salón de banquetes. Una víctima grande puede proporcionar comida suficiente para dos semanas. Y quien más guarda, menos arriesga y más vive.

Comportamiento

Pocos felinos salvajes tienen un margen de zona geográfica tan amplia. Podemos decir que, literalmente, el leopardo en África se encuentra por cualquier parte del continente africano, excepto en los desiertos, siendo más comunes en el África oriental y central, y más escasos en la parte occidental y del norte.

Por lo que respecta a su hábitat, ocupan espacios muy variados, desde bosques pantanosos tropicales a sabanas y montañas escarpadas.

Pocos felinos tienen una distribución tan amplia

Esta especie es famosa por su sigilo y facultades para no ser detectados y por cazar de forma silenciosa, rápida y eficaz. Entre los grandes gatos, el leopardo es, probablemente, el cazador más dotado, pues son excelentes trepadores, ágiles, capaces de descender de un árbol con la cabeza apuntando hacia el suelo, y dotados de un oído y una capacidad visual muy desarrollados y agudos. Además, son buenos nadadores, aunque el agua no les atraiga especialmente, como al resto de sus numerosos parientes felinos.

Para evitar ser predados por otros carnívoros, su mejor defensa es la coloración manchada de su pelaje, aunque son una pieza muy apetecible para cocodrilos, leones, hienas y perros cimarrones.

Los leopardos son animales de costumbres solitarias y los pequeños grupos que se encuentran a veces están formados por una hembra y varias crías más o menos crecidas. Sólo durante la época de la reproducción y la primera parte de la crianza, los adultos se asocian por parejas. La unión puede tener lugar en cualquier momento del año y normalmente va precedida de peleas entre los leopardos machos por la conquista de la hembra.

Hábitos alimenticios

La dieta de estos grandes gatos grandes es muy variada. Entre sus piezas de caza se incluyen varias especies como redbucks y gacelas, principalmente, pero también impalas, wildebeests, chacales, babuinos, antílopes y cigüeñas. Pero, cuando el hambre aprieta, en su dieta incluyen cualquier cosa que encuentren, como pescado, roedores, monos, cabras o cerdos domésticos o perros de caza (en algunos países son los responsables de las mayores tasas de mortandad de los canes).

Una vez abatida su presa, con la inmensa fuerza de su tercio anterior, son capaces de subirla hasta la rama de un árbol, con el objeto de mantener alejados a posibles carroñeros (hienas, chacales…) y comer sin ser molestados, donde consumirán al animal inmediatamente o dejarán parte para futuras ocasiones.

Situación de la caza del leopardo

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el leopardo africano es una especie incluida en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especie en Peligro (CITES), por lo que su caza está regulada y controlada por este organismo, y cualquier trofeo de caza abatido debe ir acompañado de su correspondiente permiso CITES para la importación.

De esta forma, a los países adheridos al CITES se les establece un cupo de capturas de leopardos al año como trofeos de caza, cupo que puede variar cada cierto tiempo, según el grado de supervivencia y conservación de esta especie en cada país, y la amenaza que suponga para la población humana y los bienes materiales. Así, por ejemplo, en el año 2005, a Namibia se le aumentó el cupo de caza de 100 a 250 ejemplares.

Además, muchas concesiones, en su afán de ofertar un buen número de leopardos de calidad, limitan los ejemplares a abatir, ofreciendo sólo dos o tres safaris al año para los chui (como son conocidos en lengua swahili). Así mismo, diversos países limitan el número de ejemplares que cada cazador puede abatir de leopardo (por ejemplo, Namibia lo reduce a dos).

Como esta especie puede cazarse en diferentes países del continente negro, decantarnos por uno u otro será una opción personal, aunque sí es interesante realizar el safari con una organización de confianza, no vaya a ser que se vuelva bolo.

Por regla general, una vez contratado un leopardo con una orgánica, en la concesión se irá preparando el terreno: unas, cebarán a los gatos para atraerlos a un sitio fijo desde donde sea posible realizar un buen aguardo; otras, lo que harán será primero rastrear al ejemplar y, una vez localizada su área de descanso o un abrevadero que frecuente, buscarán un lugar escondido donde esperarle y tirar con éxito.

No es una cacería sencilla, pues es una pieza peligrosa. Así, el cazador siempre estará acompañado de un profesional que le asesorará en los días que la espera dure (que suelen ser varios, por lo que las organizaciones recomiendan contar con un período de caza mínimo de doce días).

Los amantes de la caza con arco que tengan en cuenta que en algunos países, como Namibia, no está permitido cazar leopardos con arco, y en otras naciones se otorgan, pero en muy escaso número, como sucede en Sudáfrica.

Modalidades de caza


La forma más habitual de cazar leopardos es esperarlos cuando entran a un cebo a comer, normalmente al atardecer. © Viajes Marsans.

Los leopardos se cazan atrayéndolos hacia el cazador mediante cebos, cuando cae la tarde. Una de las formas es buscar una presa que él haya matado directamente, pero no haya acabado de devorar, y esperar a que regrese, escondidos en un puesto elaborado para tal circunstancia. Pero, realmente, hay que tener mucha suerte para encontrarte así como así con una pieza medio comida por uno de estos gatos —además, pueden tener varias despensas—, por lo que lo más habitual es que las organizaciones coloquen un antílope o un facochero muerto en alguna rama de un lugar por el que suelan deambular los leopardos (lo que se comprueba por los rastros que deja) y que comprueben que uno de tamaño apropiado (se ve en la dimensión de las huellas que dejan en la carne y en los árboles, al trepar) está entrando a comerla (la detectará por el olor de la carne al descomponerse) al anochecer. Después sólo hay que esperar en un puesto colocado estratégicamente a que llegue nuestra ansiada pantera, y apuntar bien, pues no hay nada más peligroso que rastrear a un leopardo herido, ya que se agazapan y no hacen ningún ruido, pero saltan sobre sus perseguidores sin dar tiempo ni a dispararles a bocajarro, pudiéndoles provocar gravísimas heridas por desgarro.

El problema es encontrar perros adiestrados a seguir un rastro de leopardo

También en Sudáfrica, Namibia y Zimbabwe se realiza otra modalidad de caza, que consiste en rastrear a los leopardos con perros. Éstos localizan un rastro fresco, y le siguen hasta su madriguera o la rama donde están descansando durante el día y, una vez localizado por los perros, es abatido por los cazadores. El problema es encontrar perros adiestrados a seguir un rastro de leopardo.

Pero si quiere algo realmente espectacular, no deje pasar la ocasión de cazar en el Kalahari, concretamente en Botwswana y Namibia, a la huella con los bosquimanos, expertos e incansables rastreadores que siguen las huellas de un leopardo, ayudados por dos o tres perrillos, que soltarán cuando detecten que ya está el leopardo cerca, para que acosen e inmovilicen al gato cuando hayan dado con él para que el cazador tenga tiempo de llegar y dispararle, en un tiro que no es difícil, excepto por los nervios…

Panteras negras

La coloración del pelo de los leopardos se caracteriza por tener, sobre un fondo amarillento, manchas de color negro sólido y numerosas rosetas de tono oscuro con el centro pálido, siendo su cola anillada. En las zonas semidesérticas los leopardos son de un color amarillo claro; en la sabana, amarillo oscuro.

Como otros muchos mamíferos, los leopardos pueden presentar melanismo, esto es, una alteración pigmentaria como resultado de un cambio genético (mutación) en la piel y el pelaje, que se caracteriza por la existencia de grandes cantidades de pigmento negro, llamado melanina. Resultado de esta alteración son los leopardos melánicos, conocidos comúnmente como panteras negras o, simplemente, panteras, más frecuentes en selvas densas y húmedas —donde su supervivencia es favorecida, ya que esta oscura coloración les ayuda a camuflarse entre las sombras de la vegetación, además de no ser un hándicap, lo que no ocurre cuando un leopardo negro nace en la sabana—.

Durante bastante tiempo fueron las panteras consideradas una especie felina aparte, ya que las rosetas y las manchas del pelaje a veces eran muy poco apreciables, pareciendo, en ocasiones, que eran de un color negro uniforme.

Grupo Vigilancia y Gestión
1 comentarios
15 feb. 2008 03:14
Abraham
Abraham   «Arrojarle un hueso al perro no es caridad. Caridad es compartir el hueso con el perro cuando estas tan hambriento como él.»
El autor Kenneth Anderson, cuenta acerca de una especie de pantera (en la India al leopardo se le llama mas comunmente pantera, ya sea negra o manchada)que era de un tamaño mas grande que las que acostumbraban a merodear las aldeas, y que habitaba en las selvas mas profundas. Esta especie era llamada Thendu.

 

Leer más
Otros artículos de Grupo Vigilancia y Gestión

Cabos sueltos
(18/11/2008)

¡A montear!
(14/10/2008)

Botswana, entre el Kalahari y Okavango
(15/08/2008)

Las reinas de África
(29/07/2008)

Al sur del río Grande
(10/07/2008)

Más +
Artículos relacionados con 'Internacional'

El perro fino colombiano
Jonathan Álvarez S.

Salgo de cacería fuera de España, ¿qué me llevo?
Jaime Meléndez Thacker

Cacerías tradicionales en República Checa
Marketa Mikulova

Pongola: entre Mpumalanga y Zululandia (I)
Alberto Núñez Seoane

Lance in memoriam
Antonio Contreras

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (197611 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (154772 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (149568 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (112261 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (104317 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros

ARMAS PARA CAZARLOS

Lo primero que hay que tener en cuenta es que en muchos países africanos el calibre mínimo permitido para la caza peligrosa—en la que se incluye la de esta especie— es un .375 Holland & Holland. Puede que para la blanda piel de un leopardo parezca excesivo, pero no lo es tanto si pensamos que lo que se busca es dejarle seco en el sitio y no tener que pistearle, pues es un animal realmente peligroso cuando está herido, que se agazapa y, a la menor oportunidad, siempre sobre seguro, salta sobre los rastreadores sin dar tiempo a dispararle, pudiendo provocar profundas y graves heridas.

Otro detalle importante es usar con los grandes calibres balas blandas, pues una dura puede atravesarle, pero no matarle en el acto.

En cuanto a la óptica, dado que su caza se realiza al anochecer, con muy poca luz, es recomendable un visor con alta luminosidad, preferiblemente de aumentos variables.

EQUIPO DEL CAZADOR

ROPA Y CALZADO: camisas y pantalones de algodón, de color verde y beige; algo de abrigo para las tardes y noches; guantes y chaqueta para cazar leopardos con cebo al atardecer; sombrero/gorra; y botas al tobillo o de media caña.

COMPLEMENTOS: crema solar de alta protección, repelente contra mosquitos, gafas de sol, prismáticos, cuchillo multiusos; maletas blandas o bolsas de tela o cuero para facilitar el transporte de nuestras cosas en los traslados internos (no caben en las avionetas).

MEDICINAS: botiquín que incluya jeringuillas hipodérmicas y medicación personal.

FUNDA RÍGIDA de rifle y munición por separado. Además, otra funda ligera para el rifle. Equipo de limpieza de las armas.

SEGURO MÉDICO y de asistencia de accidentes de amplia cobertura, que cubra gastos médicos, de hospital y posibles traslados.

DESCRIPCIÓN

PESOS MEDIOS: 28 a 90 kilos, con una media estimada de 59 kilos.

ALTURA A LA CRUZ: 70 centímetros de media.

LONGITUD: 910 a 2.920 milímetros, con una media de 1.915 milímetros. En África, los leopardos que viven en áreas montañosas tienden a ser más grandes que aquellos que viven en tierras bajas.

PELAJE: pelo corto con coloración ocre amarillenta, con manchas negras en forma de anillos abiertos, altamente eficaz para el camuflaje en la sabana. Tendencia al melanismo —coloración casi negra—, eficaz en zonas selváticas.

ALIMENTACIÓN: aves y mamíferos de mediano y pequeño tamaño, pero, cuando el hambre aprieta, en su dieta incluyen cualquier cosa que encuentren a su alcance.

 

TAXONOMÍA

CLASE: Mamalia

SUBCLASE: Eutheria

ORDEN: Carnívora

SUPERFAMILIA: Feloidea

FAMILIA: Felidae

SUBFAMILIA: Pantherinae

GÉNERO: Panthera

ESPECIE: Panthera pardus (leopardo)

SUBESPECIES: leopardo de Amur (Panthera pardus orientalis); leopardo de Anatolia (P. p. tulliana); leopardo de Berbería (P. p. panthera); leopardo norteafricano (P. p. pardus); leopardo del Sinahí (P. p. jarvis); leopardo del sur de Arabia (P. p. nimr) y leopardo de Zanzíbar (P. p. adersi), este último probablemente extinguido.

PARÁMETROS BIOLÓGICOS

DURACIÓN DEL CELO: 6 a 7 días.

INTERVALO INTERESTRAL: 46 días aprox.

GESTACIÓN: 93 a 103 días.

CRÍAS POR PARTO: de 1 a 6.

MORTALIDAD DE CRÍAS: alta, por lo que lo habitual es que sobrevivan una o dos.

DESTETE: tres meses, y ya a partir del segundo mes de vida pueden intentar cazar pequeños animales, como ranas.

INDEPENDENCIA: al año de vida, un leopardo es capaz de sobrevivir por sí mismo, pero suelen quedarse con la madre hasta los 18 ó 24 meses de edad.

LONGEVIDAD: 21 a 23 años en cautividad. En su hábitat natural, no se sabe exactamente cuánto tiempo viven, aunque se estima que sea de unos 7 a 12 años.

ENEMIGOS NATURALES: leones, hienas y perros cimarrones.